Rayo OKC: ¿Sin jugadores y sin planes para 2017?

rayo-okc

Los propietarios de los equipos de la NASL se reunieron durante las últimas 48 horas en la ciudad de Atlanta. La liga de ‘segunda división’ de América del Norte pasa por el momento más complicado de su segunda encarnación y corre serio riesgo de desintegrarse o ser en parte absorbida por otras competiciones.

El Rayo OKC no es el único problema sobre la mesa de la NASL

De acuerdo con el periódico The Oklahoman el único club que no envió a ningún representante a ese cónclave es el Rayo OKC, un equipo que sigue enviando señales (quizás esta sea la definitiva) que anuncian que no estará presente en el circuito de la North American Soccer League o en otra instancia profesional de Estados Unidos en 2017.

La directiva del Rayo Vallecano da su versión sobre la crisis del Rayo OKC

Alberto Gallego -director deportivo del filial del Rayo Vallecano- y Gerard Nus -el técnico que condujo con éxito al equipo durante la segunda mitad de la temporada- dejaron hace días Estados Unidos para reasumir las funciones que tenían antes de llegar al club de Oklahoma City.

Gerard Nus: «Cuando uno da todo espera algo más a cambio»

La publicación, en un artículo firmado por el periodista James Poling, asegura que todos los futbolistas que en 2016 estuvieron a las órdenes del Rayo OKC fueron dejados en libertad de acción. La mayoría de los efectivos del plantel tenían contratos de una temporada de duración, aunque algunos jugadores habían firmado convenios multianuales.

Mientras muchos equipos de la NASL intentan seguir los pasos de Tampa Bay Rowdies y Ottawa Fury -que semanas atrás anunciaron su ‘mudanza’ a la USL, la ‘tercera división’- nada se sabe de manera oficial sobre los planes del Rayo estadounidense de cara a 2017.

Fotografía: Rayo OKC

 

 

Expansión: El otro equipo de Oklahoma piensa en la MLS

okc

La ciudad de Oklahoma cuenta con dos equipos profesionales de fútbol. Del Rayo OKC y su complicado derrotero en la NASL -considerada como la ‘segunda división’ del fútbol norteamericano- hemos hablado en profundidad y lo seguiremos haciendo. La otra franquicia local, el OKC Energy FC, tiene una historia más extensa que la del filial del Rayo Vallecano y compite en la USL, el equivalente a una ‘tercera división’, que en gran medida funciona como un torneo para equipos filiales de clubes de la MLS.

Mientras el Rayo pone cada vez más en duda su continuidad en 2017 el conjunto verdiblanco cuenta con aspiraciones mayores. El propietario del EnergyBob Funk Jr.– encabeza a un grupo inversor que adquirirá un terreno de 150.000 metros cuadrados en pleno centro de Oklahoma City con la idea de construir allí un estadio específico que permita a su equipo quedarse con una de las plazas de expansión en la Major League Soccer.

De acuerdo con el periódico The Oklahoman Funk piensa trabajar con el gobierno municipal en un plan de largo término, que tendría al estadio como pieza principal de un complejo que incluiría bloques de vivienda, tiendas, hoteles, espacios verdes y plazas de parking.

El terreno donde se levantaría la cancha es la antigua sede de una fábrica procesadora de granos, que el año pasado se trasladó fuera de la ciudad. La cooperativa que controlaba el terreno aprobó la venta del solar a un grupo privado -del que Funk es parte- en una operación que quedaría cerrada en el segundo trimestre de 2017.

El plan de negocio es el de desarrollar la construcción de viviendas, centros comerciales y estacionamientos antes de poner manos a la obra con el estadio. El alcalde Mick Cornett manifestó que la ciudad podría ser parte del emprendimiento si la MLS decide expandirse a OKC.

«Estamos a años de poder estar en la posición de buscar de manera activa convertirnos en un equipo de la Major League Soccer», expresó Funk al periódico. «Pero la mejor oportunidad para que Oklahoma City pueda conseguir una plaza en la MLS es a través del OKC Energy. El equipo ha llamado la atención de la liga, poniendo de manifiesto el interés de este mercado en el fútbol profesional.»

Un estadio en el centro de una ciudad es algo que la liga busca de manera activa cada vez que se expande. La MLS cuenta actualmente con 20 equipos, y en 2017 tendrá 22 con la entrada de Minnesota United FC y Atlanta United FC. En 2018 está asegurada la entrada de Los Angeles FC y existe la posibilidad -no garantizada todavía- de que ese mismo año Miami pueda poner en la cancha a una franquicia encabezada por David Beckham.

El comisionado Don Garber ha asegurado que la liga se ampliará en los próximos años para contener a 28 clubes. Sacramento, Cincinnati, Detroit, St. Louis y San Antonio aparecen en este momento como las candidatas más firmes para quedarse con uno de esos cupos.

Fotografía: OKCChamber.com

NASL: El Rayo OKC se queda sin superficie de juego (Ampliación)

Nexxfield

El Rayo OKC podrá tener una vida corta, pero será difícil de olvidar en el ambiente futbolístico de Estados Unidos. Cuando la situación del filial del Rayo Vallecano en la North American Soccer League parecía estar por debajo de los requerimientos mínimos para funcionar dentro de una liga profesional la noticia de última hora indica que el conjunto de la franja roja en Oklahoma City acaba de quedarse sin terreno de juego. No sin estadio, sino sin terreno de juego.

El Rayo OKC juega como local en el Miller Stadium (en la fotografía) y eso -al menos en el futuro inmediato- no cambiará. Pero el equipo de fútbol juega sobre una revolucionaria superficie artificial llamada Nexxfield, que en las últimas horas ha dejado de estar disponible para la franquicia de la NASL.

El Nexxfield es un sistema que se compone de piezas rectangulares de césped sintético (que se unen entre sí a través de bandas de Velcro) que se disponen sobre la superficie existente. Las canchas hechas con este sistema cumplen con todas las normativas establecidas por la FIFA en materia de terrenos de juego sintéticos. Es decir, es una cancha artificial de calidad superior que se puede montar sobre cualquier superficie plana.

James Poling, el cronista del periódico The Oklahoman que cubre la actividad del Rayo OKC, informó a través de su cuenta en Twitter que 40 de los 92 paneles que cubren la cancha del Miller Stadium fueron retirados de ese lugar por Sean Jones, el socio minoritario del equipo.

Djorn Buchholz, director general del Rayo OKC aseguró que Jones fue quien ordenó que esas piezas fueran retiradas del complejo deportivo. «Todavía desconocemos los motivos de la decisión del Sr. Jones o el paradero de la superficie de juego», explicó Bucholz a través de un comunicado emitido por el club.

El directivo aseguró que los paneles de Nexxfield fueron retirados sin el conocimiento previo del Rayo OKC.

«Todavía no se ha adpotado ninguna medida con respecto al partido que jugaremos como locales el 11 de septiembre», agregó Bucholz. «Esperamos haber recuperado la superficie de juego para esa fecha.»

Un poco más tarde el Rayo OKC aclaró que el partido del día 11 se jugará en el Miller Stadium, aunque el equipo todavía no sabe qué tipo de superficie de juego se empleará en esa ocasión.

¿Complicado, verdad?

Para agregar más confusión y bochorno al actual momento Sean Jones aclaró su postura. El inversor estadounidense manifiesta que retiró del estadio la mitad del terreno de juego (pagado por el propio Jones) ante la posibilidad de que el accionista mayoritario -el Rayo Vallecano– decidiera vender al mejor postor la totalidad de los paneles de Nexxfield.

A través de un nuevo comunicado Jones aclaró que fue él -a título individual- quien adquirió la alfombra desmontable sobre la que hasta ahora jugó el Rayo OKC.

«Compré el césped artificial en marzo, para solucionar el problema de las marcas de football americano y el inconveniente que nos planteaba el tamaño de la superficie de juego (en el Miller Stadium)», explicó el accionista. «Para solucionar esos inconvenientes tomé la decisión de comprar a nivel particular la superficie de juego.»

«A inicios de la semana pasada varios vendedores vinculados con la preparación del Miller Stadium me dijeron que el director general Djorn Bucholz les había dicho que la superficie artificial (el Nexxfield) no se emplearía más y sería vendida», comentó Jones. «En ese momento decidí que para defender mis intereses tenía que retirar el terreno de juego y llevarlo a un lugar seguro.»

 

Hasta el momento la conducción de la North American Soccer League no se pronunció sobre este tema.

AMPLIAREMOS

Rayo Vallecano busca formas para «replegar velas» en Oklahoma City

 

Rayo OKC

El Rayo Vallecano, un histórico y humilde club del fútbol español, sorprendió al anunciar el 10 de noviembre de 2015 que tendría un equipo filial en Estados Unidos. Presentado como un modelo a seguir en América del Norte, el Rayito prometió que su sucursal se instalaría en la exótica sede de Oklahoma City -decididamente, un mercado futbolístico menor- y que la franquicia jugaría en la North American Soccer League, el equivalente no del todo exacto a lo que en América Latina o Europa sería una liga de segunda división.

Poco más de un semestre más tarde las cosas no son como eran. El Rayo Vallecano ya no habita más en la primera división española y el presupuesto reducido por la pérdida de la categoría hace que la aventura norteamericana se vuelva casi prohibitiva para los franjirrojos.

Eso es lo que quedó plasmado en la Junta General de Accionistas del Rayo Vallecano celebrada el martes en Madrid. En ella comparecieron el presidente Martín Presa y el director general Luis Yáñez.

Las palabras de Presa dejan poco espacio a la especulación con respecto al futuro del equipo de la NASL. «Fui a Nueva York para analizar la situación con el Rayo OKC», explicó el presidente. «Es un proyecto bonito, pero valoramos todas las opciones al haber descendido”, agregó. «Buscaremos en Oklahoma lo mejor para el Rayo en el futuro. No hay preacuerdo con nadie para deshacernos del Rayo OKC», concluyó Presa. «Se buscan fórmulas para replegar velas», añadió Yáñez.

Parece que Rayo Vallecano quiere desprenderse cuanto antes de su vástago. Sin tiempo para disfrutarlo o padecerlo, sin efectuar evaluaciones profundas. Más una chapuza que una estrategia de crecimiento real del club.

Pase lo que pase con el Rayo OKC la noticia es mala para la NASL. ¿Dónde está el filtro de la liga al elegir a sus socios o inversores? ¿Sabía de antemano la liga norteamericana que la permanencia del Rayo Vallecano en su circuito dependía de la suerte del club en la Liga BBVA?

Por último, ¿por qué equipos como Rayo Vallecano o SD Eibar son tentados a invertir en la North American Soccer League? ¿Quién o quiénes están detrás de esas propuestas? ¿Por qué la NASL -de manera directa o no- atrae a equipos españoles de un presupuesto limitado, reducido, y no sale a la caza de opciones que parezcan más rentables?

El impacto del anuncio en Estados Unidos

Las palabras de Presa y Yáñez tomaron por sorpresa a los socios de los españoles en Norteamérica. El propietario minoritario de Rayo OKC comentó a la prensa local que lo único que se conversó con los directivos del Rayo Vallecano fue cómo seguir adelante con la franquicia de la NASL tras el descenso del club madrileño.

«Una de las cosas que ellos dijeron en la reunión que tuvimos en New York es que después de la pérdida de categoría ‘tendríamos que considerar cómo reestructurar nuestra inversión, y atraer a otros potenciales inversores'», explicó Sean Jones al periódico The Oklahoman.

Jones manifestó que esa reunión no se hizo bajo un clima pesimista ni se habló de una ruptura entre ambas partes. La reestructuración de la inversión -mantiene el accionista- no necesariamente implicaría una venta total del equipo, sino quizás un cambio en quién podría ser el dueño mayoritario del Rayo OKC en el futuro.

El equipo de la NASL tiene garantizada su participación en la liga hasta fines de 2016, incluso si Rayo Vallecano se desligara de inmediato de su filial. Jones explicó que Rayo OKC tiene un compromiso de permanencia mínima de tres años en la North American Soccer League, y que se hará todo lo posible para cumplir con ese objetivo.

«Más allá de lo que pase con el Rayo Vallecano encontraremos la manera de seguir avanzando. Este es un compromiso de largo término», ratificó Jones.

El Rayo no se va… Por ahora

Rayo Vallecano ya busca de manera activa a un comprador total o parcial de su proyecto norteamericano. «Ellos [los españoles] nos dijeron que si conseguimos a un inversor o si nosotros como socios locales queremos adquirir sus acciones están abiertos a realizar esa operación», dijo Brad Lund -socio gerente de Rayo OKC– a News 9, una emisora de TV local.

Lund confirmó a ese medio que el club madrileño tiene en su poder un 65% de las acciones de la franquicia estadounidense, aunque no reveló cuál es el valor final de ese paquete de bonos. «De ninguna manera ellos se retirarán completamente de Rayo OKC», explicó Lund. «Esta situación no pone el futuro inmediato de nuestro equipo en riesgo o algo parecido», agregó.

Además, Lund agregó que Rayo OKC firmó un contrato para seguir jugando en el Miller Stadium de la localidad de Yukon durante al menos dos temporadas más.

Anuncios y declaraciones de lado, Lund y Jones son la ‘cara local’ del Rayo OKC. Con experiencia (no siempre exitosa) en la escena deportiva de Oklahoma City y sin control final sobre el destino del satélite del Rayo Vallecano en la América profunda. A estos dos inversores estadounidenses no les queda otra opción más que decir que nada ha cambiado para sostener la viabilidad de su equipo, a la espera de que nuevos inversores decidan rescatar al que por ahora apunta a ser un efímero proyecto futbolístico.

Fotografía: Rayo OKC