NASL: El Rayo OKC se queda sin superficie de juego (Ampliación)

Nexxfield

El Rayo OKC podrá tener una vida corta, pero será difícil de olvidar en el ambiente futbolístico de Estados Unidos. Cuando la situación del filial del Rayo Vallecano en la North American Soccer League parecía estar por debajo de los requerimientos mínimos para funcionar dentro de una liga profesional la noticia de última hora indica que el conjunto de la franja roja en Oklahoma City acaba de quedarse sin terreno de juego. No sin estadio, sino sin terreno de juego.

El Rayo OKC juega como local en el Miller Stadium (en la fotografía) y eso -al menos en el futuro inmediato- no cambiará. Pero el equipo de fútbol juega sobre una revolucionaria superficie artificial llamada Nexxfield, que en las últimas horas ha dejado de estar disponible para la franquicia de la NASL.

El Nexxfield es un sistema que se compone de piezas rectangulares de césped sintético (que se unen entre sí a través de bandas de Velcro) que se disponen sobre la superficie existente. Las canchas hechas con este sistema cumplen con todas las normativas establecidas por la FIFA en materia de terrenos de juego sintéticos. Es decir, es una cancha artificial de calidad superior que se puede montar sobre cualquier superficie plana.

James Poling, el cronista del periódico The Oklahoman que cubre la actividad del Rayo OKC, informó a través de su cuenta en Twitter que 40 de los 92 paneles que cubren la cancha del Miller Stadium fueron retirados de ese lugar por Sean Jones, el socio minoritario del equipo.

Djorn Buchholz, director general del Rayo OKC aseguró que Jones fue quien ordenó que esas piezas fueran retiradas del complejo deportivo. “Todavía desconocemos los motivos de la decisión del Sr. Jones o el paradero de la superficie de juego”, explicó Bucholz a través de un comunicado emitido por el club.

El directivo aseguró que los paneles de Nexxfield fueron retirados sin el conocimiento previo del Rayo OKC.

“Todavía no se ha adpotado ninguna medida con respecto al partido que jugaremos como locales el 11 de septiembre”, agregó Bucholz. “Esperamos haber recuperado la superficie de juego para esa fecha.”

Un poco más tarde el Rayo OKC aclaró que el partido del día 11 se jugará en el Miller Stadium, aunque el equipo todavía no sabe qué tipo de superficie de juego se empleará en esa ocasión.

¿Complicado, verdad?

Para agregar más confusión y bochorno al actual momento Sean Jones aclaró su postura. El inversor estadounidense manifiesta que retiró del estadio la mitad del terreno de juego (pagado por el propio Jones) ante la posibilidad de que el accionista mayoritario -el Rayo Vallecano– decidiera vender al mejor postor la totalidad de los paneles de Nexxfield.

A través de un nuevo comunicado Jones aclaró que fue él -a título individual- quien adquirió la alfombra desmontable sobre la que hasta ahora jugó el Rayo OKC.

“Compré el césped artificial en marzo, para solucionar el problema de las marcas de football americano y el inconveniente que nos planteaba el tamaño de la superficie de juego (en el Miller Stadium)”, explicó el accionista. “Para solucionar esos inconvenientes tomé la decisión de comprar a nivel particular la superficie de juego.”

“A inicios de la semana pasada varios vendedores vinculados con la preparación del Miller Stadium me dijeron que el director general Djorn Bucholz les había dicho que la superficie artificial (el Nexxfield) no se emplearía más y sería vendida”, comentó Jones. “En ese momento decidí que para defender mis intereses tenía que retirar el terreno de juego y llevarlo a un lugar seguro.”

 

Hasta el momento la conducción de la North American Soccer League no se pronunció sobre este tema.

AMPLIAREMOS

El Rayo OKC opera bajo mínimos

Rayo OKC

Días atrás hablamos del impacto que se generó en el seno del Rayo OKC tras la salida del técnico Alen Marcina y del grupo inversor estadounidense que operaba la franquicia de la NASL. Las noticias recientes que llegan desde Oklahoma City no mejoran ese panorama. El club -ahora conducido de manera directa por el Rayo Vallecano– contaba hasta hace un par de días con apenas dos empleados.

De acuerdo con NewsOK el equipo madrileño envió de urgencia a Estados Unidos al dirigente Alberto Gallego para hacerse cargo del retoño en la ‘segunda división’ norteamericana. Al llegar a su nuevo destino Gallego supo que ocho de los diez empleados que tenía el club estadounidense habían abandonado su empleo luego de que se les pidiera recortar sus salarios entre un 25 y un 40%.

“Teníamos metas financieras que no se estaban cumpliendo”, explicó Gallego al medio local, para luego copiar al milímetro el argumento empleado recientemente por Raúl Martín Presa, accionista mayoritario de ambos equipos. “El grupo propietario presentó una nueva dirección para el club. Y el técnico Alen Marcina y la directiva local quisieron ir en otro sentido.” Tanto el entrenador como los inversores que operaban al Rayo OKC de manera cotidiana (Brad Lund y la empresa Sold Out Strategies) citaron “diferencias irreconciliables” para justificar su distanciamiento con el Rayo Vallecano.

El Rayo de Oklahoma City no volverá a jugar como local hasta el sábado 20 de agosto, día en el que recibirá en el diminuto Miller Stadium a Miami FC. ¿Tendrá el club para esa fecha el personal necesario para que el encuentro se pueda disputar en condiciones normales? ¿Requerirá asistencia de la North American Soccer League para poder lograrlo? ¿Contará con empleados eventuales? A esta altura nadie lo sabe a ciencia cierta.

“Todo esto me tomó por sorpresa, es una gran decepción para mí”, se quejó Sean Jones, el accionista minoritario del Rayo OKC, quien no tiene otra opción más que aceptar lo que ocurre dentro del club. Según lo publicado por NewsOK Jones comentó que fue el propio Marcina quien pidió a sus ya exfutbolistas que no renunciaran y se mantuvieran en el equipo hasta la finalización del año.

Quedan algo menos de 100 días para el término de la temporada 2016 y hay quien ya pone en duda el regreso del equipo en 2017. El único optimista parece ser Gallego. “Cada vez que me comunico con Presa hablamos del futuro. Todo lo que hacemos es para construir el futuro del equipo.”

Ver para creer.

Fotografía: Rayo OKC

Rayo Vallecano busca formas para “replegar velas” en Oklahoma City

 

Rayo OKC

El Rayo Vallecano, un histórico y humilde club del fútbol español, sorprendió al anunciar el 10 de noviembre de 2015 que tendría un equipo filial en Estados Unidos. Presentado como un modelo a seguir en América del Norte, el Rayito prometió que su sucursal se instalaría en la exótica sede de Oklahoma City -decididamente, un mercado futbolístico menor- y que la franquicia jugaría en la North American Soccer League, el equivalente no del todo exacto a lo que en América Latina o Europa sería una liga de segunda división.

Poco más de un semestre más tarde las cosas no son como eran. El Rayo Vallecano ya no habita más en la primera división española y el presupuesto reducido por la pérdida de la categoría hace que la aventura norteamericana se vuelva casi prohibitiva para los franjirrojos.

Eso es lo que quedó plasmado en la Junta General de Accionistas del Rayo Vallecano celebrada el martes en Madrid. En ella comparecieron el presidente Martín Presa y el director general Luis Yáñez.

Las palabras de Presa dejan poco espacio a la especulación con respecto al futuro del equipo de la NASL. “Fui a Nueva York para analizar la situación con el Rayo OKC”, explicó el presidente. “Es un proyecto bonito, pero valoramos todas las opciones al haber descendido”, agregó. “Buscaremos en Oklahoma lo mejor para el Rayo en el futuro. No hay preacuerdo con nadie para deshacernos del Rayo OKC”, concluyó Presa. “Se buscan fórmulas para replegar velas”, añadió Yáñez.

Parece que Rayo Vallecano quiere desprenderse cuanto antes de su vástago. Sin tiempo para disfrutarlo o padecerlo, sin efectuar evaluaciones profundas. Más una chapuza que una estrategia de crecimiento real del club.

Pase lo que pase con el Rayo OKC la noticia es mala para la NASL. ¿Dónde está el filtro de la liga al elegir a sus socios o inversores? ¿Sabía de antemano la liga norteamericana que la permanencia del Rayo Vallecano en su circuito dependía de la suerte del club en la Liga BBVA?

Por último, ¿por qué equipos como Rayo Vallecano o SD Eibar son tentados a invertir en la North American Soccer League? ¿Quién o quiénes están detrás de esas propuestas? ¿Por qué la NASL -de manera directa o no- atrae a equipos españoles de un presupuesto limitado, reducido, y no sale a la caza de opciones que parezcan más rentables?

El impacto del anuncio en Estados Unidos

Las palabras de Presa y Yáñez tomaron por sorpresa a los socios de los españoles en Norteamérica. El propietario minoritario de Rayo OKC comentó a la prensa local que lo único que se conversó con los directivos del Rayo Vallecano fue cómo seguir adelante con la franquicia de la NASL tras el descenso del club madrileño.

“Una de las cosas que ellos dijeron en la reunión que tuvimos en New York es que después de la pérdida de categoría ‘tendríamos que considerar cómo reestructurar nuestra inversión, y atraer a otros potenciales inversores'”, explicó Sean Jones al periódico The Oklahoman.

Jones manifestó que esa reunión no se hizo bajo un clima pesimista ni se habló de una ruptura entre ambas partes. La reestructuración de la inversión -mantiene el accionista- no necesariamente implicaría una venta total del equipo, sino quizás un cambio en quién podría ser el dueño mayoritario del Rayo OKC en el futuro.

El equipo de la NASL tiene garantizada su participación en la liga hasta fines de 2016, incluso si Rayo Vallecano se desligara de inmediato de su filial. Jones explicó que Rayo OKC tiene un compromiso de permanencia mínima de tres años en la North American Soccer League, y que se hará todo lo posible para cumplir con ese objetivo.

“Más allá de lo que pase con el Rayo Vallecano encontraremos la manera de seguir avanzando. Este es un compromiso de largo término”, ratificó Jones.

El Rayo no se va… Por ahora

Rayo Vallecano ya busca de manera activa a un comprador total o parcial de su proyecto norteamericano. “Ellos [los españoles] nos dijeron que si conseguimos a un inversor o si nosotros como socios locales queremos adquirir sus acciones están abiertos a realizar esa operación”, dijo Brad Lund -socio gerente de Rayo OKC– a News 9, una emisora de TV local.

Lund confirmó a ese medio que el club madrileño tiene en su poder un 65% de las acciones de la franquicia estadounidense, aunque no reveló cuál es el valor final de ese paquete de bonos. “De ninguna manera ellos se retirarán completamente de Rayo OKC”, explicó Lund. “Esta situación no pone el futuro inmediato de nuestro equipo en riesgo o algo parecido”, agregó.

Además, Lund agregó que Rayo OKC firmó un contrato para seguir jugando en el Miller Stadium de la localidad de Yukon durante al menos dos temporadas más.

Anuncios y declaraciones de lado, Lund y Jones son la ‘cara local’ del Rayo OKC. Con experiencia (no siempre exitosa) en la escena deportiva de Oklahoma City y sin control final sobre el destino del satélite del Rayo Vallecano en la América profunda. A estos dos inversores estadounidenses no les queda otra opción más que decir que nada ha cambiado para sostener la viabilidad de su equipo, a la espera de que nuevos inversores decidan rescatar al que por ahora apunta a ser un efímero proyecto futbolístico.

Fotografía: Rayo OKC

NASL: New York Cosmos analiza dejar de jugar en el Shuart Stadium

Shuart

El Cosmos -sus hinchas y su directiva- está comenzando a hartarse del Shuart Stadium (en la fotografía). La instalación de la Hofstra University parece ser cada vez menos adecuada para los requerimientos de un equipo profesional de fútbol. El club parece estar en la búsqueda de un nuevo hogar provisorio para la temporada 2017 de la NASL, mientras aguarda que las autoridades del estado de New York finalmente den luz verde al proyecto de construir un estadio específico en las cercanías del hipódromo de Belmont.

En diálogo con Inverted Triangle Podcast el director de operaciones de New York Cosmos, Erik Stover, aseguró que la mudanza puede producirse con la llegada del próximo año. “A medida que pasan los días el hecho de regresar al Shuart es cada vez menos probable”, manifestó el dirigente. “Programar la temporada regular allí es casi imposible”, se quejó Stover. La prioridad número uno para los administradores del estadio es dar cabida a los equipos de universitarios de Hofstra, por lo que el Cosmos siempre es la segunda o tercera opción para el uso de esas instalaciones.

“El año pasado tuvimos que jugar dos partidos en Brooklyn, en un estadio de ligas menores de béisbol”, prosiguió Stover. “Para nada un mal estadio, pero Brooklyn no se parece en nada al Condado de Nassau [donde se ubica el Shuart Stadium]. Son lugares muy diferentes.”

“Las investigaciones que hemos hecho y el feedback que nuestros hinchas nos dieron nos indica que a ellos no les gusta estar en el Shuart, agregó de manera contundente el COO del Cosmos. “No es que el estadio sea mano, pero no es lo que nuestros aficionados imaginaron para nuestro equipo en el largo plazo.”

“Es un reto muy serio”, prosiguió Stover. “Nuestro equipo juega un fútbol muy atractivo, que es difícil de practicar en esta cancha. Por eso estamos buscando alternativas.” El mercado inmobiliario de New York (y sus alrededores) y el fútbol profesional no conforman el mejor matrimonio, como queda patente también en el caso de NYCFC. No existen demasiadas opciones viables para que el Cosmos pueda cambiar de sede sin ahuyentar a su masa de fanáticos y sin violar la normativa que la U.S. Soccer establece para los estadios de una competición como la North American Soccer League.

Tal vez el equipo con un pasado casi mítico pueda aprovechar la solución que está empleando el Rayo OKC, uno de los recién llegados a la ‘segunda categoría’ del fútbol profesional norteamericano. El filial del Rayo Vallecano juega como local en el Miller Stadium, una pequeña instalación de una escuela secundaria en las afueras de Oklahoma City. En los días de partido de fútbol la nueva franquicia cubre la superficie del terreno de juego de football americano con un relativamente nuevo sistema fabricado en Canadá que le permite contar con una cancha ‘limpia’ (sin las marcas sobre el terreno de otros deportes) y que al mismo tiempo entrega una solución más realista para la práctica del soccer.

El sistema -llamado Nexxfield– se compone de piezas rectangulares de césped sintético (que se unen entre sí a través de Velcro) y que se disponen sobre la superficie existente. Las canchas hechas con Nexxfield cumplen con todas las normativas establecidas por la FIFA en materia de terrenos de juego sintéticos.

Esta variante técnica abre la puerta para que el Cosmos pueda comenzar a jugar como local en el estadio del Mitchel Athletic Complex (con capacidad para 10.000 espectadores, el lugar donde actualmente entrena, propiedad del Condado de Nassau) o incluso en el Jack Coffey Field, el estadio de football americano de la Fordham University, en el barrio del Bronx y dentro de la ciudad de New York.

Previa NASL 2016: Rayo OKC

Rayo OKC 1

Web: www.rayookc.com

Nombre oficial: Rayo OKC

Sede: Oklahoma City, Oklahoma

Fecha de fundación: 10 de noviembre de 2015

Estadio: Miller Stadium, Yukon High School – Capacidad: Entre 6.500 y 11.000 espectadores

Temporada 2015: No participó

Técnico: Alen Marcina (CAN), 36 años

Propietarios: Raúl Martín Presa (ESP), Sean Jones (USA)

Jugadores a seguir: Georgios Samaras (GRE, extremo/delantero – 31 años), Robbie Findley (USA, delantero – 30 años), Sebastián Velásquez (COL, volante – 25 años), Derek Boateng (GHA, volante defensivo – 32 años), Richard Menjivar (SLV, volante – 25 años), Billy Forbes (TCI, delantero – 25 años), Marvin Chávez (HON, extremo – 32 años)

Rayo OKC es uno de los tres nuevos equipos que entrarán a la North American Soccer League, junto a Miami FC y Puerto Rico FC.

La sociedad que comanda la franquicia de Oklahoma es fruto de una asociación entre el máximo accionista del club español Rayo Vallecano -Raúl Martín Presa- y el empresario local Sean Jones.

El técnico Alen Marcina -pese a su juventud- llega a este equipo en expansión avalado por el título de campeón de la NASL obtenido en 2014 con el hoy desaparecido San Antonio Scorpions.

Pese a cierta incertidumbre que rodeaba a Rayo OKC en las primeras semanas de 2016 el nuevo club de la NASL consiguió contratar a algunos nombres interesantes, con experiencia en el fútbol europeo y/o en ligas más establecidas, como la MLS. Parece obvio que tanto Samaras como Boateng tendrán un papel muy importante en la primera temporada de un equipo que un semestre atrás era apenas un proyecto.

Por activa y por pasiva los responsables de Rayo OKC aseguran que su equipo jugará siguiendo el estilo y la filosofía del Rayo Vallecano. Un concepto difícil de comprender en América del Norte en general y en particular en Oklahoma City, un mercado relativamente pequeño dentro del mercado deportivo norteamericano.

¿Qué puede hacer Rayo OKC en la NASL 2016? Cualquier equipo en expansión (no importa de qué liga norteamericana hablemos) presenta la tendencia a sufrir en su primera temporada. Rayo OKC no debería escapar a esa regla no escrita, pero la cantidad de jugadores internacionales que llegaron en las últimas semanas hacen que un pronóstico racional entre en dudas.

Este es el programa de partidos de Rayo OKC en la fase regular de la Temporada de Primavera de la NASL:

  • Rayo OKC vs. Edmonton FC (2 de abril de 2016, Miller Stadium)
  • Rayo OKC vs. Carolina RailHawks (9 de abril de 2016, Miller Stadium)
  • Miami FC vs. Rayo OKC (22 de abril, FIU Stadium)
  • Rayo OKC vs. Indy Eleven (30 de abril, Miller Stadium)
  • Jacksonville Armada FC vs. Rayo OKC (7 de mayo de 2016, Community First Park)
  • Tampa Bay Rowdies vs. Rayo OKC (14 de mayo, Al Lang Stadium)
  • Rayo OKC vs. Fort Lauderdale Strikers (21 de mayo, Miller Stadium)
  • New York Cosmos vs. Rayo OKC (28 de mayo, James M. Shuart Stadium)
  • Rayo OKC vs. Minnesota United FC (4 de junio, Miller Stadium)
  • Ottawa Fury FC vs. Rayo OKC (11 de junio, TD Place)

Fotografía: Rayo OKC