Señor Juez, ¿Cuál es la segunda división de Estados Unidos?

Miami FC vs New York Cosmos

¿Dónde está la segunda división del fútbol estadounidense? Por disposición de la federación local, dos ligas profesionales compartieron el rótulo de D2 en 2017: la NASL (North American Soccer League) y la USL (United Soccer League).

Durante la temporada que entró en su último trimestre, tanto la NASL como la USL fueron consideradas ligas de segunda división de manera provisoria, bajo la condición de que ambas deberían subsanar falencias y cumplir de manera total con los requisitos que la U.S. Soccer establece para que una competición pueda ser homologada como Division II.

Hace apenas unas semanas -durante el mes de septiembre- la federación estadounidense decidió revocar a la NASL su condición de liga de segunda división de cara a 2018, una sello que había podido exhibir en exclusiva entre 2011 y 2016.

Desde el punto de vista reglamentario, la North American Soccer League presenta enormes dificultades para poder cumplir que los requerimientos determinados por la federación. Una liga de segunda división debe contar con un mínimo de 12 equipos participantes. La NASL tiene a 8 participantes dentro de su circuito y no se ve capaz de aumentar su número en lo inmediato.

En el octeto de actuales participantes hay un club que parece tener todo definido para mudarse a fin de año a la USL: North Carolina FC (el antiguo Carolina RailHawks). Además, el no habría que descartar que FC Edmonton decida adherirse a la Canadian Premier League y que San Francisco Deltas -un equipo que debutó en 2017- baje sus persianas al llegar diciembre.

Aún sumando a las prometidas franquicias californianas en San Diego y Orange County, la NASL podría iniciar su temporada 2018 con menos equipos de los que actualmente tiene.

Antes de ser despojada de su condición de segunda división, la NASL comunicó a la federación estadounidense que mantenía negociaciones con varios potenciales inversores y que necesitaría cerca de tres años para cumplir con el requisito de tener 12 equipos participantes.

Al conocer la decisión de la U.S. Soccer, la North American Soccer League decidió entablar una demanda contra la máxima autoridad del fútbol de Estados Unidos. En la misma adujo que la federación «usó una estrategia que de manera selectiva aprobó o denegó dispensas sobre normas para de esa manera elevar a la USL hacia una posición monopólica en la Segunda División, diseñada para finalmente destruir a la NASL como potencial competidor de tanto la MLS como de la USL».

En lenguaje más llano, la North Americab Soccer League sostiene que la federación estadounidense usó a su normativa de manera discrecional para perjudicar a la NASL y, al mismo tiempo, beneficiar tanto a la USL como a la MLS.

En el marco de este alarmante panorama, el núcleo duro de la North American Soccer League queda reducido a tres ‘potencias’: el ordenado Indy Eleven, el histórico y resucitado New York Cosmos y el financieramente todopoderoso Miami FC.

La USL busca ser la segunda división en exclusiva

El lunes de esta semana la United Soccer League presentó su solicitud para ser considerada como campeonato de segunda división en 2018. La vitalidad es el signo más característico de la USL, que ahora cuenta con 30 equipos participantes y que en la próxima temporada podría presentar hasta cinco nuevos participantes adicionales.

Tres de los cinco equipos que se sumarían a la USL en 2018 son Fresno FC, Las Vegas Lights y Nashville SC. A habría que agregar a North Carolina FC -en fase de huída de la NASL– y a un nuevo equipo en expansión del que todavía no se han brindado detalles.

La liga -aliada estratégica de la Major League Soccer– intenta pasar sin problemas el análisis técnico de la federación, pese a que no puede presentar un ‘formulario’ completamente limpio.

Mejor dicho, la liga en sí -su administración, su circuito- está absolutamente en línea con las directrices de la U.S. Soccer, pero algunos de sus equipos no cumplen con todos los requisitos. Ocho conjuntos de la United Soccer League juegan en estadios que no cuentan con la capacidad mínima establecida para equipos que juegan en una liga de segunda división (5.000 asientos). Entre los ‘infractores’ están dos clubes independientes –Charlotte Independence y Pittsburgh Riverhounds– y seis filiales de franquicias de la MLSVancouver Whitecaps 2, Toronto FC II, Swope Park Rangers (Sporting Kansas City), Seattle Sounders 2, New York Red Bulls II y LA Galaxy II-.

La United Soccer League ha asegurado a la federación estadounidense que todas estas situaciones estarán resueltas antes del inicio de la temporada 2018. Los equipos en cuestión agregarían asientos adicionales a sus actuales infraestructuras o podrían mudarse a los estadios de sus equipos ‘madre’ en la MLS.

Además de esta situación, la USL habría pedido cuatro dispensas reglamentarias, todas ellas vinculadas con los estadios o los terrenos de juego de cuatro de sus franquicias. Dos de esos equipos juegan en la actualidad sobre superficies artificiales no certificadas por la FIFA, mientras que otros dos son locales en estadios con terrenos de juego que no cumplen con las medidas reglamentarias.

La USL estableció una hoja de ruta por la cual en el lapso de dos años las superficies de juego artificiales serán reemplazadas por turf homologado por la FIFA y los dos casos de estadios/canchas no reglamentarios serán sustituidos por la construcción de sendos estadios específicos para la práctica del fútbol, con capacidad para más de 10.000 espectadores.

Bajo la promesa de tener todas estas cuestiones subsanadas en la temporada 2020, la United Soccer League confía ser certificada como liga de segunda división antes de que finalice el mes de octubre. Días más, días menos, sobre esos mismos días se realizaría en un tribunal neoyorquino la primera audiencia por la demanda antimonopólica que la NASL impulsa en contra de la Federación de Fútbol de Estados Unidos.

Fotografía: Miami FC y New York Cosmos, dos de los únicos equipos fuertes que quedarían en una NASL con rumbo incierto. (Crédito: Miami FC)

Swansea City se prepara contra la USL

swansea-city-usl

Como muchos otros equipos europeos, el Swansea City realizará una gira de pretemporada en Norteamerica. A diferencia de estos, el cuadro de Gales ha decidido medirse exclusivamente contra equipos de la United Soccer League, la Tercera División del fútbol de los Estados Unidos.

Los Swans enfrentarán en primer lugar al Charlotte Independence, el 13 de julio en el Ramblewood Stadium. Tres días más tarde, se medirán con los Richmond Kickers en el City Stadium de Richmond, Virginia.

Estos partidos se unen a la nutrida oferta de fútbol de carácter amistoso que se podrá presenciar en Norteamerica durante el verano (boreal). Destacan, por caso, el International Champions Cup, que congregará durante el mes de julio a Chelsea, Liverpool, Paris Saint-Germain y Leicester entre otros, o las giras individuales que realicen equipos tan variopintos como Crystal Palace o Real Sociedad.

El Swansea City, que estará protagonizando su tercera gira por los Estados Unidos después de dos experiencias exitosas en 2012 y 2014, tiene un vinculo importante con este país. Recientemente, la institución fue adquirida por Jason Levien, uno de los dueños del DC United, y Steve Kaplan, vinculado en el pasado a los Memphis Grizzlies de la NBA, por una suma cercana a las 110 millones de libras esterlinas.

El crecimiento fuerza el cambio de formato en la USL

Rochester

Seis nuevos equipos entran a la United Soccer League (la ‘tercera división’ norteamericana) en la temporada 2016. El crecimiento que la liga está experimentando en los últimos meses forzó a la USL a cambiar su formato de competición y la conformación de sus Conferencias.

Las nuevas franquicias que se suman a la liga este año son FC Cincinnati, Rio Grande Valley FC, Swope Park Rangers, Orlando City B, Bethlehem Steel y el equipo de la ciudad texana de San Antonio, que todavía no cuentan con un nombre oficial.

Cada equipo disputará 30 partidos -que se jugarán a lo largo de 27 semanas- en la temporada regular (que se extenderá desde el 25 de marzo al 25 de septiembre). En 2015 los seis mejores clubes de cada Conferencia clasificaron a los playoffs. Este año los clasificados serán los ocho mejores conjuntos de cada zona.

Los playoffs de cada Conferencia se disputarán en un sistema de partido único. Los ganadores de las Conferencias Este y Oeste se medirán en la final, llamada USL Championship (ganada en 2015 por Rochester Rhinos -en la fotografía-).

Catorce equipos integrarán la Conferencia Este y quince lo harán en la Conferencia Oeste.

Conferencia Este: Bethlehem Steel FC, Charleston Battery, Charlotte Independence, FC Cincinnati, Harrisburg City Islanders, Louisville City FC, FC Montreal, New York Red Bulls II, Orlando City B, Pittsburgh Riverhounds, Richmond Kickers, Rochester Rhinos, Toronto FC II, Wilmington Hammerheads FC.

Conferencia Oeste: Arizona United SC, Colorado Springs Switchbacks FC, LA Galaxy II, OKC Energy FC, Orange County Blues FC, Portland Timbers 2, Real Monarch SLC, Rio Grande Valley FC, Sacramento Republic FC, Saint Louis FC, «USL San Antonio», Seattle Sounders FC 2, Swope Park Rangers, Tulsa Roughnecks FC, Vancouver Whitecaps FC 2.

Fotografía: Rochester Rhinos, USL

Charlotte: Proponen un estadio para atraer a la MLS

eastland-mall-charlotte-mlsEn la larga y en constante crecimiento lista de ciudades que quieren poner una franquicia en la Major League Soccer, Charlotte,  Carolina del Norte, empieza a hacerse notar. Desde la Queen City, empresarios ya han expresado su interés de contar con un equipo en la liga principal de los Estados Unidos y Canadá. Ahora, se suman adhesiones desde la esfera política.

El abanderado de la iniciativa es Don Clodfelter, actual alcalde de la ciudad y candidato para un nuevo período. El dirigente tiene a la posibilidad de atraer a la MLS entre sus principales promesas de campaña. Para tal fin, propone construir un Soccer-Specific Stadium en el sitio donde se encuentra el Eastland Mall, un centro comercial abandonado desde 2013.

La propuesta fue presentada en un foro de candidatos, de acuerdo con el Charlotte Agenda. Según el alcalde, un equipo de fútbol «encajaría perfectamente con la diversidad internacional» de la ciudad. La misma cuenta con un 14% de su población nacida en el extranjero, y más de un 50% de ese total es de origen latinoamericano.

Según Sports Illustrated, Charlotte se encuentra en un segundo pelotón de destinos de expansión, que también integran Austin, Detroit, Indianapolis, Phoenix y San Diego. Estos serán evaluados recién a partir de diciembre, con vistas a anunciar a los candidatos mejor posicionados en enero del próximo año. Mientras tanto, todas las miradas apuntan a Sacramento y el Republic, además de los ya confirmados Atlanta, Los Angeles y Minnesota.

La ciudad más grande de Carolina del Norte cuenta actualmente con el Charlotte Independence, equipo de la USL que está atravesando su primera temporada en el certamen con bastante éxito. Existen los Eagles, que entre 1991 y 2014 fueron parte de la tercera división y que para 2015 decidieron bajar voluntariamente a la Premier Development League.

Expansión: San Antonio busca inversores

san-antonio-scorpions-estadio

No es la primera vez que aquí en Jugador Franquicia hablamos de San Antonio como potencial destino de expansión. La ciudad texana tiene en su actual equipo de segunda división, los Scorpions, un proyecto interesante que conjuga buenos números de convocatoria e infraestructura propia como para dar el salto a la división mayor.  Sin embargo, con equipos en Atlanta, Minnesota, Los Angeles y Miami ya confirmados, y con Sacramento muy bien perfilado para hacerse con una plaza, la Ciudad del Álamo parece haber quedado relegada a un segundo plano.

Es por eso que el dueño de la institución, Gordon Hartman, decidió abrir el juego a otros inversores para tratar de potenciar la candidatura emelesera. La ultima iniciativa en ese sentido sería la de vender su estadio, con dos principales interesados: el gobierno de la ciudad y los San Antonio Spurs. De acuerdo con el San Antonio Express-News, las negociaciones marchan a ritmo lento, principalmente por las diferencias de precio entre la parte que vende, que busca una cifra en torno a los 30 millones de dolares, y la que desea comprar, que ofrecería unos U$S 15.000.000.

Otro factor de peso en las negociaciones con las autoridades es la incertidumbre con respecto a si la liga otorgará o no un equipo. Kevin Wolff, funcionario local, reconoce lo complicado de la situación. «Queremos saber si vamos a obtener un equipo de la MLS si compramos el estadio, pero no podemos atraer inversores para el equipo a menos que obtengamos el estadio» dijo en declaraciones al medio.

Desde la ciudad están alentando la llegada de nuevos inversores para poder hacerle frente tanto a los costos de expansión (en torno a los 100 millones de dolares) como a las remodelaciones que necesitaría el Toyota Field para estar en condiciones de albergar partidos de la MLS. Hartman estaría buscando vender un porcentaje o la totalidad del club, en parte por no estar en condiciones de llevar adelante por sus propios medios la puja por la expansión, y además para poder dedicarse de lleno a Morgan’s Wonderland, el parque de diversiones adaptado al que se destinan todas las ganancias generadas por los Scorpions.

El rol que jugará San Antonio Spurs en esta iniciativa es por ahora un misterio, aunque lo más probable es que sea como socio minoritario, similar a la participación del Sacramento Kings en la candidatura del Republic. Además, según el Express-News, el equipo de la NBA tiene los derechos para una franquicia de la USL en la ciudad, por lo que la franquicia basquetbolística podría gestionar un futuro equipo filial.

Si será o no suficiente esto para garantizar la plaza #24 (o #25, si Miami logra poner la casa en orden) será cuestión de tiempo para saberlo. Lo cierto es que a medida que pase el tiempo, más complejo será para la ciudad texana hacerse de un lugar, dado constantemente aparecen nuevas postulantes, como Cincinnati, Charlotte y St. Louis; todas ellos con equipos establecidos o franquicias por debutar en la USL y que ya han manifestado publicamente sus ganas de dar el salto.