Expansión: MLS Miami ya tiene donde construir (la totalidad de) su estadio

Becks

MLS Miami dio un paso relevante para -finalmente- convertirse formalmente en un equipo de la Major League Soccer. Horas atrás el grupo inversor liderado por David Beckham consiguió la aprobación oficial para comprar el terreno que le permitiría construir su proyectado estadio específico para 25.000 espectadores en el barrio de Overtown.

Podcast: Humo blanco para Beckham

La luz verde a nivel local la dio el condado de Miami-Dade, una decisión que en principio pone fin a más de cuatro años de búsqueda de un lugar donde poder levantar su hogar. Miami Beckham United -el nombre del emprendimiento- se comprometió a abonar alrededor de 10 millones de dólares para hacerse con el terreno complementario. Anteriormente había desembolsado cerca de 20 millones de dólares para adquirir el solar principal. La futura cancha propia de MLS Miami se inauguraría durante la temporada 2020.

El ‘Expediente X’ de MLS Miami

“Nos complace saber que la junta de comisionados del condado de Miami-Dade haya ratificado la recomendación del alcalde Carlos Giménez de vender a David Beckham y sus socios un terreno adicional para agregar al terreno donde construirán su estadio”, publicó la liga a través de un comunicado oficial. “Apreciamos el apoyo del alcalde y de la junta de comisionados al esfuerzo por llevar un equipo en expansión de la MLS a Miami“.

MLS Miami, ¿el cuento de la buena pipa?

Las autoridades de la Major League Soccer todavía no han hecho oficial el otorgamiento de una franquicia al pool empresario, aunque según el periódico Miami Herald el exfutbolista inglés aguarda una confirmación oficial en las próximas semanas. “Ahora es el momento para que la MLS avance y nos ayude a que el equipo de fútbol que Miami ha estado esperando se convierta en una realidad”, dijeron a través de un comunicado oficial los inversores. El emprendimiento privado todavía necesita que se apruebe de manera oficial una modificación en la zonificación del terreno en donde erigirá su sede.

Mil días (casi) en blanco de MLS Miami

Miami es el octavo mayor mercado metropolitano en Estados Unidos, el mayor mercado futbolístico del país, y una estratégica puerta de acceso a América Latina y Europa”, concluye el documento. “La MLS únicamente llegará a su pleno potencial una vez que tenga un equipo aquí”.

MLS Miami: David Beckham retira su tercer proyecto de estadio

Una vez se confirme, el caso de MLS Miami seguramente quedará en los libros de la liga como una de las expansiones más lentas y complicadas de la historia. Años atrás el proyecto inicial se basaba en la posibilidad de construir un estadio en el puerto o el frente marítimo de la ciudad del sur del estado de Florida. De allí los cañones pasaron a apuntar al downtown de Miami, al lugar donde estaba ubicado antiguamente el Orange Bowl, a Little Havana… La búsqueda parecía no tener fin. La opción de Overtown llegó cuando la posibilidad de llevar una franquicia de la MLS a Miami parecía liquidada.

David Beckham y su proyecto en Miami serán evaluados por los dueños de la MLS

Overtown -finalmente- provee al proyecto un lugar donde instalarse, pero carece de buena infraestructura en materia de transporte o estacionamiento de vehículos. Además, muchos grupos de vecinos demostraron su oposición a la llegada de un equipo profesional de fútbol.

El barrio de Overtown plantea sus dudas

Miami tiene en la actualidad un equipo de fútbol profesional, el Miami FC -que actúa en la NASL, una de las dos ligas de segunda división-. La ciudad contó con un club de la MLS entre 1996 y 2001, el Fusion -que desapareció por su poco impacto popular-.

 

 

 

 

MLS Miami: David Beckham consigue un nuevo terreno para su estadio

DB23

David Beckham bajó el martillo justo antes de que la MLS desenchufara el respirador artificial. Poco más de 24 horas antes de que tuviera que presentar un plan de estadio frente a la Junta de Gobernadores el exfutbolista inglés y sus socios consiguieron asegurar un terreno en el barrio de Overtown, en la ciudad de Miami. Del drama del martes al ‘renunciar’ a su proyecto de construir junto al Marlins Park a este acuerdo -que parece de última hora, pero que probablemente no lo sea- para poder asentar a una franquicia de la Major League Soccer en los próximos años.

Si bien en los últimos días el comisionado Don Garber exhibió comprensión y paciencia con el proyecto de Becks -que ya lleva casi dos años de búsqueda de un terreno para su estadio específico– la presión sobre Miami Beckham United para presentar una propuesta concreta el sábado era tangible, especialmente después de que Sacramento Republic diera a conocer las imágenes de su proyectado SSS en caso de que se le adjudicase una franquicia en la MLS.

“Miami Beckham United ha conseguido un solar para la construcción de un estadio en el número 650 Northwest de la calle 8, en el barrio histórico de Overtown en la ciudad de Miami”, explicó la empresa a través de un comunicado oficial. “Intentamos construir sobre unas tierras que son en parte privadas y en parte controladas por el condado de Miami-Dade, que suman en total casi 40.000 metros cuadrados en el sector urbano de Miami, a pasos de múltiples opciones de transporte público y el futuro distrito de Miami River.”

“Las propiedades privadas, que comprenden la mayoría de la tierra en cuestión, están bajo contrato. Buscamos comprar las tierras del condado a un precio justo de mercado, siempre que le Junta de Gobernadores de la MLS apruebe nuestra propuesta”, añadió el comunicado.

Luego del fracaso de los proyectos en Dodge Island, en el frente marítimo de Miami y en Little Havana el grupo Beckham decidió ir por un terreno privado. Una opción que pese a ser más cara que las anteriores le ahorra al grupo inversor la necesidad de tener que negociar y depender de la voluntad política de la administración para poder contar con un estadio. El barrio de Overtown está más cerca del Downtown de Miami que la opción de Pequeña Habana.

La mayor parte de las tierras privadas son un terreno baldío, pero David Beckham y sus colaboradores requieren algunos lotes que son propiedad del departamento de agua corriente y alcantarillas de Miami-Dade. El alcalde de Carlos A. Giménez, anunció esta tarde que existe un principio de acuerdo para vender esas tierras a los inversores.

Como en todas las propuestas anteriores Miami Beckham United aseguró que la construcción del estadio será financiado en su integridad con fondos privados.

MLS Miami: David Beckham retira su tercer proyecto de estadio

Becks

Entramos en la semana en la que la MLS hace algunos de los anuncios más importantes de la temporada. Los siete días previos a la final por la MLS Cup sirven para que la dirección de la liga, los dueños de las distintas franquicias y la Junta de Gobernadores de la Major League Soccer se reúnan cara a cara y debatan sobre el futuro de la competición.

El 5 de diciembre David Beckham y sus socios deberían presentarse en Columbus ante la Junta de Gobernadores para informarles sobre la situación de su proyecto en la ciudad de Miami a fin de obtener de manera oficial la franquicia que les permita comenzar a construir su estadio.

. Cuando Beckham llegó a la MLS para jugar con Los Angeles Galaxy en 2007 su contrato incluyó una cláusula que le permitiría a futuro ser dueño de un equipo en la liga norteamericana.

. El ‘valor llave’ del equipo de Becks fue fijado a precio de ganga. Mientras las últimas franquicias anunciadas en 2015 y 2014 tuvieron que pagar más de un centenar de millones de dólares como ‘cuota de ingreso’ a la liga el inglés únicamente debería abonar 25 millones.

. En febrero de 2014 David Beckham anunció que haría uso de la opción para ser dueño de una franquicia de la MLS en la ciudad de Miami.

. La MLS anunció que la franquicia no sería oficial hasta que el grupo inversor no tuviera asegurado un lugar donde construir un estadio específico. El comisionado Don Garber, además, delimitó físicamente la zona en la que ese estadio debería construirse. “No iremos a Miami a menos que tengamos una locación céntrica para el estadio”, señaló el jefe de la liga hace un año.

. El grupo Miami Beckham United realizó dos propuestas frente a las autoridades locales para levantar su estadio en el puerto de Miami -concretamente, en Dodge Island– y en las cercanías del AmericanAirlines Arena, el hogar de Miami Heat. Ambas peticiones (que requerían la cesión de terrenos públicos) fueron rechazadas el año pasado.

Después de varios meses de silencio de radio, el pasado verano los inversores se mostraron dispuestos a aceptar la única oferta que les hicieron los responsables de la administración local: los terrenos cercanos al Marlins Park, el estadio de Florida Marlins, de la MLB. La opción, en Little Havana, originalmente rechazada por Beckham y la liga fue lo mejor que Miami podía ofrecerles.

Si bien la ciudad y el condado ofrecían a los inversores el terreno libre de cargo, para poder construir el soccer-specific stadium es necesario comprar una determinada cantidad de propiedades privadas. Beckham y sus socios aseguran que ofrecieron valores muy por encima del precio de mercado por esas viviendas, pero aún así, con consiguieron convencer a los dueños de esas casas y edificios.

Anoche Miami Beckham United decidió retirar de la comisión ciudadana la propuesta de construcción del estadio en Pequeña Habana. Eso implica que el proyecto no será incluido en la lista de cuestiones que la ciudadanía de Miami deberá aprobar en marzo a través de un referéndum. En idioma más llano, MLS Miami -dos años después de haber iniciado negociaciones- se queda sin opciones de contar en lo más o menos inmediato con terrenos públicos para construir su estadio.

El mercado inmobiliario de Miami es complejo y caro. Y la política local de la ciudad sureña probablemente sea más complicada y cara todavía. El proyecto del exfutbolista inglés es hoy un rehén de ese ambiente. Tras el escándalo generado por el otorgamiendo de fondos públicos para la construcción del Marlins Park es complicado conseguir de parte de los actores políticos de la ciudad apoyo para un proyecto como el de Beckham. ¿Evaluaron a fondo el grupo inversor y la MLS las dificultades que Miami podría presentar a esta iniciativa?

Miami Beckham United prometió financiar de una manera completamente privada la construcción del estadio. Ahora, además, deberá considerar la compra de un terreno privado si quiere cumplir con su objetivo de llevar a una franquicia de la Major League Soccer al sur de Florida. Las dos opciones que hoy la empresa tiene sobre la mesa son terrenos en la zona de Overland o en las cercanías del aeropuerto de Miami. O llevarse el proyecto a otro mercado, MLS mediante.

¿Conseguirá el grupo empresario cerrar un acuerdo antes del 5 de diciembre? ¿Será ese acuerdo aceptable para la MLS? ¿Seguirá Beckham gozando de la opción de tener un equipo en la liga tras dos años de fracasos en Miami? Se supone que pronto debería generarse alguna respuesta frente a estos interrogantes.

El comisionado Garber dialogó con FOX Soccer el martes para poner paños fríos a la situación. “Hay un nuevo terreno que ellos han estado mirando”, dijo el ejecutivo. “Hemos estado trabajando con Tim Leiweke y el grupo Beckham para asegurarnos de que se trata de una locación que tenga sentido para el club. Tengan paciencia, porque es algo que llegará a una conclusión bastante pronto, aunque no podría darles una fecha exacta.”

“Esto no puede durar toda la vida”, agregó Garber. “No es justo con David. No es justo con la liga. Tenemos que avanzar con nuestros planes de expansión de una u otra manera. Pero todavía no llegamos a ese punto. Seguimos enfocados en tratar de conseguir que esto se haga.”

De momento, este es el comunicado oficial de Miami Beckham United sobre el estado de su proyecto en Miami.

 “Si bien Miami Beckham United todavía mantiene esperanzas de conseguir la compra de las propiedades privadas adyacentes al Marlins Park, nos enfrentamos con el hecho de que algunos de sus dueños no están interesados en vender o pretenden sumas completamente no razonables por las mismas. Afortunadamente hemos recibido interés de un número de propietarios de terrenos en el condado de Miami-Dade y ahora estamos en el proceso de evaluar esas alternativas. David (Beckham), Marcelo (Claure), Simon (Fuller) y Tim (Leiweke) agradecen el apoyo de nuestros aficionados. Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para hacer realidad nuestro sueño de tener un club de la MLS en Miami.”

 

MLS Miami: Beckham tiene ‘luz verde’ para comenzar a negociar su estadio

beckham-miami-mls

El proyecto MLS Miami muestra signos vitales. Los legisladores de la ciudad del sur del estado de Florida dieron luz verde para que el alcalde y su equipo de colaboradores comiencen las discusiones con la empresa Miami Beckham United para acordar la construcción de un nuevo estadio en las inmediaciones del Marlins Park, en el barrio de Pequeña Habana.

Después de muchas cavilaciones y un par de intentos que no encontraron apoyo oficial el Grupo Beckham aceptó el solar donde en el pasado se erigía el Orange Bowl como el lugar para su estadio. Probablemente la única chance viable de llevar a buen puerto el intento de devolverle a Miami el equipo que perdió en 2001 con liquidación del Fusion.

Las conversaciones que se abren entre el exfutbolista inglés y sus socios y la ciudad de Miami servirán para que la administración pueda discenir qué tipo de estadio los inversores quieren construir, de qué manera se emplearán los terrenos públicos en los que se levantaría el complejo deportivo, cómo Miami sería compensada por el uso de esas tierras, y si se tendrán que comprar o expropiar tiendas y viviendas cercanas para acomodar a un soccer-specific stadium.

Beckham y sus socios prometen financiar el total de la construcción del futuro estadio con dinero privado, pero pretenden que las autoridades locales cedan libres de cargo los lotes que se usarán para la construcción del mismo. Los inversores también se inclinarían por la posibilidad de que la obra quede en cabeza del condado de Miami-Dade a fin de evitar tener que pagar impuestos a la propiedad.

Beckham necesitaba de manera apremiante conseguir un acuerdo con la ciudad de Miami para que su opción de ejercer el derecho de compra de una franquicia no caduque. Durante más de un año no se han producido novedades relevantes, por lo que la tolerancia de la Major League Soccer con esta iniciativa estaba llegando a un límite. Fuentes cercanas a la negociación aseguran que el grupo inversor tiene menos de tres meses para presentar una propuesta a la liga.

“Tenían un ultimátum de parte de la MLS para ejercer su opción de compra de un equipo y para hacerlo necesitan algún tipo de constancia de que ellos están hablando con una entidad (la ciudad) interesada en la posibilidad de construir un estadio”, dijo el alcalde Tomás Regalado. El comisionado Don Garber impuso la condición de que -para poder operar en la liga- la franquicia tendría que contar con un estadio propio en la zona céntrica de Miami.

Los tres socios principales de Miami Beckham United estarán esta semana en Denver, donde la junta de gobernadores de la Major League Soccer se reunirá a propósito del Juego de las Estrellas, que se jugará el próximo miércoles.

Pese a que se ha dado el primer paso, las negociaciones entre el grupo empresario y las autoridades locales en Miami están lejos de ser sencillas. Mientras los inversores hablan de construir un soccer-specific stadium la alcaldía y algunos comisionados pretenden que el proyecto incluya a la University of Miami y su equipo de football americano. Pese a que la casa de estudios está en medio de un largo contrato de alquiler con el Sun Life Stadium no descarta de plano en este momento la posibilidad de volver a ser local en donde estaba el Orange Bowl, su antigua casa.

A través de un comunicado oficial Miami Beckham United expresó que desea construir “un estadio de clase mundial” en Little Havana. “Esperamos poder entrar en discusiones formales con la Ciudad y el Condado de Miami-Dade con la intención de poder lanzar un club de la MLS en los próximos años. El momento exacto y más detalles importantes serán acordados pronto, pero dos cosas son seguras: el estadio de soccer será construido con fondos privados -sin dinero de los contribuyentes-, y el producto final será algo que enorgullezca a la comunidad del Sur de Florida.”

 

MLS Miami: Crecen las opciones de Little Havana

SSS en Little Havana

El barrio de Little Havana, y concretamente los aledaños del Marlins Park, fueron desestimados una y otra vez de manera expresa. Sin embargo, hoy parece ser la opción más concreta que la Major League Soccer y el grupo inversor liderado por David Beckham tienen para erigir un estadio propio para el proyectado equipo en la ciudad de Miami.

Hace más de un año el exfutbolista inglés y el comisionado Don Garber anunciaron -sin fecha de nacimiento concreta- la llegada de una esperada franquicia de la MLS al sur. Pero todo el proyecto está supeditado a la construcción de un estadio específico propio en el centro de Miami. El jefe de la liga lo ha dicho una y otra vez; sin una casa propia en el Downtown es imposible que la Ciudad Mágica cuente con su equipo. Por ahora eso se traduce en una inacción absoluta desde hace meses.

La empresa Miami Beckham United presentó a las autoridades de la ciudad y del condado dos proyectos para erigir un SSS en la zona portuaria. Luego de que la política local rechazara ambos expedientes el grupo inversor se llamó a silencio. Tomó nota de los ofrecimientos de sedes provisorias (el más importante de ellos, el del estadio de la Florida International University), pero nunca se pronunció de manera concreta sobre ellos.

La administración local reiteradamente ha puesto sobre la mesa la opción de instalar al futuro equipo de David Beckham en el lugar donde se levantaba el derribado Orange Bowl. El solar, en Little Havana, fue desde un inicio rechazado por la liga y el grupo empresarial. ¿El motivo? Allí se encuentra hoy en día el Marlins Park, la casa de Miami Marlins. Inaugurado en 2012, el estadio es todavía resistido y rechazado por la población local debido al alto costo de su construcción, financiado con dinero de los contribuyentes. Para muchos, se trata de la instalación deportiva más odiada de Estados Unidos. Ni la Major League Soccer ni los inversores asociados a Becks querían verse asociados en un principio al escándalo político-financiero que generó en su momento el diamante de béisbol.

Ante la falta de mejores opciones hoy el terreno en Little Havana puede estar generando un cambio de opinión. El comisionado del condado de Miami-Dade se muestra bastante entusiasmado con el potencial de esta locación. Xavier Suarez guarda en su despacho un gráfico en tres dimensiones (en la fotografía) en el que se demuestra que el Marlins Park y un estadio para la práctica de soccer podrían convivir en un mismo terreno sin prácticamente alterar el trazado de las calles y las viviendas que ya existen en la zona. Versiones anteriores del proyecto para un SSS en esa zona preveían la expropiación de propiedades privadas en Little Havana para dar cabida a la sede del equipo de la MLS.

Hace pocos días Don Garber trazó frente a un grupo de periodistas un bosquejo del plan de expansión de la MLS para los próximos años. En esa reunión el comisionado de la primera división norteamericana se mostró confiado en que la liga eventualmente tendrá un equipo en Miami.

Miami estará en la Major League Soccer antes del final de la década. Dos alcaldes nos animaron proyectar un estadio en terrenos sobre el mar, pero luego no fuimos capaces de cerrar un acuerdo sobre ellos. Ahora debemos preguntarnos si existen otras ubicaciones céntricas que puedan tener sentido para nosotros. Y pensamos que hay varias, y en eso hemos estado trabajando.”

En reiteradas ocasiones Garber aseguró que la liga en algún momento regresará a Miami con una nueva franquicia. Pese a la falta de resultados concretos de David Beckham y sus asociados el titular de la MLS continúa defendiendo en público las opciones del otrora galáctico. Pero recientemente, en una entrevista concedida a Goal.com, el mandamás de la Major League Soccer remarcó que el desembarco del torneo en esa ciudad no está garantizado.

Estos dichos sorprenden, ya que no hace demasiado el ejecutivo había asegurado que la entrada en competición en algún momento de un equipo del sur de Florida no estaba en duda.

“Estoy convencido que hay un trato por cerrar allí (en Miami). Cuando dije que no habían dudas sobre el arribo de la MLS a Miami me referí a que creo que existe la posibilidad de que lleguemos allí, pero esto tiene que hacerse bien. Sólo por el hecho de que exista una oportunidad eso no significa que vayamos a cerrar un acuerdo. Queremos asegurarnos de que cualquier equipo nuevo en la liga tenga la posibilidad de ser exitoso.”

Pese a que esta posición obliga al grupo inversor a ser más proactivo y ágil en la búsqueda de su objetivo, Don Garber no ahorró elogios para Beckham.

“David está muy enfocado en Miami, y hemos trabajado muy duro para encontrar el plan adecuado para un estadio. Reconocemos que es un mercado difícil para muchos deportes profesionales y por eso queremos asegurarnos de contar con los mejores elementos a nuestra disposición para ser exitosos. Beckham es increíblemente inteligente, investigó e hizo su tarea. Viene bien preparado a las entrevistas, ya sea con la liga, con funcionarios de la ciudad o con otros potenciales inversores.”

Un potencial inversor (y copropietario) de un futuro estadio en el centro de la ciudad podría ser la University of Miami. Los Hurricanes -el equipo de football americano de la casa de estudios- juega actualmente en el Sun Life Stadium, el hogar de Miami Dolphins, la franquicia local en la NFL. En un acto público realizado la semana pasada la presidente de la UoM, Donna Shalala, manifestó que la instalación ubicada en Miami Gardens es “demasiado grande para una universidad de nuestro tamaño”.

La casa de estudios firmó tiempo atrás un convenio de alquiler de largo alcance con el Sun Life Stadium. Pero Shalala -quien pronto dejará su cargo- manifestó que le gustaría encontrar una solución para los Hurricanes. Compartir un estadio céntrico con David Beckham podría ser el remedio que la universidad busca para cambiar su situación actual.

Marlins Park (y el posible nuevo estadio de fútbol) ocupa el lugar en el que antiguamente estaba el Orange Bowl, el antiguo estadio del equipo de University of Miami, demolido tras la temporada 2007. Volver a ese terreno sería un éxito para los aficionados de los Hurricanes, y -tal vez- un buen negocio para la institución con sede en Coral Gables. “Hemos tenido dos contratos de alquiler, uno en el Orange Bowl y otro en el Dolphins Stadium. No me gusta demasiado ser un inquilino”, dijo Shalala.

El Sun Life Stadium tiene capacidad para más de 65.000 espectadores. El equipo universitario rara vez logra congregar a la mitad de esa cantidad de aficionados. La presidente de la UoM está a favor de infraestructuras más reducidas, de un máximo de 40.000 localidades. Donna Shalala cree que los estadios en América del Norte tienden a ser cada vez más íntimos. “Creo que los actuales televisores de grandes pantallas y alta definición están reteniendo a los aficionados en sus hogares. Allí pueden percibir un juego de football mejor de lo que podían hacerlo generaciones anteriores. Mi instinto dice que las universidades necesitarán estadios más pequeños en el futuro.”

¿Es posible un acuerdo entre la MLS, la empresa de David Beckham, las autoridades locales y la University of Miami para construir un estadio en Little Havana? El grupo inversor busca socios capitalistas; la casa de estudios no solamente podría cumplir con ese rol, sino que su intervención podría ayudar a allanar los problemas políticos que hoy enfrenta la candidatura del exfutbolista de la selección de Inglaterra.