Con el inicio de una nueva era, D.C. United dice adiós al RFK Stadium

RFK3

Este domingo se cerrará la temporada regular de la MLS 2017, y con ella se va un grande de la liga, que estuvo desde el inicio de la misma y en el que se vivieron algunos de los primeros momentos de gloria de la competición norteamericana.

El RFK Stadium -oficialmente denominado Robert F. Kennedy Memorial Stadium-, la enorme casa que el D.C. United ha empleado en sus primeros 22 años de historia en la Major League Soccer, será empleado de manera oficial por última vez ante el máximo rival histórico del conjunto capitalino, New York Red Bulls.

Será el fin de una era. El conjunto black-and-red se mudará en 2018 al Audi Field, el estadio específico que construye en el barrio de Buzzard Point, muy cercano al Capitolio y a la zona noble de Washington, D.C..

El complejo estará listo para ser usado a mediados del año próximo, pero eso no implica que la franquicia fundadora de la MLS jugará en el RFK hasta pocos días antes de poder abrir su nueva casa, sino que -previsiblemente- jugará una buena cantidad de partidos como visitante antes de instalarse en la moderna infraestructura.

Al no haber clasificado a los Playoffs en 2017 -la campaña de D.C. United ha sido francamente mala este año- el trayecto del equipo este año se detiene el domingo. Y con él, el vetusto RFK Stadium -aunque técnicamente no es tan viejo, fue inagurado 56 años atrás- pasará a ser parte de la memoria.

Allí se jugaron partidos de béisbol y de football americano. Pero el soccer -tanto el de la MLS como el de la selección de Estados Unidos, que se presentó en el estadio circular en múltiples ocasiones- ocupa un lugar importantísimo en su vida. Fue en el RFK Stadium donde se forjó el que fue el primer gran equipo de la primera división, el D.C. United que ganó los títulos de 1996, 1997 y 1999 en los albores del campeonato norteamericano.

Antes -mucho antes- de que en la liga estadounidense se vivieran fenómenos de enorme popularidad y arraigo popular como los que se registran en Seattle, Portland o Atlanta, primero estuvo D.C. United y su fiel masa de seguidores, que tuvo un gran impulso de parte de aficionados salvadoreños y bolivianos.

El RFK -que no será demolido de manera inmediata, aunque a medio término el gobierno municipal de la capital estadounidense planea construir en su lugar otras instalaciones- se va. Un lugar de otra época, que podría haber seguido activo si periódicamente hubiera recibido actualizaciones que jamás llegaron. Hoy -descascarado, despintado, con una tecnología que con suerte nos deja en la década de los ochenta- quedó muy lejos de los estadios específicos que imperan, son ley y, en gran medida, hacen crecer a la MLS.

Una parte de historia grande de la MLS quedará atrás el domingo. Cuarenta mil aficionados -una cifra completamente inusual en épocas recientes- serán protagonistas de la despedida y homenaje a la auténtica cuna de la concepción moderna de la cultura futbolera en Estados Unidos.

Fotografía: La cuenta regresiva hacia el último partido en el RFK Stadium. (Crédito: D.C. United)

El All-Star Game de 2018 se jugará en Atlanta

MBS

El flamante Mercedes-Benz Stadium de Atlanta United FC será la sede del All-Star Game de la MLS en 2018.

Así lo anticipó el periódico Atlanta Journal-Constitution, al tiempo que el equipo en expansión confirmó la realización de una conferencia de prensa el lunes.

Pase lo que pase, Atlanta United es uno de los ganadores de la MLS 2017

 

El Partido de las Estrellas -que enfrenta a un combinado de jugadores de la Major League Soccer ante un club extranjero, en general europeo- es uno de los mayores eventos de cada temporada de la liga norteamericana. En 2017 -y ante 61.000 espectadores- la selección ‘emelesera’ jugó ante el Real Madrid en el Soldier Field de la ciudad de Chicago.

¿Por qué Atlanta? Desde el comienzo de la actual temporada -primero en el Bobby Dodd Stadium, de manera más reciente en el Mercedes-Benz Stadium- la llegada de un equipo de la MLS a la ciudad del estado de Georgia ha demostrado ser un auténtico fenónemo popular, comparable al que se registra en plazas como Seattle o Portland. Atlanta United promedia 46.271 entradas vendidas en cada partido que disputa como local, y tiene todo en mano para romper el récord de 44.247 localidades que como media comercializó Seattle Sounders en 2015.

Atlanta United, todo el club en una sede de última generación

El próximo domingo -en la última jornada de la temporada regular de la MLS- Atlanta recibirá al líder absoluto, Toronto FC, y espera poder superar la marca histórica de asistencia en un partido de la MLS. El equipo entrenado por Gerardo Martino congregó a mediados de septiembre a 70.425 aficionados en el empate 3-3 ante Orlando City y se espera que pueda superar a esa cifra en el final de fiesta ante la escuadra escarlata.

Fotografía: El Mercedes-Benz Stadium (Facebook | Mercedes-Benz Stadium).

 

El futuro del Crew en Columbus, en manos de Anthony Precourt

Anthony Precourt

Columbus Crew es uno de los mejores equipos dentro del panorama actual de la Major League Soccer. La no clasificación a los Playoffs en 2016 fue apenas una situación de baja momentánea en el rendimiento del club del estado de Ohio, que estuvo en esa instancia en cuatro de los últimos cinco años.

Campeón de la liga norteamericana en 2008 de la mano de Guillermo Barros Schelotto y subcampeón en 2015, el club -gracias al trabajo del entrenador Gregg Berhalter y su plantel- es en octubre de 2017 el equipo que llega más en forma a la postemporada de la MLS.

Pero lo que en la cancha es una historia de éxito, en las oficinas es descrito como una crisis. Al menos de esa manera lo presenta Anthony Precourt, máximo accionista de Precourt Sports Ventures, la empresa que controla al Crew desde 2013.

En un comunicado oficial el empresario informó que la situación del equipo en Columbus en las actuales condiciones es “insostenible”, y que se evalúan opciones para trasladar al equipo a un nuevo estadio ubicado en el centro de la ciudad del estado de Ohio o mudarlo por completo a Austin, la capital texana.

Columbus Crew: ¿Un éxito deportivo que no ‘paga’?

En 1999, bajo la conducción de otro grupo propietario, Columbus Crew estrenó el que fue el primer estadio específico de la MLS. La instalación -el Columbus Crew Stadium, hoy conocido como MAPFRE Stadium-, que fue durante años uno de los escenarios preferidos de la liga y la selección masculina de Estados Unidos, hoy es pintado como la madre de todas las dolencias del conjunto aurinegro.

El estadio -como tantos otros en el ámbito de la Major League Soccer- está en las afueras de la ciudad, alejado de la zona céntrica y de otros lugares de interés. Temporada tras temporada la cantidad de público que se acerca al MAPFRE Stadium desciende, hasta llegar a un promedio cercano a los 15.000 espectadores por partido. Una situación opuesta a lo que ocurre en otros mercados de similar tamaño a Columbus, como podrían ser Salt Lake City, Portland, Kansas City u Orlando.

Los propietarios del club aseguran que no ganan todo el dinero que podrían ganar, y creen que la ubicación de su estadio, la supuesta ‘antigüedad’ del mismo (no olvidemos, el lugar tiene apenas 18 años) y la falta de respaldo corporativo y administrativo los han llevado a la disyuntiva que hicieron pública en las últimas horas.

“Este club busca ser un modelo en la MLS”, explicó Precourt en el comunicado. “No tenemos más opción que expandirnos y explorar todas las posibilidades disponibles. Estas incluyen una posible mudanza a Austin, que es la mayor área metropolitana en América del Norte sin una franquicia en las ligas mayores”, agregó. “El fútbol es el deporte mundial, y la creciente presencia de Austin como ciudad internacional -combinada con sus sólidos cimientos multiculturales- podrían determinar que la llegada de la MLS pueda ser un hecho ideal”.

Precourt presiente que la situación del club podría ser de mayor provecho en Austin. Y la Major League Soccer respalda esa apreciación. “Si bien la asistencia de público en toda la liga aumenta a niveles de récord y distintos mercados buscan sumarse a la MLS, la situación en Columbus es especialmente preocupante”, expresó el comisionado Don Garber en el documento publicado por el Crew.

“Pese a las importantes inversiones efectuadas por Precourt Sports Ventures dentro y fuera del terreno de juego, Columbus Crew SC está cerca del último lugar de la liga en todas las mediciones vinculadas al ámbito de los negocios. El estadio del club ya no es competitivo en comparación con otras instalaciones en la MLS”, agregó Garber. “La liga es reacia a permitir que sus equipos se trasladen, pero basados en estos factores, respaldamos los esfuerzos de Precourt Sports Ventures para explorar opciones fuera de Columbus, incluyendo a Austin, siempre y cuando encuentren una ubicación adecuada para su estadio”.

Los pasos a seguir

La empresa propietaria de Columbus Crew mantiene conversaciones con las autoridades y los líderes empresariales de la ciudad desde los primeros meses de 2016. Y desde septiembre de este año el club es parte de un fórum destinado a identificar los pasos a seguir y analizar las opciones estratégicas para el futuro.

Tanto el club como la MLS dejan en claro que sin un plan para tener un estadio propio en Austin la mudanza no sería posible.

Tras el revuelo generado por las declaraciones de Precourt, el propietario de Columbus Crew mantuvo una conferencia de prensa telefónica con medios de prensa locales, de Texas y nacionales.

“Si existe la posibilidad de quedarnos en Columbus o si encontramos la oportunidad de mudarnos a Austin, tenemos que comenzar a trabajar en eso de manera inmediata”, expuso. “Tenemos que encontrar un lugar donde podamos ser exitosos y ofrecer un buen producto dentro y fuera del estadio”.

Dentro de la incertidumbre que impera en esta situación, lo que parece claro es que el Crew jugará en Columbus el año próximo. “Esto es apenas el comienzo del proceso”, aclaró Precourt. “Jugaremos en Columbus en 2018. Nunca es un buen momento para hacer este tipo de anuncios. Lo entiendo”.

“Nada está decidido”, continuó. “Simplemente estamos iniciando este proceso. No haré comentarios sobre posibles ubicaciones de nuestro estadio. La Major League Soccer ha aprendido a lo largo de su historia que es importante poder operar en ubicaciones urbanas, a las que la gente pueda acceder fácilmente. Una ubicación en el centro de la ciudad es algo importante”.

¿Interés real en Austin o presión para el gobierno y la economía de Columbus? Por ahora Anthony Precourt se muestra más inclinado a probar suerte en la capital texana. “Hemos visto que la Major League Soccer puede ser realmente exitosa en mercados nuevos”, manifestó el inversor.

“La expansión más reciente en la liga ha sido tremendamente positiva y acogedora de la MLS 3.0 y de los nuevos mercados. Nosotros llevamos 22 años de operación del equipo en Columbus y hemos intentado de manera realmente dura desde hace cuatro años y medio mejorar al equipo. Lo seguiremos haciendo. Ese es mi objetivo”.

Precourt Sports Ventures recibió en los últimos años ofertas de empresarios locales para adquirir la totalidad o un porcentaje importante del club. Todas esas propuestas fueron rechazadas. En ésta época la ‘llave’ de una franquicia de la MLS vale mucho más que lo que una fría tasación de activos y pasivos financiaros pueda determinar.

El Crew es una de las diez franquicias fundadoras de la Major League Soccer, que participaron de la temporada original en 1996. Se quede en Ohio o se marche a Austin el club -o nuevos inversores- tendrán que financiar de manera privada en todo o en parte la construcción del que será su futuro hogar.

Con más de dos décadas de historia -y una de las aficiones más fieles de toda la liga- el futuro de Columbus Crew está en la nebulosa. Quizás al final de esta historia ni siquiera sobreviva el nombre del club. Meses atrás la liga habría registrado como marcas los nombres ‘Austin FC’ y ‘Austin Athletic’. Como dice el tango, “veinte años no es nada”.

Fotografía: Anthony Precourt, propietario y presidente de Columbus Crew.

Expansión: El ‘Expediente X’ de MLS Miami

MLS Miami

Desde el inicio del proyecto muchas de las circunstancias vinculadas al equipo de la MLS que David Beckham pretende instalar en la ciudad de Miami son extrañas. La larga travesía en el desierto -que comenzó a inicios de 2014, con el anuncio oficial- puede estar llegando a la tierra prometida, que no sería otra cosa que la convalidación oficial de la franquicia por parte de la liga. Pero el elemento bizarro y fuera de libreto se mantiene vigente.

Tras meses -años, de acuerdo a como se lo analice- de silencio el grupo liderado por el exfutbolista inglés presentó días atrás su plan para erigir un estadio específico con capacidad para 25.000 espectadores en el barrio de Overtown.

Candidatas a la expansión I: Detroit, St. Louis y Nashville

El soccer-specific stadium será lo que tenga que ser cuando Becks y sus socios consigan asegurarse la totalidad del terreno que necesitan para comenzar a construir. Todo indica que eso ocurrirá, pero las idas y vueltas con MLS Miami en los últimos tres años han sido tantas y de tan diferente calibre que lo aconsejable es esperar antes de dar algo por confirmado.

Las novedades vinculadas al SSS fueron anunciadas durante una audiencia pública ante la comunidad de Overtown, en la que los vecinos manifestaron a representantes del Grupo Beckham sus preocupaciones vinculadas a las congestiones de tránsito que podrían generarse en la zona del futuro estadio.

MLS Miami: El barrio de Overtown plantea sus dudas

Para llevar tranquilidad a la población local Tim Leiweke -exejecutivo de LA Galaxy y Toronto FC, hoy parte de Miami Beckham United– explicó que el estadio no contará con plazas de estacionamiento para automóviles. Una decisión que complace a los vecinos inmediatos de la obra, pero que agrega una duda más alrededor del proyectado club.

Leiweke reveló que el futuro equipo impulsará el uso del Metrorail para llegar a su futura sede, además de ampliar el servicio de taxis acuáticos a lo largo del río Miami, cercano al emplazamiento del estadio. ¿Le suena raro al lector? Suena raro para todo el mundo, pero así están dadas las cosas en el sur del estado de Florida. Otra sorprendente declaración del representante de Miami Beckham United es que el grupo empresario espera que sus aficionados lleguen en gran medida caminando al estadio, como ocurre en los casos de los equipos de la MLS en Seattle y Portland. ¿Se puede implantar -o imponer- en Miami lo que en la región de Cascadia ha nacido de manera natural?

¿Qué es un soccer-specific stadium?

El club, además, espera poder asegurarse un estacionamiento con capacidad para 2.000 coches en otro punto de la ciudad, y buscaría unir al parking con el estadio a través de un servicio cautivo de autobuses.

Pero no hay urgencias para poner en marcha la construcción del estadio diseñado por el estudio de arquitectura Populous. Tim Leiweke expresó el deseo de tener completada la obra para 2021 o 2022. Fechas que, nuevamente, llaman la atención.

MLS Miami, ¿el cuento de la buena pipa?

El Orlando City Stadium -la casa de ‘los Leones’– es el más nuevo de los estadios de la MLS, comenzó a construirse a mediados de octubre de 2014 y fue inaugurado a fines de febrero de este año. Y el Avaya Stadium de San Jose Earthquakes se estrenó en marzo de 2015, mientras que sus cimientos comenzaron a excavarse en octubre de 2012. Sobre el papel, la franquicia de Miami tendría todo aprobado para iniciar las obras a mediados de este año, pero el lapso de finalización de las mismas parece ser más amplio que el de los ejemplos mencionados.

Miami Beckham United espera que su equipo entre en competición tan pronto sea posible, y jugaría como local en el Marlins Stadium -un céntrico complejo de béisbol- o en el gigantesco Hard Rock Stadium, donde actúan los Miami Dolphins de la NFL.

Imagen: La proyección del que sería el estadio específico del equipo de la MLS en Miami. (Crédito: Populous)

 

 

 

Este es el Equipo de las Estrellas de la MLS que enfrentará al Arsenal

ASG

Llegó esa época del año. La Major League Soccer comienza a prepararse para el All-Star Game, que este año se jugará el 28 de julio en el Avaya Stadium de San Jose Earthquakes -en el norte de California– frente al rival contratado para la edición de 2016, el Arsenal FC.

Días atrás la liga anunció a la primera oncena de futbolistas de la liga convocados al Equipo de las Estrellas.

Los seleccionados en esa ocasión fueron los siguientes futbolistas.

Portero: Andre Blake (Philadelphia Union | Jamaica, 25 años)

Defensores: Matt Besler (Sporting Kanasas City | Estados Unidos, 29), Laurent Ciman (Montréal Impact | Bélgica, 30), Keegan Rosenberry (Philadelphia Union, 22)

Volantes: Kaká (Orlando City SC | Brasil, 34), Darlington Nagbe (Portland Timbers | Estados Unidos, 25), Andrea Pirlo (New York City FC | Italia, 37), Giovani dos Santos (LA Galaxy | México, 27)

Delanteros: Didier Drogba (Montréal Impact | Costa de Marfil, 38), Sebastian Giovinco (Toronto FC | Italia, 29), David Villa (New York City FC | España, 34)

Todos estos jugadores, excepto en el caso de Villa, fueron elegidos a través de una elección abierta a los aficionados en general a través de internet. ‘El Guaje’, en cambio, es parte de esta convocatoria inicial porque es el jugador de la MLS con el que los usuarios del videojuego FIFA 16 anotaron más goles en consolas Xbox y PlayStation.

Nota relacionada: La saga del videojuego FIFA, la mano que mece la cuna de la MLS

 

Este domingo se hizo oficial el resto de la convocatoria, conformada por los jugadores elegidos por Dominic Kinnear, técnico de los Quakes y -por ende- del Equipo de las Estrellas de esta temporada y por el comsionado de la MLS, Don Garber.

Estos son los jugadores agregados hoy a la nómina del All-Star Game.

Portero: David Bingham (San Jose Earthquakes | Estados Unidos, 26)

Defensores: Steve Birnbaum (D.C. United | Estados Unidos, 25), Andrew Farrell (New England Revolution | Estados Unidos, 24), Liam Ridgewell (Portland Timbers | Inglaterra, 31), Brandon Vincent (Chicago Fire | Estados Unidos, 22), Kendall Waston (Vancouver Whitecaps | Costa Rica, 28)

Volantes: Kyle Beckerman (Real Salt Lake | Estados Unidos, 34 – elegido por el comisionado Don Garber), Mauro Díaz (FC Dallas | Argentina, 25 – elegido por el comisionado Don Garber), Jermaine Jones (Colorado Rapids | Estados Unidos, 34), Sacha Kljestan (New York Red Bulls | Estados Unidos, 30), Wil Trapp (Columbus Crew | Estados Unidos, 23)

Delanteros: Clint Dempsey (Seattle Sounders | Estados Unidos, 33), Cyle Larin (Orlando City | Canadá, 21), Ignacio Piatti (Montréal Impact | Argentina, 31), Chris Wondolowski (San Jose Earthquakes | Estados Unidos, 33)

Teniendo en cuenta que el rival de este año es un equipo inglés llama la atención que dos de las actuales figuras de la MLSSteven Gerrard y Frank Lampard– no hayan sido tenido en cuenta para este partido amistoso. Tampoco estará presente Robbie Keane, otra figura que podría resultar de interés para el público británico.

 

Nota relacionada: All-Star Game: ¿Es necesario cambiar el formato?

Mientras el modelo del All-Star Game cada tanto se pone a debate por los aficionados y el entorno de la liga, lo cierto es que este evento estival es una enorme herramienta de promoción para la Major League Soccer, especialmente en el mercado europeo y asiático.

En las últimas dos ediciones el combinado de figuras de la liga de Estados Unidos y Canadá se impuso a sus convidados del Viejo Continente; en 2014 se impuso por 2-1 al Bayern Munich en Portland, y en 2015 derrotó por el mismo marcador a Tottenham Hotspur en las afueras de Denver [en la fotografía].