Atlanta de Heinze, tan cerca y tan lejos de contundencia en ataque

En total, de manera oficial, Atlanta United suma bajo el mando de Gabriel Heinze seis partidos. En ellos ha conseguido seis goles (tres en uno solo). Revisamos los datos, las estructuras y por qué lo conseguido hasta ahora no es suficiente.

Por: @jrojasa75

La sensación entre aficionados y prensa es que al equipo de Gabriel Heinze le cuesta marcar goles. Algunos culpan al plan de juego, otros a la falta de un goleador nato en forma; todos tienen los ojos puestos en: esperar a Josef Martínez y criticar a Heinze. Lo primero es factible y casi que obligatorio; lo segundo posible, pero muy debatidle al revisar estructuras, intentos, formas, datos y resultados.

Para empezar hay que discriminar los goles conseguidos y estar de acuerdo en que no es suficiente. Son seis goles, en igual número de partidos, distribuidos así: dos en Concachampions y 4 en MLS. Las anotaciones incluyen: dos de penal (uno en SCCL, 1 en MLS), un autogol del rival, uno a salida de tiro libre (el remate hermoso de Barco). Esto deja dos tantos convertidos con jugada plena en movimiento que incluye construcción.

Para qué han servido: Con esos seis goles, en términos de puntos se puede hablar de 10 unidades. Seis en Concachampions (en tres partidos; clasificación en llave de ida y vuelta, derrota sin gol en ida 2da llave), y cuatro en MLS (en tres partidos; empate, victoria, derrota). Una victoria de visita, dos de local, un empate de local, dos derrotas (una local, una visitante).

El tema complicado es la llave de Liga de Campeones de Concacaf, cuya vuelta jugará de visitante con una derrota en casa 0-3. En el camino de MLS, la larga temporada apenas arranca y el camino se puede componer tranquilamente. Porque al revisar, estructuras y formas, Atlanta United va por buen camino.

En los seis encuentros disputados, Atlanta United suma 29 remates a puerta. 16 en los tres partidos de Liga de Campeones de Concacaf y 13 en los tres de MLS. En varios de los encuentros, la habilidad para mover el bloque inferior del rival ha sido puesta a prueba. Así explicaba Heinze hace unos días, cómo pretenden o cómo se debe hacer para conseguirlo: 😉⚽️⚽️👇

Más allá del trabajo para mover un bloque bajo, la red de pases, los cruces (nótese en la gráfica la cantidad de pelotas desde los costados), y el manejo de los pases en zona dos y tres, marcan la tendencia. Una que en el caso de Atlanta United habla de un plan de juego que pretende presencia y trámite superior en esas zonas y que ha ido ‘in crescendo’.

Otro concepto en la construcción que hay que reconocer, es la forma en la que se utiliza el volante creativo y cómo para Heinze, más allá de su ubicación o no, por el carril central, se trata de aprovéchale sus cualidades sin ‘amarrarse’ a la postura de arranque.

Los entrenadores suelen decir que mientras sus equipos tengan oportunidades de anotar, traducidos en disparos directos al arco, presencia en el área rival y cruces desde los costados con ventaja para el rematador, la tarea en construcción es correcta y la preocupación no debe ser el cómo llegar sino el cómo concluir. Aquí empiezan las revelaciones más claras para la ineficiencia. Ojo, Atlanta United es un equipo eficaz, porque tiene posesión y crea opciones, pero es ineficiente, porque no consigue finalizar como debería.

Los seis goles hasta ahora anotados han sido conseguidos por: Barco (2), Damm, Hyndman y Moreno, más el autogol ante Chicago. Ni Josef Martínez, Ni Lisandro López, ni Erick Torres se han hecho presentes.

Cada caso es independiente: Martínez regresando de su larga lesión, lo importante es sumar minutos, mantenerse saludable e ir volviendo al nivel de goleador que le ha dado su reputación; López acá de llegar, vive ahora una situación personal (muerte de su padre) que deja en incognito su futuro inmediato, y su participación apenas ha sido normal. Y Torres, un delantero que no produce anotaciones consistentemente desde hace varios años.

Heinze ha utilizado diferentes estructuras de ataque pensando en poner en ventaja a sus hombres más adelantados. Atacó hasta ahora con cinco y con seis, involucrándolos en estructuras de 1-4; 3-3; 3-2 (quizá la más usada).

El primer partido (de visita ante Alajuelense) y el más reciente (de visita ante New England) presentaron los retos más inesperados: expulsión de Guzan ( 43’ vs Alajuelense – termina ganando 0-1). Y ante Revolution: López no disponible; lesión de Damm (25′), Barco tras ingresar al 46′, se va con un golpe al 80′ y el equipo debe terminar con 10 hombres entre 10 y 12 minutos.

Tras la revisión, la estructura, los intentos y la creación de opciones están ahí; los cruces (especialmente de Damm) deben ser mucho, mejores; la esperanza de recuperar a Josef es real y con todo en orden debería empezarse a notar pronto; Atlanta United debe ir al mercado a conseguir un verdadero remplazo para el venezolano.

Por lo pronto, el gol de los de Heinze deberá llegar por comité, fortaleciendo el plan de juego de su entrenador. En eso, la gran diferencia de 2020 a 2021 es que la estructura ahora sí le ofrece posibilidades claras y constantes al frente de ataque. Importante diferencia, pero el gol se mantiene tan cerca como tan lejos.

Mirada al primer ‘plato’ de Heinze con el Atlanta United FC

Gabriel Heinze debutó oficialmente con Atlanta United en medio de un manojo de dificultades: torneo internacional, sin competencia previa, de visita, expulsión de su arquero antes de terminar primer tiempo y más. Aún así, dejó cosas más allá de la victoria. Esto es lo que vimos y lo que él pretendió hacer.

Por: @jrojasa75

Un gol de penal a favor – para algunos dudosos – y una expulsión en contra – para algunos dudosa – marcaron el trámite y la historia del enfrentamiento entre Alajuelense (Costa Rica) y Atlanta United (MLS) en el arranque de la Liga de Campeones de Concacaf. Torneo que ‘traducido’ a Conmebol, es el símil de la Copa Libertadores.

Los dirigidos por Gabriel Heinze no habían competido oficialmente hasta la noche del martes 6 de abril, y lo hacían en este torneo importante para el club, la liga y la región, en condición de visita. El argentino planteó para iniciar, lo que para muchos es un 1-4-3-3 y que para él partía más de un 1-5-4-1. No con vocación defensiva, sino todo lo contrario, con la intención de sacar los laterales, mantener tres centrales y un cuadrado en el centro del campo que le ayudara a balancear el juego externo e interior tanto en defensa como en ataque.

Guzán en el arco, Robinson, Sosa, Walkes los tres centrales, con Lennon y Bello por afuera; el cuadrado en el medio campo con Hyndman, Ibarra, Mulraney y Barco, para dejar en punta a ‘Licha’ López.

Las cosas funcionaban más o menos bien en lo que tenía que ver con el control. Se crearon un par de oportunidades y el duelo estaba repartido entre la velocidad por fuera y el tiempito por dentro. El error más notorio estaba en el retroceso tras la pérdida, especialmente por cómo se estiraba el cuadrado en el carril central.

Y llegó la expulsión. Con partido 0-0, casi por terminar el primer tiempo, en una jugada que muchos podrían controvertir pero que se tipifica dentro del impedir una acción clara de gol, el arquero Brad Guzan ve la roja y le tiene que dejar paso al debutante Rocco Ríos Novo, quien no había jugado un solo minuto en primera división a pesar de haber sido ya seleccionado Sub15, Sub17 y Sub 20 de Argentina.

Mientras algunos alegaban y otros conjeturaban que el sacrificado iba a ser López para dar paso al arquero suplente, Heinze llamó a su DT en el terreno de juego y le explicó cómo iban. encarar el resto del partido. Algo que el mismo ‘Gringo’ aclaró en la rueda de prensa argumentando que su idea fue preservar el control del carril central.

Así se pudo ver la estructura que planteó Heinze para el arranque del segundo tiempo. 1-5-4. En la que el ‘sacrificado’ fue el juego de amplitud. Pidiéndole a López complementar el cuadrado en el carril central, en lugar de Mulraney, quien se fue para darle paso a Ríos Novo. Otro que asumió mas carga fue Ezequiel Barco, quien hizo uso de su juventud y estado físico para cumplir más en defensa y ataque.

El ajuste dio resultado. Mientras afuera los ojos confirmaban un Atlanta United con entrega, presión en la zona central y poca disposición a olvidarse del resultado, movimientos y estadísticas en el papel, le dieron la razón al entrenador argentino.

Barco recibió el premio de anotar el gol del triunfo, en un penal que para muchos es controversial, pero que el ex Independiente no dudó en poner en una esquina inalcanzable, aunque lo pareciera en la cámara inicial de la transmisión.

Evidentemente el rival juega, y aunque Alajuelense intentó, la trampa de regalar el juego en amplitud, terminó funcionando. Alajuelense remató más, pero fue menos efectivo, Atlanta United pasó mejor el balón (gracias a la cercanía de sus hombres en el carril central) y así fue llevando el asunto.

El resultado contó con un colaborador importante: el debutante Ríos Novo, quien tuvo siete atajadas en sus cincuenta minutos de juego. Gran momento para el ex Lanús, quien reconoció después del partido que vivía el momento para marcar en su carrera.

El manejo de las adversidades le entregó a Heinze su primer triunfo, el control del juego interior, le permitió soportar al rival, que con uno más, no logró ser efectivo. El mapa de calor confirma que en el segundo tiempo, con uno menos, Atlanta United puso el partido en sus términos – en el tráfico pesado del carril central -.

Concepto re confirmado por las secuencias de pases. En donde Sosa, Ibarra, Barco y Lenon, en ese orden, terminan con la mayor cantidad de pases.

Y como frutilla en el pastel, Tras el debut, el triunfo, los 50 minutos con 10 hombres, el ajuste táctico, estar de visita, jugar primer partido en llave de eliminación, el debut de un arquero inexperto que terminó siendo importante, Heinze le dio casi 25 minutos de juego al venezolano Josef Martínez, quien regresa de su operación de rodilla y busca forma de competencia. Como dicen en Colombia: El que quiera más, que le piquen caña!

Pero claro, en el fútbol todos lo saben: es partido tras partido y ahora Heinze tiene todo el camino con recorrer con Atlanta United para evitar que este buen sabor solo sea ‘caramelo’.