La noche de Valeri fue de tres para Portland Timbers

El argentino celebró sus cien goles en todas las competiciones con el equipo de Oregon. A la fiesta se sumaron su amigo y compatriota Sebastián Blanco, con la primera asistencia tras la lesión de rodilla, y el chileno Felipe Mora con el gol del triunfo.

Por: @jrojasa75

Cuando Felipe Mora dice que sí, marca gol para Portland Timbers. El chileno anotó en los últimos minutos del partido el gol de la victoria ante LAFC. Su tercero de la temporada, su tercero de cabeza, en su tercera aparición con el equipo de MLS tras regresar de Copa América,

El encuentro que ya es costumbre como un divertido ir y venir entre los dos equipos, parecía llegar al empate. La celebración por los 100 goles de Diego Valeri con el club se mostraba como el eje central de un empate ante los dirigidos por Bob Bradley.

“Nunca me imaginé al llegar aquí que estaría en este punto. Significa que he dado lo mejor”, aseguró el argentino en conferencia de prensa. “Siempre trato de ser mejor como profesional en el rol que me toque y dar al equipo lo que necesita. Es muy especial conseguir esto con esta camiseta, con estos colores”, dijo.

Pero Sebastián Blanco, quien empieza a aportar tras su dolorosa lesión, tenía otros planes. El argentino no tiene aún 90 minutos en total jugados esta temporada, tras recuperase de la rotura de ligamentos cruzados. Pero sumó su primera asistencia tras recibir de un lateral en tiempo de adición y cruzar una pelota perfecta desde la derecha al área.

Mora le dijo que sí, golpeó la pelota como manda el libro – hacia abajo y cambiando la trayectoria – , para vencer al joven Tomás Romero. Segunda victoria en fila para los dirigidos por Gio Savaresse.

El entrenador venezolano le regaló un momento especial tras el encuentro a Marco Farfán, quien defiende ahora los colores de LAFC. Tras al pitazo final, los dos compartieron unos minutos y un abrazo.

“Fueron muchas pequeñas cosas, pequeños momentos que hicieron esta noche especial”, sentenció Gio, en conferencia, con la sonrisa del deber cumplido y la seguridad de que ganando es mas fácil corregir.

Noche de celebraciones en el local. Tres puntos, victoria venida del banco (por la participación de Mora y Blanco que arrancaron de substitutos), los cien de Valeri, y la vuelta al camino que la afición de Providence Park quiere.

Almeyda jugándose ‘la vida’ táctica con Los Quakes

Todos los ojos se quedaron el fin de semana con los dos goles de Chris Wondolowski, muy merecido obviamente. Pero tácticamente hay que destacar la lectura del partido y la disposición de los jugadores, para que San Jose Earthquakes le diera la vuelta y ganarlo 2-1 de visita ante Real Salt Lake.

Por: @jrojasa75

Hablar de los goles de Wondo es una obviedad, tiene 168 tantos en MLS y ha marcado cinco goles en sus mas recientes seis apariciones. Hablar de la presión individual que plantea Matias Almeyda, como concepto de juego, es ‘llover sobre mojado’. Por eso, lo que hay que destacar son los riesgos tomados en la lectura del partido, tanto por el entrenador ordenando los cambios, cómo por los jugadores dispuestos a ejecutar funciones incluso fuera de su zona de confort.

EL ARRANQUE

Empecemos por el principio. Sin arrancar el partido, lo conocido es que una formación habitual de Los Quakes es el 1-4-2-3-1, con mucha movilidad una vez suena el silbato. En este caso, el novato Beason (menos de 20 partidos) como central ante la ausencia de Alanis; Wondo en el banco (es su rol habitual), y Ríos en el banco (en el modelo actual empujado por la competencia de chico Cowell).

Una vez arranca el partido, el sistema es lo de menos para Almeyda. Sus emparejamientos a lo largo y ancho del campo hacen que sean los movimientos del rival, los que terminen marcando el dibujo propio (pasa siempre con los equipos cuyo concepto es la presión individual). Por ello, durante el encuentro se pueden detectar diferentes ‘formaciones’, tratando de ser sólido estructuralmente.

En un bloque medio, fácilmente Los Quakes puede verse en este 1-1-4-1-3-1. Son cuestiones de momentos. Con cada movimiento del rival, que obliga a uno propio, el dibujo cambiará.
Nótese como en un bloque bajo, se puede detectar un 1-5-2-2-1. En este caso el ‘descolgado’ es Espinoza, y hay superioridad numérica de San Jose en defensa. Cada momento de partido y cada rival, hará que este patrón cambie.
En construcción, saliendo con la pelota lo más limpia posible desde atrás, pero listos para saltar presión según el rival. Uno de los dibujos de San José puede ser este 1-3-3-3-1

San José se fue al entretiempo perdiendo 0-1 con un golazo de Rubio Rubín, nacido de una posesión que el peruano Marcos López terminó enviando al lateral. Espacio para el delantero de Real Salt Lake tras una extensión con la cabeza y el resto es magia. Golazo!!

LOS RIESGOS – JUGARSE ‘LA VIDA

Al 66′, Matias ‘frota la lámpara’, ‘saca su evangelio’, toma riesgos, ‘se juega la vida’. Aquí arranca lo más interesante en una seguidilla de decisiones del entrenador y de los jugadores, quienes siguen ‘a muerte’ las intensiones del técnico. Almeyda mandó tres cambios en esa ventana: Salinas por López; Abecasis por Thompson; y Ríos por ‘Chofis’ López.

Los Quakes, tras las modificaciones quedaron formando con Marcinkowski, Abecasis, Jungwirth,Beason,Salinas; Remedi, Yueil; Fierro, Rios, Espinoza; y Cowell. La idea eran darle más profundidad por el sector derecho a su ataque, un nuevo aire a la compañía de Espinoza, y Ríos por detrás de la ‘joya’ Cowell.

El minuto 72 fue el minuto en el que el ‘genio’ entró a la cancha. Para muchos, me debería estar refiriendo a Wondo. Pues sí, pero acompañado de cómo Almeyda ‘destapó la botella’. El goleador histórico de Los Quakes ingresó por Beason. Un goleador por un central. Cómo reacomodó el entrenador?, así: 😉👍⚽️⚽️🔥👇

DOS jugadores, ocuparon espacios y más que ello responsabilidades, que pocas veces en su carrera han encarado. Si bien tienen capacidad para hacerlo (obviamente de lo contrario Almeyda no lo intentaría). Remedi se fue de central y su zona como doble pivote fue responsabilidad de Fierro.

A partir de entonces, San Jose Earthquakes formaba con: Marcinkowski; Abecasis,Jungwirth,Remedi,Salinas;Yueil,Fierro;Cowell (paseo a jugar por fuera en la derecha),Ríos,Espinoza; y Wondo. Los movimientos de entrada y salida entre Ríos y Wondolowski empezaron a marcar espacios y diferencia, además de la amplitud.

Ni Remedi, ni Fierro tienen en sus historiales presencias como central o como doble pivote, en el caso del mexicano.

Fierro corroboró la intención de los cambios y sus responsabilidades en ese momento, fuera de su zona de comfort.

Diez minutos después, llegó el gol del empate. La secuencia arranca con ocho hombres en ataque; lateral derecho y central en zona tres. Movimientos de entrada y salida en el carril central, y como siempre Wondo llegando a donde todos los defensores piensan que nadie llegará, ocupando los lugares que nadie busca. Así arrancó la secuencia 🔥🔥⚽️👇

Al 87, con el empate en la bolsa, y con hombres decididos a ‘jugarse la piel’, Almeyda entrega responsabilidades mas acordes a algunos de sus hombres y recompone, sin dejar de pensar en ir al frente. Ingresa Judson por Espinoza, lo que le entrega a Remedi y Fierro sus zonas de más experiencia.

Con la llegada de Judson, Los Quakes formaban con: Marcinkowski; Abecasis,Jungwirth,Judson,Salinas; Yueil,Remedi; Fierro,Rios,Cowell (ahora por la izquierda) y Wondo. Se mantuvo amplitud, los movimientos de entrada y salida con Wondo-Ríos, y se agregó la potencia de Fierro de vuelta a la banda.

Por si acaso, Yudosn jugando como central, es algo que solo se ha visto con Almeyda. El brasileño ya lo ha hecho con Los Quakes, pero su registro no lo muestra en esa posición antes de llegar a MLS. 😉👍⚽️👇

La amplitud y el intercambio Abecasis-Fierro por derecha, provoca el centro para el segundo gol de Wondo, el jugador que más tantos le ha marcado a RSL.

Fierro contó en rueda de prensa, que cuando la pelota venía hacia él, escuchó como Almeyda le gritaba: “tirála, tirála”, refiríendose a que lanzara el centro. Otra ‘asistencia secundaria’ para el entrenador 😂💁🏻.

Así se fraguó la ‘voltereta’ que puso a San José Earthquakes segundo en la Conferencia Oeste y segundo en la tabla general (Supporters Shield), tras cuatro partidos. Obviamente es exageradamente temprano en la temporada. Pero la noche del viernes quedó claro una vez más, que los ‘guerreros’ de Almeyda van a fondo con lo que él proponga. Y el técnico lo sabe. ⚽️👇

Por cosas como estas, no solo por su presión individual de la que ya todo el mundo habla, y que son en su mayoría ignoradas, es que los equipos de Matias Almeyda son complicados de enfrentar, difíciles de analizar, duros de prever. Un técnico que se deja ‘hablar’ por el partido, que asume riesgos y jugadores que van a ‘muerte’ con la idea.

Atlanta de Heinze, tan cerca y tan lejos de contundencia en ataque

En total, de manera oficial, Atlanta United suma bajo el mando de Gabriel Heinze seis partidos. En ellos ha conseguido seis goles (tres en uno solo). Revisamos los datos, las estructuras y por qué lo conseguido hasta ahora no es suficiente.

Por: @jrojasa75

La sensación entre aficionados y prensa es que al equipo de Gabriel Heinze le cuesta marcar goles. Algunos culpan al plan de juego, otros a la falta de un goleador nato en forma; todos tienen los ojos puestos en: esperar a Josef Martínez y criticar a Heinze. Lo primero es factible y casi que obligatorio; lo segundo posible, pero muy debatidle al revisar estructuras, intentos, formas, datos y resultados.

Para empezar hay que discriminar los goles conseguidos y estar de acuerdo en que no es suficiente. Son seis goles, en igual número de partidos, distribuidos así: dos en Concachampions y 4 en MLS. Las anotaciones incluyen: dos de penal (uno en SCCL, 1 en MLS), un autogol del rival, uno a salida de tiro libre (el remate hermoso de Barco). Esto deja dos tantos convertidos con jugada plena en movimiento que incluye construcción.

Para qué han servido: Con esos seis goles, en términos de puntos se puede hablar de 10 unidades. Seis en Concachampions (en tres partidos; clasificación en llave de ida y vuelta, derrota sin gol en ida 2da llave), y cuatro en MLS (en tres partidos; empate, victoria, derrota). Una victoria de visita, dos de local, un empate de local, dos derrotas (una local, una visitante).

El tema complicado es la llave de Liga de Campeones de Concacaf, cuya vuelta jugará de visitante con una derrota en casa 0-3. En el camino de MLS, la larga temporada apenas arranca y el camino se puede componer tranquilamente. Porque al revisar, estructuras y formas, Atlanta United va por buen camino.

En los seis encuentros disputados, Atlanta United suma 29 remates a puerta. 16 en los tres partidos de Liga de Campeones de Concacaf y 13 en los tres de MLS. En varios de los encuentros, la habilidad para mover el bloque inferior del rival ha sido puesta a prueba. Así explicaba Heinze hace unos días, cómo pretenden o cómo se debe hacer para conseguirlo: 😉⚽️⚽️👇

Más allá del trabajo para mover un bloque bajo, la red de pases, los cruces (nótese en la gráfica la cantidad de pelotas desde los costados), y el manejo de los pases en zona dos y tres, marcan la tendencia. Una que en el caso de Atlanta United habla de un plan de juego que pretende presencia y trámite superior en esas zonas y que ha ido ‘in crescendo’.

Otro concepto en la construcción que hay que reconocer, es la forma en la que se utiliza el volante creativo y cómo para Heinze, más allá de su ubicación o no, por el carril central, se trata de aprovéchale sus cualidades sin ‘amarrarse’ a la postura de arranque.

Los entrenadores suelen decir que mientras sus equipos tengan oportunidades de anotar, traducidos en disparos directos al arco, presencia en el área rival y cruces desde los costados con ventaja para el rematador, la tarea en construcción es correcta y la preocupación no debe ser el cómo llegar sino el cómo concluir. Aquí empiezan las revelaciones más claras para la ineficiencia. Ojo, Atlanta United es un equipo eficaz, porque tiene posesión y crea opciones, pero es ineficiente, porque no consigue finalizar como debería.

Los seis goles hasta ahora anotados han sido conseguidos por: Barco (2), Damm, Hyndman y Moreno, más el autogol ante Chicago. Ni Josef Martínez, Ni Lisandro López, ni Erick Torres se han hecho presentes.

Cada caso es independiente: Martínez regresando de su larga lesión, lo importante es sumar minutos, mantenerse saludable e ir volviendo al nivel de goleador que le ha dado su reputación; López acá de llegar, vive ahora una situación personal (muerte de su padre) que deja en incognito su futuro inmediato, y su participación apenas ha sido normal. Y Torres, un delantero que no produce anotaciones consistentemente desde hace varios años.

Heinze ha utilizado diferentes estructuras de ataque pensando en poner en ventaja a sus hombres más adelantados. Atacó hasta ahora con cinco y con seis, involucrándolos en estructuras de 1-4; 3-3; 3-2 (quizá la más usada).

El primer partido (de visita ante Alajuelense) y el más reciente (de visita ante New England) presentaron los retos más inesperados: expulsión de Guzan ( 43’ vs Alajuelense – termina ganando 0-1). Y ante Revolution: López no disponible; lesión de Damm (25′), Barco tras ingresar al 46′, se va con un golpe al 80′ y el equipo debe terminar con 10 hombres entre 10 y 12 minutos.

Tras la revisión, la estructura, los intentos y la creación de opciones están ahí; los cruces (especialmente de Damm) deben ser mucho, mejores; la esperanza de recuperar a Josef es real y con todo en orden debería empezarse a notar pronto; Atlanta United debe ir al mercado a conseguir un verdadero remplazo para el venezolano.

Por lo pronto, el gol de los de Heinze deberá llegar por comité, fortaleciendo el plan de juego de su entrenador. En eso, la gran diferencia de 2020 a 2021 es que la estructura ahora sí le ofrece posibilidades claras y constantes al frente de ataque. Importante diferencia, pero el gol se mantiene tan cerca como tan lejos.

Austin FC está ‘verde’ pero tiene siembra para cosechar en 2021

El equipo novato de MLS este año tiene mucho camino por recorrer y una plantilla que puede mejorarse en profundidad. Pero tras su primera victoria, quedan claros conceptos tácticos que le pueden dar mucho rédito este año. Los repasamos.

Por: @jrojasa75

Antes de entrar en los conceptos tácticos que ha demostrado Austin FC en sus dos presentaciones (derrota y victoria), planteemos algunas generalidades tanto de la formación de la plantilla como de su cuerpo técnico.

Lo primero es que a pesar de que estamos hablando de un equipo debutante como profesional, sin pasado deportivo en otras divisiones del fútbol estadounidense, la creación de la plantilla fue, es y será todo un reto.

Por ello destacan las inter relaciones que se fueron buscando y/o creando al confeccionar el plantel. Stuver, Sweat y Ring jugaron juntos en NYCFC (MLS), Lima y Hoesen lo hicieron en San José; mientras que los internacionales Romaña, Dominguez y Redes, compartieron varios meses jugando para Guaraní (Paraguay) cuando ya sabían que estaban a préstamo y compartirían vestuario en el equipo de MLS. Hablamos de 8 jugadores llamados a ser titulares que traen esas inter conexiones.

Josh Wolff, el entrenador de 44 años, es por primera vez técnico en propiedad de un equipo en primera división. Tras su carrera como futbolista en MLS (mayoría) y Alemania, trabajó como asistente en DC United (un año) y a partir de ahí, ha ‘consumido’ la filosofía de Gregg Berhalter (actual seleccionador de Estados Unidos), con quien estuvo cuatro años en Columbus Crew y uno en la selección, antes de asumir con Austin FC.

De ahí arrancan los conceptos que maneja y espera solidificar este Austin FC, entre los que se destacan: partir de un 1-4-3-3; presión alta a la salida del rival, construcción con la pelota desde su primera línea; juego de amplitud y disciplina en la recuperación tras pérdida, para tener la mayor cantidad de hombres detrás o en la línea de la pelota.

La salida

Austin FC busca una salida limpia, por ello mantiene el cuatro atrás y crea una especie de triángulo en el medio para proteger el carril central. A la hora de dar amplitud a ese comienzo controlado, Alex Ring se incrusta entre los centrales para facilitar el dominio de la acción y el juego en amplitud. Es una variación a la ‘Salida Lavolpiana’, en la profundidad de sus laterales.

Cuando las condiciones no lo permiten, por la presión rival, o por decisión táctica, el juego largo se hace buscado desde Stuver a Hoesen para que una red de contención llegue a recibir la pelota que el delantero centro intente controlar como pivote.

LA PRESIÓN

Entre las demandas físicas y mentales del sistema de juego que pretende Austin FC y que hemos visto tratar a Berhalter con el seleccionado de Estados Unidos, está la presión alta, que variará de acuerdo a los momentos del juego y las características del rival, pero que está en el ADN de los conceptos que buscan implementar estos entrenadores.

División de espacios en la segunda línea de presión, hombre a hombre en la primera, así como a los jugadores más claves del rival, ya sea que estén en la primera o segunda zona de presión. Con este concepto, Austin FC consiguió su segundo gol ante Colorado Rapids. La presión al rival resultó en la recuperación por derecha Con Fagundez y el rápido ingreso al área con el recién ingresado Gallagher, la pelota le queda a Cecilio, quien cobró por ventanilla.

PRESIÓN TRAS PÉRDIDA

Otro de los conceptos, no solo demandantes, sino que modifican el dibujo de acuerdo a las necesidades. Lo cierto es que la idea busca regresar lo más pronto a la línea de la pelota, mantener la mayor cantidad de hombres detrás de la esférica. Y mas que tener un delantero ‘descolgado’, ‘disparar’ en velocidad el ataque tras recuperar, usando para ello el juego en amplitud.

La mayor ventaja de este concepto es mantener un bloque compacto que le impida al rival intervalos simples de aprovechar. Es fundamental aquí dos cosas: no solo la rapidez para recomponer, sino la lectura de la red de apoyo una vez se tiene la oportunidad de recuperar, ya sea por presión o por error del rival.

En la jugada del primer gol en la historia de Austin FC en MLS, el venezolano Pereira, siendo aún novato en MLS (cumplirá 21 en julio), demostró gran acierto en la lectura de cómo reiniciar tras la recuperación, y luego cómo sembrar a su marca, para abrir el juego en amplitud. Terminó siendo una secuencia de 11 pases (sí, con algo de ‘basura’ visual tanto en la construcción como en el área – que no demeritan para nada la aplicación de los conceptos).

Obviamente no todo es, ni puede pretenderse, correcto en lo visto hasta ahora por Austin FC. Primordialmente, las demandas del sistema obligan a una concentración y estado físico fantásticos, y a una relaciones en el campo que solo se irán consiguiendo con los partidos.

Como descargo, Wolff tuvo que realizar dos cambios del primer al segundo encuentro. Matt Besler no estuvo por el nacimiento de su bebé; y a última hora, Tomás Pochettino tuvo que ser retirado del plantel ante el anuncio de una investigación por la posible irregularidad en su inscripción (aún se estudia el caso). La otra variante fue decisión técnica y fue la inclusión de Stroud en lugar de Redes, quien vino desde el banco para contribuir.

Además, hay que sumar la pérdida de Sweat al minuto 23 por una lesión, en la rodilla izquierda, que lució bastante preocupante para el futuro inmediato.

Pero como el caso que revisamos, mas allá de adversidades, es de conceptos, hay algo que les ha complicado la vida en los dos encuentros. La defensa de los tiros de esquina ⚽️⚽️👇

Con una variante mínima, Austin FC defendió los tiros de esquina ante LAFC y ante Colorado Rapids con una marca mixta, demasiado inclinada hacia lo zonal. Cuatro a cinco hombres tratando de controlar la entrada al área chica; dos o tres repartidos para mantener alejados a los atacantes, y de ser necesario, uno cerca al cobro (cuando hay hombre del rival cercano). Pero en todos los casos, dejando dos libres frente al área grane y la posibilidad de que, como sucede frecuentemente, una carrera en ataque se lleve por delante las intenciones de marca.

Y de hecho así les sucedió en el gol de Rapids. Mal identificado el hombre peligroso en la zona y desatención a los mismos aspectos de la marca zonal ya mencionada 🙈⚽️⚽️👇

Shinyashiki (9) tuvo poca oposición para rematar de cabeza el cobro directo con perfil cambiado, y por lo mismo hacia afuera. En la imagen se nota cómo básicamente nadie se hace responsable por estar atendiendo a la zona.

Los goles ante LAFC llegaron en construcción y ante al menos un error específico en salida, pero el sufrimiento en los tiros de esquina en contra fue permanente en ambos encuentros.

Tiene mucho por mejorar, una plantilla que apenas se está conociendo y que seguramente podrá fortalecer en lo que queda de las ventanas de transferencia, pero los conceptos de Austin FC son claros y van creando la base ‘fértil’ para que el equipo Verde tenga una buena cosecha en su temporada inaugural de MLS.

El DCU de Losada es ‘Team Caos’

En el buen sentido de la palabra, la primera impresión que dejó DC United bajo el mando del argentino es un equipo que pretende generar el caos en el rival con su presión, que puede confundir al espectador impávido con un esquema flexible y que puede terminar tan bien como mal, dependiendo de la afinidad de los jugadores al lago plazo con las demandas.

Por: @jrojasa75

El primer aspecto a revisar a la hora de analizar el debut de Hernán Losada al mando de DC United, es evidentemente que tuvo que seleccionar su primer once de un grupo que no estaba cien por cien disponible debido a varias lesiones.

Lo segundo, es que su esquema desde el arranque confundió a muchos. Oficialmente, MLS lo describió como 1-5-4-1, la transmisión de televisión como un 1-3-4-2-1 y una fuente que me lo había enviado antes del partido – recibido de personal cercano a la decisión – lo confirmaba como un 1-3-2-4-1.

Lo peor, o mejor, de la historia, es que todos podían haber tenido razón, porque si bien Lozada parte de una línea de tres centrales, buscando poblar el carril central y con un ‘descolgado’ para sus ataques. El concepto que marca el esquema es la presión. así que será el rival y sus movimientos el que al final determine si se verá a DC United con 4 en el medio en cuadrado; tres, no lineales; o cinco, ocupando lo ancho del campo de juego.

Repasemos rápidamente los diferentes parados:

Este fue el parado de DC United al momento del pitazo inicial
Así acomodó DC United su bloque y creó la figura, para recibir la primera pelota larga del rival
Por momentos el rombo, era la figura para defender el carril central

Las diferentes figuras utilizadas por DC United van de la mano con dos conceptos: Buscar dominar el carril central en defensa, complementado con uno o dos descolgados (dependiendo de la situación) para aprovechar los intervalos del rival. Puede ser fácilmente una invitación al rival para que juegue por fuera, a sabiendas de que sus centros no son precisos.

El plan de juego en construcción partía de mantener los tres centrales para protegerse, utilizando el concepto del descolgado para estirar al rival y el juego en amplitud, tras partir de cinco en el fondo para que los dos externos se sumen. El otro concepto claro de DC United fue la presión a la salida del rival, utilizando ‘oleadas’ que permitieran ganar las segundas pelotas.

Al estirar la figura en construcción, el rombo del carril central se convierte en un triángulo y se gana en juego de amplitud
Presión en salida del rival, protegiendo carril central, intervalo para segunda oledada fuera del rombo. Y abajo, presión en zona dos del rival a la salida de un lateral. Crea marca individual a los cercanos y una zona para el carril desde el que arranca la pelota.

El problema con las presiones tan intensas es la necesidad – obligación – de una coordinación adecuada y una concentración en cada uno de los hombres que deben ejecutar la presión y los que deben llegar a la segunda oleada. DC United sufrió el lapso en el gol de New York City FC.

Con la basculación hacia su carril derecho, DC United descuidó la banda lejana y fue pasivo dentro del rombo permitiendo que con un toque, la pelota saliera de la presión y terminara en el carril desprotegido.
Obviamente tras permitir la salida de presión y el intervalo en el carril lejano, los tres centrales tuvieron que defender retrocediendo y mirando a su arco. El retroceso en general fue lento y l pelota cruzada encontró a Taty Castellanos para el primer gol de NYCFC.

Antes de ver cómo la voltereta en el marcador fue producto de los mismos conceptos de ‘caos’, revisemos un elemento adicional del trabajo de Losada con su equipo. El parado para defender los tiros de esquina.

DC United utilizó una defensa mixta en los tiros de esquina, con sus tres centrales atacando la zona, cinco hombres en marca individual a la ocupación del área por NYCFC y dos atentos a los ubicados por el rival fuera del área cerca al cobrador, decidiendo con ello dejar en libertad al ubicado fuera del área en el carril central.

Algo de esto y las diferencias con el plan de NYCFC veremos en el segundo gol de DC United. Pero primero, revisemos el empate, producto de una presión, con segunda oleada, que obliga al central de NYCFC a rechazar a la banda. El reinicio toma mejor parado al local y con mejores opciones.

Tras mantener la presión y ganar el latera, DC United consigue una mejor distribución de sus hombres en zona tres (uno del rival). Nótese cómo al salir ganador del uno contra uno, Moreno tenía tres posibilidades de pase. Gressel (31 – la más lejana), Flores (10, en el área entre los centrales) y Hines-Ike, la más simple.

El central obviamente sacó un remate de mucha calidad, pero el espacio que tuvo, su ubicación en ese sector y el ser una de tres posibilidades, son resultado o ‘premio’ al concepto de presión con oleadas para fortalecer el ataque.

Ya casi para terminar, la mirada obliga al segundo tanto, claramente una pieza de ‘laboratorio’ en el que se necesita contar con las ventajas que da el rival y la perfecta ejecución de los involucrados.

NYCFC defiende el área con un intento de defensa mixta, tres uno contra uno reales en el carril central, con una marca tímida al hombre cercano al cobrador, dando libertad a un hombre Sorga (50) a la derecha del punto penal, y a dos hombres fuera del área, uno cercano al carril de donde viene la pelota y uno en el carril central con total dominio del arco por visión e intervalo para accionar.

Nadie puede dudar por un segundo de la calidad de remate de Canouse, quien puso la pelota donde quiso, a la velocidad que quiso y con la fuerza que quiso. ni mucho menos del cobro tendido y adecuado de Gressel. Pero aprovechar las virtudes de sus hombres y la debilidad del rival, va de la mano con el plan adecuado tanto en la ocupación del área como de la segunda oleada que dificulta el trabajo del rival.

Con esos conceptos, DC United consiguió su primera victoria, en el partido de debut del 2021, de la era Losada. Un partido en el que la protección del carril central fue fundamental y quizá el juego de construcción en amplitud pudo ser mayor, como lo revela el mapa de pases del local durante el encuentro.

Notorios en la frecuencia de pases los conceptos del descolgado y la protección del carril central. Si bien Gressel y Mora fueron los más abiertos, es evidente que no se explota por completo la amplitud que pueden ofrecer.

Al final, DC United le da la vuelta al partido, consigue el mismo número de remates a puerta que su rival (4), relega en medida la posesión (38% vs 62%), divide las pelotas aéreas (50% cada lado) y tiene mas efectividad en los dribbles (39% vs 35%).

El plan de juego ante NYCFC pareciera dejar a la vista que el análisis del rival va a ser muy importante para Losada a la hora de determinar su propio plan de juego. El primer sorbo de su ‘era’ nos deja un equipo que está lejos de ser perfecto, pero tenía claro a lo que iba a jugar y como iba a aprovecharlo. Nos han contado que el técnico argentino les detalla a sus jugadores hora por hora cada una de las actividades que se deben realizar durante la semana en la sede de entrenamiento. Le quedan 33 juegos para saber si el minucioso plan constante, la presión intensa y el ‘caos’ controlado surten efecto en sus jugadores que deberán estar ‘afilados’ física y mentalmente para aguantar el desgaste.