MLS Miami: David Beckham consigue un nuevo terreno para su estadio

DB23

David Beckham bajó el martillo justo antes de que la MLS desenchufara el respirador artificial. Poco más de 24 horas antes de que tuviera que presentar un plan de estadio frente a la Junta de Gobernadores el exfutbolista inglés y sus socios consiguieron asegurar un terreno en el barrio de Overtown, en la ciudad de Miami. Del drama del martes al ‘renunciar’ a su proyecto de construir junto al Marlins Park a este acuerdo -que parece de última hora, pero que probablemente no lo sea- para poder asentar a una franquicia de la Major League Soccer en los próximos años.

Si bien en los últimos días el comisionado Don Garber exhibió comprensión y paciencia con el proyecto de Becks -que ya lleva casi dos años de búsqueda de un terreno para su estadio específico– la presión sobre Miami Beckham United para presentar una propuesta concreta el sábado era tangible, especialmente después de que Sacramento Republic diera a conocer las imágenes de su proyectado SSS en caso de que se le adjudicase una franquicia en la MLS.

“Miami Beckham United ha conseguido un solar para la construcción de un estadio en el número 650 Northwest de la calle 8, en el barrio histórico de Overtown en la ciudad de Miami”, explicó la empresa a través de un comunicado oficial. “Intentamos construir sobre unas tierras que son en parte privadas y en parte controladas por el condado de Miami-Dade, que suman en total casi 40.000 metros cuadrados en el sector urbano de Miami, a pasos de múltiples opciones de transporte público y el futuro distrito de Miami River.”

“Las propiedades privadas, que comprenden la mayoría de la tierra en cuestión, están bajo contrato. Buscamos comprar las tierras del condado a un precio justo de mercado, siempre que le Junta de Gobernadores de la MLS apruebe nuestra propuesta”, añadió el comunicado.

Luego del fracaso de los proyectos en Dodge Island, en el frente marítimo de Miami y en Little Havana el grupo Beckham decidió ir por un terreno privado. Una opción que pese a ser más cara que las anteriores le ahorra al grupo inversor la necesidad de tener que negociar y depender de la voluntad política de la administración para poder contar con un estadio. El barrio de Overtown está más cerca del Downtown de Miami que la opción de Pequeña Habana.

La mayor parte de las tierras privadas son un terreno baldío, pero David Beckham y sus colaboradores requieren algunos lotes que son propiedad del departamento de agua corriente y alcantarillas de Miami-Dade. El alcalde de Carlos A. Giménez, anunció esta tarde que existe un principio de acuerdo para vender esas tierras a los inversores.

Como en todas las propuestas anteriores Miami Beckham United aseguró que la construcción del estadio será financiado en su integridad con fondos privados.

MLS Miami: David Beckham retira su tercer proyecto de estadio

Becks

Entramos en la semana en la que la MLS hace algunos de los anuncios más importantes de la temporada. Los siete días previos a la final por la MLS Cup sirven para que la dirección de la liga, los dueños de las distintas franquicias y la Junta de Gobernadores de la Major League Soccer se reúnan cara a cara y debatan sobre el futuro de la competición.

El 5 de diciembre David Beckham y sus socios deberían presentarse en Columbus ante la Junta de Gobernadores para informarles sobre la situación de su proyecto en la ciudad de Miami a fin de obtener de manera oficial la franquicia que les permita comenzar a construir su estadio.

. Cuando Beckham llegó a la MLS para jugar con Los Angeles Galaxy en 2007 su contrato incluyó una cláusula que le permitiría a futuro ser dueño de un equipo en la liga norteamericana.

. El ‘valor llave’ del equipo de Becks fue fijado a precio de ganga. Mientras las últimas franquicias anunciadas en 2015 y 2014 tuvieron que pagar más de un centenar de millones de dólares como ‘cuota de ingreso’ a la liga el inglés únicamente debería abonar 25 millones.

. En febrero de 2014 David Beckham anunció que haría uso de la opción para ser dueño de una franquicia de la MLS en la ciudad de Miami.

. La MLS anunció que la franquicia no sería oficial hasta que el grupo inversor no tuviera asegurado un lugar donde construir un estadio específico. El comisionado Don Garber, además, delimitó físicamente la zona en la que ese estadio debería construirse. “No iremos a Miami a menos que tengamos una locación céntrica para el estadio”, señaló el jefe de la liga hace un año.

. El grupo Miami Beckham United realizó dos propuestas frente a las autoridades locales para levantar su estadio en el puerto de Miami -concretamente, en Dodge Island– y en las cercanías del AmericanAirlines Arena, el hogar de Miami Heat. Ambas peticiones (que requerían la cesión de terrenos públicos) fueron rechazadas el año pasado.

Después de varios meses de silencio de radio, el pasado verano los inversores se mostraron dispuestos a aceptar la única oferta que les hicieron los responsables de la administración local: los terrenos cercanos al Marlins Park, el estadio de Florida Marlins, de la MLB. La opción, en Little Havana, originalmente rechazada por Beckham y la liga fue lo mejor que Miami podía ofrecerles.

Si bien la ciudad y el condado ofrecían a los inversores el terreno libre de cargo, para poder construir el soccer-specific stadium es necesario comprar una determinada cantidad de propiedades privadas. Beckham y sus socios aseguran que ofrecieron valores muy por encima del precio de mercado por esas viviendas, pero aún así, con consiguieron convencer a los dueños de esas casas y edificios.

Anoche Miami Beckham United decidió retirar de la comisión ciudadana la propuesta de construcción del estadio en Pequeña Habana. Eso implica que el proyecto no será incluido en la lista de cuestiones que la ciudadanía de Miami deberá aprobar en marzo a través de un referéndum. En idioma más llano, MLS Miami -dos años después de haber iniciado negociaciones- se queda sin opciones de contar en lo más o menos inmediato con terrenos públicos para construir su estadio.

El mercado inmobiliario de Miami es complejo y caro. Y la política local de la ciudad sureña probablemente sea más complicada y cara todavía. El proyecto del exfutbolista inglés es hoy un rehén de ese ambiente. Tras el escándalo generado por el otorgamiendo de fondos públicos para la construcción del Marlins Park es complicado conseguir de parte de los actores políticos de la ciudad apoyo para un proyecto como el de Beckham. ¿Evaluaron a fondo el grupo inversor y la MLS las dificultades que Miami podría presentar a esta iniciativa?

Miami Beckham United prometió financiar de una manera completamente privada la construcción del estadio. Ahora, además, deberá considerar la compra de un terreno privado si quiere cumplir con su objetivo de llevar a una franquicia de la Major League Soccer al sur de Florida. Las dos opciones que hoy la empresa tiene sobre la mesa son terrenos en la zona de Overland o en las cercanías del aeropuerto de Miami. O llevarse el proyecto a otro mercado, MLS mediante.

¿Conseguirá el grupo empresario cerrar un acuerdo antes del 5 de diciembre? ¿Será ese acuerdo aceptable para la MLS? ¿Seguirá Beckham gozando de la opción de tener un equipo en la liga tras dos años de fracasos en Miami? Se supone que pronto debería generarse alguna respuesta frente a estos interrogantes.

El comisionado Garber dialogó con FOX Soccer el martes para poner paños fríos a la situación. “Hay un nuevo terreno que ellos han estado mirando”, dijo el ejecutivo. “Hemos estado trabajando con Tim Leiweke y el grupo Beckham para asegurarnos de que se trata de una locación que tenga sentido para el club. Tengan paciencia, porque es algo que llegará a una conclusión bastante pronto, aunque no podría darles una fecha exacta.”

“Esto no puede durar toda la vida”, agregó Garber. “No es justo con David. No es justo con la liga. Tenemos que avanzar con nuestros planes de expansión de una u otra manera. Pero todavía no llegamos a ese punto. Seguimos enfocados en tratar de conseguir que esto se haga.”

De momento, este es el comunicado oficial de Miami Beckham United sobre el estado de su proyecto en Miami.

 “Si bien Miami Beckham United todavía mantiene esperanzas de conseguir la compra de las propiedades privadas adyacentes al Marlins Park, nos enfrentamos con el hecho de que algunos de sus dueños no están interesados en vender o pretenden sumas completamente no razonables por las mismas. Afortunadamente hemos recibido interés de un número de propietarios de terrenos en el condado de Miami-Dade y ahora estamos en el proceso de evaluar esas alternativas. David (Beckham), Marcelo (Claure), Simon (Fuller) y Tim (Leiweke) agradecen el apoyo de nuestros aficionados. Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para hacer realidad nuestro sueño de tener un club de la MLS en Miami.”

 

Miami no encuentra su lugar

davidbeckham1_3078875

La Major League Soccer pierde la paciencia con Miami y el grupo de inversores liderado por David Beckham. “No iremos allí a menos que tengamos una locación céntrica para el estadio.” El comisionado Don Garber lanzó su ultimátum durante una entrevista que le realizó Alexi Lalas para la cadena ESPN. “Miami sigue teniendo una prioridad máxima para nosotros. David y sus socios todavía no han sido capaces de dar con un lugar que nos garantice un acceso adecuado y nos de una presencia icónica que nos permitan tener éxito.”

Location, location, location. El mantra de los agentes inmobiliarios contagió a la MLS y sus equipos. Años atrás la liga reformuló el modelo operativo de sus franquicias gracias a la llegada de los soccer-specific stadiumsInstalaciones para un máximo de 30.000 espectadores, ubicadas en zonas céntricas o de alto desarrollo urbano, de fácil acceso a través del transporte público. En determinados mercados el boom de popularidad de la máxima categoría del fútbol norteamericano se basó en gran medida en la accesibilidad y cercanía de sus estadios. 

A inicios de febrero la Major League Soccer anunció en Miami que David Beckham haría uso de la opción para ser propietario de un equipo en expansión. Cuando en 2007 llegó a la liga como futbolista el inglés hizo incluir en su contrato una cláusula que -luego de retirarse- le permitiría comprar un equipo en expansión por apenas veinticinco millones de dólares, un verdadero precio de oferta en comparación con los cien millones que va a pagar Los Angeles FC.

Dentro de la presentación se habló de la construcción de un estadio propio en Downtown Miami, financiado íntegramente con capital privado. Hasta ahora la empresa Miami Beckham United presentó dos proyectos de SSS ubicados en terrenos públicos de la zona portuaria. La primera propuesta postulaba la construcción de un ‘estadio específico’ a orillas del mar en Dodge Island, junto a la terminal de cruceros, en un predio del condado de Miami-Dade. El segundo plan preveía una obra en un embarcadero municipal cercano al American Airlines Arena, en las inmediaciones del recientemente inaugurado Museum Park. Las dos peticiones -resistidas por empresarios y vecinos- fueron rechazadas por las autoridades.

Stadium 1

David Beckham: “Fui un poco descarado. Llegué a Miami y dije ‘OK, quiero construir un Old Trafford o un Wembley Stadium junto al Palacio de Buckingham’. Mi sueño era tener un estadio sobre el frente marítimo. Eso no funcionó de la manera deseada.”

Stadium 2

¿Por qué la MLS quiere -exige, casi- que el estadio se construya en Downtown Miami? En el mercado de bienes raíces estamos ante una de las zonas más caras de la Costa Este. Junto a Miami Beach, el Downtown es la típica imagen publicitaria de la ciudad. Un polo de atracción comercial, turística y deportiva. También es uno de los barrios mejor comunicados a través del transporte público metropolitano. En esa ubicación premium es donde la Major League Soccer quiere plantar bandera.

¿Cuentan todos los equipos que acceden a la MLS con un ‘estadio específico’No. De hecho, Orlando City SC -que debuta en la liga en 2015- jugará como local durante una temporada en el Florida Citrus Bowl, y en 2016 tendrá un estadio céntrico. Y si bien New York City FC -el otro novato- declara su intención de tener un SSS el equipo jugará como local durante algunas temporadas en el Yankee Stadium. Con Miami la liga aplica un rasero diferente, que convierte al estadio en un elemento determinante para la existencia del equipo.

A esta altura la Major League Soccer comienza a plantearse que su llegada a Miami puede tornarse inviable. Teníamos dos lugares sobre el frente marítimo. Las dos opciones tenían el respaldo del alcalde y de las autoridades del condado, pero luego perdimos ese apoyo. Me queda claro que Miami es un mercado complicado en más de un sentido”, dijo el comisionado Don Garber“Políticamente hablando no estoy seguro de que en Miami exista el mismo alineamiento que encontramos en Orlando o Atlanta para llevar adelante un proyecto como este.”

El condado y la ciudad se oponen a la cesión de terrenos públicos en Downtown Miami. La actividad inmobiliaria se reactiva, y los edificios que podrían levantarse allí serían capaces de generar beneficios mayores que los provenientes de la explotación de un estadio de fútbol. Además, los estadios últimamente no han sido un buen negocio para la ciudad. No hace mucho Miami-Dade emitió deuda pública por 500 millones de dólares para la construcción del Marlins Park. Y en los últimos 15 años el condado cobró una suma irrisoria por el uso que Miami Heat hace del American Airlines Arena. Quizás por estos antecedentes los políticos locales no están demasiado entusiasmados con la posibilidad de colaborar con la liga y el grupo de inversores.

¿Qué ocurre si David Beckham y sus socios no encuentran un terreno en Downtown Miami? ¿Hay alguna solución alternativa para los inversores y la MLS fuera de esa zona?

  • Terrenos cercanos al Marlins Park: Ubicados en Little Havana. Fueron ofrecidos por el condado de Miami-Dade, tras rechazar el proyecto de estadio en el puerto. La liga expresó su rechazo a la idea de vincular el estadio del equipo de David Beckham con el polémico ballpark de Miami Marlins.
  • Marlins ParkPese a los cuestionamientos, el polémico diamante cubierto es una de las opciones de estadio temporal. El equipo de la MLB se ha ofrecido en reiteradas ocasiones para albergar a la franquicia de Beckham.
  • Sun Life Stadium: Si bien allí se disputaron varios partidos de fútbol internacional el hogar de Miami Dolphins es una opción que va directamente en contra de todas las preferencias de la MLS. Tiene una capacidad para 75.000 espectadores y no es céntrico (está ubicado en Miami Gardens).
  • FIU Stadium: La instalación -propiedad de la Florida International University– contiene un estadio para 20.000 espectadores (una capacidad apropiada para los parámetros de la MLS), pero cuenta con un terreno de juego de césped artificial. Está muy alejado de la zona céntrica y no cuenta con suficientes plazas de parking.
  • Un terreno en Biscayne BayLa antigua sede del periódico Miami Herald es propiedad del Genting Group. La empresa intentó construir un complejo de hoteles y casinos, pero el proyecto fue vetado por legisladores locales. El grupo está en contacto con David Beckham. 
  • El condado de BrowardQuizás quien más activamente está intentando seducir al grupo inversor con una serie de terrenos disponibles, incluso frente al mar. Pero ir al condado de Broward significa trasladarse a 50 kilómetros de Miami. Su capital, Fort Lauderdale, fue la sede de Miami Fusion, una franquicia de la MLS que dejó de existir en 2001 por falta de apoyo popular y patrocinadores.

¿Se terminan las opciones de Miami y del sur del estado de Florida si no se consigue un solar en el Downtown? Mientras la MLS no acepte ninguna alternativa y la ciudad mantenga su aparente inacción gubernamental en esta materia el desembarco de un equipo en expansión parece cada vez más incierto. Por otra parte, esta semana la liga llamó a exponer sus argumentos finales a los impulsores de las candidaturas de las ciudades de Sacramento, Minneapolis y Las Vegas, que compiten para quedarse con el equipo #24. Solamente habrá un ganador, y no sería descabellado que quienes no consigan esa teórica última plaza en el torneo busquen asociarse a David Beckham, dueño de una preciada y económica llave de acceso a la Major League Soccer. Quizás comience una nueva partida.