Didier Drogba continuará su pretemporada con Sacramento Republic

Drogba

A través de un comunicado oficial el Impact de Montréal anunció hoy que su Jugador Franquicia Didier Drogba continuará su preparación junto al plantel de Sacramento Republic, franquicia de la USL.

El marfileño entrenará con el plantel del equipo californiano y realizará tareas de recuperación junto a su fisioterapeuta particular.

Días atrás Drogba y el club canadiense anunciaron que el goleador evitaría varios partidos del inicio de la temporada regular de la MLS programados sobre turf, o césped artificial. Desde hace meses el atacante padece por la salud de sus rodillas, por lo que tanto el futbolista como la directiva de la franquicia de la provincia de Quebec prefieren minimizar en todo lo posible los riesgos de una lesión.

En un principio se había anunciado que el espigado futbolista continuaría su pretemporada en el sur de Florida, junto al plantel de Miami FC, un equipo de la NASL. Las complicadas relaciones entre la MLS y la North American Soccer League hacen mucho más lógico que hoy se anuncie a Sacramento Republic como su destino temporal. En más de un sentido la USL funciona actualmente como una liga de equipos juveniles o de reserva de la Major League Soccer. El club californiano, además, impulsa desde hace tiempo negociaciones para convertirse en una franquicia de la MLS.

Si todo ocurre de acuerdo con lo establecido Drogba debutaría en la MLS 2016 en el Toyota Stadium de Frisco, Texas, ante FC Dallas. El siguiente compromiso para el atacante sería en la Jornada 6 de la liga, visitando a Chicago Fire. El exdelantero del Chelsea debutaría como local el 23 de abril, cuando Montreal Impact vuelva a jugar en casa en el Stade Saputo, tras una breve estadía como local en el Estadio Olímpico de Montreal.

Fotografía: Impact de Montréal FC

La lesión de Megan Rapinoe abre la caja de los truenos en el USWNT

Rapinoe

La selección femenina de Estados Unidos perdió por lesión a la volante Megan Rapinoe. No solamente para el resto del Victory Tour, sino también durante prácticamente toda la temporada 2016 de la National Women’s Soccer League, y -más importante todavía- los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

La rubia futbolista del Seattle Reign FC -campeona del mundo con el USWNT este año- se desgarró el ligamento cruzado de su rodilla derecha durante un entrenamiento del equipo nacional el pasado viernes, horas antes de un encuentro amistoso en Hawai frente a la selección de Trinidad y Tobago.

La federación estadounidense confirmó la lesión a través de una resonancia magnética, y de momento no hay un plazo estimado para la recuperación. Las futbolistas y el cuerpo técnico de la selección acreditan la lesión al mal estado del campo de entrenamiento. Y también cuestionan el estadio de Honolulu en el que el pasado domingo tendría que haberse jugado el amistoso frente al equipo caribeño.

La baja de Megan Rapinoe fue la gota que colmó el vaso de la selección femenina estadounidense. La californiana no se lesionó en un terreno de juego artificial, sino en uno natural, que se encontraba en pésimas condiciones. El partido en Hawai fue suspendido unilateralmente por el conjunto de la entrenadora Jill Ellis porque la cancha del Aloha Stadium no alcanzaba las medidas reglamentarias y los mínimos deseables para un partido de ese nivel. El turf -la alfombra con la que se cubren muchos de los estadios en América del Norte- presentaba agujeros y estaba despegada en varios sectores del estadio.

La U.S. Soccer no había revisado previamente las condiciones del estadio o del lugar de entrenamiento. Una situación que generó una dura reacción de Alex Morgan, nueva estrella del Orlando Pride. «Los campos de entrenamiento que nos dieron y la superficie de juego eran horribles. Esto es duro, porque nadie -salvo nosotras- nos va a proteger. Nos ponen en una situación muy complicada, porque queremos jugar delante de nuestros fans y queremos entrenar antes de nuestros partidos. Las lesiones ocurren cuando no te cuidas o cuando quienes están por encima de nosotros no nos cuidan», señaló la futbolista.

«Este equipo necesita expresarse más», agregó la jugadora más popular de Estados Unidos. «Tenemos que opinar sobre si este tipo de situaciones son buenas para nuestros cuerpos y tenemos que decidir si queremos seguir jugando en lugares donde los equipos masculinos no vendrían a jugar.»

«La federación nos dice que el tamaño y el estado de la cancha son las primeras cosas que miran cuando deciden enviarnos a jugar a un estadio. No entiendo entonces por qué 8 o 9 de nuestros 10 partidos en el Victory Tour fueron programados en canchas de césped artificial. La selección masculina no ha jugado sobre césped artificial este año, no tuvieron ni un sólo partido sobre césped artificial», se quejó Alex Morgan.

El Victory Tour es una gira de diez partidos en diferentes ciudades estadounidenses, para celebrar el campeonato del mundo obtenido este año en Canadá por el equipo femenino. Que la futbolista más importante de la actualidad cuestione de una manera tan directa a la dirección de la federación no es algo que pasa de manera liviana o inadvertida.

«Lo que espero es que juguemos en canchas reglamentarias en términos de tamaño y superficie. Eso es lo que espero de la federación estadounidense», dijo Ellis tras el fiasco de Honolulu. «No entiendo qué proceso sigue la U.S. Soccer. Espero que la calidad del terreno de juego sea el primer criterio a tener en cuenta. Tenemos futbolistas de mucha calidad.»

En términos de títulos el fútbol femenino de Estados Unidos ha producido mucho más, ha ganado mucho más que el que practican los hombres. Pero las condiciones de trabajo de las futbolistas tienen mucho que envidiar a las de sus pares masculinos. Tanto a nivel de selección como en ligas o clubes. No solamente en lo referente al pago, sino también en lo referente a la infraestructura puesta a su disposición.

Rápidamente, la federación de Estados Unidos buscó hacer un control de daños tras la suspensión del encuentro frente a Trinidad y Tobago. En una entrevista concedida al New York Times el presidente admitió que «se cometieron una serie de errores con este partido». Sunil Gulati aseguró que no recordaba que «algo como esto hubiera pasado con anterioridad. Nos equivocamos. No volverá a ocurrir», aseguró el jefe de la U.S. Soccer.

El conflicto escaló alto, hasta llegar al máximo nivel de la política estadounidense. Hillary Clinton, exSecretaria de Estado y actual precandidata a presidente por el Partido Demócrata, se pronunció sobre esta cuestión.

«A diferencia de los equipos masculinos, los equipos profesionales de fútbol de mujeres juegan sobre césped artificial en lugar de hacerlo sobre césped natural», dijo Clinton. «Y en este caso el tema va más allá. Esto se trata de las condiciones de seguridad de la superficie en la que se iba a jugar.»

Para la exsenadora las diferencias entre hombres y mujeres en el fútbol profesional no constituyen un fenómeno nuevo. «Este año, el equipo femenino de Estados Unidos recibió dos millones de dólares por ganar el Mundial, sólo un cuarto de lo que recibió el equipo masculino por llegar a la primera ronda de la Copa del Mundo de 2014.»

Mientras el comisionado de la MLS alienta a que cada una de sus franquicias tengan en el futuro un equipo femenino y la NWSL (que tiene 6 de sus 10 estadios cubiertos con césped artificial) experimenta cierto grado de crecimiento -especialmente desde el anuncio de la llegada del equipo de Orlando Pride– las diferencias entre el fútbol para mujeres y el que los hombres practican están separados por un abismo de distancia.

Seattle: ¿Un SSS en camino?

Seattle SoDo

Las imágenes de los hinchas de Seattle Sounders en el CenturyLink Field son uno de los mejores reclamos publicitarios de la Major League Soccer. El finalista de la Conferencia Oeste en 2014 puede jactarse de tener cada año un promedio de 34.500 abonados en la cancha que comparte con Seattle Seahawks, el equipo de la NFL. El estadio es uno de los símbolos de la liga; en 2013 los futbolistas encuestados por Sports Illustrated lo calificaron como el de mejor ambiente de toda la MLS. Sin embargo, el equipo de la Ciudad Esmeralda podría dejar su actual casa en el futuro.

Taylor Twellman -exfutbolista y hoy analista de ESPN- recientemente dio a entender que los Sounders estarían pensando en tener casa propia. En diálogo con la emisora local de ESPN Radio en Salt Lake City el exdelantero de la selección estadounidense podría haber revelado los planes a mediano plazo para el equipo de Seattle. El equipo de fútbol no se pone de acuerdo con el equipo de football. El césped artificial del CenturyLink Field sería la piedra de la discordia entre ambas franquicias. Los Seahawks no tienen el menor interés en pasar a una superficie natural de juego, y esa situación estaría motivando la búsqueda de un lugar donde erigir un soccer-specific stadium para los Rave Green.

Desde su llegada a la liga Seattle Sounders se ha esforzado por ser el standard de calidad de la MLS. En la antesala del inicio de la temporada 2015 el club del Noroeste podría dar otro paso importante en su crecimiento. Reportes de varios medios de prensa estadounidenses sugieren que Seattle ha contratado a Garth Lagerwey, hasta ahora General Manager de Real Salt Lake. Adrian Hanauer, el gerente general de Sounders, sería el responsable de la incorporación de uno de los ejecutivos más eficaces y talentosos de la liga.

«Creo que Adrian Hanauer necesita a Garth Lagerwey porque creo que Adrian Hanauer se va a ocupar de buscar un estadio. Tengo claro que parece algo muy remoto, y la gente puede estar sorprendida, pero creo que Adrian Hanauer quiere que Seattle tenga su propio estadio y no me sorprendería si su esfuerzo y su energía se concentraran en eso», dijo Twellman durante esa entrevista en la radio.

¿Dónde podría construirse el SSS de los Sounders? La primera y gran posibilidad concreta es el SoDo (South Downtown), una zona próxima al CenturyLink Field, bien comunicada con el resto de la ciudad de Seattle, perfecta dentro de las estipulaciones técnicas y hasta sociológicas que busca la Major League Soccer cuando busca locaciones para sus nuevos estadios. El financista Chris Hansen, quien desde hace años intenta resucitar a la franquicia de los Sonics en la NBA, ha comprado una sustancial cantidad de terreno en esa zona, capaz de albergar una arena y un estadio de fútbol. Muchos analistas ven factible la posibilidad de que Seattle Sounders consiga asociarse con Hansen en un potencial proyecto de mudanza.

Al pensar en un estadio ‘específico’ para Seattle la liga tendrá que reescribir sus recomendaciones. Los Sounders necesitan algo mucho más grande que una instalación para 20.000 o 25.000 espectadores. Luego del anuncio de la ampliación del BMO Field de Toronto FC podríamos estar frente a la segunda infraestructura para, al menos, unos cuarenta mil hinchas.

Por contrato, Seattle Sounders tiene cuatro temporadas más como inquilino/residente del CenturyLink Field.

El último esfuerzo de Thierry Henry

Chicago Fire v New York Red Bulls

Es un momento especial, casi definitivo en una carrera sobresaliente. Desde su llegada a la Major League Soccer en 2010 Thierry Henry ha evitado jugar partidos en estadios con césped artificial. En sus más de 120 encuentros con la camiseta de New York Red Bulls el atacante apenas disputó dos juegos sobre una superficie de turf, en ambas oportunidades como visita de Portland Timbers. Ahora -en una instancia crucial para él y para su equipo- el #14 está dispuesto a dar el brazo a torcer.

Henry llegó a la MLS con severos problemas en el tendón de Aquiles. Una afección comenzó en el Arsenal, y que arrastró durante su paso por el Barcelona. Con la intención de evitar el quirófano y no agravar su crónica lesión, Henry decidió no jugar en los estadios con césped artificial. La cruzada del ídolo europeo contra este tipo de terrenos de juego sorprendió a la prensa deportiva norteamericana.

«Jugar sobre ‘turf’ sintético es lo peor para cualquier atleta. No quiero faltar el respeto a los jugadores de la NFL. Pero a veces están solamente en el campo de juego por uno o dos segundos para una jugada. Nosotros corremos durante una hora y media. Eso no es fácil.» — Thierry Henry

De los diecinueve equipos que han disputado la temporada regular de la temporada 2014, únicamente cuatro de ellos actúan como locales sobre una alfombra plástica. Vancouver Whitecaps (BC Place), Seattle Sounders (CenturyLink Field), Portland Timbers (Providence Park) y New England Revolution (Gillette Stadium). Es en esta última cancha donde todo indica que el francés pondrá pausa a su promesa.

Los Red Bulls cayeron en su casa en el primer partido por la final de la Conferencia Este. Los Revs  se quedaron con una victoria crucial en el RBA, no solamente por el valor de los goles a domicilio. El inglés Bradley Wright-Phillips -una de las figuras de New York, máximo goleador de esta temporada- se pierde la revancha por acumulación de tarjetas amarillas. El equipo de la bebida energética llegará a Foxborough apremiado por el resultado de la primera parte de la final y con la baja de uno de sus componentes más apreciados. En otras palabras, al técnico Mike Petke no le sobra nada en la programación del duelo del fin de semana.

 

Pero las palabras de Henry -pese al tono desafiante- trajeron alivio. «Voy a jugar. ¿Están contentos?», espetó el astro cuando los periodistas que accedieron al vestuario plantearon dudas sobre su presencia en el estadio de New England. «Ya sea que clasifiquemos o no (para la final de la liga), si mi tendón de Aquiles no aguanta me iré de vacaciones. Estoy seguro que a la gente no le va a interesar si puedo caminar o no. Las cosas son de esa manera.» La excepción que -un poco a regañadientes- Titi está dispuesto a hacer quizás esté vinculada al cierre de su carrera en la Major League Soccer.

En este momento -a días del cierre de la temporada- el futuro del delantero es un misterio. Todo indica que dejará Estados Unidos a fin de año, pero no existe ningún tipo de confirmación oficial. Su sueldo está entre los más altos de la liga, su contrato con NYRB finaliza en diciembre, tiene 37 años, y las lesiones duelen más que nunca. Eso lo aleja, hace casi imposible su continuidad. Pero el gran nivel que ha tenido recientemente deja el signo de interrogación colgado en el ambiente.

Thierry Henry ya no es un futbolista veloz. Hoy se transformó en un tiempista. Un francotirador que -generalmente desde la banda izquierda- lanza centros y pases de alta precisión a Wright-Phillips, Péguy Luyindula, Tim Cahill o quien ocupe la posición central en el ataque. Desde el comienzo de esta temporada marcó 10 goles y suma 14 asistencias. Muchos de los 27 goles que BWP consiguió en la fase regular son producto del gran trabajo del galo de mitad de cancha hacia adelante. Ese alto nivel -de lo mejor que el campeón del mundo con les Bleus ha mostrado en América del Norte- se ha mantenido hasta ahora en los playoffs.

Prende y apaga. Mientras está en la cancha Henry raciona al máximo físico y talento. Sin embargo, es enérgico al ordenar a su equipo, protestar ante las distracciones o fallas de sus compañeros, y poner el grito en el cielo cada vez que se desperdicia una oportunidad de gol. El francés es implacable -a veces bastante molesto- con el resto del plantel. Pero en momentos decisivos -como éste, en el que Red Bulls se arrima a la posibilidad de ganar su primer título de liga- es un elemento indispensable. Ninguno de los que está en el banco de suplentes, y probablemente muy pocos en el resto de franquicias de la MLS, es capaz de cumplir con su papel.

 

La discreción como norma. En un final de novela seguramente no deseado su trayecto en Estados Unidos y Canadá parece apagarse casi en silencio. Sin declaraciones emocionadas, sin homenajes, sin mercadotecnia del adiós. Henry mantiene celosamente para sí el secreto o la duda. Y nadie sabe muy bien cómo reaccionar.

Se vacía en cada uno de los partidos que parecen conformar el epílogo -o casi- de su carrera. La Super League de India -donde algunos de sus conocidos y amigos despuntan el vicio del fútbol-, una temporada final en Francia o Inglaterra, o la improbable continuidad en la MLS de uno de los jugadores franquicia más destacados en la historia de la liga. La baraja del futuro profesional de Thierry Henry parece contar solamente con esos tres naipes. Le toca al crack, en calma, en silencio, sin estridencias, poner alguno de ellos sobre la mesa si es que cree que el retiro puede esperar un año más. Mientras tanto, se concentra en el que puede ser su último esfuerzo en la Major League Soccer.