La NASL comienza la temporada 2017 con el objetivo de subsistir

NASL

Superada (¿superada?) la crisis institucional que casi pone fin a su existencia la North American Soccer League arranca la temporada 2017 con el objetivo inmediato de crecer para no perder su condición de liga de segunda división en Estados Unidos.

Tras la debacle del año pasado la NASL comienza el curso de este año con un total de ocho equipos: New York Cosmos, North Carolina FC (el exCarolina RailHawks), Jacksonville Armada, Miami FC, Indy Eleven, Puerto Rico FC, FC Edmonton y San Francisco Deltas -un nuevo club que debuta este año en la liga-.

Para seguir siendo en 2018 un torneo de segunda categoría la North American Soccer League está obligada a sumar cuatro conjuntos nuevos antes del inicio de la próxima temporada. La federación estadounidense mantuvo al torneo en cuidados intensivos y le da un año para recuperar el cupo mínimo establecido por el orden reglamentario.

De acuerdo con el periódico británico The Guardian tres grupos inversores anunciarán en abril su intención de ingresar a la NASL, que este fin de semana da comienzo a su curso 2017. Los rumores hablan de que estos nuevos equipos estarían ubicados en el sur del estado de California, en Atlanta y en Chicago.

Mientras todo esto ocurre la liga es gerenciada por una dirección provisoria, encabezada por el comisionado interino Rishi Sehgal, que figura entre los candidatos a quedarse con ese cargo de manera definitiva.

 

Además, el miércoles la NASL anunció nuevos acuerdos de difusión por televisión con las cadenas beIN Sports e ESPN3.

Pese a estas buenas noticias, la NASL -que comparte de manera provisoria el sello de ‘segunda división’ con la USL en 2017- se mantiene en una situación delicadísima. De los doce equipos que participaron el año pasado de la liga muchos de ellos se mudaron a otras ligas o -directamente- cesaron sus actividades.

Minnesota United es ahora un equipo de la MLS, Tampa Bay Rowdies y Ottawa Fury decidieron afiliarse a la USL, mientras que Fort Lauderdale Strikers y Rayo OKC dejaron de existir. Y dentro del octeto actual de integrantes de la NASL Indy Eleven y North Carolina FC son dos de los doce candidatos a convertirse en equipos de la Major League Soccer en el futuro.

La North American Soccer League busca redefinir su identidad dentro del fútbol profesional estadounidense frente a dos productos potentes, como son la USL y la MLS. En ese ámbito a la vapuleada competición le tocará competir contra sus ‘rivales’ y contra sí misma y los malísimos antecedentes que sentó en los dos últimos años.

La NASL comienza el sábado con tres partidos:

  • North Carolina FC vs Miami FC
  • Puerto Rico FC vs New York Cosmos
  • San Francisco Deltas vs Indy Eleven

 

Fotografía: San Francisco Deltas, el nuevo equipo de la NASL en la temporada 2017. (Crédito: Facebook | North American Soccer League)

“La USL no es una opción para nosotros”, dice el presidente del Cosmos

cosmos

El Cosmos del glamour, el equipo del jet set y el equipo del pueblo, el club que -contra corriente- hizo historia en el fútbol global nunca regresó. El recuerdo de las fotos descoloridas están, sí. El glorioso documental Once In A Lifetime también queda como testimonio de la hazaña. Y algunos hinchas originales -las víctimas de este asunto- también volvieron a agitar las banderas verdes y blancas cuando alguien compró el nombre, y lo hizo competir en la segunda versión histórica de la North American Soccer League.

Pero nunca éste Cosmos fue aquel Cosmos. Y esta NASL jamás se asomó al nivel de trascendencia que aquella NASL tuvo. El Cosmos y la liga pasan por su peor momento histórico. El club liberó de sus contratos a todo su plantel, despidió a buena parte de su personal administrativo y carece de un estadio donde jugar como local en 2017.

Si bien formalmente el vigente campeón no anunció todavía su salida de la liga los hechos hablan por sí solos. El New York Cosmos no volverá a la competición el año próximo. El club abre un hiatus indefinido, sin prometer una fecha de retorno.

El New York Cosmos en crisis, la NASL teme por su supervivencia

Mientras la liga se desgrana y pierde participantes cada semana a día de hoy es imposible asegurar que la NASL podrá reunir a media docena de equipos para armar su circuito. Nadie -NADIE- quiere ser asociado a día de hoy con una liga cuyo nombre parece maldito. La gran mayoría de los conjuntos que consigan sobrevivir terminarán casi con toda seguridad en la USL, casi la única tabla de salvación disponible para ellos.

En medio de este momento verdaderamente dramático el presidente del Cosmos, Seamus O’Brien (en la fotografía), concedió una entrevista al portal estadounidense del periódico británico The Guardian. El visceral dirigente respondió a algunas de las cuestiones más punzantes vinculadas con su equipo.

El New York Cosmos no quiere ser parte de una liga reducida: “Estamos en una situación en la que la NASL quedó reducida de lo que originalmente se planteaba como una liga de 13 equipos a una de potencialmente siete participantes. Ante esta situación el Cosmos tiene que tomar decisiones ahora. No puedes esperar hasta febrero o marzo para saber si vas a jugar en abril. Es una decisión empresarial que hay que tomar ahora. [Jugar en una liga de siete equipos] no es una opción para nosotros”.

Tampa Bay Rowdies deja la NASL para sumarse a la USL

El club no tiene intención de unirse a la USL: “El Cosmos no podría jugar en la tercera división; simplemente no podríamos hacerlo”, aseguró O’Brien. “En este momento no hay manera de que consideremos a la USL, que es claramente una liga de tercera división. La USL puede ser una opción para otros equipos, pero no en esta ciudad. Simplemente no es una opción para nosotros”. El presidente del equipo verdiblanco no quiso especular sobre la posibilidad de que la United Soccer League pase en los próximos días a ser considerada por la federación estadounidense como una liga de segunda división.

El futuro del Cosmos y de la NASL: “Muchos de mis colegas en la NASL creen en la liga, en sus opciones a futuro. No es que nosotros no lo hagamos. Pero nuestro club no puede jugar en una liga de siete equipos. Hemos intentado hacer todo de manera prolija para tomarnos un tiempo y ver cómo seguimos avanzando. Daremos ahora un paso atrás, analizaremos todas nuestras opciones, y decidiremos qué haremos en el futuro. No desapareceremos”.

Sin estadio, sin plantel, sin empleados. El Cosmos, salvo que de alguna manera la NASL consiga reunir a una docena de equipos en los próximos meses, estará fuera de toda competición en 2017. De hecho, el club ha vuelto a la situación en la que estaba antes de su ingreso a la segunda encarnación histórica de la North American Soccer League. New York Cosmos es hoy una marca, y eso es lo que Seamus O’Brien y Sela -el grupo inversor de capitales saudíes- pretenden proteger en estos momentos de crisis.

¿Podrá la NASL mantener la condición de ‘segunda división’ en 2017?

“Es una gran marca”, dijo el viernes Don Garber, comisionado de la MLS, al mismo tiempo que descartó cualquier posibilidad de que su liga pudiera acoger a New York Cosmos. “Tenemos a dos equipos en New York [los Red Bulls y NYCFC]. No tendremos a un tercer equipo”, destacó Garber antes de la disputa de la final por la MLS Cup.

Entre ser una gran marca, una referencia de una época dorada -y llena de excesos administrativo-económicos- e intentar ser un equipo que jamás encontró su lugar en la ciudad de la que alguna vez fue rey. El Cosmos está a punto de volver a los archivos, una situación de la que le costará salir. ¿Cuántas veces será el exequipo de Pelé capaz de salir de la muerte? ¿Cuánto puede subsistir su recuerdo tras su apresurada segunda salida de escena?

Camino minado hacia la temporada 2017 de la NASL

strikers-miami

Durante la última parte de la temporada 2016 la North American Soccer League ha contado con 12 equipos. La ‘segunda división’ norteamericana promete seguir su proceso de expansión pero -en los hechos- la liga se prepara para resistir la tormenta que puede representar el curso 2017.

Minnesota United FC entra a la MLS sin renunciar a su identidad

Uno de los integrantes de la docena actual, Minnesota United, abandonará en unas semanas a la NASL para sumarse a la Major League Soccer. Su salida -programada, conocida desde hace tiempo- será cubierta por el ingreso a la competición de San Francisco Deltas, el primer club de esta segunda versión histórica de la categoría de plata en la Costa Oeste.

San Francisco Deltas, un equipo ‘startup’ y con inteligencia artificial

Los 12 equipos que hoy tiene la North American Soccer League seguirán siendo, en teoría, 12 participantes en un año. Mientras la liga busca posibilidades de ampliar su cupo en la Costa del Pacífico, las cosas parecen no estar plenamente en calma dentro de la competición.

Huracán en el sur de Florida

Este miércoles el periódico británico The Guardian publicó un interesante artículo firmado por Bryan Kay en el que se pone luz sobre la situación actual de Fort Lauderdale Strikers, uno de los clubes históricos del fútbol estadounidense, y uno de los nombres más relevantes dentro del portfolio de la liga.

Un tiempo atrás un grupo empresarial brasileño -asociado con el exfutbolista Ronaldo adquirió a los Strikers, un equipo ubicado en el sur del estado de Florida, donde reside una importante colonia de compatriotas. La operación no ha brindado al club de Fort Lauderdale ninguna alegría en lo deportivo, y ciertamente no ha traído ninguna satisfacción en lo económico. En realidad ha sido todo lo contrario.

Los integrantes del plantel aurirrojo tiene desde hace meses serios inconvenientes para cobrar sus salarios en término. Los Strikers no son un negocio de provecho en la actualidad y The Guardian da a entender que -de una u otra manera- los actuales propietarios de la franquicia buscan una venta total o parcial del equipo.

El último que apague la luz

La de Fort Lauderdale Strikers es una marca patricia dentro de la NASL. El Rayo OKC -la sucursal estadounidense del Rayo Vallecano– todavía no ha completado su primera temporada en la liga, pero podríamos estar ante los últimos partidos de ese equipo tal como lo conocemos.

La crisis envuelve al Rayo OKC

El descenso a la segunda división de la ‘casa matriz’ ha puesto al Rayo de Oklahoma City en trayectoria directa hacia su desaparición técnica. O al menos hacia una reformulación integral que -en el mejor de los casos- podría pasar por una intervención de la NASL y la reconducción (y quizás mudanza a otra plaza) del equipo.

De hecho, el Rayo OKC es hoy administrado por un grupo reducido de ejecutivos y empleados. Nominalmente apuntados por el grupo propietario español, pero de vínculos cercanos a la administración de la liga. Todo indica que -pese a que existen compromisos de mediano o largo alcance- el Rayo Vallecano haría oficial su salida de la liga, lo que -en los hechos- podría implicar la desaparición de la franquicia.

Reducción de expectativas

Una de las cuestiones que más llama la atención dentro del panorama actual de la North American Soccer League es el de la reducción de los estadios en los que juegan algunos de sus equipos más representativos.

Concretamente, los Strikers dejaron el Lockhart Stadium -en el centro de Fort Lauderdale, con capacidad para más de 20.000 espectadores- por el Central Broward Stadium, suburbano y con un aforo para 6.000 personas. El cambio tiene un motivo. En algunos encuentros al club le cuesta mucho sumar más de 2.000 espectadores. Las cuentas no cierran en 2016.

New York Cosmos analiza dejar de jugar en el Shuart Stadium

Un caso similar es el que afecta al New York Cosmos, el buque insignia de la NASL. Desde 2010 el equipo actúa como local en el Shuart Stadium, de casi 12.000 localidades. En medio de idas y venidas en el eterno proyecto de construir un estadio específico propio en Belmont Park el club anuncia que no podrá jugar la final de la NASL en la instalación de la Universidad de Hofstra y que estudia finalizar el alquiler de esa cancha para iniciar la temporada 2017 en otro escenario. Las dos opciones más viables en este momento son el MCU Park o el Jack Coffey Field, ambos con capacidad para 7.000 espectadores.

Excepciones que podrían ser regla

Estrategias de mercadeo equivocadas dentro del ambiente futbolístico estadounidense, una pobre política de contrataciones y -en el fondo- una mala administración de los equipos llevaron tanto a Fort Lauderdale Strikers y a Rayo OKC a la situación que hoy viven.

Ciertamente el momento del club de Florida parece más fácil de reconducir que el de Oklahoma. Pero esta es una situación que no está contenida. El pastel del negocio del fútbol en Norteamérica sirve cada vez más porciones a la MLS y a la USL (la liga de ‘tercera división’), y -poco a poco- posterga las opciones de progreso de la NASL.

La situación no pasa inadvertida para nadie, mucho menos para los inversores que hoy tienen equipos en la ‘segunda categoría’. Así como Minnesota United optó por salir ‘por el techo’, hacia una liga de máximo alcance como la MLS, otros miran con atención las opciones que podría ofrecerles la United Soccer League.

Uno de esos equipos podría ser Ottawa Fury, que ha estado presente en varios rumores que lo vinculan tanto a la USL como a la Canadian Premier League, que entraría en funcionamiento en 2018.

Continuará

Los conflictos -efectivos o potenciales- se acumulan sobre la mesa de trabajo de la North American Soccer League. De momento las autoridades de la liga no anunciaron la puesta en marcha de ningún plan de contingencia para lo que pueda llegar en 2017. Las preguntas y las dudas sobre la supervisión y la debida diligencia que la NASL ejerce sobre sus equipos también pueden estar apilándose -una sobre otra- a esta altura del partido.

Sebastian Giovinco: “No me importa si soy la cara de la MLS o no”

Giovinco

La web del periódico británico The Guardian tuvo la oportunidad de entrevistar a Sebastian Giovinco en las últimas horas. La Hormiga Atómica toca varios temas en el rápido Q&A que le propuso la publicación. A continuación, un punteo de las respuestas del Jugador Franquicia italiano.

 

  • “Si se compara el comienzo de esta temporada con el inicio del año pasado el equipo está actuando mucho mejor. Los puntos son buenos y si uno piensa en las derrotas siempre estuvimos ‘ahí’, siempre estuvimos vivos. Hubieron algunas decisiones poco felices de los árbitros, pero aún así seguimos luchando.”
  • “No nos afecta haber comenzado la temporada jugando ocho partidos como visitantes. Sabíamos que eso pasaría y estábamos preparados. Si lo sabes, no es ninguna novedad. Simplemente te concentras en los partidos y tratas de ganarlos.”
  • “Luego del año pasado no pensé en regresar a Europa. Era mi primera temporada aquí, así que estaba muy feliz. Ahora mismo me concentro y me enfoco en esta temporada. Pero uno nunca sabe qué puede pasar. El fútbol es muy dinámico y cualquier cosa puede pasar.”
  • “La percepción ha cambiado. Todo el mundo ahora mira a la MLS de una manera diferente. Los jugadores que están llegando la convierten en una mejor liga, por supuesto.”
  • “Volvería a hacer lo que hice tiempo atrás. Vendría a la MLS. Estoy feliz con mi decisión. Si juego bien el seleccionador de Italia -Conte o quien sea- se dará cuenta de mi nivel porque la gente ya no sigue a los futbolistas que están en Europa únicamente.”
  • “Toronto FC trajo algunos defensores, la última línea es mejor y más profundas. Por supuesto, eso significa que este año vamos a ser más competitivos con respecto al año pasado.”
  • “Este año entiendo mejor el inglés que el año pasado. En la cancha no hay problemas, es fútbol. Michael Bradley habla italiano, así que eso ayuda. Digamos que puedo hablar inglés en la cancha, pero se me hace difícil hacerlo con los medios de comunicación.”
  • “Realmente, no me importa si soy la cara de la MLS o no. La cosa más importante es tratar de confirmar lo que Toronto FC hizo como equipo el año pasado, y tratar de superarlo esta temporada. Esa es la única forma de hacerlo.”

Fotografía: Toronto FC

 

 

Sebastian Giovinco: “Estoy jugando mejor en la MLS que en Europa”

Giovinco

Primero fue Robbie Keane al afirmar que la MLS es ‘la’ liga para muchas estrellas europeas. Ahora es Sebastian Giovinco quien arroja el guante hacia el otro lado del Atlántico.

“Ahora estoy muy contento con mi rendimiento”, declaró el astro italiano de Toronto FC al periódico británico The Guardian. “En los últimos dos años no estuve en gran forma. Pero ahora me pone muy feliz poder marcar goles y ayudar al equipo a conseguir sus objetivos. También me siento mejor. Estoy jugando mejor aquí que en Europa.”

Tras algunos encuentros llenos de dudas y actuaciones decepcionantes Toronto volvió a resurgir el pasado fin de semana, cuando goleó por 5-0 a Orlando City SC en el BMO Field. Muy por encima de sus compañeros brilló la actuación de Giovinco, quien marcó un gol, dio la asistencia para otro, y creó ocasiones de manera permanente para la escuadra escarlata.

The Atomic Ant -esa es la predecible traducción anglo de su famoso apodo en Italia– registra grandes momentos en su primera temporada en la liga de primera división de Canadá y Estados Unidos. El más placentero para Seba es el hat-trick que consiguió en apenas diez minutos frente a New York City FC en el Yankee Stadium. “Significó mucho poder compartir eso con mi equipo, mi comunidad y mu ciudad. Los goles que marqué en Champions League o en Italia fueron en otro momento de mi carrera, así que realmente no los puedo comparar.” 

Ese tarde, tras el partido jugado en el Bronx, Giovinco se ilusionó con la posibilidad de volver a ser convocado a la selección azzurra. Greg Vanney, su entrenador en Toronto FC, espera que Antonio Conte anuncie pronto el nombre del número 10 en su lista. “Sería muy bueno para Sebastian, porque significaría que la gente en Italia le está prestando atención y que él no desapareció del radar. Y también sería muy importante para la MLS. Eso demostraría que puedes ser un gran jugador en Europa, venir a esta liga, jugar aquí y regresar a tu selección y estar todavía dentro de la foto. Eso ya ha pasado con Robbie Keane.”

Giovinco tiene 28 años, y su realidad en la Major League Soccer es tan brillante que muchos piensan que el creativo podría regresar pronto a la Serie A de su país o fichar por algún club importante en otro torneo europeo. “Por ahora mi plan es quedarme aquí y jugar bien. Sobre el futuro, uno nunca sabe”, manifestó el diminuto atacante.

Además de un sueldo de 7,1 millones de dólares por temporada (el segundo más alto de la liga, detrás del de Kaká) lo que seduce a Giovinco es la sensación de anonimato que vive en América del Norte pese a ser una de las grandes figuras de la Major League Soccer.

“La diferencia entre Italia y lo que tenemos aquí es que ahora puedo disfrutar de más tiempo con mi familia y mis amigos. Después del entrenamiento podemos ir a dar un paseo, tomar un helado con la familia, ir de compras, lo que sea… Y cuando algún fan nos para en la calle ellos son muy respetuosos. No te tocan tanto ni son tan agresivos (sic). Es un estilo de vida diferente y realmente lo estoy disfrutando.”

Vanney cree que el florecimiento de Sebastian Giovinco en la MLS se debe a la continuidad y al rol de líder que tiene en Toronto FC. “Ahora él tiene que asumir ese papel en nuestro grupo, algo que quizás no tuvo que hacer en Juventus. Ahora está desarrollando esa habilidad con nosotros. Aquí él juega cada partido con nosotros. Juega los 90 minutos siempre. Quizás él necesitaba consistencia, jugar varios partidos seguidos.”

“En términos de destreza, habilidad y talento, él está entre los mejores futbolistas que alguna vez hayan jugado en esta liga, y quizás esté en el primer lugar de esa lista”, analizó el técnico. “Lo que todavía no podemos valorar es su capacidad ganadora en términos de títulos. David Beckham fue capaz de llegar y ganar campeonatos. Robbie Keane llegó y ganó campeonatos. Ese también es un parámetro de grandeza dentro de la liga.”

 

Fotografía: Toronto FC