El futuro del Crew en Columbus, en manos de Anthony Precourt

Anthony Precourt

Columbus Crew es uno de los mejores equipos dentro del panorama actual de la Major League Soccer. La no clasificación a los Playoffs en 2016 fue apenas una situación de baja momentánea en el rendimiento del club del estado de Ohio, que estuvo en esa instancia en cuatro de los últimos cinco años.

Campeón de la liga norteamericana en 2008 de la mano de Guillermo Barros Schelotto y subcampeón en 2015, el club -gracias al trabajo del entrenador Gregg Berhalter y su plantel- es en octubre de 2017 el equipo que llega más en forma a la postemporada de la MLS.

Pero lo que en la cancha es una historia de éxito, en las oficinas es descrito como una crisis. Al menos de esa manera lo presenta Anthony Precourt, máximo accionista de Precourt Sports Ventures, la empresa que controla al Crew desde 2013.

En un comunicado oficial el empresario informó que la situación del equipo en Columbus en las actuales condiciones es “insostenible”, y que se evalúan opciones para trasladar al equipo a un nuevo estadio ubicado en el centro de la ciudad del estado de Ohio o mudarlo por completo a Austin, la capital texana.

Columbus Crew: ¿Un éxito deportivo que no ‘paga’?

En 1999, bajo la conducción de otro grupo propietario, Columbus Crew estrenó el que fue el primer estadio específico de la MLS. La instalación -el Columbus Crew Stadium, hoy conocido como MAPFRE Stadium-, que fue durante años uno de los escenarios preferidos de la liga y la selección masculina de Estados Unidos, hoy es pintado como la madre de todas las dolencias del conjunto aurinegro.

El estadio -como tantos otros en el ámbito de la Major League Soccer- está en las afueras de la ciudad, alejado de la zona céntrica y de otros lugares de interés. Temporada tras temporada la cantidad de público que se acerca al MAPFRE Stadium desciende, hasta llegar a un promedio cercano a los 15.000 espectadores por partido. Una situación opuesta a lo que ocurre en otros mercados de similar tamaño a Columbus, como podrían ser Salt Lake City, Portland, Kansas City u Orlando.

Los propietarios del club aseguran que no ganan todo el dinero que podrían ganar, y creen que la ubicación de su estadio, la supuesta ‘antigüedad’ del mismo (no olvidemos, el lugar tiene apenas 18 años) y la falta de respaldo corporativo y administrativo los han llevado a la disyuntiva que hicieron pública en las últimas horas.

“Este club busca ser un modelo en la MLS”, explicó Precourt en el comunicado. “No tenemos más opción que expandirnos y explorar todas las posibilidades disponibles. Estas incluyen una posible mudanza a Austin, que es la mayor área metropolitana en América del Norte sin una franquicia en las ligas mayores”, agregó. “El fútbol es el deporte mundial, y la creciente presencia de Austin como ciudad internacional -combinada con sus sólidos cimientos multiculturales- podrían determinar que la llegada de la MLS pueda ser un hecho ideal”.

Precourt presiente que la situación del club podría ser de mayor provecho en Austin. Y la Major League Soccer respalda esa apreciación. “Si bien la asistencia de público en toda la liga aumenta a niveles de récord y distintos mercados buscan sumarse a la MLS, la situación en Columbus es especialmente preocupante”, expresó el comisionado Don Garber en el documento publicado por el Crew.

“Pese a las importantes inversiones efectuadas por Precourt Sports Ventures dentro y fuera del terreno de juego, Columbus Crew SC está cerca del último lugar de la liga en todas las mediciones vinculadas al ámbito de los negocios. El estadio del club ya no es competitivo en comparación con otras instalaciones en la MLS”, agregó Garber. “La liga es reacia a permitir que sus equipos se trasladen, pero basados en estos factores, respaldamos los esfuerzos de Precourt Sports Ventures para explorar opciones fuera de Columbus, incluyendo a Austin, siempre y cuando encuentren una ubicación adecuada para su estadio”.

Los pasos a seguir

La empresa propietaria de Columbus Crew mantiene conversaciones con las autoridades y los líderes empresariales de la ciudad desde los primeros meses de 2016. Y desde septiembre de este año el club es parte de un fórum destinado a identificar los pasos a seguir y analizar las opciones estratégicas para el futuro.

Tanto el club como la MLS dejan en claro que sin un plan para tener un estadio propio en Austin la mudanza no sería posible.

Tras el revuelo generado por las declaraciones de Precourt, el propietario de Columbus Crew mantuvo una conferencia de prensa telefónica con medios de prensa locales, de Texas y nacionales.

“Si existe la posibilidad de quedarnos en Columbus o si encontramos la oportunidad de mudarnos a Austin, tenemos que comenzar a trabajar en eso de manera inmediata”, expuso. “Tenemos que encontrar un lugar donde podamos ser exitosos y ofrecer un buen producto dentro y fuera del estadio”.

Dentro de la incertidumbre que impera en esta situación, lo que parece claro es que el Crew jugará en Columbus el año próximo. “Esto es apenas el comienzo del proceso”, aclaró Precourt. “Jugaremos en Columbus en 2018. Nunca es un buen momento para hacer este tipo de anuncios. Lo entiendo”.

“Nada está decidido”, continuó. “Simplemente estamos iniciando este proceso. No haré comentarios sobre posibles ubicaciones de nuestro estadio. La Major League Soccer ha aprendido a lo largo de su historia que es importante poder operar en ubicaciones urbanas, a las que la gente pueda acceder fácilmente. Una ubicación en el centro de la ciudad es algo importante”.

¿Interés real en Austin o presión para el gobierno y la economía de Columbus? Por ahora Anthony Precourt se muestra más inclinado a probar suerte en la capital texana. “Hemos visto que la Major League Soccer puede ser realmente exitosa en mercados nuevos”, manifestó el inversor.

“La expansión más reciente en la liga ha sido tremendamente positiva y acogedora de la MLS 3.0 y de los nuevos mercados. Nosotros llevamos 22 años de operación del equipo en Columbus y hemos intentado de manera realmente dura desde hace cuatro años y medio mejorar al equipo. Lo seguiremos haciendo. Ese es mi objetivo”.

Precourt Sports Ventures recibió en los últimos años ofertas de empresarios locales para adquirir la totalidad o un porcentaje importante del club. Todas esas propuestas fueron rechazadas. En ésta época la ‘llave’ de una franquicia de la MLS vale mucho más que lo que una fría tasación de activos y pasivos financiaros pueda determinar.

El Crew es una de las diez franquicias fundadoras de la Major League Soccer, que participaron de la temporada original en 1996. Se quede en Ohio o se marche a Austin el club -o nuevos inversores- tendrán que financiar de manera privada en todo o en parte la construcción del que será su futuro hogar.

Con más de dos décadas de historia -y una de las aficiones más fieles de toda la liga- el futuro de Columbus Crew está en la nebulosa. Quizás al final de esta historia ni siquiera sobreviva el nombre del club. Meses atrás la liga habría registrado como marcas los nombres ‘Austin FC’ y ‘Austin Athletic’. Como dice el tango, “veinte años no es nada”.

Fotografía: Anthony Precourt, propietario y presidente de Columbus Crew.

Anuncios

Novedades en el fútbol de La La Land

Jonathan dos Santos

Antes de que la MLS entrara de lleno en el frenesí del All-Star Game, la ciudad de Los Angeles fue el epicentro de la información vinculada a la liga. Todo sucedió de manera frenética y prácticamente simultánea.

Sigi Schmid, el Séptimo de Caballería de LA Galaxy

El miércoles de la pasada semana comenzó con el cambio de conductor en LA Galaxy. El hombre de la casa Curt Onalfo -elegido para continuar con la exitosa saga de victorias y títulos tejida por Bruce Arena- fue despedido por el club cinco veces campeón de la MLS. Sin victorias y con poco juego, el Galaxy modelo 2017 en nada se parece al de temporadas pasadas.

Cinco derrotas consecutivas en el marco de la liga terminaron por derrumbar las opciones de Onalfo, que trabajó en ‘la Galaxia’ desde 2011, tanto como ayudante técnico de Bruce Arena y como entrenador de ‘los Dos’, el equipo filial en la USL. Las múltiples lesiones de jugadores destacados y actores de reparto contribuyeron a la debacle. Y el cambio de mando se produjo de manera abrupta. Desde el miércoles por la mañana los entrenamientos del que para muchos es el equipo más grande de la Major League Soccer. El veterano Sigi Schmid es el nuevo entrenador de LA Galaxy.

El recuerdo más inmediato de Schmid nos lleva a un año atrás, cuando estaba al mando de un Seattle Sounders que no hacía pie en la temporada regular. El entrenador nacido en Alemania fue reemplazado en ese momento por Brian Schmetzer -uno de sus asistentes- y la historia tuvo un final grato para el club esmeralda. En diciembre de 2016 los Sounders levantaron su primer trofeo de liga en la MLS.

Los paralelos entre la situación actual del Galaxy y la que doce meses atrás vivían los Sounders son muchos. Con 13 partidos por delante hasta la finalización de la temporada regular el club del sur de California está ahora mismo en la novena posición de la Conferencia Oeste, con 23 puntos. Siete unidades por detrás de Vancouver Whitecaps, el sexto clasificado y -de momento- el último con boleto de acceso a los playoffs.

Sigi Schmid, uno de los entrenadores fundadores de la MLS, ganó una MLS Cup con LA Galaxy en 2002 y otra con Columbus Crew en 2008, en tiempos en los que Guillermo Barros Schelotto era la gran figura del club del estado de Ohio. Junto con Bruce Arena, Schmid es uno de los dos entrenadores más laureados de la liga. No le faltan antecedentes o reconocimiento para conducir a un auténtico tanque como es el conjunto angelino.

¿Es un entrenador temporal o una solución firme, con años para desarrollar un proyecto? Sigi quiere demostrar que no está obsoleto, que es capaz primero de ordenar la casa y luego poner al Galaxy en condiciones de volver a luchar por la liga. Con un plantel menos rico que el que normalmente el club ha puesto en cancha en temporadas recientes, el desafío de Schmid es el de devolver al club a la normalidad. En ojos de sus aficionados eso no significa otra cosa más que lograr la clasificación a la postemporada.

 

El ida y vuelta de Bob Bradley

En 2018 la liga incorporará a un nuevo equipo: Los Angeles FC. A mitad de la semana pasada el club negro y dorado anunció que el primer entrenador en la historia de la franquicia será el exseleccionador estadounidense Bob Bradley.

Hasta hoy LAFC había mostrado grandeza en prácticamente todas sus acciones públicas, comenzando por las personalidades que apoyan al equipo dentro de la sociedad propietaria del club, hasta el avanzado grado de avance que tiene la construcción del Banc of California Stadium, el estadio específico que levanta cerca del centro de la ciudad.

Bradley fue un correcto seleccionador de Estados Unidos. Tras dejar al Team USA en 2011, pasó por el equipo nacional de Egipto, el Stabaek de Noruega, el Le Havre francés y el Swansea City de la Premier League inglesa. Su periplo en el extranjero estuvo lleno de altos y bajos. La experiencia en el conjunto galés -la más reciente- fue demasiado breve y su pronto despido pareció apresurado e injusto.

Antes de tomar el control del Team USA el padre del volante Michael Bradley tuvo una productiva carrera en la MLS. Ayudante técnico de D.C. United, entrenador de Chicago Fire (con el que ganó un título de liga), MetroStars -el antecedente de New York Red Bulls- y Chivas USA -el malogrado transplante de Chivas de Guadalajara en la MLS, en su momento el segundo equipo de la liga en la ciudad de Los Angeles, liquidado a fines de 2014-.

LAFC recupera para el sur de California la franquicia que había perdido con la extinción del Rebaño angelino. De una manera tangencial, lejana y caprichosa, Bradley regresa al lugar que dejó antes de comenzar su etapa internacional como entrenador.

El futuro equipo de la Major League Soccer apuesta a seguro, no toma grandes riesgos con el fichaje de Bob Bradley. La liga entró hace un par de temporadas en una dinámica de modernización y rejuvenecimiento. Dentro y fuera de la cancha. La temporada 2017 fue el escenario ideal para que entrenadores como Veljko Paunovic (Chicago Fire), Gerardo Martino (Atlanta United) y Patrick Vieira (New York City FC) tomaran la liga por asalto. Sus equipos dominan la escena en la Conferencia Este y en la liga en general. Jóvenes técnicos locales como Greg Vanney demuestran estar a la altura de los que los recién llegados proponen. ¿Dónde se ubica Bradley en comparación con ellos? Flota en el ambiente la sensación de que Los Angeles FC buscará con su recién designado director técnico una vía componedora, hasta conservadora, en su primer año de rodaje en la liga.

En otras palabras, el anuncio de la llegada de Bradley no impacta dentro y fuera de la liga como sí lo hizo -por ejemplo- la presentación de ‘Tata’ Martino por parte de Atlanta United un año atrás. No se vive de las sensaciones más epidérmicas; mucho menos en un equipo que comienza a dar sus primeros pasos. Pero -no hay que ocultarlo- LAFC cortó un poco el encanto que había mantenido desde su nacimiento. El coach Bradley tiene que probar ahora que puede estar a la altura de la fase de innovación táctica y de personal que la MLS experimenta desde hace al menos un par de temporadas.

 

Jonathan dos Santos, la tercera espada del Galaxy

El último miércoles también fue la fecha en la que un LA Galaxy todavía conmocionado por el relevo de Curt Onalfo -y su reemplazo por Sigi Schmid- confirmó el viejo rumor que desde hace meses vinculaba al volante mexicano Jonathan dos Santos al club californiano. El jugador -que tenía dos años más de contrato con el Villarreal C.F. de la primera división española- llegó en condición de Jugador Franquicia, y compartirá ese estátus dentro del plantel junto a su hermano Giovani y el atacante francés Romain Alessandrini.

¿Es ‘Jona’ el jugador que el Galaxy necesita para salir de la crisis? Está por verse. Al conjunto cinco veces campeón de la MLS le faltan un montón de cosas este año -entre ellas, un goleador de garantía-. Pero el menor de los Dos Santos está en forma, viene de jugar en un buen equipo en la liga española y podría haber continuado sin demasiados inconvenientes su carrera en Europa. En sus propias palabras, decidió llegar al Galaxy por motivos que no se reducen exclusivamente a una cuestión monetaria. La familia Dos Santos fijó en Los Angeles su centro de operaciones, y pocos días atrás inauguró en la ciudad la primera sede de una academia que tiene a Giovani y Jonathan como caras visibles. En otros términos; su desembarco en California tiene como meta objetivos de más largo alcance que un buen contrato con el Galaxy. Aunque parezca un tema redundante, en el fondo quizás no lo es. Que los hermanos Dos Santos hayan decidido hacer de Los Angeles su base a mediano y largo plazo puede generar una situación de beneficio para el Galaxy en las próximas temporadas.

Fotografía: Facebook | LA Galaxy

 

 

LAFC se aproxima a su ‘minuto cero’

LAFC

Comienza la segunda mitad del curso 2017 de la MLS, y con ella se pone en marcha la cuenta regresiva hacia los primeros anuncios relevantes de Los Angeles FC, el único club que entrará en competición en la primera división de Estados Unidos el próximo año.

Desde ahora en adelante LAFC cuenta con algo más de un semestre para anunciar los nombres de su primer entrenador y de sus primeras figuras. Si tomamos el caso de Atlanta United FC -uno de los equipos debutantes en la Major League Soccer este año- el cronograma de anuncios se produjo de esta manera:

El ejemplo del club asentado en el estado de Georgia es válido, porque Los Angeles FC apunta a ser una franquicia cortada con la misma (o similar) tijera con la que se diseñaron los moldes que dieron nacimiento a clubes como el propio Atlanta United, New York City FC y hasta ‘los Leones’ de Orlando City. Conjuntos de alto y rápido impacto en sus respectivos mercados locales, con clara trascendencia en el plano nacional. Entrenados -en los casos de Atlanta y Nueva York– por técnicos internacionales. Prácticamente un novato como Patrick Vieira en el equipo de ‘la Gran Manzana’ y un estratega que tiene en su historial varios títulos de liga y el paso por equipos como el Barcelona y la selección argentina, como es el caso de ‘Tata’ Martino.

Vieira, Martino y Veljko Paunovic -el entrenador de Chicago Fire, de gran primer semestre en 2017- son técnicos que llegaron a la MLS sin experiencia previa en el fútbol norteamericano. Con estilo y metodología de trabajo diferente a la de muchos entrenadores estadounidenses los tres recién llegados están creando -de manera inconsciente y no planeada- una especie de nueva escuela dentro de la liga. Y todo el mundo -incluyendo a la junta directiva de LAFC– toma debida nota de esa situación.

Al mismo tiempo, el paradigma de fichajes ‘galácticos’ en la Major League Soccer ha comenzado a cambiar, para no volver a ser lo que significaba apenas un lustro atrás. Los grandes nombres procedentes del fútbol europeo siguen interesando, pero las franquicias de Estados Unidos y Canadá los buscan cada vez más jóvenes. Una situación que reduce en panel de búsqueda de manera considerable. Las notables excepciones -con Cristiano Ronaldo o Leo Messi como ejemplos de máxima- siempre tendrán los portones de la liga abiertos, aunque ahora los parámetros de búsqueda van en otra dirección.

Los jugadores latinoamericanos han tenido -en grandes números- un alto rendimiento en las temporadas más recientes de la MLS. El año pasado el enganche uruguayo Nicolás Lodeiro llegó a Seattle Sounders a mitad de la temporada para sacar al conjunto esmeralda del ostracismo y convertirlo en un equipo campeón, literalmente. Diego Valeri e Ignacio Piatti son los ’10’ prototípicos que todo club de la liga desea tener… Justamente por eso NYCFC sumó este año a Maxi Morález, el ‘enganche’ que cambió toda la dinámica del ataque de la escuadra celeste. Y los otrora ‘desconocidos’ que hoy son los tres Jugadores Franquicia de Atlanta (Villalba, Almirón y Martínez) están demostrando que todavía hay mucho por descubrir en el fútbol sudamericano para la máxima categoría de Estados Unidos. Sumemos a eso a la enorme repercusión mediática y futbolística que el mexicano Giovani dos Santos está generando en LA Galaxy desde su arribo, y el plato estará servido.

¿Quiénes han sonado para Los Angeles FC?

Siguiendo un plan lógico, lo primero que tendría que resolver el futuro equipo californiano es la contratación del primer entrenador de su historia. Los nombres que han aparecido en medios y rumores son varios.

Bob BradleyA comienzos de 2017 el exseleccionador de Estados Unidos confirmó a ESPN -luego de ser cesado por el Swansea City– que había mantenido conversaciones con los propietarios de LAFC. No se produjeron mayores novedades vinculadas a Bradley en meses recientes.

Sigi SchmidEl veterano entrenador -despedido el año pasado por Seattle Sounders– es un candidato de ‘la lógica’. Conoce a la liga y el proceso de armado de un equipo como pocos en la MLS. Además, domina al dedillo el pool de futbolistas norteamericanos disponibles (recordemos que no todo el plantel de un equipo en esta parte del mundo puede armarse con nombres extranjeros). Si bien desde Los Angeles FC han reconocido que tanto Bradley como Schmid figuran en la lista de posibles entrenadores del club, el nombre del alemán se mantiene con mayor insistencia, y más de una versión lo vinculan con el funcionamiento del día a día del equipo. Como entrenador principal o en otra función, será cuestión de esperar para saberlo.

Hugo Sánchez: El perfil del mítico goleador mexicano como entrenador poco tiene que ver con lo que Martino, Paunovic o Vieira muestran cada semana en la MLS. Pero, de alguna manera, su nombre se coló dentro del carrusel de potenciales candidatos.

Guillermo Barros SchelottoUna posibilidad que no debería sorprender a nadie. Como futbolista, ‘el Mellizo’ dejó una excelente imagen en Columbus Crew -su antiguo equipo- y la liga en general. En el mes de mayo Sports Illustrated publicó que el platense interesaba de manera seria a Los Angeles FC. Pero quizás todavía no sea el momento para el retorno de GBS a la MLS. El exatacante es el técnico de Boca Juniors, equipo que acaba de consagrarse campeón en la primera división argentina y que en 2018 jugará la siempre atractiva Copa Libertadores de América. Una salida del conjunto ‘xeneize’ parece extremadamente complicada a esta altura.

Así como hay potenciales entrenadores también podemos hablar de un grupo de potenciales Jugadores Franquicia. Un colectivo en el que -de momento- se aprecian pocos avances concretos y muchas frustraciones.

Zlatan IbrahimovicEl sueco sería -sin dudas- una de esas meritorias excepciones que mencionamos al inicio de este artículo. A día de hoy parece claro que el entorno del goleador ha mantenido en algún momento u otro contactos con los dos equipos angelinos de la MLS. Publicaciones de esta semana dan a entender que ‘Ibra’ podría estar más cerca del Galaxy que del club negro y dorado. Y que incluso podría regresar al Manchester United por un semestre. Innumerables opciones de potenciales movimientos giran alrededor del temperamental artillero.

Andrés GuardadoPocas semanas atrás el rumor era fuerte y parecía bien fundado. ‘El Principito’ llegaría a LAFC para ser uno de sus Jugadores Franquicia. Pero el 5 de julio el volante mexicano de 30 años anunció que dejaba el PSV Eindhoven para incorporarse al Betis de La Liga de España.

Keisuke HondaDurante semanas el centrocampista japonés entrenó en las instalaciones del Orange County SC, el equipo filial de Los Angeles FC en la USL. De manera justificada, muchos creyeron que el ex-milanista se incorporaría el 10 de julio al LAFC y sería el primer Jugador Franquicia del nuevo club de la MLS. Pero la realidad es bien distinta. El 14 de julio el atacante nipón firmó su contrato con el Pachuca de la Liga MX.

Javier ‘Chicharito’ HernándezEl delantero podría ser el fichaje ideal para LAFC. La importancia del mercado mexicano dentro de Los Angeles y la MLS en general es enorme. La posibilidad de que en un clásico angelino se enfrenten ‘Chicharito’ y ‘Gio’ dos Santos emociona a ejecutivos de todos los colores y preferencias marketineras. Pero nada está hecho. Hernández se deja querer por la MLS, pero parece más concentrado en asegurar un último gran contrato en Europa antes de decidir cruzar el charco.

Wesley SneijderDesde Turquía llegó la noticia. El volante ofensivo holandés rompió su contrato con el Galatasaray (en realidad, resolvió el vínculo de común acuerdo con el club un año antes de la finalización del mismo). El armador está técnicamente libre, una situación que en los hechos abarata enormemente la posibilidad de que un equipo de la Major League Soccer lo contrate. Muchos creen que este último movimiento de Sneijder está vinculado a un preacuerdo que ya tiene con LAFC, aunque existen otros equipos -como la Sampdoria en Italia– que son mencionados de manera insistente como nuevo destino del prestigioso futbolista de 33 años.

El tiempo de las especulaciones se termina. Entramos en territorio de los anuncios concreto, con nombre y apellido, que comenzarán a darnos una idea más concreta sobre qué tipo de equipo será Los Angeles FC en su año de expansión. Solamente resta esperar e ir tomando nota de cada movimiento.

Fotografía: Facebook | Los Angeles Football Club

Lucas Melano, el quinto argentino de Portland Timbers

Lucas Melano

Portland Timbers ratifica y amplía su condición de ser el equipo más argentino de la Major League Soccer. El club de la Costa Oeste acaba de anunciar la contratación de Lucas Melano, hasta ayer atacante de Lanús.

Melano -de 22 años- llega a la Rose City como el tercer Jugador Franquicia de los Timbers (los otros dos son el volante Diego Valeri y el defensa Liam Ridgewell). Para dar cabida al segundo punta granate Portland tuvo que emplear fondos de adjudicación específicos para ‘reducir’ contablemente el salario del delantero nigeriano Fanendo Adi, tal como acaba de llevar a cabo Los Angeles Galaxy con Omar Gonzalez para incorporar a Giovani dos Santos.

“Este es un jugador que tratamos de contratar algunos años atrás, mientras estaba en Belgrano. Lo estamos siguiendo desde ese entonces”, señaló Gavin Wilkinson, gerente general de los Timbers. “El proceso para traerlo a Portland ha sido prolongado y dificultoso, ya que era pretendido por varios equipos de Europa y México. Creemos que Lucas es un futbolista que encajará con nuestro estilo y nuestro sistema, nos mejorará de manera inmediata, y será un gran patrimonio del club en el futuro.”

El técnico Caleb Porter ratificó la visión de Wilkinson. “Melano es un jugador al que hemos estado observado por un tiempo. Estamos extremadamente complacidos por, finalmente, poder anunciar su incorporación. Lucas es un futbolista muy impactante y dinámico, con capacidad de cambiar un partido por sí mismo. Su versatilidad para jugar en cualquiera de las posiciones de ataque no brinda la flexibilidad de poder mezclarlo con otros jugadores de calidad”, agregó el head coach. Confiamos en que Lucas podrá hacer un impacto inmediato en nuestra producción de goles esta temporada, pero también continuará creciendo con el club y ser una fugura clave de la MLS en los años por venir.”

Lucas Melano debutó como futbolista profesional en Belgrano de Córdoba en 2012. Un año más tarde fue transferido a Lanús, equipo con el que ganó la Copa Sudamericana de ese año. En el equipo de la zona sur del Gran Buenos Aires fue entrenado por Guillermo Barros Schelotto, leyenda de la MLS.

De acuerdo con lo publicado por el periodista Grant Wahl en SI.com, Portland Timbers habría abonado alrededor de 5 millones de dólares a Lanús por la transferencia de Melano, quien firmó un contrato por cuatro años que le aseguraría cerca de un millón por temporada.

En una situación sin comparación en la Major League Soccer Melano es el quinto futbolista argentino dentro del actual plantel de Portland Timbers. Allí lo recibirán sus compatriotas Diego Valeri, Gastón Fernández, Norberto Paparatto y Maximiliano Urruti.

 

Actualizado el 21 de julio de 2015

 

Robbie Rogers, el abanderado

President Obama Hosts NHL Champions LA Kings And MLS Champions LA Galaxy

Las normas del protocolo deportivo de Estados Unidos lo imponen. Cada año los campeones de las principales ligas del país son recibidos en Washington D.C. por el presidente. Desde su llegada al Despacho Oval en enero de 2009 Barack Obama homenajeó en tres oportunidades a Los Angeles Galaxy. La más reciente de ellas tuvo lugar días atrás. Esta vez el equipo viajó a la capital de la Unión para recibir la felicitación gubernamental por haber ganado la MLS Cup de 2014.

En medio del reconocimiento a los galácticos el primer mandatario estadounidense destacó a un futbolista en particular. No por su actuación sobre la cancha, sino por ser un pionero dentro del deporte de Estados Unidos. Dos años atrás Robbie Rogers se convirtió en el primer atleta abiertamente gay en competir en una liga profesional de primer nivel en ese país. “Conseguiste inspirar a otros jóvenes aquí y alrededor del mundo, y por eso estamos muy orgullosos de ti”, dijo Obama durante la recepción. Las palabras del mandatario fueron un bálsamo para el volante californiano. En tan sólo veinticuatro meses su vida cambió por completo.

Febrero de 2013. Mientras era parte del plantel del Stevenage (cedido por Leeds United) un angustiado Rogers decide ‘salir del armario’ y poner fin a su carrera profesional con apenas 25 años. La catarsis tuvo lugar en una entrada titulada El Próximo Capítulo, que él mismo escribió en su blog personal.

“La vida es simple cuando tu secreto desaparece. Siempre pensé que podría esconder este secreto. El fútbol era mi escape, mi propósito, mi identidad. El fútbol escondió mi secreto, y me dio más regocijo del que nunca imaginé. Seré un eterno agradecido por mi carrera. Pero es hora de que me aleje. Es hora de que me descubra lejos del fútbol. Es la 1 a.m. en Londres mientras escribo esto y no podría estar más feliz con esta decisión. Mi secreto se fue, soy un hombre libre, puedo avanzar y vivir mi vida.”

“Estoy sacando un poco de mierda de adentro”, dijo el futbolista en ese momento al periódico británico The Guardian. “No quería tener que aguantar el circo. ¿Tendría ganas de conceder entrevistas en las que me pregunten ‘¿La gente te viene a ver porque eres gay?’, o que me digan ‘Así que te duchas con el resto de los muchachos, ¿Cómo es eso?’. Si juego bien la gente dirá ‘El futbolista gay está jugando bien’, pero si tengo una mala tarde será ‘Uhhh, ese tipo es gay. Le cuesta porque es gay.’ Al carajo. No quiero tener nada que ver con eso.”

En la primera entrevista brindada luego de su confesión Rogers hizo un breve repaso de su vida. “Me di cuenta que era gay cuando tenía 14 o 15 años. Pensaba ‘Quiero jugar al fútbol, pero no hay futbolistas gays. ¿Qué puedo a hacer?’. Te sientes como un paria. No le podía contar a nadie porque el colegio secundario en Estados Unidos es brutal. Durante la pubertad los chicos pueden ser muy dañinos.”

Cuando tomó la decisión de contar su verdad Rogers era un personaje relevante dentro del soccerFue campeón en el fútbol de la NCAA con el equipo de la Universidad de Maryland. Alzó la MLS Cup de 2008 con el Columbus Crew de Guillermo Barros Schelotto. Y hasta ahora acumula 18 encuentros con la camiseta de la selección estadounidense.

Su resolución fue drástica porque consideraba que era muy difícil identificarse como homosexual y al mismo tiempo seguir dentro del deporte profesional. “En el fútbol era imposible anunciarlo porque nadie lo había hecho. Nadie. Tenía mucho miedo. No sabía cómo reaccionarían mis compañeros de equipo. El fútbol es un deporte maravilloso. Pero también es brutal, te puede golpear en la cabeza. Si le añades el aspecto gay no sale un gran cocktail.”

Pero pese al anuncio realizado en Inglaterra el americano rápidamente comenzó a sentir el vacío que le generó dejar el ambiente del fútbol. Mientras descansaba en New York, Robbie Rogers se puso en contacto rápidamente con Bruce Arena, técnico de Los Angeles Galaxy, para sumarse en mayo de 2013 de manera informal al entrenamiento del primer equipo. Pocas semanas más tarde el jugador (un agente libre por ese entonces) se convirtió en integrante permanente del plantel. En 2014 -a instancias del entrenador- cambió su posición natural en el carril izquierdo para convertirse en marcador de punta.

Hoy Robbie Rogers es un ícono dentro del deporte profesional de Estados Unidos. No solamente fue el primero en reconocer abiertamente su condición sexual estando en activo, sino que fue el único hasta ahora en conseguir un título de liga. El impacto de la figura de Rogers en la sociedad norteamericana queda limitado por el menor alcance que tiene el soccer frente a otras actividades deportivas. Pero -definitivamente- el futbolista ha inspirado a otros deportistas.

Jason Collins (jugador de la NBA) y Michael Sam (prospecto de la NFL) dieron a conocer su condición al público estadounidense luego del anuncio hecho por Robbie Rogers. Collins -que finalizó su carrera en Brooklyn Nets– ‘salió del armario’ mediante un artículo de su autoría publicado por Sports IllustratedEn cambio, Sam lo hizo mientras estaba en el período de transición entre el football universitario y la NFL cuando. Pese a ser elegido por St. Louis Rams en 2014, no consiguió jugar un sólo partido en su primera y hasta ahora única temporada profesional, durante la cual también pasó por el campamento de Dallas Cowboys.

Gran parte del reconocimiento que Rogers está recogiendo en Estados Unidos de debe a que el de Rancho Palos Verdes es un atleta de la MLS. La liga de fútbol, diferenciándose de otros torneos de máxima categoría en América del Norte, ha reaccionado de una manera contenedora y proactiva frente al anuncio efectuado por uno de los suyos. La Major League Soccer puso en marcha la campaña contra la discriminación llamada “Don’t Cross the Line”, protagonizada por la mayoría de sus principales figuras.

Al ser un integrante destacado del LA Galaxy (el equipo más ganador de la primera división norteamericana) Robbie Rogers es capaz de mantener una alta dosis de visibilidad ante los medios. Desde su web, y a través de campañas que impulsan un trato igualitario y no discriminatorio en el deporte, el futbolista puede protagoniza acciones de larga duración y amplio alcance.

Hoy Rogers parece estar concentrado en el cuestionamiento de las leyes que penalizan a la población homosexual en Rusia y Qatar, los países organizadores de las próximas dos Copas del Mundo. “Pienso en el papel que juega la FIFA en todo esto, y en su sensibilidad con respecto a la comunidad LGBT (lésbica, gay, bisexual y transgénero). No sólo con respecto a la comunidad LGBT, sino también sobre el respeto a los derechos humanos en diferentes países. Quiero decir, si uno lee su declaración de intenciones en su web se habla de utilizar al fútbol para promover la educación y los derechos humanos. Creo que la gente tiene que comenzar a hablar sobre esto ahora”, dijo el #14 del Galaxy durante un evento organizado por la Major League Soccer en enero.

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, organizados en la ciudad de Sochi, dejaron en evidencia la falta de tolerancia del gobierno de Moscú con la población homosexual. Ya sea que Rogers forme parte de la selección de Estados Unidos que -seguramente- clasificará a la Copa del Mundo de 2018 o que acompañe a la delegación oficial a ese evento, su presencia en el torneo indudablemente generaría un espacio de debate para generar un cambio de las leyes en Rusia.

Lo que FIFA oculta, soslaya o pretende ignorar sobre el día a día de los países que ha elegido como sedes de sus dos próximos mundiales puede ser puesto bajo la lupa por deportistas como Robbie Rogers. En febrero de 2013, mientras se desvelaba en la capital británica pensando cómo explicarse ante el mundo y sus afectos, el exjugador del Leeds probablemente no pensaba que el futuro pondría sobre la mesa una misión tan trascendente, de la que hoy le toca ser el abanderado.