La MLS traza su plan de expansión post 2020

SAFC

Desde 2015 la MLS cuenta con 20 participantes. A partir del año próximo la liga comenzará a crecer más allá de los límites de fútbol tradicional, sumando de manera confirmada a su franquicia #21 (Atlanta United FC) y muy probablemente a la #22 (el equipo hasta hoy conocido como Minnesota United FC).

De acuerdo con lo expresado el jueves por el comisionado Don Garber la Major League Soccer está haciendo todo lo posible para que los conjuntos #23 y #24 (Los Angeles FC y el club de David Beckham en Miami) comiencen a competir de manera oficial en la temporada del año 2018.

Garber, desde el norte de California, dio oficialidad al inicio de una nueva ronda de expansión de la liga. Además de casi confirmar la futura llegada a la MLS de Sacramento Republic FC el jefe de la competición norteamericana mencionó a las ciudades de St. Louis, San Antonio, San Diego, Detroit y Austin como posibles nuevas sedes de la liga a partir de 2020.

Sacramento | Las máximas autoridades de la Major League Soccer estuvieron presentes el jueves en la capital del estado de California para dar un espaldarazo probablemente definitivo y definitorio al Republic FC. El comisionado Don Garber aseguró que esperaba que el equipo entrara en competición en la MLS antes de la temporada 2020. Palabras que confirman el amplio favoritismo que Sacramento se granjeó dentro del ambiente de la MLS.

La propuesta del Republic -que debería ser aprobada en los próximos 12 meses- cuenta con un masivo apoyo de la afición local al equipo en la USL. También hay un fuerte respaldo del ayuntamiento, y -una de las cartas decisivas- un buen plan para levantar su estadio específico (financiado íntegramente de manera privada) en una zona céntrica de la ciudad.

St. Louis | La marcha de los Rams de la NFL hacia Los Angeles dejó a la ciudad con un gran vacío deportivo en la ciudad conocida como el Portón de Entrada al Oeste. Y la MLS es la primera liga que busca llenar -al menos en parte- ese vacío. Ni bien se confirmó el éxodo del football americano hacia California el máximo circuito del fútbol trabaja para plantar su bandera en una de las cunas históricas del soccer en América del Norte.

La ciudad ha creado un lobby llamado MLS2STL, que trabaja en pos de conseguir junto a empresas y otros equipos deportivos locales una franquicia de la Major League Soccer. Dentro de ese movimiento están directivos de Saint Louis FC, el conjunto local en la USL.

San Antonio | Otra de las candidaturas que parece contar con altísimas oportunidades de quedarse con una plaza de acceso a la MLS. La ciudad texana compró el Toyota Field a los San Antonio Scorpions (un equipo de la NASL que cesó sus operaciones en diciembre) y lo cedió a los Spurs, el equipo local en la NBA, con la intención de crear de inmediato una franquicia en la USL (llamada San Antonio FC, en la fotografía) y, a mediano término, dar el salto a la Major League Soccer.

El flamante equipo acaba de debutar en la ‘tercera división’ norteamericana y ya se prepara para competir por uno de los cupos que pondrá en juego el comisionado Don Garber. En época de los Scorpions ya existía la intención de ampliar el estadio y hacerlo compatible con las condiciones impuestas por la MLS. La liga busca asociarse a organizaciones deportivas exitosas para crear sus franquicias. ¿Quién mejor que los Spurs para llevar adelante un proyecto de este calibre en San Antonio? De confirmarse el pase de SAFC a la máxima categoría del fútbol estadounidense el estado de Texas pasaría a contar con tres franquicias (el nuevo equipo se sumaría a FC Dallas y Houston Dynamo).

San Diego | Antes de que la ciudad sepa si va a poder albergar a un equipo de la MLS la liga tendrá que decidir si quiere seguir expandiéndose en California. En 2018 -en teoría- la liga contará en ese estado con los equipos de Los Angeles Galaxy, San Jose Earthquakes y Los Angeles FC. Si prospera la propuesta de Sacramento Republic FC el total será de cuatro franquicias. ¿Necesita la Major League Soccer a un quinto equipo californiano dentro de su competición?

La hipotética llegada de la MLS a San Diego depende en gran parte de la reutilización o reforma del Qualcomm Stadium, una gigantesca infraestructura que el equipo de los Chargers de la NFL dejará libre en algunos años.

Detroit | La Ciudad del Motor cuenta con una revitalizada y ambiciosa escena futbolística, animada por la presencia del Detroit City FC. Un equipo que registra importantes ventas de entradas como local en la National Premier Soccer League, una liga no enteramente profesional, equivalente a una ‘cuarta división’ en Estados Unidos.

El club a día de hoy juega como local en el Keyworth Stadium de Hamtramck, en las afueras de Detroit. El requisito de contar con un estadio específico dentro de la ciudad parece ser difícil de cumplir a día de hoy. Una de las propuestas que se pusieron sobre la mesa en su momento fue la de rehabilitar el Pontiac Silverdome (también en las afueras de Detroit) para construir allí un estadio para la MLS. De acuerdo con las últimas noticias el estadio comenzará a ser demolido en las próximas semanas.

Austin | Dentro de las ciudades mencionadas por el comisionado Garber como candidatas a entrar a la liga en la próxima ronda de expansión figura la soprendente mención a Austin, en el estado de Texas. No es la primera vez que desde la MLS se hace un guiño a esa plaza, que a día de hoy no cuenta con ningún equipo de fútbol profesional.

El Austin Aztex desapareció de la USL durante toda la temporada 2016 por problemas con el House Park, su estadio. Pero tomó el compromiso de regresar a la competición en esa liga en 2017. A simple vista la capital texana parece contar con muchos menos recursos y opciones de mercado que sus rivales en la competición por la obtención de una franquicia en la Major League Soccer.

Fotografía: San Antonio FC

Los Chargers quieren mudarse, y eso puede beneficiar a la MLS

SD Downtown
Los movimientos de la NFL afectan o condicionan a algunas decisiones estratégicas del soccer estadounidense. Así como la salida de los Rams de St. Louis abre la posibilidad para que una franquicia de la MLS se instale en la Puerta de Entrada al Oeste, la probable mudanza del equipo de San Diego Chargers puede tener consecuencias directas en el panorama del fútbol profesional norteamericano.
Pocos días atrás los Chargers presentaron un plan para construir un estadio y un centro de convenciones en el centro de San Diego, una propuesta que se someterá a una votación popular el 8 de noviembre. De ser aprobada esa iniciativa el equipo abandonará en unos años el Qualcomm Stadium, ubicado en la zona de Mission Valley.
La futura casa de San Diego Chargers tendría capacidad para unos 65.000 espectadores y sería financiado en parte por el equipo y por la NFL, y en parte con fondos procedentes de impuestos a la actividad hotelera. El costo final de la obra rondaría los 1.800 millones de dólares.
Qualcomm Stadium.jpg
 El Qualcomm Stadium -en la fotografía, inaugurado en 1967- podría pasar a ser propiedad de la San Diego State University, e incluso también ser a futuro ser la sede de un equipo de la Major League Soccer. La propuesta para conseguirlo será hecha pública el 5 de abril en las instalaciones de la casa de altos estudios.
El empresario John Moores -expropietario del equipo de béisbol de los Padres de San Diego y benefactor de la universidad- desarrolló junto con sus colaboradores un proyecto para convertir al actual Qualcomm Stadium en un complejo multidisciplinar.
Las reformas convertirían al actual lugar de los Chargers en un estadio específico para la práctica de fútbol para entre 30 y 40.000 aficionados. Hasta ahora la MLS ha rechazado la posibilidad de tener una franquicia en San Diego por no poder contar con un nuevo (y propio) escenario para ese equipo. Las últimas noticias procedentes desde el sur de California podrían cambiar ese panorama.
La Major League Soccer pronto tendrá dos equipos en Los Angeles (el Galaxy y LAFC, que entrará en competición en 2018 o 2019). También hay que computar a San Jose Earthquakes, en el Área de la Bahía. A esos tres clubes podría sumarse el Sacramento Republic, que parece contar con todas las opciones para ser el primer elegido en la próxima ronda de expansión de la MLS. ¿Busca la liga tener cinco franquicias californianas?

Expansión: San Diego también quiere entrar a la MLS

Qualcomm Stadium

California podría convertirse en unos años en una especie de santuario de la Major League Soccer. A Los Angeles Galaxy y San Jose Earthquakes se sumará Los Angeles FC en 2018 o 2019. Sacramento Republic cuenta con muchas opciones de entrar en la próxima ronda de expansión de la MLS. Y ahora surge la opción de agregar a un potencial quinto equipo en ese estado gracias al interés que la máxima categoría norteamericana despierta en San Diego.

El empresario John Moores, expropietario del equipo de béisbol San Diego Padres, se apunta a la silenciosa carrera que se desató en la ciudad fronteriza con México para intentar luchar por una plaza en la Major League Soccer post 2020, que crecerá hasta llegar a los 28 equipos.

Además de no ser un extraño en la escena de la industria deportiva de Estados Unidos el magnate pisa fuerte en el ambiente del fútbol. John Moores está cerca de cerrar un acuerdo para formalizar la compra del Everton FC de la Premier League inglesa. Moores y sus socios hicieron una oferta de 300 millones de dólares para asegurarse el control de los Toffees.

Moores, además, es parte de uno de los dos grupos inversores que en este momento analizan las opciones de San Diego como mercado en expansión para la MLS. La ciudad del sur de California cuenta con una ventaja sobre otras potenciales candidatas a entrar a la liga. A San Diego no le falta un estadio específico para la MLS; en todo caso muy probablemente le sobrará uno que la NFL dejaría libre si se confirma la marcha de los Chargers a Los Angeles.

Como todas las estructuras de football americano el Qualcomm Stadium (en la fotografía) es demasiado grande para las actuales necesidades de la Major League Soccer. Inaugurado en 1967, cuenta con capacidad para más de 70.000 espectadores. Más del doble de la media de los soccer-specific stadiums que albergan a la mayoría de los equipos de la liga, aunque los proyectos de reforma o de construcción de nuevos estadios está cada vez más cerca de los 30.000 asientos que de los 20.000 que eran norma hasta hace algunas temporadas.

Si el equipo de San Diego Chargers se muda al norte el Qualcomm Stadium -de propiedad municipal- quedará vacante. Si ningún proyecto justifica su existencia será demolido. La existencia de un equipo local en la MLS podría facilitar su remodelación (y reducción), o -directamente- la construcción de un estadio más pequeño en el mismo lugar que hoy ocupa.

Se desconocen las identidades de los integrantes del grupo que compite con el de Moores dentro de San Diego, pero recientemente el comisionado Don Garber reconoció que nuevos mercados se presentan sobre la mesa de la liga y que la MLS «ha estado hablando con gente de San Diego» recientemente.

De una u otra manera San Diego siempre ha estado en el radar de la Major League Soccer. En 1999 el Qualcomm Stadium albergó el All-Star Game, en 2004 Chivas USA estuvo cerca de radicarse allí antes de optar por compartir estadio con Los Angeles Galaxy, y más cerca en el tiempo existieron estudios sobre la factibilidad de construir en esa ciudad un estadio para un equipo de la MLS.

Muchos aficionados de San Diego -de raíces mexicanas o no- cruzan frecuentemente la frontera para asisitir a los partidos que el Club Tijuana de la Liga MX disputa en el Estadio Caliente. De hecho, Moores en al algún momento se planteó la posibilidad de hacer jugar a los Xolos (o algún otro equipo de la máxima categoría azteca) en San Diego de manera más o menos permanente, una idea que no prosperó por problemas administrativos y federativos.

En cualquier caso, la llegada de la Major League Soccer a San Diego no se produciría hasta al menos 2021, lo que la convierte en una inversión a largo plazo en este momento. Además, el potencial grupo propietario debería ser capaz de abonar al menos 100 millones de dólares como tasa de expansión (la ‘cuota de ingreso’ a la MLS) y contar con entre 200 y 300 millones de dólares (ya sea para reformar el Qualcomm Stadium o para constuir un nuevo estadio).

Además del actual estadio de los Rams (ubicado en Mission Valley), la ciudad de San Diego podría tener un SSS en el centro de la ciudad -como parte de la expansión de un centro de convenciones- o en la localidad de Chula Vista (a apenas 20 km. de donde juegan los Xolos de Tijuana).