Los Angeles FC: Negro, oro y verde

Carlos Vela

Negro. Oro. Y verde. Si días atrás escribimos que Los Angeles Football Club parecía estar -y todavía lo parece- un poco demorado en el cronograma ideal para el armado de su primer plantel, en materia de business el nuevo equipo californiano apunta a ser uno de los nuevos líderes de la Major League Soccer.

Horas atrás el club angelino -que acaba de presentar al atacante mexicano Carlos Vela (en la fotografía) como Jugador Franquicia– dio un golpe sobre la mesa al anunciar un contrato de auspicio multianual con Heineken. La cervecera holandesa -que también tiene un vínculo comercial con la MLS- será a partir de ahora y de manera oficial en la “Cerveza Nacional e Importada de LAFC”, según anunció el equipo.

De acuerdo con la información facilitada por el club Heineken colaborará en la implementación del primer bar oficial para los aficionados de Los Angeles FC en el Banc of California Stadium, el estadio específico que construye en el centro de la ciudad.

Además de tener un convenio con la liga y LAFC, Heineken tiene acuerdos de patrocinio con New York City FC, Orlando City SC y D.C. United.

Heineken es el segundo gran sponsor de Los Angeles FC, luego de que la franquicia anunciara previamente un acuerdo con las aerolíneas Delta y Aeroméxico, la empresa informática IBM, Panasonic y Banc of California.

Falta un semestre para comenzar a ver los primeros ensayos de LAFC sobre la cancha. El equipo apenas tiene tres jugadores en su plantel -además Vela, los volantes Carlos Álvarez y Monday Etim, cedidos al Orange County SC, de la USL-. Y todavía resta por ver de qué manera ‘el Bombardero’ mexicano puede encajar en la idea de juego del entrenador Bob Bradley. Hay mucho trabajo por delante en el aspecto deportivo. Pero en los escritorios, en el ámbito en el que se cierran los negocios, el club ya marcó algunos goles resonantes.

Fotografía: Facebook | Los Angeles FC

David Villa: “You can call me soccer”

Villa

David Villa se propuso desde su llegada en 2015 a New York City FC poder comunicarse en inglés, no solamente con sus compañeros de equipo, sino con la prensa y los aficionados en general.

En gran medida el asturiano ya alcanzó esa meta. Ayer, durante las pausas comerciales de los partidos de la jornada inaugural de la liga, la cerveza Heineken -uno de los principales sponsors de la Major League Soccer– puso en el aire una nueva campaña publicitaria en la TV estadounidense, en la que aparecen entre otros el Guaje y Landon Donovan.

Bajo el refrán “You can call me soccer” (o “Puedes llamarme fútbol”, en su versión en español) la cara y la voz del internacional español aparecieron en las pantallas de todo el país, y volverán a hacerlo a lo largo de la temporada 2016, que acaba de comenzar.

Fotografía: New York City FC

Videos: Heineken USA

La MLS recorta distancia con las ‘Cuatro Grandes’

MLS2015

El amplio panorama del deporte profesional de Estados Unidos -y, por extensión, de Canadá- está dominado por la NHL, la NBA, la MLB y la NFL. Las Big Four hasta ahora no han tenido mayor competencia o rival de importancia. Pero el notable crecimiento de las MLS en las últimas temporadas -especialmente en 2015- hace pensar que el fútbol (al menos en su máxima categoría) se ha acercado a las principales ligas norteamericanas y que, tal vez, ya haya superado o esté a punto de superar al hockey sobre hielo en el orden de preferencias del público local.

De acuerdo con un artículo recientemente publicado por Forbes la Major League Soccer experimentó un importante crecimiento en varias áreas como la venta de entradas y abonos, la cantidad de sponsors que se acercan a los distintos equipos y la difusión de sus encuentros a través de la televisión.

La MLS es una liga global: La temporada 2015 fue la primera ocasión en la que todos los partidos de la temporada regular de la Major League Soccer pudieron verse en todo el mundo. En Estados Unidos, gracias al acuerdo firmado con Univision, FOX e ESPN (más TSN y RDS en territorio canadiense). Y alrededor del planeta gracias a los convenios que la liga mantiene con Eurosport, Sky Sports, Globo y las cadenas locales de ESPN y FOX Sports en regiones como África y América Latina. Desde este año la MLS puede verse en 140 países y territorios. En EE.UU. la liga cuenta en la actualidad con unos 30 millones de seguidores a través de la televisión. En Europa continental -gracias a la cobertura de Eurosport– más de 2,5 millones de televidentes pudieron ver la final por la MLS Cup entre Columbus Crew y Portland Timbers.

Por primera vez la MLS tiene espacios ‘fijos’ en la TV estadounidense a nivel nacional: Cada viernes por la noche Univision ofreció un partido, mientras que cada domingo ESPN tuvo el juego de las 5 p.m., seguido por el encuentro de las 7 p.m., a cargo de FOX Sports. Nunca antes la Major League Soccer había gozado de esta ‘previsibilidad’ televisiva.

La MLS se queda con el sector del mercado publicitario más atractivo: El 65% de la gente que sigue a la liga son adultos que tienen entre 18 y 34 años. El ‘corte’ de consumidores más apreciado por el mundo de la publicidad. La Major League Soccer también crece entre los latinos, al punto que Univision (cuyas cadenas emiten programación totalmente en español) cuenta con la exclusividad de los partidos que se disputan los viernes. La televisora con sede en Miami ofrece un relato paralelo en inglés a través del sistema SAP.

Compañías de primer nivel son los nuevos socios comerciales de la Major League Soccer: Con los nuevos contratos de TV a nivel local llegaron sponsors premium como Coca-Cola, Audi, Heineken y Johnson & Johnson. La liga también se asoció con Twitter para la cobertura del llamado #DecisionDay.

Más mercados atractivos se sumarán a la MLS en los próximos años: Antes de 2020 la liga presidida por Don Garber contará con nuevos equipos en ciudades como Los Angeles, Miami y Atlanta (que ha marcado un récord en la venta de abonos de temporada). Son tres de las ciudades más importantes de América del Norte dentro del mapa deportivo y eso no puede más que revertir en más audiencia, más presencia en los medios y las redes sociales y, seguramente, más ingresos para la Major League Soccer y sus equipos.

La calidad de juego seguirá creciendo: La MLS y sus franquicias actuales y futuras están comprometidas a seguir trayendo Jugadores Franquicia no solamente conocidos a nivel mundial, sino que puedan marcar diferencias reales sobre el terreno de juego. El mejor ejemplo -paradigma, tal vez, en los próximos años- es el de Sebastian Giovinco. La directiva de la liga también espera mejorar la calidad del fútbol que se vea a futuro en la Major League Soccer a través del desarrollo de sus futbolistas gracias a sus filiales o equipos asociados en la USL y la labor de sus academias.

Fotografía: Major League Soccer

Los socios comerciales de la MLS

Coca Cola

La Major League Soccer anunció el año pasado un cambio de imagen institucional. Además de un nuevo logotipo y de un nuevo slogan la actual imagen de la liga se traduce en una mayor presencia en los medios de comunicación locales, gracias a un importante contrato de TV a nivel nacional con Univision, ESPN y Fox Sports. Y también con la incorporación de una cartera de patrocinadores premium que contribuyen al alza de la cotización de la MLS dentro y fuera de sus fronteras.

Sobre el final de la temporada 2014 la MLS hizo el primer anuncio relevante en esta materia al presentar a Heineken como la nueva cerveza oficial de la liga. Además de obtener una enorme visibilidad en la estática de los estadios de la máxima categoría de Estados Unidos y Canadá la empresa de origen holandés adquirió los derechos de patrocinio de las MLS Rivalry Week, dos jornadas en las que se concentrarán a todos los clásicos y rivalidades regionales del torneo (los fines de semana comprendidos entre el 26 y el 28 de junio y el 28 y 30 de agosto).

El 8 de enero la firma de complementos dietarios y alimenticios AdvoCare llegó a la órbita de la Major League Soccer. La empresa texana, a través de su producto AdvoCare Rehydrate, puede presumir durante las próximas temporadas de ser la bebida deportiva oficial de la liga. El nombre de AdvoCare ya está asociado al fútbol de Estados Unidos desde 2012, cuando comenzó a estar estampado en la camiseta del FC Dallas.

Durante varias semanas el inicio de la temporada 2015 estuvo en suspenso por las diferencias entre la patronal y los jugadores sobre el convenio colectivo de trabajo (CBA) que regirá las relaciones laborales entre ambas partes durante los próximos cinco años. El 4 de marzo las autoridades de la MLS y el sindicato de futbolistas anunciaron el 4 de marzo un acuerdo que puso fin a este conflicto.

Una vez resuelto el diferendo con la entidad gremial la liga fue capaz de presentar una serie de jugosos acuerdos comerciales con empresas de primer nivel.

El 6 de marzo -día del comienzo de la temporada 2015- la Major League Soccer anunció un acuerdo asociación y sponsorship con el fabricante de automóviles Audi. El convenio entre la liga y la empresa alemana se extenderá durante varias temporadas y -además de darle presencia en las vallas publicitarias durante los encuentros televisados a nivel nacional- entrega a la firma con sede en Ingolstadt el privilegio de ser el patrocinante en exclusiva de los playoffs de la MLS.

Casi dos semanas más tarde (el 19 de marzo) el turno fue para Mondelēz International. La productora de alimentos y bebidas -sucesora de Kraft Foods- consiguió el sello de Snack Oficial de la MLS para varios de sus productos, como Chips Ahoy, Oreo, Ritz y Trident, entre otros. El acuerdo multianual con Mondelēz International (que ya era sponsor de la federación estadounidense) es amplio, y tiene previsto la interacción entre la liga, sus jugadores y la empresa en distintos formatos de promoción en medios publicitarios convencionales y redes sociales.

El 20 de marzo Johnson & Johnson se sumó a la cartera de patrocinantes de la Major League Soccer. Como ocurrió y ocurre en otros casos, se trata de un contrato a tres bandas, entre la farmacéutica, la liga y la federación local. A partir de esta temporada 2015 Johnson & Johnson -a través de algunas de sus marcas de alcance global, como Band-Aid, Bengay y Neutrogena- es el Sponsor Sanitario Oficial de la Major League Soccer.

El más reciente socio comercial llegó esta semana, cuando Coca Cola anunció su alianza con la MLS y US Soccer. La multinacional -que tiene una larguísima relación con el fútbol a nivel internacional, especialmente en las Copas del Mundo- es a partir de ahora la bebida oficial de la primera división norteamericana, no sólo a nivel de gaseosas, sino también en el rango de aguas y aguas saborizadas. La empresa con sede en Atlanta reemplaza a Pepsi Cola, cuyo contrato con la Major League Soccer finalizó en diciembre del año pasado.

Además de estos contratos de publicidad la MLS cerró recientemente nuevos acuerdos de TV a nivel internacional:

La expansión comercial de la liga demuestra estar en una instancia explosiva en los últimos meses. Todos los nuevos contratos son por varios años, aunque por cuestiones de confidencialidad no se especifican montos económicos o duración en concreto de cada uno de esos vínculos. Pero, a modo de referencia, especialistas en el área del mercadeo y la industria deportiva estiman que el convenio de la MLS con Coca Cola podría reportar a la liga unos 10 millones de dólares por temporada.

La gran mayoría de estos convenios comerciales fueron anunciados luego del acuerdo entre la Major League Soccer y el gremio de futbolistas. ¿Fueron tenidos en cuenta estos contratos dentro de la negociación del nuevo convenio colectivo de trabajo? La suma de todos estos sponsorships altera de manera favorable y sensible el patrimonio actual y futuro de la liga y de los equipos que la integran. A priori, y viendo las escasas mejoras que el CBA ha conseguido para los jugadores, el Players Union no queda en una buena posición frente a sus representados y la opinión pública.

St. Louis, ciudad oculta

St. Louis

La ciudad de St. Louis, el portón de entrada al Oeste. Durante mucho tiempo fue la última posta que exploradores, colonos y buscadores de metales preciosos visitaban antes de lanzarse a la conquista de la costa del Pacífico. Gracias a ese rol de enlace entre el Este y lugares como Nevada o California el estado de Missouri recibió desde mediados del siglo XIX a muchos inmigrantes europeos, particularmente del centro y del este del continente.

Tras la Guerra Civil -que finalizó en 1865- el soccer comenzó a asentarse en Estados Unidos. Primero en algunas de las universidades más prestigiosas de la Costa Este. Más tarde, y de manera masiva, fue permeando el resto del país gracias a los británicos que cruzaron el Atlántico para trabajar en astilleros, fábricas textiles, construcción de líneas ferroviarias y explotaciones mineras.

El deporte se hizo fuerte en varias de las principales ciudades de Estados Unidos. En St. Louis el juego se divulgó rápidamente entre extranjeros y locales. La ciudad registra la existencia de equipos de fútbol organizados desde 1890. Y el nacimiento de dos ligas locales a inicios del siglo pasado: la Association Foot Ball League en 1903, y la St. Louis Soccer League (el primer campeonato profesional del país) en 1907.

The Lou, como la llaman sus habitantes, es considerada como la cuna (o una de las cunas) del fútbol al norte del Río Grande. St. Louis incluso tiene un Salón de la Fama que da cuenta de la historia y de la tradición vinculadas al soccer que existen en la ciudad que, antes de ser parte de Estados Unidos, perteneció a Francia y España.

Pese a sus antecedentes este polo urbano de casi tres millones de habitantes no figura en el actual mapa de la Major League Soccer. Y tampoco parece tener opciones de quedarse con la franquicia #24 de la liga (en teoría, el último cupo en el futuro más o menos inmediato), por la que compiten los mercados de Las Vegas, Sacramento y Minneapolis.

Pese a todo, la avidez por el fútbol continúa. 2013 y 2014 fueron buenos años para el aficionado misuriano. Unos 50.000 espectadores se hicieron presentes en el Busch Stadium para ver los amistosos Manchester City vs. Chelsea y Real Madrid vs. Internazionale. La ciudad también fue sede de los partidos de la selección de Bosnia-Herzegovina frente a Argentina y Costa de Marfil.

Sin embargo, los hinchas locales reclaman algo más que encuentros de exhibición. Especialmente los St. Louligans, un grupo de aficionados organizados que abogan por la llegada de la MLS a St. Louis. En parte, sus plegarias fueron atendidas, porque a partir de 2015 el fútbol profesional -aunque en su versión más modesta- regresa a casa.

A partir de la próxima temporada la USL-Pro (la tercera categoría del fútbol profesional de América del Norte) tendrá una docena de nuevos equipos. Como ya comentamos en Jugador Franquicia, muchos de esos nuevos conjuntos estarán asociados a clubes de la Major League Soccer. Uno de los debutantes en la liga de Division III es el Saint Louis FCafiliado a una de las mejores academias del país.

La misma MLS calificó en 2013 a St. Louis como ‘la futura meca del futbol en Estados Unidos’. Todo parece estar en su sitio. Tradición, interés por el fútbol, aficionados activos, la posibilidad de crear una ‘segunda Cascadia Cup’ (con la rivalidad que podría crearse en partidos ante las cercanas Chicago y Kansas City). Pero, una vez más, ahora mismo el mercado no cuenta con un grupo empresario sólido.

De una manera u otra la Major League Soccer ha intentado en más de una ocasión tener a St. Louis dentro del redil:

  • En 1993, cuando la liga tomó contacto con alrededor de 30 poblaciones que potencialmente podrían albergar a sus equipos fundadores, la ciudad se abstuvo de presentar una propuesta.
  • En 2007 el equipo de Real Salt Lake estuvo a punto de abandonar el estado de Utah por problemas inmobiliarios; su nuevo hogar iba a ser St. Louis.
  • En 2008 se presentó una propuesta para que la franquicia #16 de la MLS se instalara en Collinsville, en el suburbio este de St. Louis, pero políticamente dentro de Illinois (el río Mississippi separa a los estados de Missouri e Illinois); la ciudad ganadora de ese cupo fue finalmente Philadelhia.
  • Ese mismo año la liga abrió otro concurso para adjudicar dos nuevas franquicias, que entrarían en competición en 2011. Pese a que las candidaturas de Miami (respaldada en ese momento por el FC Barcelona) y St. Louis parecían las más sólidas, los ganadores fueron los grupos empresariales que impulsaban la entrada a la MLS de Vancouver y Portland.

Una y otra vez las posibilidades de St. Louis fracasaron por no contar con un grupo empresarial sólido detrás de su propuesta. Las últimas dos derrotas frente a otros mercados seguramente dolieron más de la cuenta, ya que las propuestas presentadas en 2008 contaban con la aprobación para financiar la construcción de un SSS en Collinsville con fondos públicos, algo nada común en las fases iniciales de un proceso adjudicatorio.

¿Pueden los otros clubes profesionales de la ciudad contribuir a la llegada de una franquicia de fútbol de primera división? Stan Kroenke, propietario de Colorado Rapids, es también dueño de St. Louis Rams, el equipo local de la NFL. La directiva de los Carneros sopesa mudar la franquicia a Los Angeles, y -además- la Major League Soccer no quiere regresar el sistema de multipropiedad que existió en el nacimiento de la liga.

Y así como la MLS no espera ayuda de los Rams, quizás tampoco deba esperarla de los Cardinals. William DeWitt Jr., dueño del equipo de la MLB, oscila entre el nulo y el escaso interés en el soccer, pese a que casi todos los grandes partidos internacionales que atrajeron multitudes en St. Louis se llevaron a cabo en el estadio de su club.

Otra institución de la ciudad –Budweiser– parece estar cada vez más lejos de querer financiar a un equipo de fútbol en América del Norte. La empresa, fundada en St. Louis a mediados del siglo XIX por las familias alemanas Anheuser y Busch, acaba de finalizar su contrato de sponsorhip exclusivo con la MLS. Su reemplazante será uno de sus mayores competidores a nivel global, Heineken.

Antes de vender su firma a un conglomerado belga-brasileño en 2008 los herederos de la familia Busch tuvieron relación con el soccerEn 1982 financiaron la construcción del mayor complejo para la práctica del fútbol en la ciudad, el St. Louis Soccer Park. Un lugar que entre 1985 y 2009 llevó por nombre Anheuser-Busch Center, y que desde 2015 será el estadio del Saint Louis FC en la USL-Pro.

Hoy Budweiser es uno de los principales patrocinadores de las Copas del Mundo organizadas por FIFA. Una relación que comenzó en 1986 y se extenderá al menos hasta 2022. Es lógico pensar que la multinacional prefiera en la actualidad consolidar su marca en este tipo de eventos antes que ser parte de una liga que estará embanderada con el logotipo verde y blanco de un potente rival comercial.

El St. Louis Stars fue el último club que representó a la ciudad en un torneo de primera división. El equipo de la versión original de la North American Soccer League dejó de existir en 1978, cuando sus propietarios decidieron trasladarlo a Anaheim y rebautizarlo con la etiqueta pop de California Surf. Demasiado tiempo para las ambiciones contenidas en la cuna del fútbol en Estados Unidos. St. Louis, ciudad oculta -al menos por ahora- para la MLS.