SF Deltas: Debut, campeón de la NASL y despedida

Deltas

Visto y no visto. San Francisco Deltas se creó no demasiado tiempo atrás, debutó en la NASL en 2017, hace pocos días se coronó campeón de una de las dos ligas de segunda división en Estados Unidos, y ya es parte del pasado. El equipo -oficialmente- se disolvió.

Sueño de una temporada. Nada más y nada menos.

San Francisco Deltas, un equipo ‘startup’ y con inteligencia artificial

“Es difícil de creer cuán lejos hemos llegado en menos de tres años”, escribió Ricardo Stanford-Geromel -el director de relaciones comunitarias del club- en un comunicado publicado el martes. “En 2015 tuve la idea de crear un equipo profesional de fútbol en San Francisco. Promoví la idea a más de más de cien potenciales inversores, y me honró que uno de ellos aceptara ser el principal accionista. Cientos de personas comulgaron con nuestro sueño y fueron indispensables para los Deltas se convirtieran en una realidad. Pero eso no es todo. En nuestra primera temporada de juego ganamos el campeonato en una final en un Kezar Stadium repleto contra los New York Cosmos el pasado domingo”.

“Quiero agradecer a todos y cada uno de ustedes por haber sido parte de esta sorprendente aventura”.

La primera y única temporada de los Deltas tuvo puntos altos y puntos bajos. Pero el mayor problema para el conjunto de la Costa Oeste estuvo vinculado con la economía del equipo. El total de público en el Kezar Stadium en toda la temporada 2017 fue de alrededor de 20.000 espectadores en la decena de partidos que el equipo disputó como local.

El deficiente aspecto financiero del equipo no se hizo sentir en su rendimiento en la cancha, especialmente en la última parte del año. Una historia de película, no demasiado lejana físicamente de Hollywood. Un equipo inviable desde el punto de vista económico cortó su trayectoria al conseguir su primer y único título.

La NASL tiene la manzana rodeada

¿De quién es la culpa? Probablemente de nadie en particular. Los Deltas llegaron a una North American Soccer League sostenida por el respirador artificial. Ningún equipo de la competición tiene una situación boyante en momentos en los que la continuidad de la liga -muy probablemente como tercera división- está en duda. El club de San Francisco, finalmente, hizo muy bien muchas cosas, pero puede haber errado de manera fatal en sus previsiones de respuesta de público. Los Deltas se mueren con una hinchada fiel. Pero con un número de aficionados escaso, que casi no lograron disfrutar la alegría de ser campeones.

Hablemos de ‘expedientes X’ en el fútbol norteamericano. Sin dudas, San Francisco Deltas está entre los casos más intrigantes de la esfera paranormal del soccer.

Fotografía: San Francisco Deltas celebra su campeonato. (www.nasl.com)

Anuncios

La NASL perderá la condición de liga de segunda división en la temporada 2018

PRFC Cosmos

La decisión no es oficial -o 100% oficial, mejor dicho-, pero al menos se ganó el estado de oficiosa. La U.S. Soccer Federation denegó a la North American Soccer League la posibilidad de mantener su condición de liga de segunda división en la pirámide del fútbol vigente en los 52 estados de la Unión a partir de 2018.

La primicia fue del sitio FiftyFive.One, ratificada a través de un comunicado publicado este martes en la web oficial de la NASL. En la práctica, la medida adoptada por la federación obliga a la North American Soccer League a aceptar ser considerada como un campeonato de tercera división, fusionarse con alguno de los otras ligas de D-3 que estarán vigentes en Estados Unidos en 2018, o desaparecer.

La NASL vive, ¿y ahora qué?

¿Cómo se llegó a esta situación?

En enero la U.S. Soccer decidió que en la temporada 2017 existirían en Estados Unidos dos campeonatos de segunda división: la NASL y la USL. Durante el transcurso del año ambas ligas debían elaborar un plan estratégico para demostrar que habían alcanzado o que estaban en camino de alcanzar los objetivos y criterios establecidos por los reglamentos federativos para ser consideradas torneos de D-2.

Pérdidas millonarias para el Rayo Vallecano tras el fiasco en la NASL

Si bien la federación estadounidense todavía no ha dado a conocer de manera pública los motivos por los cuales ha rechazado el pedido de la North American Soccer League, la liga ha tenido severos problemas para mantener su presencia en la geografía norteamericana. A finales de la temporada pasada Minnesota United dejó la NASL para sumarse a la MLS como equipo en expansión. Tampa Bay Rowdies y Ottawa Fury migraron hacia la USL. Y Rayo OKC y Fort Lauderdale Strikers simplemente dejaron de competir y redujeron aún más el contenido de la liga.

De la NASL a la USL para dar el salto a la MLS

La baja de esos cinco clubes se contrarrestó en parte con la incorporación de San Francisco Deltas, que entró en competición en 2017, mientras que California United FC -un equipo que se instalará en las afueras de Los Angeles y otra franquicia en la ciudad de San Diego se comprometieron a ingresar en 2018. Ocho equipos compitieron en 2017 y la promesa/esperanza es que 10 sean parte del próximo curso.

La reacción oficial de la North American Soccer League

A través de un comunicado oficial, la NASL fijó su posición ante la decisión de la federación estadounidense.

“Desde su debut en 2011, la North American Soccer League ha trabajado de manera diligente para impulsar el crecimiento del fútbol a través de la creación de una liga en la que los clubes lleven la emoción del fútbol profesional a los aficionados de toda América del Norte”, comienza el documento.

“A pesar del progreso hecho por la NASL, la Federación de Estados Unidos ha decidido negarse a aprobar a la liga como un campeonato de División 2 para la temporada 2018. La NASL está decepcionada con la decisión y cree que la Federación no actuó en función del interés del deporte. Esta decisión afecta de manera negativa a muchos actores en el fútbol: aficionados, jugadores, entrenadores, árbitros, socios comerciales y propietarios de clubes de la NASL, que han invertido decenas de millones de dólares en la promoción del deporte. Esta decisión pone en riesgo a los miles de empleos creados por la NASL y sus clubes miembros”.

¿Podrá la NASL mantener la condición de ‘segunda división’ en 2017?

“Si bien en los últimos días se han producido algunos resultados desafortunados para el fútbol de Estados Unidos, tanto dentro como fuera del campo, la NASL sigue comprometida con el crecimiento del deporte y está explorando múltiples opciones mientras sigue planeando su futuro. La NASL sabe que sus seguidores continuarán mostrando un apoyo eterno para sus clubes, y aguarda con interés el tramo final de la temporada 2017 y mira más allá. El fútbol es más grande que cualquier decisión, resultado, persona, liga, división o federación. La NASL continuará su trabajo para asegurar que los días más brillantes para el fútbol de Estados Unidos estén por llegar”.

¿Qué va a ocurrir con la NASL?

La decisión de la U.S. Soccer es una bomba de profundidad para la North American Soccer League. No hay cómo maquillarlo. De hecho, este parece ser el final -una vez más- de la NASL tal como la conocimos hasta ahora. Mientras esta nota se escribe, varios equipos de la ya exliga de segunda división están buscando la manera de integrarse a la que seguramente será pronto oficializada como la única División 2 en el fútbol estadounidense: la USL.

El primero en moverse y dar a entender que su mudanza se producirá pronto fue North Carolina FC. A través de las redes sociales la franquicia que espera llegar a la Major League Soccer en los próximos años explicó que el club se encuentra “completamente comprometido a jugar en el más alto nivel posible en 2018 y el futuro”. Además, asegura que está “explorando todas las opciones posibles para proveer una continuidad competitiva para su equipo profesional masculino”.

Al conjunto de North Carolina pronto podrían seguirlo Indy Eleven y las dos franquicia californianas que tenían previsto entrar a la NASL en 2018. ¿Qué camino tomarán los dos ‘tanques’ de la liga, Miami FC y New York Cosmos? Pocos imaginan que el club del estado de Florida -con un alto nivel de inversión- pueda jugar en una liga de tercera división. Y el nuevo propietario del Cosmos ha dicho en más de una ocasión que su equipo no participará de una competición menor. ¿Hay lugar para ellos también en la United Soccer League?

La federación debe redefinir a la tercera división

Supongamos que -como explicó en su comunicado oficial- la NASL no se extingue y en 2018 se presenta como liga de D-3. Eso implicaría que tendría que ‘competir’ con la NISA, una competición presentada días atrás, y que funcionaría como un torneo independiente de tercera división, dentro del paraguas de la U.S. Soccer. Y, desde 2019 en adelante, se las tendría que ver con la USL – Division 3, la que apunta a ser la tercera división ‘oficial’ a futuro. Una liga destinada a dar espacio a equipos profesionales en nuevos mercados, que cuenten entre 200 mil y un millón de habitantes.

NISA, la nueva tercera división del fútbol de Estados Unidos

Hasta tres ligas de tercera división, entonces, podrían coincidir en el futuro cercano. Así como la federación ordenó el panorama en la segunda división se impone que tome alguna medida similar en el espectro de la D-3.

El establecimiento de un nuevo orden

Si bien nunca hubo debate dentro de la federación sobre la cuestión, la Major League Soccer ratifica su condición de única liga de primera división en Estados Unidos. No demasiado tiempo atrás una NASL más belicosa amenazó con llevar el tema a la justicia y reclamar para sí el rótulo de D-1, algo que finalmente jamás ocurrió.

Más que nunca, la articulación del fútbol profesional en Estados Unidos estará en sintonía con la liga comandada por Don Garber. Con la USL -la competición en la que participan varios equipos filiales de franquicias de la MLS– como liga de segunda división y con la USL D-3 como nuevo patrón en el tercer escalón, la Major League Soccer se acomoda en el sitial más alto del ordenamiento del fútbol norteamericano. Sin oposición fuerte a la vista. A una distancia abismal de cualquier otro emprendimiento que pretenda hacerle sombra.

Fotografía: Puerto Rico FC ante New York Cosmos, en un partido de la temporada 2017. (Crédito: North American Soccer League | NASL.com)

 

 

 

La NASL comienza la temporada 2017 con el objetivo de subsistir

NASL

Superada (¿superada?) la crisis institucional que casi pone fin a su existencia la North American Soccer League arranca la temporada 2017 con el objetivo inmediato de crecer para no perder su condición de liga de segunda división en Estados Unidos.

Tras la debacle del año pasado la NASL comienza el curso de este año con un total de ocho equipos: New York Cosmos, North Carolina FC (el exCarolina RailHawks), Jacksonville Armada, Miami FC, Indy Eleven, Puerto Rico FC, FC Edmonton y San Francisco Deltas -un nuevo club que debuta este año en la liga-.

Para seguir siendo en 2018 un torneo de segunda categoría la North American Soccer League está obligada a sumar cuatro conjuntos nuevos antes del inicio de la próxima temporada. La federación estadounidense mantuvo al torneo en cuidados intensivos y le da un año para recuperar el cupo mínimo establecido por el orden reglamentario.

De acuerdo con el periódico británico The Guardian tres grupos inversores anunciarán en abril su intención de ingresar a la NASL, que este fin de semana da comienzo a su curso 2017. Los rumores hablan de que estos nuevos equipos estarían ubicados en el sur del estado de California, en Atlanta y en Chicago.

Mientras todo esto ocurre la liga es gerenciada por una dirección provisoria, encabezada por el comisionado interino Rishi Sehgal, que figura entre los candidatos a quedarse con ese cargo de manera definitiva.

 

Además, el miércoles la NASL anunció nuevos acuerdos de difusión por televisión con las cadenas beIN Sports e ESPN3.

Pese a estas buenas noticias, la NASL -que comparte de manera provisoria el sello de ‘segunda división’ con la USL en 2017- se mantiene en una situación delicadísima. De los doce equipos que participaron el año pasado de la liga muchos de ellos se mudaron a otras ligas o -directamente- cesaron sus actividades.

Minnesota United es ahora un equipo de la MLS, Tampa Bay Rowdies y Ottawa Fury decidieron afiliarse a la USL, mientras que Fort Lauderdale Strikers y Rayo OKC dejaron de existir. Y dentro del octeto actual de integrantes de la NASL Indy Eleven y North Carolina FC son dos de los doce candidatos a convertirse en equipos de la Major League Soccer en el futuro.

La North American Soccer League busca redefinir su identidad dentro del fútbol profesional estadounidense frente a dos productos potentes, como son la USL y la MLS. En ese ámbito a la vapuleada competición le tocará competir contra sus ‘rivales’ y contra sí misma y los malísimos antecedentes que sentó en los dos últimos años.

La NASL comienza el sábado con tres partidos:

  • North Carolina FC vs Miami FC
  • Puerto Rico FC vs New York Cosmos
  • San Francisco Deltas vs Indy Eleven

 

Fotografía: San Francisco Deltas, el nuevo equipo de la NASL en la temporada 2017. (Crédito: Facebook | North American Soccer League)

El Cosmos y la NASL, ¿salvados por la campana?

commisso

New York Cosmos y la liga de ‘segunda división’ de Estados Unidos podrían tener vida después de la muerte clínica en la que entraron tras el final de la temporada 2016.

La federación local tiene desde hace semanas un asunto explosivo sobre la mesa. Los ejecutivos de la U.S. Soccer deben determinar si la NASL -que sufrió un masivo éxodo de equipos o la desaparición técnica de varios de sus integrantes- es todavía viable y puede seguir en funcionamiento y si esa liga puede seguir siendo considerada como Division II.

Los plazos están completamente vencidos y sobrepasados, y tanto la NASL como la USL (la ‘tercera’, que no oculta que desea ser ‘segunda’) aguardan la decisión de la federación, que podría hacerse pública en las próximas horas.

¿Qué queda de la NASL?

Los clubes que están dispuestos a competir en una hipotética temporada 2017 son siete: North Carolina FC (el exCarolina RailHawks, cuyos propietarios impulsan una candidatura para llevar al equipo a la MLS), Miami FC, FC Edmonton, Indy Eleven, Jacksonville Armada, San Francisco Deltas (un club completamente nuevo), y Puerto Rico FC.

La U.S. Soccer pretende que la NASL cuente con un mínimo de 8 participantes para ser considerada como ‘segunda división’. Y el hipotético octavo participante sería uno de los recientes desertores de la liga, el New York Cosmos.

El club de ‘la Gran Manzana’, que recientemente dejó en libertad de acción a todo su plantel y prácticamente a todo su personal administrativo, habría encontrado a un comprador en las últimas horas. El interesado sería Rocco B. Commisso, el CEO de Mediacom Communications Corporation, uno de los operadores de TV por cable más importantes de Estados Unidos.

De acuerdo con distintos medios de prensa locales Commisso daría la luz verde para la adquisición del Cosmos siempre y cuando la NASL siga siendo considerada una liga de segunda división.

En otras palabras, la NASL necesita que el Cosmos sea parte de su circuito, el Cosmos necesita que la NASL se mantenga con el mismo estatus normativo del año pasado, y la federación necesita resolver un conflicto que todavía no está del todo controlado.

Un propietario con antecedentes futbolísticos

Commisso, de 67 años, nació en Italia y desde su adolescencia vive en New York. A lo largo de toda su vida expresó su devoción por el fútbol. El empresario se graduó en la Columbia University -una institución en la ciudad- y fue un integrante importante del equipo de soccer de la casa de estudios durante cuatro temporadas. Desde su graduación Commisso ha sido uno de los principales benefactores del equipo de fútbol de su universidad. A tal punto el italiano influye todavía que el estadio de Columbia lleva su nombre (en la fotografía).

De manera tangencial, entonces, un hipotético arribo de Commisso al Cosmos podría solucionar el eterno problema de [la falta de] estadio que el club verdiblanco arrastra desde hace tiempo.

***

Todo lo hasta aquí expresado se mantiene en el ámbito del rumor, ya que no existe ninguna palabra oficial con respecto al futuro de la NASL.

Los calendarios de competición de tanto la ‘segunda división’ como de la USL deberían haber sido publicados hace tiempo. El retraso daña profundamente a todos los equipos involucrados, que tradicionalmente intentan vender sus abonos de temporada durante Navidad y las fechas cercanas.

Si el intento de dar nueva vida a la North American Soccer League fracasa finalmente (que puede fracasar, sin dudas) a la federación no le quedará más remedio que reconocer a la United Soccer League como su nuevo torneo de segunda categoría, aunque algunos de sus equipos no cumplan con todos los requisitos de infraestructura que hoy se exigen a los clubes de una Division II.

Fotografía: Columbia University Athletics / Mike McLaughlin

“La USL no es una opción para nosotros”, dice el presidente del Cosmos

cosmos

El Cosmos del glamour, el equipo del jet set y el equipo del pueblo, el club que -contra corriente- hizo historia en el fútbol global nunca regresó. El recuerdo de las fotos descoloridas están, sí. El glorioso documental Once In A Lifetime también queda como testimonio de la hazaña. Y algunos hinchas originales -las víctimas de este asunto- también volvieron a agitar las banderas verdes y blancas cuando alguien compró el nombre, y lo hizo competir en la segunda versión histórica de la North American Soccer League.

Pero nunca éste Cosmos fue aquel Cosmos. Y esta NASL jamás se asomó al nivel de trascendencia que aquella NASL tuvo. El Cosmos y la liga pasan por su peor momento histórico. El club liberó de sus contratos a todo su plantel, despidió a buena parte de su personal administrativo y carece de un estadio donde jugar como local en 2017.

Si bien formalmente el vigente campeón no anunció todavía su salida de la liga los hechos hablan por sí solos. El New York Cosmos no volverá a la competición el año próximo. El club abre un hiatus indefinido, sin prometer una fecha de retorno.

El New York Cosmos en crisis, la NASL teme por su supervivencia

Mientras la liga se desgrana y pierde participantes cada semana a día de hoy es imposible asegurar que la NASL podrá reunir a media docena de equipos para armar su circuito. Nadie -NADIE- quiere ser asociado a día de hoy con una liga cuyo nombre parece maldito. La gran mayoría de los conjuntos que consigan sobrevivir terminarán casi con toda seguridad en la USL, casi la única tabla de salvación disponible para ellos.

En medio de este momento verdaderamente dramático el presidente del Cosmos, Seamus O’Brien (en la fotografía), concedió una entrevista al portal estadounidense del periódico británico The Guardian. El visceral dirigente respondió a algunas de las cuestiones más punzantes vinculadas con su equipo.

El New York Cosmos no quiere ser parte de una liga reducida: “Estamos en una situación en la que la NASL quedó reducida de lo que originalmente se planteaba como una liga de 13 equipos a una de potencialmente siete participantes. Ante esta situación el Cosmos tiene que tomar decisiones ahora. No puedes esperar hasta febrero o marzo para saber si vas a jugar en abril. Es una decisión empresarial que hay que tomar ahora. [Jugar en una liga de siete equipos] no es una opción para nosotros”.

Tampa Bay Rowdies deja la NASL para sumarse a la USL

El club no tiene intención de unirse a la USL: “El Cosmos no podría jugar en la tercera división; simplemente no podríamos hacerlo”, aseguró O’Brien. “En este momento no hay manera de que consideremos a la USL, que es claramente una liga de tercera división. La USL puede ser una opción para otros equipos, pero no en esta ciudad. Simplemente no es una opción para nosotros”. El presidente del equipo verdiblanco no quiso especular sobre la posibilidad de que la United Soccer League pase en los próximos días a ser considerada por la federación estadounidense como una liga de segunda división.

El futuro del Cosmos y de la NASL: “Muchos de mis colegas en la NASL creen en la liga, en sus opciones a futuro. No es que nosotros no lo hagamos. Pero nuestro club no puede jugar en una liga de siete equipos. Hemos intentado hacer todo de manera prolija para tomarnos un tiempo y ver cómo seguimos avanzando. Daremos ahora un paso atrás, analizaremos todas nuestras opciones, y decidiremos qué haremos en el futuro. No desapareceremos”.

Sin estadio, sin plantel, sin empleados. El Cosmos, salvo que de alguna manera la NASL consiga reunir a una docena de equipos en los próximos meses, estará fuera de toda competición en 2017. De hecho, el club ha vuelto a la situación en la que estaba antes de su ingreso a la segunda encarnación histórica de la North American Soccer League. New York Cosmos es hoy una marca, y eso es lo que Seamus O’Brien y Sela -el grupo inversor de capitales saudíes- pretenden proteger en estos momentos de crisis.

¿Podrá la NASL mantener la condición de ‘segunda división’ en 2017?

“Es una gran marca”, dijo el viernes Don Garber, comisionado de la MLS, al mismo tiempo que descartó cualquier posibilidad de que su liga pudiera acoger a New York Cosmos. “Tenemos a dos equipos en New York [los Red Bulls y NYCFC]. No tendremos a un tercer equipo”, destacó Garber antes de la disputa de la final por la MLS Cup.

Entre ser una gran marca, una referencia de una época dorada -y llena de excesos administrativo-económicos- e intentar ser un equipo que jamás encontró su lugar en la ciudad de la que alguna vez fue rey. El Cosmos está a punto de volver a los archivos, una situación de la que le costará salir. ¿Cuántas veces será el exequipo de Pelé capaz de salir de la muerte? ¿Cuánto puede subsistir su recuerdo tras su apresurada segunda salida de escena?