Niko Kranjcar, cerca de cambiar NY Cosmos por Glasgow Rangers

Niko Kranjcar

Otra mala noticia para la NASL. Al probable cambio de manos de Rayo OKC ahora se suma la partida de una de las figuras de la liga considerada como la ‘segunda división’ norteamericana. Niko Kranjcar parece tener todo listo para abandonar la disciplina de New York Cosmos para sumarse al Rangers de Glasgow, uno de los dos grandes del fútbol escocés.

El periódico periódico The Scottish Sun informa que el volante de 31 años llegó a un acuerdo con los Rangers, equipo con el que firmaría un contrato de dos años de duración. Mark Warburton, técnico de los Teddy Bears, viajó a Estados Unidos algunas semanas atrás para convencer al croata.

Si esta noticia se confirma Kranjcar habrá sido de manera oficial futbolista del Cosmos por apenas un semestre, con apenas 404 minutos de servicio durante la Temporada de Primavera para el conjunto afincado en la localidad de Hempstead.

Con 31 años el volante ofensivo regresa rápidamente al fútbol europeo. Kranjcar jugó para tres equipos ingleses con anterioridad: Portsmouth, Tottenham Hotspur y Queens Park Rangers, donde compartió plantel con el centrocampista Joey Barton, recientemente contratado también por los Glasgow Rangers.

 

Fotografía: New York Cosmos

 

Shaun Maloney, el Jugador Franquicia fallido

Shaun Maloney

Shaun Maloney ha dejado Chicago Fire para regresar al Hull City, equipo que actualmente está en la segunda categoría del fútbol inglés. Desde su llegada a Norteamérica en enero el volante ofensivo escocés estuvo lejos de lo esperado por el técnico Frank Yallop y por la afición del equipo de la Ciudad del Viento.

Dentro de una mala temporada para el equipo Maloney fue una de las mayores decepciones del Fire modelo 2015. Tan mal están las cosas en el club del estado de Illinois que los hinchas organizados comienzan a reclamar cambios de fondo en el plantel y en la administración de la franquicia.

El saliente número 10 fue hasta el jueves el futbolista mejor remunerado de la actual versión de Chicago Fire. Con un sueldo de más de un millón y medio de dólares por temporada y su condición de Jugador Franquicia, todo el proyecto de Yallop giraba alrededor del creativo británico. Maloney llegó al equipo para -por fin- conseguir borrar el recuerdo del paso de Cuauhtémoc Blanco, el mejor enganche que tuvo en club en tiempos recientes. Y para asistir a los delanteros David Accam y Kennedy Ignoananike.

El internacional por Escocia nunca se acostumbró a la Major League Soccer. Jamás consiguió adaptarse al juego físico de la liga, su imagen estuvo distante del estado atlético que ofrecieron sus compañeros y rivales a lo largo de todo el año. Las lesiones y las convocatorias con su selección no permitieron que Maloney lograra asentarse. Y él aparentemente tampoco hizo demasiado para conseguir que esa sensación cambiara.

El volante deja a Chicago Fire en la última posición de la temporada regular de la MLS, con escasísimas opciones de conseguir el pase a los playoffs. Apenas jugó 14 partidos de los 23 que el club disputó en liga. El pobre saldo del debut y despedida de Shaun Maloney en la máxima categoría norteamericano es de tres goles y dos asistencias.

El lugar de Maloney será ocupado seguramente por Harry Shipp, uno de los más interesantes prospectos con los que cuenta la liga. El futbolista de 32 años se marcha «por razones familiares», de acuerdo con Frank Yallop. «Shaun ama a este equipo. Le encanta Chicago. Pero tiene que resolver algunas cuestiones y tiene que estar allí (en el Reino Unido) con su gente. No deseaba que Shaun se marchara, pero las cosas son como son, y en un punto hay que entender el aspecto humano.»

Chicago Fire no brindó información acerca de la cifra en la que Shaun Maloney fue vendido al Hull City.

En un 2015 en el que los nombres de Jugadores Franquicia como Sebastian Giovinco, David Villa o Kaká causaron un impacto positivo en la Major League Soccer en su primer año de actividad, el paso de Shaun Maloney quedará registrado como un fallo en la política de fichajes de jugadores de supuesto alto nivel para la liga.

Fotografía: Chicago Fire