Toronto FC, también campeón en la ‘liga económica’

BMO Field

La de Toronto FC es hoy una historia de éxito. No solo por el título de la MLS sellado en diciembre y por el triplete obtenido a lo largo de todo 2017. El cuadro escarlata puede ser considerado -con justicia- en la actualidad como un auténtico bombazo comercial dentro del fútbol norteamericano.

Y de esa manera lo expresan los máximos responsables de Maple Leaf Sports & Entertainment, la empresa que controla al equipo de Giovinco, Bradley y Altidore también es propietaria de Toronto Maple Leafs (NHL), Toronto Raptors (NBA) y -entre otros- Toronto Argos, franquicia de la Canadian Football League -el pariente cercano canadiense de la NFL-.

El BMO Field abre las puertas al football americano (y similares)

En el marco de una entrevista con el periódico Toronto Sun, el presidente del TFCBill Manning– brindó un revelador panorama sobre la salud económica del conjunto escarlata.

“Llegamos a un punto en el que la demanda ha superado a la oferta, lo que es bueno”, señaló Manning luego de asegurar que en 2018 el equipo canadiense contará con alrededor de 24.500 abonados de temporada. Las cosas van tan bien para los de la provincia de Ontario que la directiva ha decidido mantener los asientos adicionales que se instalaron para los pasados playoffs y, además, espera poder hacer ampliaciones en el BMO Field con el fin de agregar 5.000 ubicaciones más.

“El ambiente que tenemos en nuestro estado se ha vuelto tan eléctrico… Ahora vendemos entradas muy codiciadas”, agregó Manning.

Pese a que desde julio de 2017 en adelante prácticamente todas las entradas para los partidos como local de Toronto FC se vendieron, el club se abstuvo de colgar el cartel con la frase ‘no hay más localidades’ debido a que la ocupación real de asientos fue de un 84%.

Para 2018 el panorama es extraordinariamente alentador. El 98,5% de los abonados de temporada en 2017 renovará o ya renovó su compromiso de cara a este año. MLSE espera que las entradas para todos los partidos de Toronto FC en el BMO Field se agoten con al menos dos meses de antelación.

BMO Field: el ‘estadio específico’ que se supera a sí mismo

“Estamos generando una cantidad de dinero muy importante”, valoró Manning. Solo en venta de entradas (que tienen un valor promedio de 45 dólares canadienses, o 35 dólares estadounidenses) el equipo ingresa casi 1,2 millones de dólares canadienses (800.000 dólares estadounidenses) por encuentro cada vez que juega como local durante la temporada regular.

El año pasado las ganancias para Toronto FC aumentaron en un 30% con respecto al 2015, y la cantidad de personas que vieron los partidos del club por TV creció en casi un 200% en el mismo plazo.

Los Leafs y los Raptors son equipos que siempre han contado con un buen respaldo de los aficionados. Toronto FC viene de una temporada récord y es el modelo de negocio que MLSE quiere aplicar para ‘reactivar’ a los Argos, quienes también actúan como locales en el BMO Field, con capacidad para 25.000 aficionados en los encuentros de la Canadian Football League (algo más de 30.000 en los partidos de la MLS).

Fotografía: El BMO Field, lleno a reventar. (Crédito: Toronto FC)

BMO Field, el ‘estadio específico’ que se supera a sí mismo

BMO 5

Ahora mismo el BMO Field se parece muy poco al lugar que es considerado como uno de los mejores estadios específicos de la Major League Soccer. La casa del Toronto FC atraviesa por la segunda fase de reforma y ampliación. Un largo proceso que, eventualmente, lo convertirá en un SSS con capacidad para albergar a casi 40.000 espectadores y que -además- podrá dar cabido de manera regular a partidos de la CFL, la versión vernácula de la NFL.

Para Toronto FC, como para la mayoría de las franquicias de la MLS, la temporada oficial comenzará el domingo 6 de marzo. Repitiendo una situación que ya vivió en 2015 el equipo escarlata no podrá ser local en el BMO Field hasta el 7 de mayo, cuando reciba a FC Dallas. Los hombres del técnico Greg Vanney deberán pasar dos meses en la ruta, permanentemente como visitantes, hasta poder regresar a la normalidad y jugar en el complejo de Exhibition Place.

A partir de este año Toronto Argonauts, la franquicia local de la Canadian Football League, comenzará a actuar como local en el BMO Field. Los Argos y el TFC son propiedad de Maple Leaf Sports & Entertainment, el consorcio canadiense más importante dentro de la industria deportiva de Norteamericana.

BMO 4

¿Qué cambios experimentará el BMO Field durante esta remodelación?

  • Tres de las cuatro tribunas del estadio (las graderías Este, Oeste y Sur) quedarán cubiertas por toldos.
  • Se construirá un vestuario exclusivo para los Argonauts bajo la tribuna Este. El equipo visitante que enfrente a Toronto en la CFL usará el vestuario que usan los rivales de Toronto FC en la Major League Soccer.
  • La tribuna Norte (descubierta) fue desmantelada para dar lugar al campo de juego para los encuentros de la Canadian Football League. Pese a ello el BMO Field seguirá manteniendo cerca de mil asientos en ese lugar, tanto para presenciar los partidos de Toronto FC como de Toronto Argonauts.

BMO 3

El renovado BMO Field tendrá a TFC como principal usuario, con prioridad sobre las necesidades y el calendario de los Argos.

En el peor de los casos el personal de mantenimiento del estadio tendrá 5 días para trabajar en el acondicionamiento del terreno de juego entre un partido de los Argonauts y un encuentro de Toronto FC.

A futuro se piensa en modernizar las suites y otras instalaciones originales del BMO Field, que se acercan a los 10 años de antigüedad.

Fotografías y videos: Toronto FC

 

 

David Beckham suma a su mentor en la MLS

Tim

Todo indicaba que la carrera de Tim Leiweke -uno de los ejecutivos más importantes de la historia de la MLS– llegaría a su fin (o entraría en un hiatus) con su planeada salida de Maple Leaf Sports & Entertainment, el gigante de la industria del entretenimiento en Canadá al que llegó en el verano de 2013.

MLSE es la empresa que controla a los equipos de Toronto Raptors, Toronto Maple Leafs, Toronto Marlies y Toronto FC. La organización anunció en agosto de 2014 que Leiweke dejaría el cargo de presidente cuando se encontrara a un reemplazante adecuado. Hasta la semana pasada el estadounidense seguía ocupando su posición.

Pero el artículo publicado el martes por Michelle Kaufman en el Miami Herald cambia completamente el panorama. De acuerdo con la periodista -que cita a “fuentes cercanas a la negociación”Leiweke acaba de incorporarse a Miami Beckham United, la empresa de David Beckham que intenta asegurar la llegada de una franquicia de la Major League Soccer en el sur del estado de Florida.

En 2007 Leiweke era el presidente de AEG, la compañía madre de Los Angeles Galaxy. Fue él quien negoció en persona con David Beckham para convencerlo de que dejara el fútbol europeo para sumarse al equipo californiano, con el que ganó la MLS Cup en 2011 y 2012. Esa operación cambió para siempre la historia de la liga.

A partir de ese momento Tim Leiweke se convirtió en una especie de ‘rey Midas’ en la MLS. Más allá del trabajo realizado para las otras franquicias de MLSE, el ejecutivo consiguió llevar a Toronto FC a futbolistas como Jermain DefoeMichael Bradley, Jozy Altidore, Julio Cesar y Sebastian Giovinco, el mejor jugador de la temporada 2015.

Además de reforzar al club escarlata Leiweke (en la fotografía) fue una parte muy importante en el plan de reformas al BMO Field, y en las negociaciones que Maple Leaf tuvo que llegar a cabo ante el gobierno de la ciudad de Toronto. Justamente, el proyecto de David Beckham se encuentra ahora justamente en el proceso de negociación con la administración de Miami para poder comprar terrenos cercanos al Marlins Park donde levantar su estadio específico. La legislatura local tomaría una decisión preliminar en diciembre, y luego la cuestión se sometería a una consulta popular en marzo.

Tim Leiweke es el directivo deportivo más calificado que David Beckham puede conseguir para su franquicia en expansión. Una adición que parecía improbable no hace mucho tiempo, y que puede potenciar el hasta ahora lento proceso de desembarco de Miami a la Major League Soccer.

 

El BMO Field abre las puertas al football americano (y similares)

BMO Field

La Grey Cup es algo así como la versión canadiense del Super Bowl. Algo más antiguo que su similar estadounidense el trofeo se entrega al campeón de cada temporada en la Canadian Football League.

El football canadiense es a primera vista igual al football americano. Ambos provienen del gridiron football, pero al norte de la frontera existen reglas que lo diferencian de su par estadounidense vinculadas a la cantidad de efectivos sobre el terreno de juego, las dimensiones del campo, y otras normas sobre la dinámica de los partidos.

El partido final por la Grey Cup se juega en ciudades elegidas por la liga con mucha antelación. Esta tarde la CFL designó a Toronto como sede de la final de 2016, que se llevará a cabo el domingo 27 de noviembre del año próximo.

El equipo local de football canadiense es Toronto Argonauts, una franquicia que desde 1989 juega como local en el Rogers Centre, el antiguamente llamado SkyDome, que tiene a los Blue Jays de la MLB como principales ocupantes.

A partir de la temporada 2016 los Argonauts se mudarán al BMO Field, la cancha de Toronto FC, una de las potencias económicas de la Major League Soccer. Desde hace tiempo el escenario está sujeto a una serie de modificaciones y ampliaciones para convertirlo en el estadio específico con mayor capacidad en todo el territorio de la MLS.

El cambio de sede responde al hecho de que en los próximos meses Toronto Argonauts pasa a estar totalmente bajo control del magnate Larry Tanenbaum, presidente y máximo accionista de Maple Leaf Sports & Entertainment, el holding que controla a Toronto FC (entre otros equipos profesionales) y es el operador del BMO Field.

El anuncio que hoy efectuaron la CFL y Tanembaum es relevante para la Major League Soccer por dos motivos. Primero, porque por primera vez podemos ver un rendering oficial de un BMO Field totalmente reformado, con capacidad para 40.000 espectadores (en la imagen). Segundo, porque la MLS comienza a dar un giro completo con respecto a sus orígenes.

De alquilar estadios concebidos para el béisbol o el football americano -como ocurría en la primera etapa de la máxima categoría del fútbol- hoy la liga, a través de los soccer-specific stadiums es capaz de facilitar instalaciones de primer nivel a otros deportes. La NFL, la liga más popular en toda América del Norte, se deja querer desde principios de la década de los sesenta por la ciudad de Toronto, que solamente está por detrás de New York y Los Angeles en importancia medida en cantidad de habitantes e inversión publicitaria.

Cuando la National Football League ponga pie en suelo canadiense (algo que muchos consideran inevitable) Toronto será el mercado seleccionado. Y, al menos durante algunas temporadas, el BMO Field será probablemente el estadio empleado por una eventual franquicia torontoniana. Más ingresos para la empresa madre de Toronto FC.

 

Imagen: Canadian Football League

 

Ole Gunnar Solskjær: ¿De Red Devil a Escarlata?

Ole Gunnar Solskjaer

Toronto FC es parte de una de las organizaciones deportivas más poderosas de la Major League Soccer. El equipo escarlata está dentro de la familia de Maple Leaf Sports & Entertainment, la empresa que controla a Toronto Maple Leafs en la NHL, Toronto Raptors en la NBA y Toronto Marlies en la AHL.

Pese a ser una de las franquicias que más dinero ha invertido en contrataciones de jugadores de calidad durante las últimas temporadas el equipo canadiense jamás clasificó a los playoffs de la categoría más alta del fútbol norteamericano. En el comienzo de la última etapa de la temporada regular el conjunto entrenado por Greg Vanney aparece en este momento dentro del pelotón de clubes de la Conferencia Este que accederían a la postemporada, pero sin demasiada ventaja sobre sus perseguidores más cercanos.

Guiado por un incandescente Sebastian Giovinco (probablemente el mayor talento de la MLS en 2015) Toronto FC por fin parece contar con opciones ciertas para entrar a la lucha por el título. Por eso llamaron bastante la atención las publicaciones que vinculan a Ole Gunnar Solskjaer al club.

De acuerdo con el periódico noruego Dagbladet el representante del Asesino con Cara de Niño testaría manteniendo conversaciones con el equipo de la provincia de Ontario para hacerse cargo del plantel. La versión surgida en Europa fue rápidamente desmentida por los reporteros que cubren cada semana la actividad de Toronto FC. Pero eso no significa que MLSE no esté en tratativas con el exgoleador.

Si bien el cargo de Vanney parece estar a salvo, de todos modos Solskjaer podría sumarse a la franquicia canadiense. No como entrenador, sino como presidente del club. Tim Leiweke -el actual CEO de Toronto– se retira esta año, luego de gestar algunas de las operaciones más importantes de la historia de la MLS, como la llegada de David Beckham a Los Angeles Galaxy. Lo que Maple Leaf Sports & Entertainment busca es una persona que pueda funcionar como enlace entre el cuerpo técnico, el gerente general Tim Bezbatchenko y la junta de la empresa.

Con 42 años el exinternacional noruego no cuenta con grandes antecedentes en el manejo administrativo de equipos profesionales. Pero sí una positiva experiencia como entrenador del equipo de reserva del Manchester United y del Molde, con el que ganó dos ligas y una copa doméstica en su país. Solskjaer poco pudo hacer para evitar el descenso de Cardiff City FC en 2014.

El contacto entre el prolífico anotador y Toronto FC no implica que Leiweke ya tenga reemplazante. Pero sí puede estar señalando que Solskjaer tiene alguna posibilidad de comenzar a desempeñarse como ejecutivo de uno de los equipos más fuertes de la Major League Soccer en poco tiempo.