Viva Las Beckham

Raiders

Bomba de profundidad en el mapa del deporte estadounidense. Oakland Raiders -uno de los equipos con mayor cantidad de aficionados en el panorama de la NFL- dejará el estado de California para instalarse en el futuro en la ciudad de Las Vegas. Los Raiders (que ya tenían un preacuerdo con ‘la Ciudad del Pecado’, el estado de Nevada y la University of Nevada – Las Vegas para construir un nuevo estadio cubierto en medio del desierto) consiguió el lunes la aprobación de casi la totalidad de los propietarios de equipos de la NFL para proceder con la mudanza en 2020.

De la mano de la NFL Las Vegas vuelve a pensar en la MLS

¿Podrían los Raiders y la casa de estudios compartir su futuro estadio de última generación con un equipo de la MLS? En este momento esa situación parece improbable. Las Vegas -un mercado que está desde hace tiempo en el radar de la máxima categoría del fútbol norteamericano- no está actualmente dentro del grupo de 12 ciudades que presentaron candidaturas para quedarse con alguna de las cuatro futuras franquicias en expansión de la Major League Soccer.

Pero hay un equipo -que todavía no lo es tal formalmente- que podría jugar de ‘libero’ en una situación como esta. Y ese actor es el proyectado conjunto de David Beckham en la ciudad de Miami, que lleva ya tres años de falta de definiciones y de múltiples frustraciones. Luego de que el exjugador inglés anunciara en febrero de 2014 que instalaría una franquicia de la MLS en el sur del estado de Florida pocas o ninguna noticia en concreto se han producido.

MLS Miami, ¿el cuento de la buena pipa?

MLS Miami todavía no han conseguido cerrar al 100% un acuerdo para adquirir la totalidad del terreno necesario para construir un estadio específico. El de David Beckham es, en teoría, el equipo número 24 de la liga. Un club que debería entrar en competición en la temporada 2018 junto a Los Angeles FC. Mientras el equipo californiano estará presente en la próxima temporada el de Florida no solamente no lo hará sino que no tiene una fecha de inicio estipulada.

Esta situación resulta cada vez menos sostenible para la Major League Soccer. Recientemente, y en más de una ocasión, el comisionado Don Garber dejó claro que es necesario resolver antes de dar entrada a nuevos clubes. ¿Podría la liga aceptar un ‘cambio de escenario’ para el equipo de Beckham?

¿Podría David Beckham cambiar Miami por Las Vegas?

En las últimas horas Joe Arrigo -un periodista deportivo radicado en Nevada- aseguró en su cuenta en Twitter que una fuente le informó que “David Beckham se estaría concentrando en la posibilidad de ser dueño de un equipo de expansión en Las Vegas, y que ya no estaría interesado en Miami”.

‘Sin City’ tiene mucho de lo que Miami se niega a darle a Becks. Para comenzar, un lujoso estadio, que ya está en camino. En segundo lugar, el respaldo que una organización como la de los Raiders podría brindar a la franquicia de la MLS. Un vínculo con la NFL que siempre es bien apreciado por la Mayor League Soccer. Ejemplos claros de esa situación son los de Atlanta United, Seattle Sounders o New England Revolution.

David Beckham promueve la llegada de la MLS a Las Vegas

Al mismo tiempo, existe un vínculo sólido entre Beckham y Las Vegas. En concreto con el consorcio Las Vegas Sands, uno de los mayores operadores de casinos y hoteles en esa ciudad. Desde hace tiempo -y mientras el exjugador de LA Galaxy impulsa a su proyecto en Miami- que el exvolante respalda la posibilidad de que un equipo de fútbol se instale en the Strip.

Pero -por el momento- todas son negativas. Garber no da cabida hasta ahora a la opción de mudar al potencial equipo de Miami a Las Vegas. Y Tadd Schwartz, portavoz del grupo inversor que lidera David Beckham también dio por tierra, al menos en teoría, con esa posibilidad.

“Nuestros socios están 100% comprometidos con Miami”, dijo Schwartz a través de un comunicado. “Seguiremos trabajando junto al comisionado Garber y con la liga mientras preparamos el lanzamiento de nuestro club de clase mundial. Estamos avanzando y apreciamos el respaldo de nuestros aficionados”.

Miami pierde pistonada con el paso de los meses. Las Vegas se planta -quizás en un momento estratégico- como una opción. El estadio para 65.000 espectadores que los Raiders levantarán allí es un potente foco de atención. Las normas de expansión ya fueron dictadas para los próximos cuatro equipos. ¿Podrá la Major League Soccer permitir un hecho excepcional, como sería la mudanza de un equipo que todavía no está en activo?

Imagen: El proyectado estadio de los Raiders en Las Vegas. (Crédito: Manica Architecture)

 

 

Anuncios

¿Podría David Beckham cambiar Miami por Las Vegas?

 

 

beckham

Lo hemos comentado en reiteradas ocasiones. La plaza de Miami está resultando mucho más dura de lo previsto para David Beckham y sus socios. De eso quedan pocas dudas. Casi tres años después de que el inglés anunciara su intención de ser propietario de un equipo de la MLS en esa ciudad prácticamente nada sustancial ha ocurrido. Y, de manera comprensible, la liga dio a conocer que existe un deadline para que el inglés haga efectivo el inicio de las actividades de su futura franquicia.

Fondos TAM, ‘deadline’ para Miami y portazo al Cosmos en el Estado de la Liga

La Major League Soccer acaba de anunciar su plan de expansión para que los equipos 25, 26, 27 y 28 entren a su circuito. Pero antes de que eso ocurra el conjunto número 24 (MLS Miami) debe entrar en funcionamiento. En otras palabras, el comisionado Don Garber quiere definir qué ocurrirá en el sur de Florida antes de admitir a ciudades candidatas como Sacramento o St. Louis.

¿Podría Beckham llevar su proyecto a otra ciudad? En teoría no. El inglés cuenta con la ventaja comparativa de tener una expansion fee (la cuota de ingreso a la liga) que en su momento se estableció en 25 millones de dólares. Una ganga en comparación con los 150 millones que deberán abonar el resto de los futuros equipos. El billete dorado en poder del exvolante inglés aparentemente vale únicamente en Miami.

Una futura expansión reservada para muy pocos

Pese a esa situación muchos periodistas y medios especializados consideran que Miami Beckham United podría levantar su campamento para instalarlo en otra ciudad. Concretamente, en Las Vegas. “No hemos hablado sobre esa posibilidad y en este momento eso no es parte del acuerdo que tenemos con David Beckham”, señaló pocos días atrás el comisionado de la liga, Don Garber, durante una entrevista efectuada en Planet Fútbol, el podcast de Sports Illustrated.

Que distintas fuentes asocien a Becks con la Ciudad del Pecado no es fruto de la casualidad. La celebridad europea -entre otras cosas- trabaja, entre otras cosas, como encargado de relaciones públicas de la corporación Las Vegas Sands, propietaria de una infinidad de hoteles y casinos en el estado de Nevada. La empresa es una de las que financiaría la llegada de los Raiders de la NFL a Las Vegas. Una movida que parece contar con bastantes opciones de concretarse y que conllevaría la construcción de un nuevo estadio en el que se podrían jugar partidos de la Major League Soccer.

De la mano de la NFL Las Vegas vuelve a pensar en la MLS

En el mes de abril Beckham estuvo en Las Vegas para respaldar la llegada de los Raiders a la ciudad y apoyar el potencial desembarco de un equipo de la MLS. En ese momento nunca se sugirió que ese equipo sería el que el inglés intenta montar en Miami, pero meses después muchos empiezan a ver lógica en esa opción.

En Las Vegas -al contrario de lo que ocurre en el sur de Florida- la construcción del estadio no sería un problema. El proyecto está aprobado y cuenta con un plan de financiamiento sólido. Lo único que falta para comenzar la construcción es que la NFL apruebe la mudanza de los Raiders desde Oakland al desierto de Nevada.

La MLS en más de una ocasión ha considerado a Las Vegas como una de sus potenciales sedes a futuro. Pero la ciudad no figura dentro de las 10 que actualmente están en carrera para completar los lugares de la próxima ronda de expansión.

Las Vegas no es Miami. Esta última plaza tiene un valor estratégico mayor para la liga, no solamente porque se trata de un mercado mayor, sino porque la MLS ve en ella una especie de puerta de entrada hacia América Latina. Las Vegas no cuenta con equipos de grandes ligas.

La NHL le gana a la MLS en su carrera por tener un equipo en Las Vegas

En pocos meses la NHL plantará bandera allí con la llegada del equipo de Vegas Golden Knights. Deportivamente hablando, todavía es un misterio saber cómo responderá la ciudad ante el potencial desembarco de uno o dos equipos profesionales adicionales.

¿Está descartada la opción de Las Vegas entonces? Aunque todo diga que sí, los hechos abren la puerta a esa opción. Las selecciones de México e Islandia jugarán allí un partido amistoso el 8 de febrero. El encuentro -organizado por la empresa SUM, el brazo comercial de la Major League Soccer- puede ser una buena medida para ver una vez más cómo reacciona la afición de una de las capitales del entretenimiento en Estados Unidos ante un evento de fútbol de importancia.

David Beckham, sus socios y la MLS están bajo presión. Tienen que confirmar su radicación en Miami, buscar una sede alternativa para el equipo o cancelar el proyecto. La falta de definición es a día de hoy un obstáculo que afecta a más de una potencial víctima, comenzando por Sacramento, que desde hace muchos meses parece tener todo a punto para entrar a la liga.

 

 

 

De la mano de la NFL Las Vegas vuelve a pensar en la MLS

Raiders

La NFL es la liga más popular y económicamente poderosa en Estados Unidos. El máximo nivel del football americano establece nuevas dinámicas -o cambios de las que están establecidas- en todo el panorama deportivo norteamericano, voluntariamente o no.

Tiempo atrás explicamos que la mudanza de la franquicia de los Rams de St. Louis a Los Angeles podría tener un impacto especial en la MLS. Hoy es necesario hacer foco en lo que podría ocurrir con el vínculo entre la NFL y Las Vegas, una relación que -nuevamente- podría ejercer influencia en la ‘primera división’ futbolística de Norteamérica.

El equipo de Oakland Raiders -uno de los más populares de la National Football League– busca salir de la Bahía de San Francisco, donde por diversos motivos le resulta complicado conseguir un nuevo estadio. El destino deseado por los propietarios de la franquicia Negro-y-Plata es la ciudad de Las Vegas.

Y por estas horas existe bastante movimiento en el desierto de Nevada vinculado con esta propuesta. Las empresas Majestic Realty y Las Vegas Sands (propietaria de complejos de hotelería y casinos en la ciudad) informaron esta semana a las autoridades locales que identificaron a dos terrenos al oeste del Strip donde podría levantarse un estadio para 65.000 espectadores donde podrían jugar los Raiders (como el que puede verse en el render presentado horas atrás).

Los dos grupos financieros esperan obtener 750 millones de dólares provenientes de fondos públicos para costear una parte de la obra, valorada en 1.900 millones. Además del dinero proveniente de los contribuyentes los Raiders se comprometieron a aportar 500 millones para conseguir la construcción de su futuro hogar.

Cuando un equipo de la NFL desea mudarse de ciudad necesita al visto bueno de tres cuartas partes del total de los propietarios de la liga. La próxima cumbre de dueños se realizará en enero.

Los fondos públicos que solicitan los promotores del proyecto provendrían de un leve incremento en los impuestos a la actividad hotelera que existen en la ciudad.

¿Cómo afecta esto a la Major League Soccer?

De acuerdo con la información que llega desde Las Vegas quienes llevan adelante el proyecto de la construcción del nuevo estadio aseguraron que la casa de los Raiders alojaría al programa de football americano de la Universidad de Nevada en Las Vegas (que desde hace tiempo busca un estadio urbano) y dieron a entender que un equipo no identificado de la MLS estaba interesado en usar esa instalación.

¿Un equipo futuro o uno de los ya existentes? A medida que la liga de soccer crece y llega a sus límites de expansión no hay que descartar que comencemos a ver en algún punto mudanzas de clubes establecidos a nuevas y más rentables sedes, como sucede en cualquier otra competición deportiva profesional en Estados Unidos.

A finales de abril David Beckham se presentó en Las Vegas para apoyar la posibilidad de que los Raiders pongan pie en esa ciudad. El inglés -que sigue teniendo enormes dificultades para conseguir socios financieros y resolver problemas administrativos vinculados a su franquicia de la MLS en Miami– es, además, una especie de agente de relaciones públicas de la corporación Sands.

Hasta ahí los hechos. La especulación que naturalmente surge al unir todos estos hechos es un tema aparte. Si la ciudad de Las Vegas aprueba la construcción del estadio para los Raiders será complicado no volver a hacer estas conexiones. Especialmente si Becks -cuyo equipo debería debutar en la temporada 2018 en el sur de Florida- sigue sin obtener noticias positivas.

Las Vegas siempre interesó

La ‘Ciudad del Pecado’ desde hace tiempo está en la mezcla del juego de expansión en el fútbol profesional de Estados Unidos. Dos grupos inicialmente pujaron por una de las dos plazas que finalmente quedaron en manos de Atlanta United y Minnesota United. La falta de respaldo político terminó por hundir las opciones de Las Vegas en ese entonces.

Y si bien otros grupos inversores buscaron formar un equipo que jugara en la NASL el objetivo de máxima es alcanzar una franquicia en la Major League Soccer. En diciembre del año pasado el interés de Jason Ader -máximo directivo del grupo Sands– en la MLS se reactivó a través de un intento de reformar un estadio de béisbol para convertirlo en un estadio específico.

La NHL fue la primera gran liga norteamericana en aprobar la llegada de una de sus franquicias a Las Vegas. La NFL podría ser la segunda si se aprueba el traslado de los Raiders a Nevada. Esa mudanza podría abrir la puerta para que la MLS se sume a la nueva tendencia que la capital del entretenimiento y el juego sea en un par de años una de las capitales del deporte en Estados Unidos.

 

David Beckham promueve la llegada de la MLS a Las Vegas

Las Vegas

Época de cambios y mudanzas en la NFL. Al movimiento de los Rams desde St. Louis a Los Angeles -con efecto inmediato- otros equipos también estudian cambiar de sede. Uno de los ejemplos más nítidos de esta situación es el de Oakland Raiders. Problemas de infraestructura y de mercado motivan a sus propietarios a pensar seriamente en una relocalización en un futuro más o menos inmediato.

En las últimas horas el dueño de la franquicia de la National Football League, Mark Davis, se presentó ante el Comité de Infraestructura Turística del Sur del Estado de Nevada para presentar un plan de construcción de un estadio cubierto en Las Vegas, y la consiguiente mudanza de los Raiders desde el área de la Bahía de San FranciscoSin City.

Davis promete aportar 500 millones de dólares para ese proyecto, que tendría un costo final de casi 1.500 millones. Los Raiders -en caso de que la liga aprobara la mudanza- necesitarían otros socios privados para financiar el nuevo estadio o tendrían que acudir al empleo de fondos públicos.

Hasta aquí, nada que sea del interés específico de Jugador Franquicia. Salvo por el detalle de que el máximo accionista de Oakland Raiders estuvo acompañado en su presentación por David Beckham y Tim Leiweke (el hombre que convenció a Becks para jugar en la MLS, hoy socio del inglés en el proyecto de llevar una franquicia de la liga de fútbol a Miami).

“Estoy seguro que mucha gente se pregunta qué hago aquí y cuál es mi papel”, dijo el exvolante de Los Angeles Galaxy según puede leerse en la web de Sports Illustrated. Entre otras empresas, Beckham trabaja para Las Vegas Sands, uno de los consorcios más grande en la industria de la hotelería y los casinos a nivel mundial.

“Traer a una gran organización como la de los Raiders a Las Vegas es increíble, pero esto es algo más grande todavía”, dijo el astro. “Esta es una idea todavía más grande. Esto también se trata de traer a la Major League Soccer a esta ciudad, también se trata de traer a los más importantes equipos europeos, como el Manchester United”, agregó Beckham.

A continuación Tim Leiweke intentó convencer a la alcaldesa Carolyn Goodman, quien hasta no hace demasiado lideró los intentos para conseguir una franquicia de la MLS para Las Vegas. “Usted solamente tuvo un problema aquí: el estadio”, dijo el ejecutivo durante su presentación. “El proyecto de los Raiders resuelve ese problema. Y, además, llegaría un calificado grupo propietario que la ayudaría a conseguir un equipo de la Major League Soccer.”

“Como el comisionado de la MLS Don Garber le diría, ahora existen un montón de ciudades a la casa de las últimas cuatro franquicias”, agregó Leiweke. “Pero con un estadio como este, con este grupo propietario y con el apoyo de los Raiders usted nunca volverá a tener una oportunidad tan buena para conseguir un equipo de la MLS.”

El exdirectivo de LA Galaxy y Toronto FC puso otras ideas sobre la mesa, como aprovechar a Las Vegas y el futuro estadio para organizar fanfests para hinchas de Manchester United, Real Madrid y Barcelona durante las pretemporadas de esos clubes europeos, ser sede del All-Star Game de la MLS y -potencialmente- albergar partidos de eliminatorias y de la Copa del Mundo, en caso de que Estados Unidos sea elegido como país organizador del evento en 2026.

Luego de su exposición David Beckham habló de su futuro equipo. “Estoy comprometido con la MLS. Fui afortunado de poder comprar una franquicia y elegí a Miami, lo que me entusiasma y me enorgullece mucho”, explicó. “Fue un proceso largo, no puedo mentir, pero esto es algo que continuará.”

“Las grandes ideas requieren tiempo, y comienzo a darme cuenta de eso”, manifestó el exfutbolista. “Estoy muy comprometido con el proyecto en Miami. Como embajador de la liga, como dueño de una franquicia ahora, se que será muy especial para la gente de Miami”, agregó. “También me entusiasma que un equipo de la MLS pueda llegar a Las Vegas. Sería algo especial.”

En la nueva ronda de expansión de la MLS, en la que Sacramento, St. Louis y Detroit parecen tener cierto favoritismo, nadie hasta ahora había puesto sobre la mesa el nombre de Las Vegas. La NFL, una vez más, puede influir en los planes de la Major League Soccer.

¿Cómo afecta a la MLS el regreso de la NFL a Los Angeles?

SLFC 2

La NFL aprobó el miércoles por la noche el retorno de una franquicia a Los Angeles. Veintiún años después de dejar la ciudad californiana los Rams abandonarán St. Louis para volver a radicarse en L.A., con efecto inmediato a partir de la temporada 2016-17.

La noticia causó un amplio impacto en la escena del deporte norteamericano. Los Angeles es el segundo mercado de Estados Unidos. Que la National Football League estuviera fuera de ese entorno durante más de dos décadas es una situación difícil de entender, incluso para quienes dominan en la materia.

De acuerdo con la iniciativa adoptada los Rams construirán un nuevo estadio en Inglewood, una ciudad ubicada en el suburbio sudoeste de Los Angeles. Las futuras instalaciones estarán finalizadas a tiempo para el inicio de la temporada 2019-20. Entre 2016 y 2019 la franquicia jugará como local en el Los Angeles Memorial Coliseum.

Tres equipos de la NFL competían por la posibilidad de ser autorizados a mudarse a Angeltown. Además de los Rams quienes presentaron su candidatura fueron las franquicias de Oakland Raiders y San Diego Chargers, que propusieron levantar un estadio de uso conjunto en Carson, también al sur de L.A..

Pese a recibir en principio una negativa de parte de la liga los propietarios de los Chargers podrían instalarse en Los Angeles si llegan un acuerdo con los Rams para compartir el nuevo estadio de Inglewood a partir de 2019. Los Raiders por ahora se quedan en Oakland, aunque no se descarta que puedan abandonar ese mercado en el futuro próximo.

La máxima categoría profesional del football americano nada tiene que ver con la Major League Soccer. Sin embargo, la decisión tomada en Houston tendrá con toda seguridad repercursiones en la Division 1 del fútbol de Canadá y Estados Unidos.

A continuación, algunos de los factores que pueden repercutir en el día a día y en el futuro de la MLS.

El propietario de los Rams es un personaje importante en el fútbol internacional: El dueño de los Carneros es Stan Kroenke, quien también controla -entre otros equipos- a Colorado Rapids en la MLS y al Arsenal FC en la Premier League inglesa. El estadio en Inglewood y el complejo de ocio y comercial que lo rodeará tendrá un costo final de casi 2000 millones de dólares. ¿Afectará la construcción de esa infraestructura la capacidad de inversión de la franquicia de la MLS y del cuadro londinense?

Los Rams abandonan a St. Louis, una ciudad que figura como posible escenario de expansión para la MLS: Tiempo atrás las autoridades locales y el estado de Missouri conformaron una fuerza de tareas para evitar que la franquicia de la NFL regresara a California. El objetivo era el de construir un nuevo estadio que reemplazara al cuestionado Edward Jones Dome, rechazado por el grupo propietario conducido por Kroenke. El proyecto de un nuevo complejo deportivo junto al río Mississippi -que podría haber albergado también a un equipo de la MLS- fue rechazado por la National Football League, que hoy considera a St. Louis como un mercado inviable para su organización.

St. Louis es una de las cunas históricas del soccer en América del Norte. En años recientes los eventos de fútbol internacional jugados en el Busch Stadium (un diamante de béisbol) tuvieron una gran respuesta de parte del público local. La ciudad cuenta con un importante porcentaje de habitantes de origen balcánico -especialmente bosnios-, que solidifican sus opciones como aspirantes a contar con una franquicia de la Major League Soccer. Y, además, el mercado ya cuenta con el Saint Louis FC en la USL (cuya hinchada aparece en la fotografía), la liga que parece ser el mejor conducto hacia la máxima categoría por estas horas.

Los costos de la MLS son abrumadoramente inferiores a los de la NFL. ¿Puede el fútbol de grandes ligas aprovechar el vacío que deja la salida del football americano? No sería la primera vez que la MLS consigue beneficiarse de la salida o desaparición de franquicias de otras ligas. Seattle Sounders aprovechó al máximo la salida del mercado de los SuperSonics, que con nuevos dueños reaparecieron en la NBA bajo el nombre de Oklahoma City Thunder.

Volviendo a la NFL, si San Diego Chargers decide compartir el estadio en Los Angeles con los Rams otro mercado podría abrirse para la USL y -potencialmente- para la MLS: Días atrás dimos cuenta del interés que existe en el sur de California por el fútbol profesional. A la iniciativa liderada por el empresario John Moores podría sumarse otra que busca tener a algunos ex futbolistas como caras visibles. El miércoles Landon Donovan desmintió tener cualquier tipo de vinculación con un grupo inversor en San Diego, pero los rumores que hablan de dos propuestas consolidadas para volver a instalar a un club de soccer en la frontera con México no cesan.

Oakland Raiders jugará al menos una temporada más en la Costa del Pacífico, pero su situación ‘inmobiliaria’ está lejos de resolverse: La Raiders Nation necesita con urgencia un nuevo estadio. Sea que se mantenga en Oakland (o en la zona de la Bahía de San Francisco) o decida marchar a otra zona de Estados Unidos la franquicia californiana puede verse en la necesidad de recurrir a una sede temporal hasta que su nuevo hogar termine de ser construido. Desde hace tiempo San Antonio ofrece su infraestructura (fundamentalmente el estadio Alamodome) para ser por algunas temporadas la sede provisoria de un equipo de la NFL.

La segunda ciudad más poblada del estado de Texas parece estar preparada para sumar más equipos de las grandes ligas. La empresa propietaria de los San Antonio Spurs de la NBA ya entró al negocio del fútbol (con el objetivo final de obtener una franquicia de la MLS) y no oculta su intención de explorar la posibilidad de controlar a otros equipos. ¿Atentaría la presencia (provisional o definitiva) de un conjunto de la NFL las opciones de alcanzar un cupo en la máxima categoría del fútbol norteamericano?

Fotografía: Saint Louis FC