Podcast: 2019 x 21 | Wilmer Cabrera, rivalidades y Phoenix es más hot que LA

Wilmer Cabrera, nuevo entrenador de Montréal Impact (Crédito: Montréal Impact FC)

Montréal Impact despidió a Rémi Garde y en su lugar instaló al también recién despedido Wilmer Cabrera. LAFC sigue su marcha imparable pero no es el equipo más hot de Norteamérica. Revisamos el calibre de los partidos del fin de semana de rivalidades.

El capítulo puede escucharse de manera íntegra aquí.  

Como siempre, el programa también está disponible en iTunesStitcherGoogle Play y Spotify.

Anuncios

Segunda Rivalry Week de la MLS 2015

401 Derby

En unos días se disputarán los partidos de la segunda Semana de la Rivalidad de la Major League Soccer. Tres de los encuentros clásicos del próximo fin de semana repetirán choques de la primera Rivalry Week del año. En esta oportunidad no estarán presentes el Texas Derby y el clásico neoyorquino pero se agrega uno de los enfrentamientos más añejos de la liga.

Este es el programa de rivalidades y clásicos de la MLS de esta semana:

California Clásico: San Jose Earthquakes vs. Los Angeles Galaxy, el viernes 28 de agosto, en el Avaya Stadium.

Será el primer choque entre estos dos equipos en el flamante estadio específico de San Jose. En partidos de liga cada uno de los equipos se quedó una victoria como local en los dos choques disputados con anterioridad entre ambos clubes. El 27 de junio los Earthquakes superaron por 3-1 al Galaxy en el Stanford Stadium. El 17 de julio el cuadro angelino se impuso por 5-2 en el Stub-Hub Center. En la U.S. Open Cup (en un partido no válido por el California Clásico) L.A. superó por 0-1 a los Terremotos el 1 de julio. Los Angeles Galaxy está en la primera posición de la Conferencia Oeste (y de la clasificación general) con 44 puntos. San Jose lucha por entrar en los puestos de clasificación a playoffs en el Oeste, con 35 unidades (las mismas que Seattle Sounders, que ocupa la sexta plaza).

401 Derby: Toronto FC vs. Montreal Impact, el sábado 29 de agosto, en el BMO Field.

Será el segundo partido de esta rivalidad (en la fotografía) de la temporada regular de la MLS 2015. El 24 de junio Toronto se impuso por 3-1. Ambos clubes canadienses volverán a encontrarse el 25 de octubre en la última jornada de la liga en el Stade Saputo. Por el Canadian Championship Montreal derrotó por 1-0 a los escarlatas el 6 de mayo, y Toronto hizo lo propio (por 3-2) una semana más tarde. Las dos franquicias de momento están dentro de la zona de clasificación a la postemporada en la Conferencia Este. Toronto está en la cuarta posición, con 34 puntos, mientras que Montreal es sexto, con 28 unidades.

Cascadia Cup: Seattle Sounders vs. Portland Timbers, el domingo 30 de agosto, en el CenturyLink Field.

Dos equipos relativamente nuevos de la MLS (Seattle entró en competición en 2009 y los Timbers lo hicieron en 2011), pero que mantienen una profunda rivalidad desde mediados de la década del setenta, cuando ambos clubes competían en la primera versión de la NASL. La Cascadia Cup es la única rivalidad ‘a tres bandas’ de la liga, que incluye también a Vancouver Whitecaps. De acuerdo con los partidos jugados entre estos tres equipos en la temporada regular el cuadro canadiense lidera este año con 8 puntos, seguido por Seattle (6) y Portland (5). Los Sounders derrotaron por 1-0 a Portland el 26 de abril; mientras que los Leñadores golearon por 4-1 a sus vecinos el 28 de junio. Los dos equipos del noroeste estadounidense están por ahora dentro de las posiciones de entrada a los playoffs.

Atlantic Cup: New York Red Bulls vs. D.C. United, el domingo 30 de agosto, en el Red Bull Arena.

Dentro de la MLS es la rivalidad que mayor cantidad de partidos ha sumado en dos décadas de historia. El 22 de marzo NYRB derrotó por 2-o al equipo capitalino y el 11 de abril estos equipos igualaron 2-2 en el RFK Stadium. D.C. United lidera la Conferencia Este, con 44 puntos, mientras que los Red Bulls son sus únicos escoltas, con 39 unidades.

 

Fotografía: Impact de Montréal FC

 

NYCFC, sin estadio específico a la vista

Pier 40

La falta de un estadio específico podría frustrar la existencia de nuevas franquicias en Minneapolis y Miami. La liga reitera -una y otra vez- que esos dos mercados no podrán contar con equipos en la Major League Soccer hasta que no tengan un estadio propio, en una zona céntrica.

Sin embargo, la MLS mantiene una actitud bastante más tolerante con New York City FC. El cuadro celeste juega temporalmente como local en el Yankee Stadium, el diamante de béisbol de los New York Yankees, y todavía no existe ningún plan concreto de construcción de un SSS.

 

Dentro de los muchos actos publicitarios e institucionales vinculados a la primera Rivalry Week de la temporada el comisionado Don Garber fue consultado sobre este tema. “Ellos (los directivos del NYCFC) están enfocados en construir su estadio en uno de los ‘cinco barrios’. Como tiene que ser; son un equipo de la ciudad de New York.” Política y geográficamente hablando, la urbe se divide en cinco grandes zonas o ‘barrios’: Manhattan, Bronx, Queens, Brooklyn y Staten Island.

“El club continúa haciendo lo que pueden para trabajar en ese proyecto. Con la experiencia que acumulamos durante el proyecto para Red Bulls sabemos que este tipo de cosas llevan su tiempo”, añadió el jefe de la MLS.

 

Pese al hermetismo oficial que existe alrededor de este tema, parece claro que la liga exige que el futuro estadio de New York City se construya dentro de alguno de los barrios de la ciudad. “Hemos insistido durante años sobre este tema. Uno sólo puede hacer lo que puede hacer. Este tipo de decisiones no se toman de un día para el otro.”

Luego de que se cayera la posibilidad de construir su estadio en el Bronx, en las cercanías del Yankee Stadium, NYCFC habría analizando varias posibilidades, incluyendo opciones en otras zonas del Bronx y en Brooklyn. Incluso una en el campus de la Columbia University y otra en el mismísimo Pier 40, en pleno Manhattan (la imagen pertenece a uno de los renderings de ese proyecto). Recientemente se comenzó a hablar sobre unos terrenos adyacentes al Aqueduct Racetrack de Brooklyn, un hipódromo no demasiado alejado del aeropuerto internacional JFK.

 

Clint Dempsey y su momento de furia en la US Open Cup

Dempsey

Minuto 114′. La pequeña caldera que es el Starfire Stadium estaba a punto de estallar. Y estalló.

El siempre caliente enfrentamiento entre Seattle Sounders y Portland Timbers registró la semana pasada el que seguramente fue su punto más conflictivo.

No era necesario que la cuarta ronda de la US Open Cup le agregara más condimento al 66% de la Cascadia Cup, pero de todos modos lo ha hecho. ¿Hasta qué punto? El próximo domingo -en la finalización de la primera Rivalry Week de esta temporada- lo sabremos. Portland recibirá a Seattle en uno de los encuentros más importantes de la Semana 17.

Una semana atrás, a siete minutos de la finalización del segundo tiempo adicional, los Sounders perdían por 1-2 y jugaban con 9 futbolistas, luego de que se agotaran los cambios en el equipo de Sigi Schmid. Obafemi Martins abandonó la cancha lesionado y Brad Evans se fue a vestuarios tras recibir una tarjeta roja.

El fatídico minuto 113′ acarreó otra expulsión. Michael Azira realizó una dura entrada sobre Gastón Fernández y Seattle se quedó con ocho jugadores. Clint DempseyJugador Franquicia del club de la Ciudad Esmeralda– reaccionó como nunca lo había hecho antes. La figura de la selección estadounidense arrebató al árbitro Dan Radford su libreta y la arrojó al césped, lo que le valió una tarjeta amarilla. De manera inmediata Deuce Dempsey tomó la libreta y la rompió. Segunda tarjeta amarilla, y expulsión.

El partido finalizó en medio de un escándalo. Con muchos aficionados arrojando objetos al terreno de juego, con el entrenador de Seattle Sounders fuera de sus casillas, y con una victoria de Portland Timbers por 1-3.

Luego del encuentro el referee Radford calificó al accionar de Dempsey como ‘abuso’, un cargo muy grave dentro de la normativa del fútbol estadounidense.

Según las reglas de la US Open Cup -una competición más que centenaria, el equivalente local de la F.A. Cup o a la Copa del Rey– es la liga profesional a la que pertenece el equipo o jugador en cuestión la encargada de aplicar sanciones. El pasado viernes la MLS anunció que Clint Dempsey había sido suspendido por tres partidos de liga y que -además- recibiría una multa económica.

A través de un comunicado el vicecomisionado de la Major League Soccer justificó la sanción. “No toleramos este tipo de conducta en ninguno de nuestros jugadores”, remarcó Mark Abbott. “No importa cuán apasionados sean nuestros jugadores, o lo que ocurra ‘en el calor del momento’; ellos siempre deben respetar todos los aspectos del juego, especialmente a los árbitros. A la luz de las acciones de Clint y nuestros precedentes recientes, sentimos que era apropiada una suspensión significativa.”

El Panel Disciplinario de la US Open Cup no descarta aplicar sanciones adicionales a Dempsey en los próximos días.

Los Sounders no pudieron contar con Dempsey el pasado fin de semana, frente a San Jose Earthquakes, tampoco jugará en el encuentro de mitad de semana frente a Philadelphia Union, y no será de la partida el domingo 28 de junio ante Portland Timbers. El delantero de Seattle volverá a estar habilitado justo a tiempo para el inicio de la Copa Oro, que comienza el 7 de julio.

Como ocurre en cualquier liga que se precie de tal el castigo a una de sus principales figuras no deja conforme a todo el mundo. Muchos opinan que si no se tratara de Dempsey la sanción de la MLS no se hubiera limitado a apenas tres juegos, sino que habría alcanzado los seis partidos con los que se comenzó a especular ni bien se hizo público el reporte arbitral.

Pese a la sanción y al escándalo generado por su accionar, el nombre de Clint Dempsey figura en la convocatoria del equipo nacional estadounidense para la Gold Cup de este año. El seleccionador Jürgen Klinsmann, en primera instancia, tuvo una actitud bastante contemplativa con el talentoso atacante.

“Fue un error, y los errores se cometen. Obviamente, cuando se una al grupo en Nashville para nuestro partido ante Guatemala, nos sentaremos a hablar con él sobre el tema.” El alemán remarcó que ningún jugador quiere ser expulsado. “Nadie quiere ser suspendido y estar en discusiones con los aficionados y los medios por un error que se comete. Pero así mismo, es parte del juego también. Así que hablaremos del tema con él en persona en una forma relajada y veremos qué pasa.”