Expansión: El tren de alta velocidad como posible solución para MLS Miami

Brightline

La Major League Soccer espera que la franquicia de David Beckham en Miami esté lista para competir en 18 meses. Mientras Los Angeles FC -el otro equipo que debería debutar en la temporada 2018- tiene bastante encaminada el inicio de la construcción de su estadio en Exposition Park el conjunto del sur del estado de Florida en este momento no pasa de ser un sello de goma.

No solamente la proyectada franquicia no tiene nombre o colores oficiales todavía, sino que Miami Beckham United aún carece de la totalidad del terreno necesario para construir su estadio específico. Mientras el tiempo es cada vez más escaso el ex futbolista inglés procura un socio capitalista que le permita -finalmente- poner en marcha el proyecto.

La última hora viene de la mano de un artículo de El Nuevo Herald. La publicación explica que Becks y sus asociados buscan atraer a la empresa que controla a All Aboard Florida, el consorcio que está construyendo una línea de ferrocarriles de alta velocidad que unirá las ciudades de Miami y Orlando.

El terreno adquirido por Miami Beckham United en el barrio de Overtown para construir su estadio está ubicado a apenas seis cuadras de donde se levantará Miami Central, el complejo que contendrá a la terminal de trenes, un centro comercial y una gran cantidad de plazas de estacionamiento. La idea del grupo propietario es la de poder asociar la cabecera de la línea ferroviaria Brightline con el complejo deportivo. MBU no busca un socio interesado en el equipo de fútbol, sino en un capitalista que le ayude a financiar la construcción de una cancha con capacidad para 25.000 espectadores.

 

De acuerdo con El Nuevo Herald todavía no existe ningún tipo de acuerdo entre ambas partes, pero el Grupo Beckham confirmó las conversaciones con ejecutivos vinculados con All Aboard Florida.

Fortress, el pool que controla a la empresa ferroviaria, es una firma con sede en New York considerada como uno de los principales operadores en el mercado inmobiliario en MiamiCon anterioridad David Beckham intentó -sin éxito- convencer al consorcio estatal qatarí que controla al Paris Saint-Germain y la cadena internacional beIN SPORTS.

Miami Beckham United no consigue avanzar en sus negociaciones con las autoridades locales, propietarias de los terrenos adyacentes al lote de Overtown, necesarios para el inicio de las obras. Además los funcionarios municipales están preocupados por el impacto que puede causar en esa zona de la ciudad la construcción de un estadio que no cuente con plazas de parqueo, tal como a día de hoy establece el proyecto.

La cercanía del estadio con la futura estación de trenes solucionaría varios problemas para el potencial equipo de la MLS. El tren de alta velocidad estará bien conectado con un servicio de cercanías y su terminal contaría con una importantísima cantidad de lugares de estacionamiento. Está previsto que el servicio entre Orlando y Miami (que serviría para fomentar la rivalidad regional entre ambas ciudades dentro de la Major League Soccer) comience a circular en el último trimestre de 2017.

¿Puede All Aboard Florida salvar a nivel de infraestructura y financiero -inversión mediante- el proyecto de David Beckham? MLS Miami sigue sin generar noticias concretas. Hasta ahora son más los fracasos que las noticias positivas. De un proyecto de estadio frente al mar, al intento de ubicarlo junto al Marlins Park y ahora en el popular barrio de Overtown. ¿Cuántos cambios más serán necesarios para que el inglés pueda poner a su equipo sobre el terreno de juego?

 

Fotografía: Brightline

MLS Miami: David Beckham consigue un nuevo terreno para su estadio

DB23

David Beckham bajó el martillo justo antes de que la MLS desenchufara el respirador artificial. Poco más de 24 horas antes de que tuviera que presentar un plan de estadio frente a la Junta de Gobernadores el exfutbolista inglés y sus socios consiguieron asegurar un terreno en el barrio de Overtown, en la ciudad de Miami. Del drama del martes al ‘renunciar’ a su proyecto de construir junto al Marlins Park a este acuerdo -que parece de última hora, pero que probablemente no lo sea- para poder asentar a una franquicia de la Major League Soccer en los próximos años.

Si bien en los últimos días el comisionado Don Garber exhibió comprensión y paciencia con el proyecto de Becks -que ya lleva casi dos años de búsqueda de un terreno para su estadio específico– la presión sobre Miami Beckham United para presentar una propuesta concreta el sábado era tangible, especialmente después de que Sacramento Republic diera a conocer las imágenes de su proyectado SSS en caso de que se le adjudicase una franquicia en la MLS.

“Miami Beckham United ha conseguido un solar para la construcción de un estadio en el número 650 Northwest de la calle 8, en el barrio histórico de Overtown en la ciudad de Miami”, explicó la empresa a través de un comunicado oficial. “Intentamos construir sobre unas tierras que son en parte privadas y en parte controladas por el condado de Miami-Dade, que suman en total casi 40.000 metros cuadrados en el sector urbano de Miami, a pasos de múltiples opciones de transporte público y el futuro distrito de Miami River.”

“Las propiedades privadas, que comprenden la mayoría de la tierra en cuestión, están bajo contrato. Buscamos comprar las tierras del condado a un precio justo de mercado, siempre que le Junta de Gobernadores de la MLS apruebe nuestra propuesta”, añadió el comunicado.

Luego del fracaso de los proyectos en Dodge Island, en el frente marítimo de Miami y en Little Havana el grupo Beckham decidió ir por un terreno privado. Una opción que pese a ser más cara que las anteriores le ahorra al grupo inversor la necesidad de tener que negociar y depender de la voluntad política de la administración para poder contar con un estadio. El barrio de Overtown está más cerca del Downtown de Miami que la opción de Pequeña Habana.

La mayor parte de las tierras privadas son un terreno baldío, pero David Beckham y sus colaboradores requieren algunos lotes que son propiedad del departamento de agua corriente y alcantarillas de Miami-Dade. El alcalde de Carlos A. Giménez, anunció esta tarde que existe un principio de acuerdo para vender esas tierras a los inversores.

Como en todas las propuestas anteriores Miami Beckham United aseguró que la construcción del estadio será financiado en su integridad con fondos privados.

MLS Miami: David Beckham retira su tercer proyecto de estadio

Becks

Entramos en la semana en la que la MLS hace algunos de los anuncios más importantes de la temporada. Los siete días previos a la final por la MLS Cup sirven para que la dirección de la liga, los dueños de las distintas franquicias y la Junta de Gobernadores de la Major League Soccer se reúnan cara a cara y debatan sobre el futuro de la competición.

El 5 de diciembre David Beckham y sus socios deberían presentarse en Columbus ante la Junta de Gobernadores para informarles sobre la situación de su proyecto en la ciudad de Miami a fin de obtener de manera oficial la franquicia que les permita comenzar a construir su estadio.

. Cuando Beckham llegó a la MLS para jugar con Los Angeles Galaxy en 2007 su contrato incluyó una cláusula que le permitiría a futuro ser dueño de un equipo en la liga norteamericana.

. El ‘valor llave’ del equipo de Becks fue fijado a precio de ganga. Mientras las últimas franquicias anunciadas en 2015 y 2014 tuvieron que pagar más de un centenar de millones de dólares como ‘cuota de ingreso’ a la liga el inglés únicamente debería abonar 25 millones.

. En febrero de 2014 David Beckham anunció que haría uso de la opción para ser dueño de una franquicia de la MLS en la ciudad de Miami.

. La MLS anunció que la franquicia no sería oficial hasta que el grupo inversor no tuviera asegurado un lugar donde construir un estadio específico. El comisionado Don Garber, además, delimitó físicamente la zona en la que ese estadio debería construirse. “No iremos a Miami a menos que tengamos una locación céntrica para el estadio”, señaló el jefe de la liga hace un año.

. El grupo Miami Beckham United realizó dos propuestas frente a las autoridades locales para levantar su estadio en el puerto de Miami -concretamente, en Dodge Island– y en las cercanías del AmericanAirlines Arena, el hogar de Miami Heat. Ambas peticiones (que requerían la cesión de terrenos públicos) fueron rechazadas el año pasado.

Después de varios meses de silencio de radio, el pasado verano los inversores se mostraron dispuestos a aceptar la única oferta que les hicieron los responsables de la administración local: los terrenos cercanos al Marlins Park, el estadio de Florida Marlins, de la MLB. La opción, en Little Havana, originalmente rechazada por Beckham y la liga fue lo mejor que Miami podía ofrecerles.

Si bien la ciudad y el condado ofrecían a los inversores el terreno libre de cargo, para poder construir el soccer-specific stadium es necesario comprar una determinada cantidad de propiedades privadas. Beckham y sus socios aseguran que ofrecieron valores muy por encima del precio de mercado por esas viviendas, pero aún así, con consiguieron convencer a los dueños de esas casas y edificios.

Anoche Miami Beckham United decidió retirar de la comisión ciudadana la propuesta de construcción del estadio en Pequeña Habana. Eso implica que el proyecto no será incluido en la lista de cuestiones que la ciudadanía de Miami deberá aprobar en marzo a través de un referéndum. En idioma más llano, MLS Miami -dos años después de haber iniciado negociaciones- se queda sin opciones de contar en lo más o menos inmediato con terrenos públicos para construir su estadio.

El mercado inmobiliario de Miami es complejo y caro. Y la política local de la ciudad sureña probablemente sea más complicada y cara todavía. El proyecto del exfutbolista inglés es hoy un rehén de ese ambiente. Tras el escándalo generado por el otorgamiendo de fondos públicos para la construcción del Marlins Park es complicado conseguir de parte de los actores políticos de la ciudad apoyo para un proyecto como el de Beckham. ¿Evaluaron a fondo el grupo inversor y la MLS las dificultades que Miami podría presentar a esta iniciativa?

Miami Beckham United prometió financiar de una manera completamente privada la construcción del estadio. Ahora, además, deberá considerar la compra de un terreno privado si quiere cumplir con su objetivo de llevar a una franquicia de la Major League Soccer al sur de Florida. Las dos opciones que hoy la empresa tiene sobre la mesa son terrenos en la zona de Overland o en las cercanías del aeropuerto de Miami. O llevarse el proyecto a otro mercado, MLS mediante.

¿Conseguirá el grupo empresario cerrar un acuerdo antes del 5 de diciembre? ¿Será ese acuerdo aceptable para la MLS? ¿Seguirá Beckham gozando de la opción de tener un equipo en la liga tras dos años de fracasos en Miami? Se supone que pronto debería generarse alguna respuesta frente a estos interrogantes.

El comisionado Garber dialogó con FOX Soccer el martes para poner paños fríos a la situación. “Hay un nuevo terreno que ellos han estado mirando”, dijo el ejecutivo. “Hemos estado trabajando con Tim Leiweke y el grupo Beckham para asegurarnos de que se trata de una locación que tenga sentido para el club. Tengan paciencia, porque es algo que llegará a una conclusión bastante pronto, aunque no podría darles una fecha exacta.”

“Esto no puede durar toda la vida”, agregó Garber. “No es justo con David. No es justo con la liga. Tenemos que avanzar con nuestros planes de expansión de una u otra manera. Pero todavía no llegamos a ese punto. Seguimos enfocados en tratar de conseguir que esto se haga.”

De momento, este es el comunicado oficial de Miami Beckham United sobre el estado de su proyecto en Miami.

 “Si bien Miami Beckham United todavía mantiene esperanzas de conseguir la compra de las propiedades privadas adyacentes al Marlins Park, nos enfrentamos con el hecho de que algunos de sus dueños no están interesados en vender o pretenden sumas completamente no razonables por las mismas. Afortunadamente hemos recibido interés de un número de propietarios de terrenos en el condado de Miami-Dade y ahora estamos en el proceso de evaluar esas alternativas. David (Beckham), Marcelo (Claure), Simon (Fuller) y Tim (Leiweke) agradecen el apoyo de nuestros aficionados. Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para hacer realidad nuestro sueño de tener un club de la MLS en Miami.”

 

¿Otro revés para David Beckham en Miami?

Beckham

La tercera propuesta de construcción de un estadio específico en Miami está a punto de caerse. Tras el fracaso de los proyectos en el puerto de Miami y las adyacencias del AmericanAirlines Arena -que no contaron con ningún tipo de apoyo administrativo- la idea de levantar un SSS junto al Marlins Park -en este caso sí con algún grado de respaldo estatal- está muy cerca de frustrarse.

El grupo liderado por David Beckham depende de una votación de la junta escolar local, que debería aprobar en primera instancia la posibilidad de quedarse con la propiedad del estadio una vez esté finalizado, libre de cargo. Pocos días antes de que Miami Beckham United se presente frente a la Junta de Gobernadores de la MLS para presentar un proyecto aprobado (o preaprobado al menos) la votación de la junta escolar fue postergada de manera imprevista.

Una demora más que imposibilita de momento que la Major League Soccer conceda de manera oficial una franquicia al emprendimiento del exinternacional inglés. El deseo inicial de la liga era el de contar con un estadio en el frente marítimo de Miami. Frente a la imposibilidad de conseguirlo, bastante a regañadientes la MLS aceptó que la infraestructura se haga en Little Havana, junto al Marlins Park.

La tercera posibilidad no solamente corre riesgo por los problemas con la votación en la junta escolar, sino porque los dueños de propiedades en donde el estadio se tendría que construir no están de acuerdo con los valores que el grupo inversor pretende abonar. Demasiados problemas, que Beckham y sus socios tal vez pretenden sortear con la proposición de un un cuarto lugar donde poder erigir su futuro hogar.

En las últimas horas vuelve a hablarse de Overtown, un barrio no demasiado alejado de la costa y de Pequeña Habana, donde Beckham y sus socios tendrían identificado -y tal vez comprometido- un terreno. Un nuevo capítulo de una saga que parece interminable (comenzó en febrero de 2014), y en la que la Major League Soccer sigue jugando a ser paciente. ¿Comprará la liga una nueva promesa?

MLS Miami: El ‘Grupo Beckham’ pide compromiso a las autoridades locales

little-havana

El grupo empresario liderado por David Beckham busca definiciones de parte de las autoridades de Miami. El pool inversor considera que ha hecho todo lo que está a su abasto para asegurar los terrenos aledaños al Marlins Park y comenzar a construir su ya postergadísimo estadio específico.

Las diferencias que tensionan la vida política local en el sur del estado de Florida tomaron por rehén al equipo de Beckham, al que la Major League Soccer no le entrega de manera oficial una franquicia hasta que las obras del SSS estén en marcha. El anuncio de la potencial llegada de un club presidido por Becks en Miami pronto tendrá dos años de antigüedad. Esencialmente, nada en concreto ha pasado desde ese momento, excepto por el más o menos expreso deseo de los inversores de asentarse en el barrio de Little Havana, donde hace años estaba el Orange Bowl.

La versión del inglés y de sus asociados indica que -a cambio de los terrenos públicos y de la compra de algunas propiedades privadas autorizadas por la ciudad y el condado- se construirá un estadio de fútbol de primer nivel, empleando únicamente fondos privados, y que quedará inmediatamente dentro del patrimonio del sistema de educación de escuelas públicas de Miami, que será su único dueño.

El permanente impasse administrativo en el que este proyecto vive abrió la puerta para que Tim Leiweke -el nuevo negociador en jefe de la empresa- decidiera publicar una carta abierta en el periódico Miami Herald para explicar su posición.

Leiweke busca lo que hasta ahora MBU no ha conseguido: poner un marco estable de negociación, con una fecha más o menos concreta de finalización. Teniendo en cuenta la experiencia registrada en otros equipos en expansión el emprendimiento en Miami ya tiene dificultades para garantizar que su estadio estará finalizado antes del inicio de la temporada 2018, la fecha deseada de acceso a la liga. El Grupo Beckham necesita comenzar a dar información certera, objetivos de alcance lógico, no solamente frente a la Junta de Gobernadores de la Major League Soccer, sino de cara a posibles nuevos inversores que puedan ayudar a costear la construcción del estadio en Little Havana.

A continuación, los puntos más interesantes de la carta abierta firmada por Tim Leiweke.

“Si bien los responsables de Miami Beckham United -David Beckham, Simon Fuller, Marcelo Claure y yo mismo- estamos ansiosos por avanzar y todos los signos indican que el público recibe de buen agrado los beneficios comunitarios que crearemos, tenemos una serie de cuestiones que necesitamos solucionar antes de poder llegar a un acuerdo.

Una cosa es segura. Este será el acuerdo por un estadio más responsable desde el punto de vista financiero, y más sujeto al escrutinio público que Miami haya visto hasta ahora. La construcción de nuestro estadio será financiada al 100% de manera privada. Y si bien la comunidad ya ha demostrado su apoyo a la llegada del fútbol profesional a Miami, los votantes tendrán la palabra final sobre si el estadio puede construirse sobre tierras públicas en Little Havana.

Siempre hemos dicho que haríamos de esto un proceso transparente. Y, con eso en mente, a continuación daremos una lista detallada de nuestra posición sobre los términos más significantes que en este momento están bajo discusión.

▪ Al tener a David Beckham como presidente de nuestro club nos estamos comprometiendo a armar un equipo que hará de Miami una de las ciudades de fútbol más importantes para el fútbol del continente americano.

▪ Miami Beckham United asumirá el 100% de la responsabilidad y el riesgo de todos los costos vinculados con la construcción de un nuevo estadio de fútbol en Little Havana.

▪ Nuestro equipo ha ofrecido pagar a la ciudad de Miami y a los dueños de propiedades privadas cifras que están por encima del valor del mercado por los terrenos que están ubicados en el lugar donde el estadio será levantado.

▪ Financiaremos de manera privada el mantenimiento del estadio con la idea de mantenerlo en las mejores condiciones posibles.

▪ Una vez que el estadio haya sido construido la propiedad del mismo será transferida a la junta escolar de Miami, libre de costos o riesgos para el sistema escolar y el público.

▪ Nuestro equipo facilitará espacio significante y funcional para la práctica de deportes, actividades musicales o de entretenimiento dentro del estadio, y trabajaremos con la junta escolar para alentar a los programas académicos especializados en los deportes profesionales, algo inédito en Estados Unidos. 

▪ El estadio albergará eventos escolares, como campeonatos de bandas, partidos de soccer y football americano, ceremonias de graduación y eventos comunitarios a lo largo del año, libres de costo para el público.

▪ Reembolsaremos a la ciudad, el condado y la junta escolar el pago de impuestos a la propiedad que les corresponda pagar sobre los terrenos ocupados por el estadio.

▪ Hemos acordado pagar cerca de medio millón de dólares al año junto con la ciudad para la creación y el mantenimiento de canchas de fútbol y centros comunitarios.

▪ Además de colaborar con las escuelas públicas crearemos un centro de entrenamiento y una academia destinada a identificar y alentar el desarrollo de deportistas locales.

▪ Nos comprometemos a trabajar con la ciudad, la junta escolar y otros organismos para atraer la realización de eventos importantes en Little Havana, además de inversiones adicionales que generen un impacto económico positivo en el barrio.

▪ Luego de que los términos del acuerdo se hayan completado daremos poder total al público apruebe mediante una votación nuestra propuesta de estadio en Little Havana.

Miami Beckham United se compromete realizar un acuerdo que sea responsable y transparente. Ahora es el turno de los líderes cívicos de Miami para que completen una propuesta que abra la puerta a un club de fútbol de clase mundial que pueda ser considerado propio por los habitantes de Miami, a la vez que la comunidad local recibe los beneficios que ampliamente merece.”