La CSA elabora un proyecto de liga 100% canadiense

CSA

Por primera vez la federación canadiense reconoció de manera oficial su intención de volver a contar con una liga local de primera división. Durante una entrevista concedida al programa Red Card Radio el presidente Victor Montagliani (en la fotografía) admitió que la Canadian Soccer Association trabaja desde hace dos años en el proyecto de creación de un nuevo modelo competitivo de Division 1.

No se trataría de la creación de un capítulo canadiense de la NASL (apoyado por la inversión de los equipos de la Canadian Football League) del que hablamos hace casi un año. La idea que la CSA tiene en manos se aproxima mucho más al concepto de liga explicado durante el verano por el periodista Duane Rollins, de Canadian Soccer News.

La nueva primera división nacional en el país norteño tendría entre 8 y 10 participantes. Y Montagliani y su cuerpo de colaboradores habrían decidido hacer todo lo posible para contar con equipos en las ciudades de Vancouver, Toronto y Montreal, los tres principales mercados del país del norte, ‘copados’ desde hace año por la presencia de franquicias de la MLS.

Pese a que la competición sería durísima para los equipos que decidieran instalarse en el territorio ya dominado por Whitecaps, TFC e Impact, la federación cree que una nueva liga 100% canadiense no funcionaría sin clubes que representen a los tres polos urbanos más grandes del país.

«Tenemos todo el derecho del mundo de establecer una liga profesional. Normalmente las federaciones no manejan ligas profesionales, pero estamos en esta situación especial, en la que Canadá no cuenta con ninguna liga propia», explicó Montagliani en diálogo con el periodista Anthony Totera, de Red Card Radio.

Pese a que en el fútbol canadiense existe un torneo llamado Canadian Soccer League, no debe esa competición ser confundida con un torneo nacional. La CSL -que se define a sí misma con una especie de tercera división, por debajo de la MLS y la NASL  es una liga de la que solamente participan equipos de la provincia de Ontario y fue expulsada del ámbito de la federación canadiense en 2014, tras reiteradas denuncias de amaños de partidos.

La Canadian Soccer Association pretende ser cuidadosa en el proceso de construcción de este nuevo intento de una primera división nacional. De la mano de esa competición -que, de acuerdo con cálculos optimistas, podría entrar en actividad en dos o tres años- la federación espera poder presentar ante la FIFA su candidatura para ser la organizadora de la Copa del Mundo de 2026.

 

Canadá busca su liga

daviscuptennis (PG) The Province0202 DavisCup

Canadá podría volver a tener una liga de fútbol de primera división 100% nacional. Actualmente los equipos profesionales de ese país juegan en las dos principales categorías de Estados Unidos, la Major League Soccer y la North American Soccer League. Ésta última podría muy pronto ayudar a organizar el primer torneo de Division 1 canadiense desde 1992.

La NASL comenzará la temporada 2015 con once equipos. Dos de ellos –FC Edmonton y Ottawa Fury FC– tienen sede en Canadá. A lo largo de este año el comisionado Bill Peterson manifiestó su interés en contar con un torneo de dieciocho o veinte participantes en 2018. Para alcanzar esa cifra la liga debe expandirse rápidamente hacia la Costa Oeste y al norte de la frontera.

Y allí, en Canadá, parece haber encontrado la receta para el crecimiento explosivo que busca. De acuerdo con la web Canadian Soccer Newsla federación local (la CSA) y la Canadian Football League -la versión vernácula y reducida de la NFL– coincidieron con la North American Soccer League en una idea bastante revolucionaria. Equipos de football americano de la CFL crearían franquicias de soccer para hacerlas competir a partir de 2016 en una conferencia de la NASL que, a la vez, funcionaría como la primera división canadiense.

El plan de la liga sería el de dividir su torneo en dos. Por un lado, la NASL Canadá (usemos -por ahora- esa denominación), integrada únicamente por equipos de ese país. Y por el otro, la NASL Estados UnidosAl mejor estilo de la Major League Baseball, las dos conferencias operarían de manera independiente, aunque con una coordinación central, común a ambas. Existirían algunas series de partidos interliga, y el Soccer Bowl (el trofeo de campeón de la NASL) se definiría mediante una final entre el ganador del torneo canadiense y el vencedor estadounidense.

La liga de football americano de Canadá cuenta actualmente con nueve equipos. British Columbia Lions (con sede en Vancouver), Winnipeg Blue Bombers, Calgary Stampeders, Saskatchewan Roughriders (en la ciudad de Regina), Edmonton Eskimos, Ottawa Redblacks, Hamilton Tiger-Cats, Toronto Argonauts y Montreal Alouettes. Pero no todos ellos estarían habilitados para ser parte de la NASL Canadá.

La nueva liga no contaría con equipos en los mercados en los que la Major League Soccer tiene representación. O sea, Montreal, Toronto y Vancouver. Se entiende que tampoco existirían nuevas franquicias en las ciudades en las que actualmente existen clubes de la NASL (Edmonton y Ottawa). Pero ésta parece ser una cuestión todavía bajo discusión, debido a que algunas fuentes ubican a estos dos equipos fuera de la ‘liga de la CFL’ (NASL Canadá) y, por ende, dentro de la NASL Estados Unidos.

Los impulsores de esta nueva liga consideran que en 2016 este proyecto de primera división podría contar con siete u ocho nuevos equipos con base en Canadá.

Victor Montagliani, presidente de la federación local, no pretende cortar los lazos que actualmente existen entre el fútbol de su país y las ligas profesionales de Estados Unidos. Su deseo, en cambio, es que un torneo propio (funcional a los intereses de la CSA), pueda coexistir con esas competiciones y con los acuerdos de cooperación con la USL-Pro que se han concretado recientemente. En sus formatos actuales, la NASL y la MLS -especialmente esta última- no dejan demasiado espacio libre para el crecimiento del fútbol del Great White North. Comenzando por la normativa que ‘penaliza’ la contratación de jugadores nacidos en Canadá, y terminando por la baja cantidad de franquicias que existen en ese país.

La Major League Soccer plantó bandera en las tres principales ciudades canadienses. Pero nada indica en este momento que -más allá del Impact, del Toronto FC y de los Whitecaps– veamos en el futuro próximo más equipos en expansión al norte de la frontera. La ‘cuota’ de componente canadiense parece estar completa. De hecho, la MLS no hace más que comportarse como la mayoría de las otras ‘grandes ligas’ de Estados Unidos, que ‘incorporan’ o ‘autorizan’ a muy pocas franquicias de Canadá. Existe una en la NBA (Toronto Raptors), una en la MLB (Toronto Blue Jays), y ninguna en la NFL. La NHL -una creación canadiense- no cuenta para la estadística.

La llegada de una liga propia e inclusiva es prioritaria para el fútbol de Canadá. Vancouver, Toronto y Montreal son tres grandes ciudades, limítrofes con Estados Unidos. En más de un sentido, perfectamente compatibles con mercados importantes al sur de la frontera. ¿Pero qué ocurre con el fútbol ‘provincial’ canadiense? Lo que funciona muy bien para los Whitecaps o el Impact, no sirve para los equipos existentes o por venir en lugares como Winnipeg, Hamilton, Calgary o Regina. Es más, una liga netamente Made in Canada generaría una situación beneficiosa también para los equipos de la MLS en ese país, que podrían contratar al talento producido por el torneo local.

En la actualidad Canadá cuenta con un cupo en la Liga de Campeones de CONCACAFLos cinco equipos profesionales de ese país -Montreal, Toronto y Vancouver por la MLS; y Edmonton y Ottawa por la NASL– compiten en el Canadian Championship, que premia al ganador con la clasificación al torneo continental para clubes. Si el país volviera a tener una primera división, ¿Quien se quedaría con la plaza en Concachampions? Hay quien piensa que -llegado ese supuesto- la confederación debería otorgar un lugar más al fútbol canadiense; un cupo sería para el campeón de liga, y el otro para el ganador entre los clubes canadienses que compiten en Major League Soccer y NASL.

La federación canadiense tiene la intención de organizar el Mundial de 2026. Sin una liga propia sus posibilidades se reducen de manera concreta ante potenciales competidores regionales como México y Estados Unidos. La opción que ponen sobre la mesa la CFL y la North American Soccer League más que una tabla de salvación podría ser la primera oportunidad seria para reorganizar de manera profunda a un fútbol demasiado maltratado en las últimas décadas.