‘Westworld’: la NASL crece en la Costa Oeste de la mano de figuras europeas

rsz_demba_ba

La NASL se adelantó a la MLS. Y  eso es un hecho excepcional.

Mientras la liga de primera división debate y evalúa la posibilidad de instalar a una de sus futuras franquicias en la ciudad californiana de San Diego -una candidatura que tiene como cara visible a nada más y nada menos que Landon Donovanla North American Soccer League, una de las dos ligas de segunda división con base en Estados Unidos, acaba de confirmar la llegada de un equipo a la ciudad que está en la frontera con Tijuana, en México.

A través de un comunicado oficial la NASL confirmó la llegada de su segundo equipo en la Costa Oeste, tras la incepción de San Francisco Deltas en 2016. Un conjunto que -de acuerdo con la liga- podría entrar en competición en la primavera (boreal) de 2018.

La iniciativa todavía carece de un nombre profesional y de manera provisoria es identificada como San Diego NASL no es una iniciativa cualquiera. El equipo cuenta entre sus inversores a cuatro figuras del panorama actual del fútbol internacional: Demba Ba (volante francés de raíces senegalesas del Shanghai Shenhua), Eden Hazard (centrocampista belga del Chelsea), Yohan Cabaye (mediocampista del Crystal Palace, nacido en Francia) y Moussa Sow (atacante galo-senegalés que jugó en la pasada temporada en el Fenerbahce).

Estos cuatro jugadores se unieron a un grupo inversor local, con la idea de abastecer pronto a una de las grandes ciudades futboleras del sur de Estados Unidos de un equipo de fútbol profesional. “Nuestro objetivo es el éxito”, señaló Ba a través del comunicado oficial de la liga, “ya sea con el club, con la comunidad, con todo lo que hacemos”.

“Uno de nuestros objetivos es contratar jugadores con una gran pasión por el deporte, que sean competitivos y que les encante ganar”, prosiguió Ba. “En toda mi vida como futbolista tuve que competir, y la competición será buena para nosotros y para San Diego”, agregó. “No veo la hora de jugar contra otros equipos de California y con el resto de los equipos de la NASL, así como también contra clubes de la MLS en la U.S. Open Cup. Dependerá de nosotros ser los mejores”.

“La NASL está entusiasmada por poder agregar a San Diego a la liga, y también nos complace poder hacerlo junto a grupo de jugadores profesionales y hombres de negocios”, expresó Rishi Sehgal, comisionado interino. “Confiamos en que el éxito que han tenido sobre el terreno de juego en sus carreras contribuirá al éxito del equipo en San Diego”.

Hasta que encuentre un terreno donde construir su centro de entrenamiento y estadio propio el futuro club jugará como local en las instalaciones de la Universidad de San Diego. Y mientras la directiva decida el nombre y los colores oficiales del club todas las novedades oficiales podrán seguirse a través de la web SanDiegoNASL.com (que sorprende por su calidad, bastante profesional) y de las redes sociales oficiales del conjunto.

El de San Diego será el décimo equipo de la North American Soccer League y el tercero en el estado de California, donde -además de San Francisco Deltas– también estará el futuro equipo de Orange County, que también entraría en acción en la primavera de 2018.

La expansión -que a veces en el caso de la NASL parece algo salvaje- es el único camino a seguir para una liga que a fines de 2016 estuvo verdaderamente a horas de poner fin a sus actividades. En teoría, cuando termine la temporada 2017, la federación de Estados Unidos deberá tomar una decisión definitiva acerca del estatus de liga de Division II que este año comparte la North American Soccer League con la USL (hasta 2016, liga de tercera categoría). ¿Cuál es el futuro para la NASL, cuando la tendencia generalizada del ambiente del fútbol en Estados Unidos parece estar mucho más próximo a la United Soccer League? ¿Aceptar el rótulo de tercera división? ¿Fusionarse con la USL o convertirse en una ‘conferencia’ de esa liga? ¿Desaparecer? La novela está lejos de haber concluido.

La NASL eligió bien al buscar expandirse en San Diego. Pero allí quizás tenga que combatir cuerpo a cuerpo con la MLS (aunque eso está por verse todavía) y le será seguramente difícil escapar a la notable influencia que Xolos de Tijuana ejerce sobre la afición local.

Fotografía: Demba Ba, durante los días de presentación del equipo de la NASL en San Diego. (Twitter | @sandiegonasl)

Lukas Podolski, (otra vez) vinculado a Toronto FC

lukaspodolski-torontoEntre los nombres que indefectiblemente se mencionan cada vez que se abre el mercado de pases de la Major League Soccer, destaca el de Lukas Podolski. El artillero alemán, que actualmente se encuentra jugando su cuarta Eurocopa, ha sido vinculado con la liga en más de una oportunidad. En marzo de este año, de hecho, su nombre sonó para Toronto FC, un interés que el propio club desmintió en su momento.

Ahora, según Eurosport, el delantero de 31 años estaría nuevamente en el radar de los Reds. El reporte señala que el equipo canadiense habría ofrecido un contrato anual de 8 millones de dolares, cifra sospechosa a priori y que convertiría al nacido en Polonia en el jugador mejor remunerado de la liga.

Además, la publicación señala que dos equipos de la Super Liga china estarían interesados en el hombre del Galatasaray: Shanghai Shenhua, donde milita el ex Seattle Souders Obafemi Martins, y Beijing Guoan.

Por si fuera poco, para concretar la llegada de Podolski el cuadro escarlata necesitaría deshacerse de uno de sus tres Jugadores Franquicia, y con Michael Bradley en buen nivel y Sebastian Giovinco en modo MVP permanente, la única opción sería mover a Jozy Altidore, el costoso e inefectivo delantero estadounidense. El hombre del seleccionado tiene mercado dentro de la liga y más de un equipo podría estar interesado en sus servicios, pero en la práctica las transferencias de jugadores designados son una rareza por lo costosas que resultan.

Poniendo todo en consideración, lo cierto es que el rumor parece tener poco sustento. Lo que es innegable es que Toronto tiene una clara necesidad de sumar opciones en ataque. Luego de la salida de Luke Moore y con el antes mencionado Altidore lesionado, las variantes en ataque del plantel conducido por Greg Vanney son más bien escasas. Como una alternativa más terrenal, el equipo maneja la opción de Tosaint Ricketts, delantero del seleccionado canadiense que podría llegar libre luego de pasos por las ligas de Noruega, Turquía e Israel.

NYRB, el equipo de Ali Curtis y Jesse Marsch

marsch-curtis-robles

Tras su victoria en Portland del domingo los Red Bulls son los primeros clasificados a los playoffs de 2015.

Hoy -viendo cómo fue el año- nos resulta normal y lógico. Pero a inicios de temporada, cuando se instalaba el rumor de que el equipo tal vez estuviera buscando un nuevo dueño, cuando el hincha se encontraba con un plantel reducido y el técnico más icónico de los últimos años era despedido, era prácticamente imposible imaginar esta realidad.

Una realidad que se forjó rápidamente, luego de un brusco giro en la toma de decisiones en la entidad radicada en Harrison, New Jersey. Una realidad que -sin lugar a dudas- lleva las firmas de Ali Curtis y Jesse Marsch.

El 21 de diciembre de 2014 la web Big Apple Soccer confirmó que Curtis había sido contratado por New York Red Bulls como su nuevo director deportivo, en reemplazo de Andy Roxburgh. Curtis (que jugó en las franquicias de Tampa Bay Mutiny, D.C. United y Dallas Burn) llegó al club radicado en New Jersey tras haber trabajado para el departamento de competición y relación con los futbolistas de la Major League Soccer.

Horas después de haber asumido su cargo Curtis continuó el proceso de desguace del plantel que ya se había iniciado a pedido de la central de Red Bull en Austria e inició el armado de un equipo nuevo en muchos sentidos.

El 7 de enero de 2015 Ali Curtis confirmó que New York Red Bulls había cesado al entrenador Mike Petke, una leyenda viviente del equipo. Como técnico Petke llevó a NYRB a la conquista del Supporters’ Shield de 2013 y a la final de la Conferencia Este de 2014 (una instancia a la que el equipo no llegaba desde 2008). Curtis anuncia que el reemplazante de Petke será Jesse Marsch, asistente técnico de la selección estadounidense entre 2010 y 2011, y head coach de Montreal Impact en la temporada 2012.

El nuevo director deportivo asumió la responsabilidad total por el desplazamiento de Petke y justificó el arribo de Marsch. «Jesse representa los conceptos de performance y análisis consistentes con la dirección del club», señaló Curtis a principios de año. «Moneyball», pensaron algunos al ver los primeros movimientos de mercado encarados por la conducción del equipo. Pero quienes conocen de cerca la política del grupo Red Bull y su imperio futbolístico coinciden al afirmar que la política de fichajes y el estilo de juego de NYRB está totalmente en sintonía con la de sus ‘primos hermanos’ repartidos por el planeta.

Cuando Ali Curtis llegó a Red Bulls Thierry Henry ya había anunciado su retiro. Pero en el plantel quedaban todavía piezas importantes, como Tim Cahill (quien se marchó al Shanghai Shenhua, de China), el central colombiano Jámison Olave (quien fue enviado a Real Salt Lake a cambio de fondos especiales), y el atacante Péguy Luyindula, quien finalmente decidió retirarse en mayo de este año.

Curtis no contrató a ningún Jugador Franquicia nuevo para el inicio de la temporada 2015. Con Henry y Cahill fuera del plantel lo que el club hizo fue darle el rol (y el sueldo) de DP a Bradley Wright-Phillips, el máximo goleador de la liga en 2014. A quienes sí incorporó fue a un puñado de desconocidos o descartes (entre los que estaban Mike Grella y Kemar Lawrence), a un correcto volante del que Jesse Marsch tenía referencias tras su paso por el Impact (Felipe) y a un internacional estadounidense que regresó a la MLS tras cinco años en el fútbol belga (Sacha Kljestan). Operaciones de bajísimo cargo por futbolistas que no solamente terminaron siendo titulares indiscutidos, sino que además están entre los más destacados en sus posiciones en todo el ámbito de la liga.

Todos ellos se sumaron a jugadores respetados en el ámbito de la liga y con continuidad en Red Bulls, como Dax McCarty, Luis Robles y Lloyd Sam. Matt Miazga, Connor Lade y Sean Davis -productos de la academia de NYRB- también fueron cobrando importancia con el paso de las jornadas. En el mercado de verano las únicas dos incorporaciones fueron las del volante inglés Shaun Wright-Phillips (hermano de Bradley, quien llegó a costo cero) y el atacante argentino Gonzalo Verón, segundo Jugador Franquicia del plantel en la temporada 2015 (la única gran inversión de Red Bulls, que abonó más de dos millones de dólares a San Lorenzo por su transferencia).

En este juego de toma y daca Ali Curtis redujo un presupuesto anual de más de 11 millones de dólares en sueldos para el plantel de la temporada 2014 a uno de algo más de 3,5 millones en 2015, de acuerdo con la información que brindó la cadena ESPN durante la transmisión del partido frente a los Timbers. El equipo low-cost comandado por Dax McCarty (nadie duda que hoy el Ginger Ninja es el jefe del equipo) sumó a esta altura del año una decena de puntos más que los que tenía en 2014, cuando Thierry Henry era el líder supremo del plantel.

A Red Bulls le quedan por delante todavía seis encuentros hasta el final de la temporada regular. Puede aspirar a todo; ser el #1 de la Conferencia Este en la temporada regular y ganar el Supporters’ Shield, el premio al mejor equipo en la tabla general.

¿Y la liga? El equipo de Jesse Marsch tiene hambre. La nómina de profesionales que este año defienden la camiseta albirroja sabe que su hinchada (que hizo un enérgico reclamo al inicio del año a jugadores y cuerpo técnico) arrastra la frustración de no haber levantado nunca la MLS Cup en las 20 temporadas de historia del torneo.

NYRB comenzó el año con un cimbronazo brutal. Con el temor de ser arrasado en casa por New York City FC, su nuevo y poderoso vecino. La historia está terminando de una manera muy diferente a la que se dejaba entrever en marzo. Red Bulls se quedó con los tres clásicos locales ante el cuadro celeste, llegó con mucho resto a la postemporada y demostró que mentalmente es fortísimo en una liga plena de altibajos y depresiones.

Pocos vestuarios de la MLS están más convencidos de su capacidad de superar adversidades que el que ocupan los locales en el Red Bull Arena ¿Cuál es el techo de los exMetroStars? Los golpes han sido tantos para este club grande e histórico a lo largo de los años que nadie se atreve a hacer la pregunta en voz alta. Resulta mejor disfrutar de este inesperado presente hasta ahora lleno de alegrías y sentimiento de reivindicación. El modelo impuesto por Ali Curtis y Jesse Marsch (en la fotografía) los trajo hasta aquí.

 

Fotografía: New York Red Bulls