Garber menciona 5 ciudades con chances de entrar en la MLS

don-garber

En Jugador Franquicia hablamos con frecuencia sobre las posibilidades de expansión de la Major League Soccer. Algo lógico, si tenemos en cuenta que se trata de una competición joven y que se encuentra atravesando un momento de franco crecimiento, y potenciado por el hecho de que en los últimos meses, los popes de la liga han dedicado buena parte de sus apariciones publicas a tratar el tema. Lanzar un nombre y medir la reacción que este genera parece ser el modus operandi elegido para ir trazando la hoja de ruta que Don Garber y compañía pretenden implementar.

La ultima ciudad en ganar el status de favorita es St. Louis. La ciudad del estado de Missouri, que cuenta con una franquicia en la USL, se verá directamente beneficiada por la partida de los Rams de la NFL rumbo a Los Angeles.

La novedad en este frente, confirmada en las ultimas horas por el St. Louis Post-Dispatch, es que la liga inició el proceso de búsqueda de un lugar para la construcción del estadio que albergará a la nueva franquicia. Garber reveló su entusiasmo por la posibilidad de construir en el North Riverfront, a las orillas del río Mississippi, la misma ubicación que pretendía el equipo de fútbol americano antes de anunciar su mudanza.

El comisionado se mostró prudente en sus declaraciones, pero al mismo tiempo ponderó que considera a este “un momento único” para confirmar si realmente St. Louis es un destino potable para su competición.

Además, de boca del pope de la liga, pudimos escuchar los nombres de otras cuatro ciudades que pugnan por las próximas plazas: Sacramento, San Diego, San Antonio y Detroit.

De Sacramento y su Republic se ha hablado largo y tendido. Es, sin lugar a dudas, el equipo más MLS-ready del lote. Con unos números de convocatoria inéditos para la USL, un grupo inversor solido y un proyecto de estadio listo, solo cuestiones de tiempo y forma parecen interponerse al ingreso de la capital del Estado de California a la liga.

San Antonio, que en las ultimas horas presentó en sociedad su franquicia en la Tercera División bajo el poco inspirado nombre de San Antonio FC, dio un salto en la consideración para una plaza en la MLS habida cuenta de la presencia del Spurs Sports & Entertainment en el grupo inversor.

Detroit, de la mano de un Detroit City FC que sorprende con su crecimiento aún formando parte de una competición menor como la National Premier Soccer League, y San Diego, con su tradición futbolera y su demografía hispánica como únicas bazas, tienen un camino más largo que recorrer. No obstante, su aparición en esta ultima ronda de declaraciones puede ser el puntapié inicial para nuevas gestiones y el salto a escena de actores interesados. En el caso particular de la ciudad californiana, un exilio de la NFL similar al acontecido en St. Louis puede ser la clave para comenzar las tratativas para reemplazar el football por el soccer.

¿Cómo afecta a la MLS el regreso de la NFL a Los Angeles?

SLFC 2

La NFL aprobó el miércoles por la noche el retorno de una franquicia a Los Angeles. Veintiún años después de dejar la ciudad californiana los Rams abandonarán St. Louis para volver a radicarse en L.A., con efecto inmediato a partir de la temporada 2016-17.

La noticia causó un amplio impacto en la escena del deporte norteamericano. Los Angeles es el segundo mercado de Estados Unidos. Que la National Football League estuviera fuera de ese entorno durante más de dos décadas es una situación difícil de entender, incluso para quienes dominan en la materia.

De acuerdo con la iniciativa adoptada los Rams construirán un nuevo estadio en Inglewood, una ciudad ubicada en el suburbio sudoeste de Los Angeles. Las futuras instalaciones estarán finalizadas a tiempo para el inicio de la temporada 2019-20. Entre 2016 y 2019 la franquicia jugará como local en el Los Angeles Memorial Coliseum.

Tres equipos de la NFL competían por la posibilidad de ser autorizados a mudarse a Angeltown. Además de los Rams quienes presentaron su candidatura fueron las franquicias de Oakland Raiders y San Diego Chargers, que propusieron levantar un estadio de uso conjunto en Carson, también al sur de L.A..

Pese a recibir en principio una negativa de parte de la liga los propietarios de los Chargers podrían instalarse en Los Angeles si llegan un acuerdo con los Rams para compartir el nuevo estadio de Inglewood a partir de 2019. Los Raiders por ahora se quedan en Oakland, aunque no se descarta que puedan abandonar ese mercado en el futuro próximo.

La máxima categoría profesional del football americano nada tiene que ver con la Major League Soccer. Sin embargo, la decisión tomada en Houston tendrá con toda seguridad repercursiones en la Division 1 del fútbol de Canadá y Estados Unidos.

A continuación, algunos de los factores que pueden repercutir en el día a día y en el futuro de la MLS.

El propietario de los Rams es un personaje importante en el fútbol internacional: El dueño de los Carneros es Stan Kroenke, quien también controla -entre otros equipos- a Colorado Rapids en la MLS y al Arsenal FC en la Premier League inglesa. El estadio en Inglewood y el complejo de ocio y comercial que lo rodeará tendrá un costo final de casi 2000 millones de dólares. ¿Afectará la construcción de esa infraestructura la capacidad de inversión de la franquicia de la MLS y del cuadro londinense?

Los Rams abandonan a St. Louis, una ciudad que figura como posible escenario de expansión para la MLS: Tiempo atrás las autoridades locales y el estado de Missouri conformaron una fuerza de tareas para evitar que la franquicia de la NFL regresara a California. El objetivo era el de construir un nuevo estadio que reemplazara al cuestionado Edward Jones Dome, rechazado por el grupo propietario conducido por Kroenke. El proyecto de un nuevo complejo deportivo junto al río Mississippi -que podría haber albergado también a un equipo de la MLS- fue rechazado por la National Football League, que hoy considera a St. Louis como un mercado inviable para su organización.

St. Louis es una de las cunas históricas del soccer en América del Norte. En años recientes los eventos de fútbol internacional jugados en el Busch Stadium (un diamante de béisbol) tuvieron una gran respuesta de parte del público local. La ciudad cuenta con un importante porcentaje de habitantes de origen balcánico -especialmente bosnios-, que solidifican sus opciones como aspirantes a contar con una franquicia de la Major League Soccer. Y, además, el mercado ya cuenta con el Saint Louis FC en la USL (cuya hinchada aparece en la fotografía), la liga que parece ser el mejor conducto hacia la máxima categoría por estas horas.

Los costos de la MLS son abrumadoramente inferiores a los de la NFL. ¿Puede el fútbol de grandes ligas aprovechar el vacío que deja la salida del football americano? No sería la primera vez que la MLS consigue beneficiarse de la salida o desaparición de franquicias de otras ligas. Seattle Sounders aprovechó al máximo la salida del mercado de los SuperSonics, que con nuevos dueños reaparecieron en la NBA bajo el nombre de Oklahoma City Thunder.

Volviendo a la NFL, si San Diego Chargers decide compartir el estadio en Los Angeles con los Rams otro mercado podría abrirse para la USL y -potencialmente- para la MLS: Días atrás dimos cuenta del interés que existe en el sur de California por el fútbol profesional. A la iniciativa liderada por el empresario John Moores podría sumarse otra que busca tener a algunos ex futbolistas como caras visibles. El miércoles Landon Donovan desmintió tener cualquier tipo de vinculación con un grupo inversor en San Diego, pero los rumores que hablan de dos propuestas consolidadas para volver a instalar a un club de soccer en la frontera con México no cesan.

Oakland Raiders jugará al menos una temporada más en la Costa del Pacífico, pero su situación ‘inmobiliaria’ está lejos de resolverse: La Raiders Nation necesita con urgencia un nuevo estadio. Sea que se mantenga en Oakland (o en la zona de la Bahía de San Francisco) o decida marchar a otra zona de Estados Unidos la franquicia californiana puede verse en la necesidad de recurrir a una sede temporal hasta que su nuevo hogar termine de ser construido. Desde hace tiempo San Antonio ofrece su infraestructura (fundamentalmente el estadio Alamodome) para ser por algunas temporadas la sede provisoria de un equipo de la NFL.

La segunda ciudad más poblada del estado de Texas parece estar preparada para sumar más equipos de las grandes ligas. La empresa propietaria de los San Antonio Spurs de la NBA ya entró al negocio del fútbol (con el objetivo final de obtener una franquicia de la MLS) y no oculta su intención de explorar la posibilidad de controlar a otros equipos. ¿Atentaría la presencia (provisional o definitiva) de un conjunto de la NFL las opciones de alcanzar un cupo en la máxima categoría del fútbol norteamericano?

Fotografía: Saint Louis FC

USL: San Antonio Spurs pone pie en la ‘tercera división’ norteamericana

San Antonio

Las cosas van rápido en Texas. Pocos días después de haber anunciado el nacimiento de la nueva franquicia la empresa propietaria de San Antonio Spurs en la NBA presentó el jueves a su flamante equipo de fútbol, que competirá en la USL, la ‘tercera división’ del fútbol norteamericano.

El club -que por ahora no tiene nombre oficial y es identificado simplemente como USL San Antonio entrará en competición este mismo año. Con esta nueva franquicia Spurs Sports & Entertainment ya tiene equipos en la NBA, en la WNBA, la NBA D-League (la liga de desarrollo de la NBA) y la American Hockey League.

Semanas atrás la ciudad de San Antonio y el condado de Bexar compraron el estadio de Toyota Field (hasta este año la casa de San Antonio Scorpions, equipo que participaba de la NASL) y se lo cedieron a SS&E con el fin de conformar un equipo en la USL y en el futuro cercano intentar llevar a Texas a una tercera franquicia de la Major League Soccer.

La United Soccer League cuenta con muchos equipos administrados por clubes de la MLS. Con el ingreso de los Spurs a su estructura el conjunto de San Antonio será la segunda franquicia controlada por un conjunto de la NBA dentro del circuito del fútbol de ‘tercera división’; la primera fue la de Indiana Pacers, que en 2017 tendrá un representante en Reno, Nevada.

El grupo propietario presentó hoy a Darren Powell (en la fotografía, un veterano de la MLS y del fútbol profesional en Estados Unidos) como su entrenador en jefe. En las próximas semanas el grupo empresarial de San Antonio dará a conocer el nombre oficial del equipo, además de los colores de su uniforme y el escudo del club.

San Antonio

El crecimiento de la USL parece imparable. El de los Spurs será el equipo #29 de la ‘tercera división’ en la temporada 2016. En 2017 regresará el equipo de Austin Astex y se sumará la franquicia de Reno. En los últimos meses se sumaron a la liga clubes en Rio Grande Valley, Cincinnati, Lehigh Valley, Orlando y Kansas City.

Fotografías: USL San Antonio

San Antonio presenta a su nuevo equipo en la USL

Soccer Bowl

El fútbol profesional de la ciudad texana de San Antonio comenzó un no demasiado habitual proceso de mutación. El equipo de San Antonio Scorpions (hasta este año una franquicia de la NASL, que en algún momento expresó su voluntad de expandirse hacia la MLS) está a punto de desaparecer tras el anuncio de la creación de un nuevo equipo afiliado a la USL en ese mercado.

San Antonio tenía hasta ahora un equipo de ‘segunda división’, que está preparado para desaparecer -al menos en su formato actual- para dar paso a una franquicia en la ‘tercera división’ norteamericana. Los Scorpions no descendieron -en Estados Unidos no existe la posibilidad de la pérdida de la categoría-, sino que todo este aparentemente poco lógico movimiento se explica desde la óptica empresarial y desde la perspectiva y voluntad que el mercado tiene de conseguir una plaza en la Major League Soccer.

Días atrás dimos cuenta de la noticia que indicaba que la ciudad de San Antonio y el condado de Bexar habían comprado el Toyota Field, el estadio en el que hasta hace unas semanas jugaron los Scorpions. Hoy tenemos que hablar de que Spurs Sports & Entertainment -la empresa que administra a San Antonio Spurs en la NBA– anunció la creación de un nuevo equipo de fútbol (todavía sin nombre), que competirá en la United Soccer League.

El nuevo club tiene previsto debutar en la liga de Division III de Canadá y Estados Unidos en marzo, por lo que trabaja contra reloj para conformar su plantel.

El propietario de San Antonio ScorpionsGordon Hartman– estuvo presente en la ceremonia de lanzamiento de la nueva franquicia y agradeció a la afición local por los cuatro años de apoyo y acompañamiento. De acuerdo con Hartman el equipo campeón del Soccer Bowl de la temporada 2014 de la NASL será desmantelado. Si bien existe la posibilidad de que en Las Vegas surja una nueva franquicia de fútbol profesional llamada Scorpions no existe garantía o confirmación de que la Ciudad del Pecado acoja al club que hasta hoy estuvo en San Antonio, o que exista una continuidad entre ambas entidades.

¿Por qué Spurs Sports & Entertainment decide crear un equipo nuevo club en la USL y no continuar o reconducir al equipo que estaba en la NASL? La United Soccer League suma desde hace meses argumentos para arrebatarle el rótulo de Division II a la North American Soccer League gracias a una explosiva fase de expansión. Además la USL tiene un acuerdo de cooperación con la MLS y alberga a varios de los equipos filiales de los clubes de ‘primera división’.

No es demasiado complicado apreciar a simple vista que la Major League Soccer y la United Soccer League trabajan en conjunto para intentar sacar de la escena a la NASL, que lucha por asentarse y crecer en un ambiente auténticamente hostil. Dentro de ese panorama tiene más sentido aspirar a la obtención de una franquicia de la MLS desde una liga aliada como la USL que hacerlo desde lo que prácticamente es percibido como territorio enemigo, la NASL.

La USL se acerca a los 30 equipos participantes, con una distribución geográfica bastante federal y representantiva. En cambio la NASL finalizó 2015 con 10 clubes, ninguno de ellos ubicado en la Costa Oeste. A través de un comunicado la liga de ‘segunda división’ manifiesta que discute con Gordon Hartman sobre el futuro y la probable relocación de los Scorpions.

La probable desaparición del equipo de San Antonio en la NASL, sumada a la incertidumbre que existe alrededor del futuro de Atlanta Silverbacks, pone otra vez al torneo en una situación de inestabilidad. En 2017 o 2018 Minnesota United también emigrará, en su caso para sumarse a la MLS como franquicia en expansión. En 2016 entrarán a la North American Soccer League los equipos de Miami FC, Puerto Rico FC y Rayo OKC. Después de mucho trabajo del comisionado Bill Peterson y sus colaboradores la expansión de la NASL quizás solamente sirva para cubrir las bajas que pueden producirse entre este momento y la finalización de la temporada 2016.

Fotografía: San Antonio Scorpions

San Antonio confía en los Spurs de la NBA para llegar a la MLS

SA Stadium

En Texas, la ciudad de San Antonio apunta a convertirse en el futuro en sede de un equipo de la Major League Soccer.

El gobierno municipal y el del Condado de Bexar dieron el miércoles un paso importante en ese sentido, luego de llegar a un acuerdo para comprar en forma conjunta el Toyota Field (en la fotografía), la casa de San Antonio Scorpions, franquicia que actualmente compite en la NASL.

Si la operación recibe las aprobaciones administrativas necesarias la empresa Spurs Sports & Entertainment -propietaria de San Antonio Spurs, el equipo de la NBA– podrá administrar el estadio durante 20 años con el propósito de conseguir una franquicia de la MLS en el futuro.

El Toyota Field fue inaugurado en 2013 y cuenta con capacidad para 8.000 espectadores. Pero el escenario está diseñado para poder ser ampliado para contener hasta 18.000 personas.

No queda claro qué ocurrirá con los Scorpions a partir de ahora. Este año el propietario del equipo Gordon Hartman -quien no tuvo éxito en la búsqueda de inversores que lo ayudasen a intentar llegar a la Major League Soccer cerró su academia a inicios de año y días atrás despidió al técnico Alen Marcina. Versiones a nivel local señalan que los Spurs podrían optar por crear un nuevo equipo en la USL, la ‘tercera división’ norteamericana, que mantiene un estrecho vínculo con la primera categoría.

Después de ponerse al tanto de lo ocurrido en las últimas horas en San Antonio la máxima categoría de Estados Unidos y Canadá dio a conocer un comunicado oficial: “Sinceramente apreciamos esta fuerte demostración de interés en la MLS. Como anunciamos en marzo la liga todavía no ha establecido un calendario o un proceso para expandirse más allá de los 24 equipos, aunque estará interesada en saber más acerca de este proyecto una vez que nuestros planes de expansión hayan sido determinados.”

San Antonio y Sacramento parecen ser a día de hoy las candidatas más fuertes para -después de 2020- recibir a las franquicias 25 y 26 de la Major League Soccer. Los mercados de Austin, Indianapolis, Cincinnati, Las Vegas y St. Louis también mostraron interés en la posibilidad de sumarse a la futura ronda de ampliación de la liga de fútbol de primera división.

Así como la MLS y la escena deportiva de la Ciudad del Alamo pueden ser las grandes ganadoras de la decisión adoptada por las administraciones locales, la notable perdedora sería la North American Soccer League. Además de correr el riesgo de perder a un equipo importante (campeón en 2014), la liga de ‘segunda división’ daría señales de debilidad y de reducción de su presencia territorial en momentos en los que busca de manera desesperada asentarse frente al crecimiento de la USL.