Cuatro ciudades compiten por quedarse con dos nuevos equipos en la MLS

Nashville 2

Llegó la hora. O casi. Las cosas parecen estar un poco más claras luego de que la MLS anunciara esta semana a las cuatro ciudades ‘finalistas’ en el proceso de adjudicación de dos futuros equipos.

Los mercados que quedan en pie para la selección final son Sacramento, Nashville, Cincinnati y Detroit. Poco debate existe sobre la calidad y el potencial de este cuarteto de posibles sedes, que parecen estar varios pasos por delante de otras opciones.

La Major League Soccer dará a conocer el nombre de las dos ciudades elegidas antes del 31 de diciembre, seguramente después de la final de esta temporada, que se disputará en Toronto el sábado 9.

Representantes de las cuatro candidaturas harán una presentación formal (quizás final) el miércoles 6 de diciembre en la ciudad de New York, ante el comisionado Don Garber y el Comité de Expansión de la MLS.

Cincinnati

Es una ciudad de alrededor de 300.000 habitantes (una cifra que asciende a más de dos millones de pobladores si sumamos a los suburbios y las localidades vecinas de Middletown y Wilmington), ubicada en el sudoeste del estado de Ohio.

Explosivo proceso de expansión para el FC Cincinnati

La candidatura de la ciudad es impulsada por Carl H. Lindner III, presidente de American Financial Group y propietario de FC Cincinnati, equipo de la USL (liga de segunda división) que en 2016 y 2017 rompió varias marcas históricas vinculadas con la asistencia de público. El año pasado el FCC llegó a congregar a más de 30.000 aficionados en el Nippert Stadium en partidos de postemporada, mientras que en un encuentro amistoso el club arrastró a más de 35.000 de sus hinchas. En este curso el club tuvo un gran desempeño en la Copa Abierta de Estados Unidos, en la que eliminó a equipos de la MLS como Chicago Fire y Columbus Crew.

Uno de los requisitos ineludibles para las cuatro candidaturas es que presenten un plan viable para contar con un estadio específico propio en el centro de la ciudad, o en zonas de interés especial para cada uno de esos mercados. Pese a que tuvo varias opciones sobre la mesa, en Cincinnati se decidió horas atrás que el soccer-specific stadium con capacidad para 21.000 aficionados se levantará -si la ciudad es elegida- en el barrio de Oakley, en el terreno que hasta hace poco ocupaba una fábrica. Las obras serían financiadas en gran medida por capitales privados, aunque se emplearía dinero público para la construcción de obras de infraestructura vinculadas con el estadio.

FC Cincinnati: “Queremos estar en la MLS en el corto plazo”

Cincinnati es un mercado deportivo relevante en América del Norte. La ciudad es la sede de los Bengals de la NFL y de los Reds de las Grandes Ligas de Béisbol. Además, allí juegan los equipos de la Universidad de Cincinnati de football americano y baloncesto, y la escuadra de básquet de Xavier University.

Dentro del estado de Ohio, 180 kilómetros hacia el noreste, está la ciudad de Columbus, que cuenta con un equipo de la MLS: Columbus Crew SC. Recientemente el propietario del club anunció que estudia la posibilidad de mudar a la franquicia a Austin (Texas) antes del inicio de la temporada 2019.

‘Teléfono descompuesto’ entre la ciudad de Columbus y el Crew

Detroit

Con 700.000 habitantes (casi 4 millones y medio si computamos el área metropolitana que la rodea) es la ciudad más importante del estado de Michigan.

Las candidaturas de Detroit, St. Louis y Nashville

Al frente de la candidatura están los propietarios de dos equipos de la NBA: Dan Gilbert (Cleveland Cavaliers) y Tom Gores (Detroit Pistons). Recientemente se les unió la familia Ford -vinculada a la Ford Motor Company-, propietaria de Detroit Lions (NFL) y del Ford Field.

La adición de los Ford impulsó a Gilbert y Gores a anunciar que abandonaban el proyecto de construir un estadio específico con capacidad para 23.000 espectadores en un solar destinado a una prisión. Pese a que la MLS ha establecido una y otra vez que el objetivo de la liga es contar con escenarios ‘propios’, la nueva idea del grupo inversor es la de usar el Ford Field -un enorme estadio cubierto, con capacidad para 65.000 espectadores- en la sede de su equipo de fútbol.

La candidatura de Detroit se asocia a la familia Ford y a su estadio

El complejo -que debería ser compartido con los Lions– puede ser remodelado con cierta facilidad para poder ajustarse a las especificaciones técnicas de la Major League Soccer, de acuerdo con el estudio de arquitectos Rossetti, que estaría a cargo de las obras si la propuesta de Detroit es elegida.

El Ford Field no tiene prácticamente ningún rasgo en común con los estadios específicos que busca la MLS. Pero tampoco los tiene el Mercedes-Benz Stadium, el hogar de Atlanta United FC, que en 2017 albergó partidos de la MLS con más de 70.000 aficionados en su interior. Y -como en el ejemplo del equipo entrenado por Gerardo Martino– el Ford Field está en pleno centro de Detroit, bien comunicado con el resto de la ciudad a través del sistema de transporte público.

La MLS traza su plan de expansión post 2020

Pocas ciudades en Estados Unidos pueden presumir de tener dentro de sus límites a cuatro equipos de grandes ligas: Detroit Lions (NFL), Detroit Tigers (MLB), Detroit Pistons (NBA) y Detroit Red Wings (NHL). Los tres estadios en los que estos equipos juegan como locales se encuentran en la misma zona céntrica de la ciudad.

Detroit City FC es el nombre del conjunto de fútbol con mayor repercusión en Motor City. El equipo compite en la National Premier Soccer League, equivalente a un torneo de cuarta división. Si bien han existido intentos de sumar al DCFC a la candidatura liderada por Gilbert y Gores, el equipo de momento se mantiene completamente al margen de la postulación.

Nashville

Dos millones de personas viven en el polo urbano de la mayor ciudad y capital del estado de Tennessee. La iniciativa con base en la capital de la música country tiene como punta de lanza al millonario John Ingram, presidente de la empresa Nashville Soccer Holdings, que controla a Nashville SC y que debutará en la USL (liga de segunda división) en 2018.

Adiós Nashville FC, hola Nashville SC

Además de Ingram la familia Wilf -propietarios de Minnesota Vikings en la NFL, que compitieron en su momento por ser los dueños del equipo de la MLS en Minneapolis– integra esta candidatura.

Los ‘vikingos’ vuelven a interesarse en la MLS

Muchos son los factores que convierten a la de Nashville en una candidatura fuerte. El respaldo administrativo y empresarial a la posibilidad de tener un equipo de la MLS en la ciudad fue veloz y contundente. A eso se suma el hecho de que Music City está ganando relevancia no solo como destino turístico -que lo es desde hace mucho-, sino que además es una ciudad con una importante población joven e internacional, algo que interesa de manera decidida a la Major League Soccer.

Nashville, la candidata que cumple con todos los requisitos

Hace un mes que Nashville aseguró su plan para construir su estadio específico con capacidad para 27.500 espectadores en Faigrounds Nashville, el predio ferial que está prácticamente incrustado en el centro de la ciudad. Ingram y sus socios pagarán una parte, el gobierno local contribuirá con otra porción, y una gran parte de ese dinero surgirá de los impuestos que se aplicarán sobre distintas actividades comerciales en el lugar.

Sacramento

La capital del estado de California -con más de dos millones de habitantes en su área metropolitana- es la candidata ‘más antigua’ de las cuatro finalistas, y la que parece tener todo preparado para entrar a la MLS ni bien se haga oficial el anuncio.

Las postulaciones de Tampa Bay, Phoenix y Sacramento

Las caras visibles detrás de esta candidatura son Kevin Nagle (socio gerente de la empresa que este año adquirió al Sacramento Republic FC -equipo de la USL– y propietario minoritario de Sacramento Kings, de la NBA), Mark Friedman (otro dueño minoritario de los Kings) y Jed York (presidente de San Francisco 49ers, de la NFL).

Sacramento, república de fútbol

Sacramento se quedó en la puerta de ser elegida como sede de un equipo de la MLS en 2015, cuando la liga finalmente la dejó de lado para dar la opción a Minnesota United. Desde esa decepción la ciudad californiana a trabajado duro para estar en el primer casillero en futuras opciones de expansión y -por qué no decirlo- atenta ante un posible fallo de clubes a los que se le adjudicaron franquicias.

Sacramento, la perfecta franquicia suplente

Sacramento lo tiene todo. Un plan de estadio específico en el centro de la ciudad. Una fiel afición que ya sigue al Republic en la United Soccer League. El respaldo de la administración local. Sponsors que lo acompañarían cuando entre a la MLS. Y -no es un dato menor- cuatro años de búsqueda tenaz en su aventura por llegar a la primera división del fútbol estadounidense.

Sacramento Republic: Más imágenes de su estadio específico

La apuesta por Sacramento parece segura. El año pasado el comisionado Garber proclamó que la capital de California “fue capaz de completar todos los casilleros requeridos”. Parece complicado que una de las dos franquicias no caiga allí. De hecho, aún sin oficialmente haber sido reconocida, Sacramento ya está construyendo su estadio específico para la MLS.

Miami (?)

En el comunicado oficial en el que la MLS anunció a los cuatro primeros finalistas de este proceso de expansión la liga señaló en su comunicado: Los Angeles Football Club, que debutará en 2018, será el equipo número 23 de la liga, mientras que en Miami continúan las discusiones sobre la expansión”.

Sobre el papel, la Major League Soccer ya debería haber hecho oficial el ingreso del equipo liderado por David Beckham un par de meses atrás. Los problemas para MLS Miami han sido innumerables desde que años atrás se anunciara la intención de instalar un equipo en el sur del estado de Florida.

Un socio de David Beckham expresa sus dudas sobre MLS Miami

Para agregar un poco más de incertidumbre, días atrás Tim Leiweke -socio de Becks en este emprendimiento- manifestó sus dudas con respecto a la concreción del proyecto. ¿Terminará finalmente siendo esta una fase de expansión para tres equipos en lugar de dos? Las versiones suben y bajan con el paso de los días.

MLS Miami, ¿el cuento de la buena pipa?

 

La liga también dejó en claro que si bien Cincinnati, Detroit, Nashville y Sacramento son las únicas sedes en consideración para los dos próximos cupos de expansión, el resto de las ciudades que a comienzos de 2017 presentaron sus candidaturas (Charlotte, Indianapolis, Phoenix, Raleigh/Durham, St. Louis, San Antonio, San Diego y Tampa/St. Petersburg) siguen en carrera para la futura ronda de crecimiento de la MLS, que integrará a los equipos #27 y #28.

Se supone -aunque no quedó establecido de manera específica en ese comunicado- que los dos mercados que no sean elegidos este diciembre participarán también de ese futuro proceso.

En Jugador Franquicia tiempo atrás dimos nuestra opinión sobre las ciudades que tienen más opciones de ser premiadas con las nuevas franquicias en expansión.

Sacramento y Cincinnati, favoritas en la ronda de expansión

Imagen: Uno de los renderings del que sería el estadio de Nashville en la MLS.

Chicago Fire: la ‘carga’ del Toyota Park y el interés de potenciales compradores

Toyota Park

Apenas superada la primera mitad de la temporada 2016 Chicago Fire está completamente fuera de competición en la MLS. El conjunto de la camiseta roja ocupa la última plaza en la Conferencia Este y la clasificación general. Nada anticipa que el equipo de Veljko Paunovic pueda salir de manera contundente de la actual situación, salvo que se produzca un profundo cambio en el rendimiento del campeón de liga en 1998.

La crisis de Chicago no es novedad sino que es un fenómeno que se reitera en los últimos años. La franquicia cada vez llama menos la atención y hace años que no cuenta con alguna de las principales figuras de la liga. Por eso es cada vez mas frecuente ver muchos espacios vacíos en las gradas del Toyota Park, el estadio que usa en sus encuentros como local.

El periodista Guillermo Rivera revela en Fire Confidential algunas de las cuestiones por las que esa instalación es -cada vez más- una carga para el club de Chicago.

El Toyota Park es un estadio con capacidad para 20.000 espectadores, ubicado en la Villa de Bridgeview, en las afueras de la ciudad de Chicago. Bridgeview fue la sede elegida en 2005 ante la completa falta de interés de ‘la Ciudad del Viento’ en contar con instalaciones para una franquicia de la MLS.

El soccer-specific stadium es propiedad de la Villa de Bridgeview. Las autoridades comunales, la MLS y la empresa AEG -por ese entonces propietaria de Chicago Fire– firmaron un convenio de 30 años de duración que detalló las condiciones de uso del Toyota Park. Estas son algunas de las cláusulas más destacadas de ese acuerdo:

  • El Fire se compromete a pagar 300.000 dólares por año a la Villa de Bridgeview por el uso de las instalaciones. La cifra se incrementa en un 2% cada temporada.
  • El ‘naming right’ (el derecho de dar una denominación comercial al estadio) pertenece a la Villa de Bridgeview.
  • El contrato  de patrocinio con la automotriz japonesa expiró hace meses, y sigue en pie gracias a un convenio temporal. Si pronto no se consigue un sustituto el complejo pasará a llamarse “Bridgeview Stadium”.
  • Por contrato Chicago Fire no puede jugar como local ningún partido (oficial o amistoso) fuera del Toyota Park. Si lo hiciera debería resarcir económicamente a la Villa de Bridgeview.
  • Si por cualquier motivo el Fire desapareciera ningún equipo que se instalase en el área de Chicago podría jugar en otro estadio que no fuera el Toyota Park.
  • La venta de boletos y de productos dentro de estadio es controlada por la Villa de Bridgeview, aunque los beneficios económicos son compartidos con Chicago Fire.
  • El mantenimiento del terreno de juego corresponde a la Villa de Bridgeview.

Este último punto es el que podría abrir -llegado el caso- una cuestión de incumplimiento del contrato. El césped del Toyota Park (tiempo atrás entre los mejores de la liga) deja en el presente bastante que desear. El extécnico Frank Yallop cuestionó públicamente la situación en reiteradas ocasiones y, según el artículo de Rivera, el Fire alentó a sus rivales a presentar informes negativos sobre la superficie de juego a la Major League Soccer.

El estadio -hoy poco atractivo, alejado para los aficionados que viven en Chicago y que genera pocas ganancias para el club- no lo era años atrás, cuando el Fire podía alinear a figuras internacionales como el mexicano Cuauhtémoc Blanco. Desde hace meses el club acumula fondos TAM y GAM y se supone que en enero, con la apertura del primer mercado de transferencias de 2017, el Fire podría anunciar la llegada de algún futbolista relevante.

Andrew Hauptman -cofundador del fondo de inversión Andell Holdings y propietario de Chicago Fire– está frente a una encrucijada donde encuentra tres opciones. Invertir más en el equipo y volver a convertir al estadio de Bridgeview en un foco de atención; romper su vínculo con la comuna y buscar un nuevo lugar donde construir otro estadio específico (y, según Chicago Now, desde hace un año el grupo Andell está abocado a esa tarea); o vender su franquicia de la MLS.

La propia liga habla de elevar la ‘cuota de entrada’ de futuros equipos hasta los 200 millones de dólares, un valor que supera con creces a los 35 invertidos por Hauptman cuando adquirió al Fire. Desde un punto de vista exclusivamente económico una venta del equipo podría ser un excelente negocio para su actual dueño.

Si bien nadie ha manifestado públicamente que quiere vender o comprar al Chicago Fire Guillermo Rivera señala a tres potenciales interesados en el equipo.

Richard Levy: Un empresario sudafricano afincado en Chicago desde hace años, fundador del fondo de inversión Victory Park Capital.

Majeed Ekbal: Vinculado al desarrollo de negocios en el área de los bienes raíces en el área de Chicago.

Bridgeview Group: La Villa de Bridgeview planea hacer reformas y mejoras a la zona que rodea al estadio, pero no cuenta con Chicago Fire para hacerlas. Fuentes cercanas a ese emprendimiento mencionan que propietarios de Sacramento Kings -equipo de la NBA– estarían interesados en entrar en la ecuación.

El conjunto de baloncesto (al menos parte de sus accionistas) estarían vinculados también con la candidatura de la ciudad de Sacramento para albergar a una futura franquicia en expansión de la Major League Soccer.

Fotografía: Chicago Fire SC

 

Hacia una MLS de 28 equipos

Cincinnati

Algunas temporadas atrás el comisionado Don Garber prometió que su liga alcanzaría los 20 equipos, algo que se cumplió este año con la exitosa (en términos de repercusión popular) incorporación de Orlando City SC y New York City FC. Más recientemente el #1 de la Major League Soccer se comprometió a tener 24 franquicias en 2020. Con la aprobación inicial del equipo de David Beckham en Miami -que se produjo el pasado sábado- esa meta también se cumple. Atlanta United FC entrará en competición en 2017, Minnesota United FC en 2018, Los Angeles FC en 2018 o 2019 y el club en Miami lo hará -como muy pronto- en 2018.

El fin de semana, en el marco de un masivo anuncio efectuado por la Junta de Gobernadores de la Major League Soccer, también se aprobó la ampliación de la liga a 28 equipos. Sin un plazo máximo anunciado de momento, pero con la certeza de que existe mercado para efectuar esa expansión. “Hay una amplia demanda en cuanto a expansión de clubes en la MLS y creemos que la oportunidad existe de crecer más allá de nuestros planes”, señaló Garber. “Evaluaremos cómo expandir la liga a 28 clubes y establecer un proceso y periodo de tiempo para la futura expansión”.

De las cuatro nuevas plazas de expansión disponibles una parece tener un candidato claro: Sacramento Republic FC. El equipo californiano de la USL trabaja desde hace meses para llegar a la Major League Soccer. Primero, se propuso como reemplazante en caso de que el proyecto de David Beckham en Miami no llegara a buen puerto. La candidatura de la capital del estado cuenta con todos los ingredientes que la liga solicita: un grupo propietario local y sólido (que incluso cuenta con el respaldo de Sacramento Kings, de la NBA), apoyo popular (el equipo es un éxito de público en la ‘tercera división’ norteamericana) y un estadio específico propio. El club presentó días atrás un proyecto de SSS que nada tiene que envidiar a los que ya existen. De aprobarse a Sacramento como nueva ciudad MLS California pasaría a tener cuatro equipos (Los Angeles Galaxy, San Jose Earthquakes, Los Angeles FC y Sacramento Republic), un factor que quizás podría jugar en contra a la hora de hacer la selección final.

Otras ciudades que a día de hoy parecen contar con opciones:

San Antonio (Texas): El ayuntamiento local decidió recientemente comprar el Toyota Field (la casa de San Antonio Scorpions, el actual equipo de la NASL) para entregarlo a la empresa que administra a San Antonio Spurs -la franquicia de la NBA– con el propósito de que en los próximos años consiga hacer llegar una franquicia de la MLS en esa ciudad texana.

St. Louis (Missouri): Una de las cunas del fútbol en Estados Unidos, que encuentra en el Saint Louis FC (actualmente en la USL) la esperanza de llegar a la Major League Soccer. Las opciones de esta ciudad depeden en gran medida de las posibilidades de que la ciudad consiga mantener a St. Louis Rams o pueda atraer a otra franquicia de la NFL gracias a la construcción de un nuevo estadio.

Las Vegas (Nevada): Problemas políticos impidieron que el estadio específico que la ciudad necesitaba para poder presentar su candidatura a la MLS se aprobara. Pero el interés de los dos grupos empresariales que en su momento deseaban llevar a una franquicia de la máxima categoría de fútbol al desierto de Nevada se mantienen. El gran punto a favor que tiene este mercado es que en Las Vegas no existe ningún equipo deportivo profesional en este momento. A nivel local un equipo de la MLS no tendría ningún tipo de competición dentro de una ciudad que tiene una interesante mezcla de público latino, europeo y estadounidense.

Cincinnati (Ohio): Muchos son los datos que indican que la expansión de la Major League Soccer pasará por el Midwest estadounidense, y Cinci es uno de los polos urbanos más importantes de la región. Además de alimentar una potencial rivalidad local para Columbus Crew (algo que es buscado de manera expresa por la liga) el nuevo equipo de la ciudad –FC Cincinnati, en la fotografía- está teniendo un crecimiento notable en los meses previos a su debut en la USL. El grupo empresario que lo controla no oculta que pretende que la franquicia llegue a la MLS en los próximos años.

Además, Charlotte, Indianapolis (que cuenta con Indy Eleven, un equipo de la NASL), Detroit, Nashville y Louisville -además de algún mercado en Canadá– estarían sopesando la posibilidad de presentar su candidatura a ser sede de una franquicia de la Major League Soccer en la próxima fase de expansión.

Fotografía: FC Cincinnati

Expansión: Cuenta regresiva para una MLS de 24 equipos en 2020

ChrisColemanDonGarber0915_640

La Major League Soccer espera contar con 24 equipos en 2020. Este año -con la incorporación de Orlando City SC y New York City FC– la primera división de Canadá y Estados Unidos llegó a las 20 franquicias. ¿Cómo y cuándo llegarán los cuatro clubes que faltan para completar el proyecto de la liga?

El primer arribo garantizado es el de Atlanta United FC, el equipo del magnate Arthur Blank, propietario también de Atlanta Falcons en la NFL. El club #21 debutará en la temporada 2017 y jugará como local en el Mercedes-Benz Stadium, una estructura que se está construyendo en las inmediaciones del Georgia Dome. La gestión del equipo rojinegro avanza de manera decidida; ya eligió el lugar donde levantará su centro de entrenamiento y su directiva trabaja en la búsqueda de al menos un par de Jugadores Franquicia para su temporada inaugural.

Pero la MLS busca que Atlanta no entre en soledad en 2017. Así como Orlando y NYCFC lo hicieron al unísono, la liga desea que el equipo del estado de Georgia también tenga compañía en su debut. Entre otras cosas, para tener un número par de clubes participantes y facilitar la conformación del calendario de esa temporada.

¿Existe algún proyecto con el mismo grado de avance que el que tiene Atlanta United? Decididamente, no. Las dos opciones más viables son las de Minnesota y Los Angeles FC. Las dos candidaturas cuentan de manera oficial con una franquicia de la Major League Soccer. No existen dudas sobre su ingreso a la liga, pero todavía no está asegurada su fecha de ingreso al circuito de la primera división norteamericana.

El tema de los estadios específicos ha sido determinante hasta ahora. Una condición sine qua non para que cualquier nuevo equipo pueda comenzar a competir. Pero si la liga quiere sumar cuatro participantes más en las próximas cuatro o cinco temporadas tal vez deba flexibilizar su posición.

Minnesota United FC tenía previsto radicarse en Minneapolis, pero tras la visita de horas atrás del comisionado Don Garber a St. Paul (en la fotografía) parece más que claro que la sede del actual conjunto de la NASL estará en la capital del estado y no en su ciudad gemela. El apoyo político y administrativo que la MLS encontró en St. Paul da por tierra con cualquier discusión ulterior.

Los propietarios de Minnesota United quieren entrar en la liga en 2017, pero difícilmente consigan tener un estadio nuevo en un año. La opción de jugar su primera temporada en la máxima categoría en su actual estadio, el National Sports Center, es impracticable. Está alejado del eje Minneapolis-St. Paul y apenas cuenta con capacidad para 10.000 espectadores. La primera alternativa temporal para el equipo sería la de ejercer como local en el Target Field, el diamante de béisbol de los Twins en la MLB, cuyo propietario es accionista del equipo de fútbol. Otra posibilidad la brinda el TCF Bank Stadium, de la University of Minnesota.

Originalmente Los Angeles FC tenía previsto debutar en 2017, pero cuestiones burocráticas y la construcción de su estadio postergarán ese momento al menos por un año más. Hoy, cuando el equipo confirmó su nombre de manera oficial, hay quien habla de 2019 (o incluso de 2020, si el club se ve afectado por una potencial organización de los Juegos Olímpicos de 2024 en la ciudad californiana) como temporada de inauguración del SSS y entrada del equipo en la Major League Soccer.

En este momento parece altamente improbable que LAFC pueda comenzar a jugar en un estadio ‘prestado’. Pero a la liga y al segundo equipo angelino les urge encontrar una solución. Mientras la futura franquicia posterga su fecha de debut y frustra -al menos un poco- a sus aficionados (que ya los tiene) el Galaxy sigue siendo el equipo a derrotar en toda la liga. Las previsiones de un debut en 2018 con Cristiano Ronaldo como mascarón de proa del nuevo equipo ahora cuentan con un razonable grado de duda. Apartarse de las previsiones que fueron anunciadas en su momento no ayudan al que en algún momento será el competidos más directo del club más exitoso en la historia de la liga.

La trayectoria del proyecto de MLS en Miami está llena de retrasos y cambios de rumbo. Si bien, como admitió Garber días atrás, en las últimas semanas se registró un avance muy significativo (básicamente, la ciudad, la liga y el grupo inversor liderado por David Beckham llegaron a un acuerdo sobre el lugar en el que se construirá el estadio específico), todavía quedan muchas cuestiones administrativas, económicas e impositivas por resolver. No es realista pensar que la infraestructura que el equipo necesita para jugar en Miami estará lista antes de 2019.

Sin franquicia concedida por la Major League Soccer está la candidatura de Sacramento. La capital californiana cayó en la última ronda de expansión frente a Minnesota, pero su propuesta sigue en pie. En la USL Sacramento Republic congrega a 12.000 aficionados cada vez que juega como local en el Bonney Field. El club agregará pronto 3.000 asientos más mientras espera iniciar la construcción de un nuevo estadio. Con el apoyo de Sacramento Kings y San Francisco 49ers -además de un fuerte respaldo del ayuntamiento y empresas locales- el Republic cree que cuenta con opciones de meterse por la ventana. Para meter más presión a la máxima categoría el equipo asegura que puede comenzar a construir su estadio en marzo de 2016, y que podría estrenarlo a lo largo de 2017.

¿Hay algún candidato más en el horizonte de la expansión inmediata para la Major League Soccer? Los nombres que más suenan son los de las ciudades de San Antonio y St. Louis. En Texas los Scorpions cuentan con el potencial necesario, pero su propietario no cuenta con el capital suficiente como para dar el salto a la máxima categoría. Y en Missouri el problema del estadio podría estar resuelto (la MLS aceptaría jugar en un estadio de última generación para la NFL), pero todavía no da con un inversor local capaz de administrar un club de fútbol.

En diciembre, en los días previos a la final de la MLS 2015, la Junta de Gobernadores de la liga podría acordar un calendario y un plan de trabajo para la próxima ronda de expansión o para dar nuevas fechas de entrada en competición para los equipos ya anunciados.

 

Fotografía: minnpost.com

 

Expansión: San Antonio busca inversores

san-antonio-scorpions-estadio

No es la primera vez que aquí en Jugador Franquicia hablamos de San Antonio como potencial destino de expansión. La ciudad texana tiene en su actual equipo de segunda división, los Scorpions, un proyecto interesante que conjuga buenos números de convocatoria e infraestructura propia como para dar el salto a la división mayor.  Sin embargo, con equipos en Atlanta, Minnesota, Los Angeles y Miami ya confirmados, y con Sacramento muy bien perfilado para hacerse con una plaza, la Ciudad del Álamo parece haber quedado relegada a un segundo plano.

Es por eso que el dueño de la institución, Gordon Hartman, decidió abrir el juego a otros inversores para tratar de potenciar la candidatura emelesera. La ultima iniciativa en ese sentido sería la de vender su estadio, con dos principales interesados: el gobierno de la ciudad y los San Antonio Spurs. De acuerdo con el San Antonio Express-News, las negociaciones marchan a ritmo lento, principalmente por las diferencias de precio entre la parte que vende, que busca una cifra en torno a los 30 millones de dolares, y la que desea comprar, que ofrecería unos U$S 15.000.000.

Otro factor de peso en las negociaciones con las autoridades es la incertidumbre con respecto a si la liga otorgará o no un equipo. Kevin Wolff, funcionario local, reconoce lo complicado de la situación. “Queremos saber si vamos a obtener un equipo de la MLS si compramos el estadio, pero no podemos atraer inversores para el equipo a menos que obtengamos el estadio” dijo en declaraciones al medio.

Desde la ciudad están alentando la llegada de nuevos inversores para poder hacerle frente tanto a los costos de expansión (en torno a los 100 millones de dolares) como a las remodelaciones que necesitaría el Toyota Field para estar en condiciones de albergar partidos de la MLS. Hartman estaría buscando vender un porcentaje o la totalidad del club, en parte por no estar en condiciones de llevar adelante por sus propios medios la puja por la expansión, y además para poder dedicarse de lleno a Morgan’s Wonderland, el parque de diversiones adaptado al que se destinan todas las ganancias generadas por los Scorpions.

El rol que jugará San Antonio Spurs en esta iniciativa es por ahora un misterio, aunque lo más probable es que sea como socio minoritario, similar a la participación del Sacramento Kings en la candidatura del Republic. Además, según el Express-News, el equipo de la NBA tiene los derechos para una franquicia de la USL en la ciudad, por lo que la franquicia basquetbolística podría gestionar un futuro equipo filial.

Si será o no suficiente esto para garantizar la plaza #24 (o #25, si Miami logra poner la casa en orden) será cuestión de tiempo para saberlo. Lo cierto es que a medida que pase el tiempo, más complejo será para la ciudad texana hacerse de un lugar, dado constantemente aparecen nuevas postulantes, como Cincinnati, Charlotte y St. Louis; todas ellos con equipos establecidos o franquicias por debutar en la USL y que ya han manifestado publicamente sus ganas de dar el salto.