El Rayo OKC no es el único problema sobre la mesa de la NASL

NASL

La incertidumbre que rodea al Rayo OKC no es el único problema que afecta a la NASL, considerada como ‘la segunda división’ del fútbol norteamericano. Es cierto, la crisis -y la hasta cierto punto incomprensible cuota de suspenso- en la que se metió el filial del Rayo Vallecano puede ser el inconveniente más resonante de la North American Soccer League en este momento, pero definitivamente no es la única preocupación para la liga presidida por el comisionado Bill Peterson.

El Rayo norteamericano -de un día para el otro- se quedó si cuerpo técnico, sin la mayoría de sus empleados y sin la empresa local que lo administraba. Todo el peso del equipo es responsabilidad exclusiva de su casa matriz en Madrid, hoy en la segunda división española.

La NASL no ha reaccionado de manera pública  sobre esta situación. ¿Debe la liga intervenir, puede intervenir, quiere intervenir? Nadie lo sabe a ciencia cierta.

La fotografía de mediados de agosto muestra a la North American Soccer League como un torneo de 12 equipos. El Rayo OKC -una pieza de esa docena- podría no regresar en 2017. Nadie se atreve a afirmar que el equipo albirrojo se presentará en la liga el año próximo. A una posible salida del club de Oklahoma City se suma el egreso de Minnesota United FC, que en marzo del año próximo debutará en la MLS.

Antes del inicio de la temporada 2016 la NASL liquidó a Atlanta Silverbacks, un equipo que renació poco después para jugar en la National Premier Soccer League, en el cuarto escalón del sistema supervisado por la federación estadounidense.

Para algunos de los equipos participantes en la NASL la ‘categoría de plata’ norteamericana no es un gran negocio. Recientemente el gerente general de Ft. Lauderdale Strikers reconoció que los jugadores del plantel experimentaron retrasos importantes en el pago de sus salarios. Los problemas financieros están forzando a la toma de medidas que no caen demasiado bien en la afición, como la venta del volante brasileño PC a Tampa Bay Rowdies, uno de sus máximos rivales.

El año que viene la NASL sumará a San Francisco Deltas, su primer equipo en la Costa Oeste. Pero el ingreso de la franquicia californiana no pone paños fríos a la sensación de que la liga pierde cada día más interés dentro y fuera de su ámbito de influencia. De hecho, el grupo inversor que en un principio buscaba abrir un equipo de la North American Soccer League en Nashville hoy redobla su apuesta y apunta a la Major League Soccer.

La estocada final la podría dar algún otro equipo del actual sistema de la NASL, que buscaría entrar a la USL (la ‘tercera división’), según reportan webs como Dirty South Soccer. En un sistema futbolístico con ligas estancas, sin ascensos ni descensos, el éxodo de un equipo de la ‘segunda’ a la ‘tercera’ sería un símbolo de que los signos vitales de la North American Soccer League no son los mejores.

En 2007 la zona de San Francisco tuvo en el anterior modelo competitivo de la USL a un equipo llamado California Victory. El conjunto blanquiazul fue presentado como una sucursal del Alavés de España, en épocas en las que Dmitry Piterman controlaba a ambas entidades. El experimento fracasó un año después de su puesta en marcha, y tuvo consecuencias importantes.

En 2008 varios clubes se escindieron de aquel viejo formato de la USL para integrar una nueva liga, la NASL. Menos de una década después el error se reitera. Otro filial de un equipo español desnuda a un modelo de liga que -como mínimo- se presenta como poco cuidadoso y diligente con respecto a los grupos inversores que se suman a su circuito.

¿Creará el Rayo OKC una crisis de tal calado que obligará a la NASL a cambiar su forma de funcionamiento? ¿Se verá reforzada la nueva USL (hoy casi absolutamente integrada a la MLS, que la emplea en gran medida como el torneo de preferencia para sus equipos de reservas)?

Los problemas se acumulan sobre el escritorio de quienes comandan a la North American Soccer League. La liga necesita soluciones inmediatas, imaginativas, que no pasen únicamente por la creación de nuevos equipos. Frente a la solidez empresarial de la USL y la distancia enorme que en este momento hay con la MLS la ‘segunda división’ necesita mejorar su producto a través del contenido. El juego -la calidad de sus jugadores presentes y futuros- es una de las pocas cosas que podría salvar a la NASL de caer en una crisis terminal. Y la liga haría bien si se pusiera a trabajar de inmediato en ese aspecto.

Fotografía: North American Soccer League

 

 

 

 

Alen Marcina: «Vamos a jugar como lo hace el Rayo Vallecano»

Alen Marcina

La North American Soccer League da señales de vitalidad. Tras la desaparición de Atlanta Silverbacks y San Antonio Scorpions el torneo da a conocer que -además de las franquicias que se agregarán este año- en 2017 podría contar con su primer equipo en la Costa Oeste.

Además, pese a su aparente crisis de crecimiento, la NASL destaca por estas horas por el movimiento que genera en el mercado de América del Norte. Dentro de ese panorama el debutante Rayo OKC -que tiene que armar por completo un plantel- es uno de los principales actores dentro de ese intercambio bastante frenético.

Alen Marcina, el técnico del nuevo club con raíces madrileñas, reflexionó sobre la actualidad de la liga y de su nuevo equipo.

«Las contrataciones de jugadores este año en todos los equipos de la liga son sorprendentes», señaló Marcina en declaraciones a la web oficial de la NASL. «Hace cuatro años que estoy vinculado a esta liga y en esta temporada 2016 la selección de futbolistas está siendo la mejor de todas las que he visto. Todo el mundo está invirtiendo para mejorar a su producto sobre el terreno de juego, lo que es genial para la liga. La gente está tomando nota de la NASL, que es una liga fuerte, a la que cada vez llegan más jugadores de calidad.»

La filial del club vallecano en Oklahoma City ya cuenta con un interesante grupo de trabajo, del que forman parte los volantes Derek Boateng (Ghana, ex Eibar), Pecka (Brasil, ex Ft. Lauderdale Strikes y Real Salt Lake), Sebastián Velásquez (Colombia, ex Real Salt Lake y New York City FC) y Tyler Gibson (Estados Unidos, ex San Antonio Scorpions -el equipo al que anteriormente entrenó Alen Marcina).

Otro futbolista conocido por el técnico fue anunciado esta tarde. Se trata del arquero canadiense Daniel Fernandes, de 32 años, y extensa temporada en el fútbol de Europa, donde fue parte de los planteles de PAOK, Bochum, Panathinaikos, CFR Cluj y Twente, entre otros. En 2015 Fernandes jugó para el hoy desaparecido San Antonio Scorpions, cedido por el equipo holandés.

El Rayo estadounidense ya contaba en su plantel con otro portero, Caleb Patterson-Sewell (Estados Unidos, ex Vitória Setúbal y Gil Vicente). Y con una defensa hasta ahora formada por tres elementos: Kosuke Kimura (Japón, ex New York Red Bulls y Atlanta Silverbacks), Rauwshan McKenzie (Estados Unidos, ex Portland Timbers y Atlanta Silverbacks) y Michel (Brasil, ex FC Dallas). La plantilla del equipo en expansión se completa con el atacante Billy Forbes (Islas Turcas y Caicos, ex San Antonio Scorpions).

«Creo que Billy es uno de los mejores delanteros de la liga, estoy fuertemente convencido de eso», aseguró el entrenador Marcina. «Definitivamente, él es un favorito del público. Me sirve la experiencia de haber trabajado con él durante los dos últimos años. Se cómo sacar lo mejor de Billy. Espero que pueda volver a hacer grandes cosas este año. Creo que puede superarse a sí mismo esta temporada.»

El Rayo OKC corre contra reloj para terminar de conformar a su plantel. El nuevo club de la NASL debutará en competición oficial el 2 de abril, cuando reciba en su casa a FC Edmonton.

«Vamos a jugar como lo hace el Rayo Vallecano. O sea, un tipo de juego entretenido, de ritmo rápido y orientado a la posesión del balón», expuso Alen Marcina en una de sus primeras entrevistas oficiales. «Muchos de nuestros nuevos jugadores tienen ese estilo.»

El entrenador del cuadro de la NASL en la ciudad de Oklahoma sabe que las cosas no suelen ser sencillas para los equipos que debutan en cualquier categoría profesional del fútbol norteamericano. «Los objetivos a corto término son los de asegurarnos de que el plantel esté convencido de nuestro estilo de juego. Si podemos mostrar eso a nuestros aficionados y al resto de la liga lo consideraremos como un éxito. Los resultados llegarán tarde o temprano.»

San Francisco Deltas: La NASL llega a la Costa Oeste

Deltas

Pocos días atrás el comisionado de la NASL había dado a entender que pronto su liga anunciaría las ciudades de la Costa Oeste en las que la ‘segunda división’ norteamericana se asentará. El fin de semana -bajo el lema «Fútbol, not Football»– fue anunciada la creación del San Francisco Deltas, el primer equipo de la segunda versión histórica de la North American Soccer League en la Costa del Pacífico.

La confirmación del nacimiento del nuevo equipo se produjo a través de la web preparatoria de los Deltas y de las redes sociales.

Dos grupos inversores intentaron instalar a un equipo de fútbol profesional en la Bahía de San Francisco.

Uno de ellos está formado por los inversores del San Francisco City FC, un club que hasta ahora había competido en ligas del estado de California y que a partir de este año lo hará en la Premier Development League, la principal liga para equipos no profesionales de Estados Unidos.

El otro -que finalmente se quedó con la plaza en la NASL– está encabezado por el empresario brasileño Ricardo Stanford-Geromel (en la fotografía inferior), ex accionista de Ft. Lauderdale Strikers, uno de los conjuntos más establecidos en la categoría de plata de América del Norte. De acuerdo con fuentes locales Stanford-Geromel desde hace meses trabaja para conseguir el desembarco de un nuevo equipo de fútbol en San Francisco o sus alrededores.

 

Geromel

No sorprende el interés en la Ciudad de la Niebla como ciudad para el soccer. Es un mercado cosmopolita, grande, cool y con posibilidad de poder solventar con buenos sponsors la actividad de una nueva franquicia profesional.

Los problemas para la actividad deportiva en San Francisco, como en otros grandes mercados, surgen con las dificultades que se plantean a la hora de encontrar un lugar donde construir un estadio.

Los 49ers -los representantes de San Francisco en la NFL– juegan como locales en una nueva instalación levantada en Santa Clara, a casi 80 km. de la ciudad. Y antes lo habían hecho en el vetusto Candlestick Park, que tampoco estaba en San Francisco. Los Giants y el equipo de Golden State Warriors sí cuentan con estadios dentro de la ciudad, pero solamente los consiguieron tras muchos años de negociaciones político-administrativas.

Hasta que se resuelva su ubicación definitiva los Deltas jugarían como locales en el Kezar Stadium, una infraestructura del municipio, de fácil acceso a través del transporte público y con una superficie de juego de césped natural. El Kezar puede ser alquilado por particulares o escuelas secundarias, por lo que la cancha en cuestión no se encuentra en las mejores condiciones.

¿Por qué el nombre de Deltas? El nuevo grupo propietario parece tener una obsesión con la figura del triángulo… Al que encuentra en distintos elementos de la arquitectura de San Francisco, como el icónico puente del Golden Gate. También en la filosofía de juego instaurada por Johan Cruyff, que ve en el triángulo la mejor manera de mantener la posesión del balón frente a un equipo rival.

Poco más se sabe de este club, que entraría en competición oficial en 2017. Dentro del centenar de aficionados que marcharon por las calles de San Francisco para celebrar la llegada de la nueva franquicia estaba Todd Dunivant, ex jugador de varios equipos de la MLS, retirado definitivamente en 2015. Se desconoce si el antiguo defensor de Los Angeles Galaxy, San Jose Earthquakes, Toronto FC y New York Red Bulls estará vinculado de alguna manera con San Francisco Deltas.