Pase lo que pase, Atlanta United es uno de los ganadores de la MLS 2017

atlutd.pngAtlanta United surgió de la nada. Literalmente. De la nada. Sus primeros ensayos y partidos de práctica se disputaron en febrero de este año. Cinco meses después de su debut oficial en la Major League Soccer es el equipo que más gente lleva a su estadio, con cifras que lo emparentan a los mejores clubes de fútbol de Latinoamérica y Europa.

En promedio, Atlanta congregó a 46.318 espectadores cada vez que jugó en el Bobby Dodd Stadium, el espartano escenario que cedió la universidad de Georgia Tech a la nueva franquicia de la MLS. Esos más de cuarenta y seis mil aficionados supera con facilidad a la cantidad de gente que acude a los estadios de la NBA, la NHL, la MLB (y al resto de los clubes de la Major League Soccer, por supuesto).

La de Atlanta United no es una revolución tranquila. Todo lo contrario. Es un movimiento rompedor, que destruye la barricada del prejuicio y la forma de concebir a un equipo de fútbol en América del Norte.

Las Cinco Bandas, la nueva cara de la liga

La MLS ‘ordeña’ el concepto del millennial hasta el extremo a veces. Pero en el equipo de Atlanta United FC y en la ciudad de Atlanta todos los requisitos parecen estar completos. El Bobby Dodd y el Mercedes-Benz Stadium -al que el equipo se mudará en septiembre- están en el centro, en medio de todo, con fácil acceso a pie o en transporte público.

Y eso hace una gran diferencia. Especialmente para los adorados millennials, jóvenes profesionales, de buen nivel adquisitivo, que viven en el centro de la ciudad y que culturalmente se alejan cada vez más de los aficionados de las otras grandes ligas deportivas en Estados Unidos y Canadá.

Pero no solamente de esta fracción de seguidores vive Atlanta United. En los partidos en casa es fácil apreciar que la afición del equipo es -esencialmente- diversa. Hipsters, latinos, estudiantes universitarios, eurosnobs, europeos residentes o de paso y, lisa y llanamente, hinchas del fútbol en general. Un paisaje humano que no se repite fácilmente en otros eventos deportivos en el Sudeste de Estados Unidos.

Las Cinco Bandas -o Five Stripes, ese es el apodo del equipo en inglés- llenaron un vacío y dieron sentido desde el aspecto deportivo a algo que faltaba en Atlanta. Hasta comienzo de este año la ciudad más importante de América del Norte sin un equipo en la MLS.

Un éxito instantáneo

Muchos otros núcleos urbanos de Estados Unidos encajan con las características de Atlanta, pero pocos han conseguido lo que el club rojinegro está alcanzando en su temporada inaugural. De hecho, Atlanta United tiene mucho más en común con Seattle Sounders o Portland Timbers -dueños de las dos mayores y más fieles aficiones de América del Norte … Agreguemos a Toronto FC también, si quieren- que con LA Galaxy o New York City FC. La afición y el fenómeno social que se generó a su alrededor hacen del club del estado de Georgia un fenómeno casi único, una clase aparte. El fútbol se ha convertido en religión en esas ciudades-santuario.

¿Cómo ocurrió el milagro en Atlanta?

El propietario del equipo es Arthur Blank, un magnate que es el dueño también de los Atlanta Falcons y fundador de Home Depot. El empresario -que quizás poco debe saber de soccer– vio la oportunidad económica que un equipo de la MLS podía aprovechar en la ciudad. El hecho de que el Mercedes-Benz Stadium ya estuviera en camino ahorró muchos pasos y contratiempos que muchos aspirantes a contar con una franquicia de la liga deben afrontar. Lo más sabio -por último- fue que Blank efectuó fue confiar su proyecto de fútbol a gente con un pasado acreditado en el deporte.

En gran medida, el management de Atlanta United fue importado de Europa. Hasta hace pocos años el presidente del club –Darren Eales– era un alto ejecutivo de Tottenham Hotspur. Blank e Eales confiaron en el poder del mercado, e hicieron una campaña de trabajo hormiga, buscando el respaldo de la afición local en diversos meetings y eventos. Ese fue el punto de disparo que finalizó con la venta de 22.000 abonos de temporada antes de que se pusiera en marcha la campaña de 2017, una cifra que hoy ronda los 35.000 adherentes.

Los escritorios, bien manejados. La cancha, bien manejada. El equipo contrató a Gerardo Martino para comandar el proyecto en lo deportivo. El argentino -más allá de lo que quien escribe o el eventual lector puedan opinar- es una figura reconocible a nivel internacional. En términos objetivos, la Major League Soccer jamás antes había contratado a un entrenador con una hoja de servicios similar a la del argentino, quien llegó inmediatamente después de trabajar para el FC Barcelona y la selección de su país.

Oficina europea, banquillo sudamericano. Una combinación que en Atlanta está resultando en la conformación de una inusual cultura de club. Más que una franquicia, el United es un club. Eales y Martino y Carlos Bocanegra -secretario técnico- acertaron desde el inicio al descartar cualquier opción vinculada al marketing para la conformación de su primer plantel. En lugar de incorporar a pasadas o vigentes glorias del fútbol de Europa, el equipo sumó a tres Jugadores Franquicia de menos de 23 años originarios de Sudamérica.

Atlanta United se propuso no importar estrellas sino -alguna vez- poder exportarlas. Y trajo a Héctor Villalba (atacante de San Lorenzo, ganador de la Copa Libertadores de América de 2014), Miguel Almirón (el mejor enganche de la primera división argentina, figura de la selección de Paraguay) y a Josef Martínez (el goleador ‘vinotinto’ que llegó desde la Serie A de Italia).  Tres figuras para pulir y mostrar. Y que están siendo determinantes este año para Atlanta -que araña la posibilidad de entrar a los playoffs– y que se ganaron el respeto de toda la liga.

Con la decisión de traer a su trío mágico -y a otros excelentes complementos- #ATLUTD dio por tierra con el ‘manual de armado’ de una franquicia en expansión de la MLS. En su nuevo equipo ‘Tata’ Martino está creando una MLS a su manera. Y, tal vez, esté plantando la semilla de una nueva concepción para los equipos por venir. Pocos clubes debutantes en los 22 años de historia de la liga han funcionado tan bien como Atlanta United lo está haciendo ahora.

La proyección del benjamín que todavía es este equipo es insondable. ¿Cuánto pueden tardar Martino y sus jugadores en convertirse un contendiente serio a la MLS Cup? ¿Cuánto pueden empujarlos los aficionados y la ciudad, que pueden haber hallado en la camiseta a bastones negros y rojos una nueva y fiel manera de expresarse? Pase lo que pase en los próximos dos meses y en la postemporada, Atlanta United ya es uno de los ganadores de la MLS 2017.

Fotografía: La afición de Atlanta United en un repleto Bobby Dodd Stadium. (Crédito: Atlanta United FC)

 

Anuncios

La lista de la compra del equipo de Tata Martino

martino

Pasada la efervescencia generada tras la presentación de Gerardo Martino -quien será el primer entrenador en la historia del equipo- Atlanta United FC esta plenamente concentrado en la conformación de su plantel.

En este momento la futura franquicia en expansión cuenta con ocho futbolistas cedidos en otros equipos, a la espera de reunirlos a comienzos del año próximo para dar inicio a la pretemporada. La breve lista del plantel en este momento incluye los siguientes nombres:

. Junior Burgos (El Salvador, volante, 28 años | cedido a Tampa Bay Rowdies, de la NASL)

. Andrew Carleton (Estados Unidos, extremo, 16 años | cedido a Charleston Battery, de la USL)

. Chris Goslin (Estados Unidos, volante, 16 años | integrante del programa de residencia de la selección Sub-17)

. Kenwyne Jones (Trinindad y Tobago, atacante, 32 años | cedido a Central F.C., de Trinidad y Tobago)

. Chris McCann (Irlanda, volante, 29 años | cedido al Coventry City, de la segunda división de Inglaterra)

. Jeffrey Otoo (Ghana, atacante, 18 años | cedido a Charleston Battery, de la USL)

. Alexandros Tabakis (Grecia, arquero, 23 años | cedido a Charleston Battery, de la USL)

. Héctor Villalba (Argentina, extremo, 22 años | cedido a Club Tijuana, de la Liga MX)

Queda mucho por hacer en la conformación del equipo que entrará oficialmente en competición en marzo de 2017. Pero Atlanta comenzó con el pie derecho, al menos en los pequeños detalles. El pasado fin de semana el club ganó ante Minnesota United FC (el otro equipo que se incorporará a la MLS el año próximo) un sorteo que se definió con el lanzamiento de una moneda para determinar el orden de prioridad en los próximos drafts.

El club sureño se quedó con la posibilidad de ser el primero en elegir en el Draft de Expansión (al que accederán únicamente Atlanta y Minnesota) y que se celebrará el 13 de diciembre, días después de la final de la temporada 2015. A través del Draft de Expansión los dos nuevos equipos podrán elegir a jugadores que no sean ‘protegidos’ por sus actuales clubes en la Major League Soccer.

Además de este proceso de incorporación de jugadores y de otros drafts que establece el sistema de la liga los nuevos equipos tienen que ocuparse de la contratación de futbolistas a través de tradicional sistema de transferencias que está vigente en cualquier campeonato de fútbol a nivel internacional. Desde Atlanta y desde otras partes del mundo surgen rumores que nos dan a entender cuáles son los nombres que el #ATLUTD busca desde hace tiempo y cuáles serían los que habría solicitado ‘el Tata’.

Andrés GuardadoDesde hace meses el nombre del mexicano suena con insistencia. Dependiendo de la fuente a la que se consulte el anuncio de la contratación parece inminente. Otras son más prudentes. ¿Se desvinculará ‘el Principito’ del PSV Eindhoven en diciembre, o lo hará en el verano de 2017? Es una de las cuestiones a dilucidar, pero el arribo del volante del ‘Tri’ como Jugador Franquicia de Atlanta United parece estar bastante encaminado.

Vuelven a vincular a Andrés Guardado con el Atlanta United

Fernando Belluschi: Surgido de Newell’s, figura en River Plate. Y con paso por cuatro equipos europeos y el Cruz Azul. El veterano volante de 33 años -hoy jugador de San Lorenzo- es uno de los más destacados futbolistas de la primera división argentina en este momento. ‘El Ciclón’ no es dueño del pase del santafesino, por lo que su potencial llegada a Atlanta United FC es factible.

Federico Carrizo: Con 25 años, Carrizo es parte del plantel de Boca Juniors. El cordobés, exjugador de Rosario Central, puede jugar en todo el frente de ataque, aunque su posición más natural es por la banda izquierda. No está teniendo demasiados minutos en los meses recientes. Otra operación que se presenta como posible.

Los rumores también traen opciones un poco más extremas, pero no del todo lejos del alcance económico de un club como Atlanta United FC.

Santi Cazorla: El centrocampista ofensivo del Arsenal -de 31 años- está en la última temporada de su contrato con el equipo londinense. El asturiano tendría sobre la mesa ofrecimientos de importantes equipos de la primera división española, como Atlético de Madrid, Valencia y Sevilla.

Carlos Tevez‘El Apache’ en más de una vez este año ha amenazado con terminar su actual vínculo con Boca, club con el que está bajo contrato hasta junio de 2018. Tevez, de 32 años, es el máximo referente del conjunto ‘xeneize’ en este momento y es beneficiario de una paga anual acorde con el nivel mostrado en grandes equipos europeos. Sin dudas, su potencial llegada a la MLS causaría un impacto importante.

Posibles nombres para futuros equipos de la MLS

logo_torpedo

La Major League Soccer comenzó en 1996 con una serie de equipos con nombres que estaban en sintonía con la cultura deportiva norteamericana, donde la fantasía, la historia y la geografía tienen mucho que decir a la hora de bautizar a sus franquicias.

Allí estaba un equipo cuyo nombre homenajeaba a los motines piratas (el desaparecido Tampa Bay Mutiny), otro que hacía referencia al ardor con el que se enfrentaban los partidos (el Dallas Burn, hoy FC Dallas), y uno más que directamente buscó algo que lo identificara con lo paranormal (como Kansas City Wiz, luego Kansas City Wizards, hoy Sporting Kansas City).

Con el paso de los años los nombres de los equipos de la MLS fueron cambiando, comenzando un lento pero sostenido proceso de pasteurización.

Hoy hay seis equipos de los 20 que compiten en la liga que emplean el FC o F.C. en su nombre oficial: FC Dallas, Impact de Montréal FC, New York City FC, Seattle Sounders FC, Toronto FC y Vancouver Whitecaps FC.

Las próximas tres franquicias que ya tienen asegurada su entrada a la MLS también llevan el FC en su denominación: Atlanta United FC y Minnesota United FC llegarán en 2017, mientras que Los Angeles FC lo hará en el futuro.

El apartado de los United es un capítulo aparte; con los dos que ingresan el año que viene la liga tendrá tres con el ya existente D.C. United.

En suma, los conjuntos de la Major League Soccer adoptan nombres cada vez más políticamente correctos y se alejan de la originalidad de los primeros años. Sin embargo todavía subsisten grandes ejemplos como LA Galaxy, Colorado Rapids, New England Revolution o Portland Timbers.

Desde Jugador Franquicia queremos aportar nuestro grano de arena y proponer algunos nuevos nombres para las futuras franquicias en expansión. Denominaciones que se alejen de lo que, de a poco, se ha ido convirtiendo en norma. A continuación, nuestras cuatro propuestas:

Torpedo | la MLS ya adoptó una antigua denominación del fútbol de Europa oriental cuando en 2006 entró en competición el equipo de Houston Dynamo. Muchas entidades polideportivas de la Unión Soviética fueron bautizadas con el nombre de ‘Dínamo’, una sociedad deportiva y de cultura física creada en 1923 por la policía política. Lejos de esas connotaciones ideológicas el nombre sobrevive a día de hoy en muchos equipos de Europa del Este. ‘Zenit’, ‘CSKA’, ‘Lokomotiv’ y otras denominaciones frecuentes en Rusia y sus antiguos estados satélites. Uno de los nombres que podría encajar de manera interesante en el ambiente de la Major League Soccer es ‘Torpedo’. Es una denominación que se empleó en la Unión Soviética para identificar a otras asociaciones deportivas de carácter voluntario. Pero el ‘torpedo’ original fue el FC Torpedo de la ciudad de Moscú, un equipo fundado por la industria de la producción de automóviles, y  cuyo escudo aparece en la ilustración. Si la MLS decide hacer pie en Detroit, ¿qué mejor que bautizar con el gráfico nombre de ‘Torpedo’ al equipo que representará a la que fuera (y en gran parte sigue siendo) ‘MotorCity’, la capital norteamericana -tal vez mundial- de la fabricación de coches y vehículos de cuatro ruedas?

Athletic | Lo que en el extremo sur del continente americano es moneda de uso corriente -muchísimos equipos usan la palabra ‘atlético’ o ‘atlética’ en su nombre oficial- en el ámbito del fútbol profesional de Estados Unidos es una auténtica rareza. ¿Qué tal Athletic Las Vegas, Athletic San Antonio o -¿por qué no?- Atlético San Antonio o Atlético Sacramento, teniendo en cuenta el origen español de las ciudades que acogerían a esas posibles franquicias de la MLS. Para quienes prefieran seguir la moda de nombres que cada vez más se asemejan a los empleados en el fútbol británico, Charlton Athletic es el nombre de un venerable club inglés de más de un siglo de antigüedad que hoy milita en la tercera división.

Saint/Saints | Otra ‘marca’ que funciona muy bien en el ámbito del fútbol internacional, ya sea como nombre oficial o como apodo de un equipo. Además de los casos de los equipos brasileños de Sao Paulo y Santos, en Argentina está San Lorenzo y en México encontramos a Santos Laguna. En Inglaterra al Southampton FC se lo conoce como ‘The Saints’. Teniendo en cuenta que la ciudad de St. Louis es una firme candidata a quedarse con un equipo de la MLS en próximas rondas de expansión, ¿por qué no aprovechar la posibilidad de explotar ese nombre? Si bien la USL cuenta con un equipo llamado Saint Louis FC -que podría ser la plataforma de lanzamiento para conseguir una franquicia de la MLS- el comité local bien podría decidir impulsar un nombre más osado, menos políticamente correcto, como el tal vez algo redundante St. Louis Saints.

Geografía, clima, flora, fauna | El paisaje urbano y rural de América del Norte ofrece muchas posibilidades para dar nombre a equipos de fútbol. Parece altamente improbable que David Beckham y sus socios opten por un nombre alternativo. De hecho, su empresa se llama Miami Beckham United, y todo apunta que cuando el equipo pueda debutar en Miami la denominación sea bastante similar a la del nombre comercial (¿Miami United?). Pero la franquicia del sur del estado de Florida tendría a mano grandes opciones, como ‘Alligators’ (los caimanes que campan a sus anchas en esa región de Estados Unidos), ‘Palm Trees’ o simplemente ‘Palms’ (¿Qué representa mejor a Miami que sus típicas palmeras?), o ‘Beach’ (¿No es la playa el mayor atractivo de la ciudad?). Otra gran opción futbolera podría haber sido ‘Hurricane’, pero esa denominación ya está en uso en el ámbito del deporte universitario.

Imagen: FC Torpedo Moscú

Montreal Impact domina sin usar todo su potencial

 

Montreal

Para Montreal Impact el off season invernal no existió.

El equipo de la provincia de Quebec comenzó 2016 casi de la misma manera en la que finalizó 2015. Todavía no cuenta con Didier Drogba -quien finaliza su pretemporada personal junto a Sacramento Republic, pero el conjunto de la Flor de Lis parece ser el que está en mejor forma de toda la Major League Soccer en este momento.

En la jornada inaugural del 6 de marzo el Impact derrotó por 2-3 a Vancouver Whitecaps en el BC Place, y el sábado superó por 3-0 y con visible comodidad a New York Red Bulls. Y, además de quedarse con los primeros seis puntos de la temporada regular, el equipo de Mauro Biello está jugando muy bien.

El técnico, que llegó a su cargo como interino tras el despido de Frank Klopas, es una de las claves del renacimiento de Montreal en medio de la revolución que acarreó la llegada de Drogba en el último tramo del torneo de 2015.

Con Biello en el banco de suplentes el club francófono todos sus partidos como local. Y, tomando toda la estadística, el Impact ganó 11 de los 16 encuentros que disputó con el actual cuerpo técnico.

Si el Impact de Montréal dejó una imagen de enorme pegada ofensiva en la segunda mitad de 2015, el equipo que comenzó el curso 2016 hace que esas sensaciones sean mucho más sólidas esta temporada.

La llegada de Harry Shipp y Lucas Ontivero dotan al plantel de mucha mayor posesión del balón y de control de la pelota en ataque. Una mejora con respecto a la presencia en las alas de Dilly Duka y Justin Mapp durante 2015. Shipp y Ontivero juegan más para Ignacio Piatti, que ante la ausencia de Drogba carga con buena parte de la responsabilidad goleadora y creativa del equipo.

Sobre la cancha el enganche argentino deja la sensación de no estar comenzando la temporada, sino de llevar 10 o 15 encuentros en el circuito de ‘primera división’ norteamericana. Los goles que el exjugador de San Lorenzo consiguió en este inicio de liga ya están en la lista de candidatos a las mejores anotaciones de 2016.

 

La desgracia deportiva que caracterizó a Montreal Impact en los últimos años cambió desde hace unos meses. Y este parece ser un proceso positivo que puede superar la estadía de Drogba en el equipo, que no está programada para extenderse más allá de diciembre.

La mejora del conjunto canadiense no solamente se evidencia en la ofensiva. El belga Laurent Ciman -elegido como el mejor defensor del año pasado- sigue en plena forma. El arquero Evan Bush cerró dos actuaciones de alto nivel este año. Y en la mitad del campo el italiano Marco Donadel es garantía de que nunca el rival de Montreal tendrá un partido plácido.

La finalización de la temporada 2015 nos hizo pensar que las tres franquicias canadienses tendrían mucho para decir este año. Si bien el inicio de Vancouver es algo desconcertante, el buen paso de Toronto FC y la superioridad mostrada por Montreal plantean una Conferencia Este en la que los conjuntos de la bandera con la hoja de arce pueden ser protagonistas principales. Por ahora el Impact domina sin hacer uso de todo su potencial.

 

NASL: Jacksonville hunde a la Armada argentina

Guillermo Hoyos

Mark Frisch, dueño y CEO del Jacksonville Armada FC -un equipo que milita en la NASL, la segunda división de Estados Unidos y Canadá– destituyó el lunes al entrenador Guillermo Hoyos (en la fotografía) y al gerente general Darío Sala, además de desprenderse del cuerpo de colaboradores de ambos.

Hoyos fue el técnico que por poco consigue el ascenso de Talleres de Córdoba en 2014, mientras que Sala es el exarquero de San Lorenzo, River, Belgrano e Independiente, que tuvo un destacado paso por el FC Dallas de la MLS. Durante el primer semestre del año el equipo era dirigido por dos entrenadores; José Luis Villarreal, el exvolante de Boca y River, dejó su cargo al finalizar la Temporada de Primavera de la NASL, con el objetivo de proseguir su carrera en Argentina.

El Armada FC está en la última posición de la Temporada de Otoño de la North American Soccer League y también está en la misma situación en la tabla acumulada anual. La franquicia de Jacksonville, además, no ganó hasta ahora ningún partido en condición de visitante.

“Dejé claro desde la creación del Armada FC que nuestras expectativas dentro y fuera de la cancha serían muy altos”, dijo Frisch a través de un comunicado. “Para conseguir el éxito en esta liga y ganar campeonatos tenemos que defender de manera efectiva, atacar sin descanso, marcar goles y ganar partidos dentro y fuera de casa de manera consistente. Y no hemos hecho eso.”

Hasta el final de temporada el técnico interino del equipo del estado de Florida será Eric Dade, director ejecutivo del club. El próximo encuentro de Jacksonville tendrá lugar el sábado 26, cuando reciba en el Community First Park a Tampa Bay Rowdies.

 

Fotografía: North American Soccer League