La Canadian Premier League, con algo más de definición

CPL

Tenemos claro que Canadá volverá a tener una liga de primera división propia -la Canadian Premier League- a partir de 2019. Sabemos que el torneo ya ha asegurado la participación de dos equipos -ubicados en Hamilton y Winnipeg-… y poco más.

Hoy, gracias a un artículo firmado por Rocket Robin y publicado por la web Waking The Red, podemos compartir nueva información, fruto de recientes intervenciones del comisionado David Clanachan en conferencias y programas de radio y TV.

La Canadian Premier League debutará en 2019

¿Cuántos equipos participarán de la Canadian Premier League?

De momento los dos únicos grupos propietarios aprobados por la federación canadiense son los ubicados en las ciudades de Hamilton y Winnipeg. Si bien Clanachan no dio a conocer la ubicación del resto de los equipos, el comisionado confía en contar con entre 8 y 10 clubes para la temporada inaugural de la liga. Hasta 18 sedes se habrían postulado para albergar a una franquicia de la futura competición.

¿Dónde estarán los equipos que disputarán la primera temporada de la Canadian Premier League?

Si bien nada salió de la boca del comisionado, durante las conferencias en las que Clanachan estuvo presente se mencionaron las ciudades de London (en la provincia de Ontario, a mitad de camino entre Toronto y Detroit), Windsor (también en Ontario, separada de Detroit -en Estados Unidos- por un río) y Barrie (en el norte de Ontario, a orillas del Lago Simcoe).

Parece mucha concentración de hipotéticos equipos en una de las zonas más pobladas de Canadá, y lo es. Pero no sería descabellado imaginar una liga de diez equipos con tres o cuatro representantes en la provincia de Ontario en su temporada inaugural o en sus primeros años de existencia.

Ante la falta de instalaciones deportivas de gran capacidad, en muchas de las posibles ciudades sede de equipos de la Canadian Premier League se analiza la opción de emplear estadios de armado y desarmado (pop-up stadiums, se los llama en inglés) al menos en los primeros años de rodaje de la liga.

La Canadian Premier League anuncian a sus dos primeros equipos

¿Cuánto público espera la CPL?

Las expectativas son altas. Clanahan se ilusiona con la posibilidad de promediar entre 6.000 y 10.000 aficionados por partido, y la liga ya trabaja con grupos de aficionados organizaCandos en cada ciudad a la que podría llegar.

Un curso de siete meses

La temporada de la Canadian Premier League se extenderá entre los meses de abril y octubre, y no tendrá un sistema de definición por playoffs. Teniendo en cuenta la inclemencia del invierno en el Gran Norte Blanco, la decisión parece más que acertada.

¿Por qué Canadá necesita una liga propia?

Los clubes de la Canadian Premier League van a poder enfrentarse a los equipos de la MLS

Los equipos de la CPL van a participar del Canadian Championship, el torneo de copa local que da acceso a su ganador a la Liga de Campeones de CONCACAF. En ese torneo las franquicias de la nueva primera división doméstica podrán enfrentarse a Vancouver Whitecaps, Toronto FC y Montréal Impact, los tres equipos canadienses que compiten en la Major League Soccer.

¿Dónde se podrán ver los partidos de la Canadian Premier League?

Aunque ya existen negociaciones con cadenas de TV tradicionales, es probable que la difusión en vivo de los encuentros de la nueva liga quede en exclusividad para algún sistema de streaming, al estilo de YouTube. El operador que se quede con la totalidad de los derechos de transmisión de la CPL podría ser alguna gran plataforma internacional vinculada al deporte, de acuerdo con rumores recientes.

La Canadian Premier League busca lugar en la Costa del Pacífico

Una diferencia radical con la MLS

La Canadian Premier League arranca su existencia con la promesa de contar con ascensos y descensos en su competición. Una diferencia profunda con respecto a la Major League Soccer, una liga que ha crecido y fortalecido a la sombra de la no existencia de la posibilidad de que alguno de sus equipos pierda la categoría.

Sin embargo, ningún conjunto de la liga canadiense ascenderá o descenderá en -como mínimo- la primera década de existencia de la Premier League. El pro-rel es un objetivo de la CPL claro, declarado, aunque de aplicación incierta -o al menos en un momento futuro muy lejano en ese momento-.

Más detalles

– La Canadian Premier League incorporará a su normativa reglas que favorezcan (u obliguen) la contratación de un determinado porcentaje de futbolistas canadienses en cada uno de sus equipos.

– Al menos en los primeros años de existencia de la Canadian Premier League los clubes no estarán obligados a contar con sus propias academias.

– Tampoco está prevista de manera inmediata la creación de una versión femenina de la Canadian Premier League.

–  La ‘marca Canadá’ entrará en juego. La liga ya trabaja con miras a contratar a futbolistas y técnicos en América Latina y Europa. El nivel de vida y la estabilidad social y económica que existe en el país norteño será un incentivo importante para el personal que se pueda incorporar a la CPL desde 2019 en adelante.

Imagen: Canadian Premier League

Anuncios

Alphonso Davies, 15 años, profesional en la MLS

Alphonso

Los Vancouver Whitecaps anunciaron el viernes la contratación del atacante Alphonso Davies. La noticia no tendría nada de especial, salvo por el hecho de que el atacante tiene apenas 15 años, lo que lo convierte -por una distancia enorme- en el profesional en activo más joven de la Major League Soccer.

Davies ya había jugado este año para Vancouver en el marco del Canadian Championship, y podría debutar de manera oficial en la liga este sábado en el partido entre los ‘Caps y Orlando City. El juvenil tiene altas opciones de sustituir a Kekuta Manneh, operado horas atrás luego de una fractura en uno de sus pies.

Alphonso Davies es un pionero. Nunca antes un futbolista de WFC2, el equipo filial de los Whitecaps en la USL, había sido contratado de manera oficial por el club de la costa del Pacífico canadiense.

Para una liga que considera como rookies a futbolistas surgidos del sistema universitario con 22 o 23 años la irrupción del adolescente nacido en Liberia dentro del sistema profesional es un hecho absolutamente revolucionario. La cultura de academias y canteras comienza a imponerse de a poco en la MLS dentro de una cultura dominada por la oferta de la NCAA.

“Este es un sueño hecho realidad”, dijo Davies a través de un comunicado. “Crecí mucho desde que me uní al programa de Residencia [de Vancouver Whitecaps] el año pasado, y continué aprendiendo este año de los jugadores del primer equipo y del cuepo técnico.”

El volante ofensivo jugó en marzo de este año un partido amistoso con la selección Sub-20 de Canadá.

CPL: ¿Por qué Canadá necesita una liga propia?

Canadian Premier League

La Canadian Premier League es un proyecto que entusiasma a una cada vez menos silenciosa mayoría. Pero que no está libre de incertidumbres y alguna voz crítica.

¿Cómo llevar al fútbol canadiense a otro nivel sin romper lo que hasta ahora ha conseguido al empotrarse dentro del sistema profesional de Estados Unidos? ¿Vale la pena comenzar un camino completamente independiente al de las competiciones supervisadas por la U.S. Soccer? Exploremos algunos de los interrogantes que la CPL plantea antes de ser anunciada de manera oficial.

¿Por qué en lugar de experimentar con un modelo de competición autóctono no se insiste con el aumento de equipos canadiense dentro de ligas profesionales estadounidenses, como la MLS o la NASL?

Las tres franquicias canadienses en la Major League Soccer (Vancouver Whitecaps, Toronto FC y Montreal Impact) pueden ser consideradas como un éxito, tanto en lo económico como en el ámbito del respaldo popular. Lo mismo ocurre con el Ottawa Fury en la North American Soccer League, aunque todavía no pasa lo mismo con FC Edmonton.

De todos modos, cuatro de cinco parece ser una buena relación para medir el suceso de los clubes canadienses en el sistema profesional de la U.S. Soccer. En lugar de la Canadian Premier League muchos aficionados y expertos señalan que preferirían que las presentes y nuevas franquicias canadienses sigan jugando en las ligas de Estados Unidos para -en un plazo prudente- intentar conformar una nueva liga nacional o crear una división o un capítulo canadiense (como alguna vez se pensó en el ámbito de la NASL).

Pero esta visión presenta más de una traba. Como bien se ha explicado en la web Waking The Red el fútbol de Canadá necesita de la aprobación de la federación estadounidense y de la liga profesional en cuestión para colocar a un equipo dentro del circuito.

Es improbable que en lo inmediato la MLS sume a una nueva franquicia en Canadá. Luego de la llegada de equipos en Atlanta, St. Paul, Miami y un segundo club en Los Angeles la liga anunció que agregará a cuatro participantes más, para llevar a 28 el número de sus integrantes. Pero en ningún supuesto aparece el nombre de una ciudad canadiense como probable escenario de expansión en la principal categoría norteamericana.

A buen entendedor, pocas palabras. La Major League Soccer no parece demasiado entusiasmada con la idea de tener más equipos en Canadá, más allá de contar con una fuerte e irrenunciable presencia en las tres principales ciudades del Gran Norte Blanco.

La MLS tampoco estaría dispuesta a cambiar su normativa para obligar a sus equipos  a contar con una cuota o porcentaje de futbolistas canadienses en sus planteles.

La NASL, en cambio, sí podría agregar más participantes ubicados al otro lado de la frontera norte en el futuro. Se habla de la posibilidad de agregar 3 o 4 conjuntos de Canadá en las próximas temporadas. ¿Aceptaría la ‘segunda división’ que los equipos con base en ciudades canadienses se obliguen a tener un mínimo de efectivos con ciudadanía del país vecino? No hay ninguna versión oficial u oficiosa sobre este tema todavía.

De cara al desarrollo de los futbolistas locales la inserción de equipos de Canadá en las ligas estadounidenses demostró no ser un método eficaz. Por eso la federación local busca una solución con la creación de la Canadian Premier League.

¿Qué ocurre si la Canadian Premier League es un fracaso?

En esta etapa inicial la CPL no tiene en cuenta a los equipos canadienses que juegan en la MLS o en la NASL. Lo que se proyecta es una competición completamente independiente de las estructuras del fútbol de Estados Unidos.

Un hipotético fracaso de la Canadian Premier League -por ende- no afectaría en lo más mínimo a las franquicias de Canadá en las dos principales categorías de América del Norte.

En otras palabras este nuevo emprendimiento no implican ningún riesgo ni inversión para clubes como Toronto FC u Ottawa Fury y el resto de los que comparten su misma situación.

En el supuesto de que en 2019 o 2020 la Canadian Premier League se viera obligada a suspender su actividad el statu quo actual se mantendría intacto. Y, como contrapartida de la posibilidad de que la competición finalmente no funcione, al menos el fútbol del país norteño gana la posibilidad de disputar al menos un par de temporadas de competición autóctona, con la participación de entre seis y ocho equipos completamente nuevos.

En la práctica la CPL representaría un importante cambio para la estructura del fútbol de Canadá. Hay persistentes rumores que señalan que todos los equipos que integren la nueva competición estarán obligados a contar con al menos un 75% de futbolistas locales. Si la liga cuenta finalmente con 8 participantes estamos hablando de puestos de trabajo para al menos 90 o 100 jugadores profesionales con pasaporte canadiense.

Desde que en 1992 la Canadian Soccer League dejara de operar el país no volvió a contar con un torneo de primera división a nivel nacional. Hoy el proyecto de la Canadian Premier League le devuelve la posibilidad de volver a contar con un torneo de esa categoría. Un emprendimiento paralelo que busca el desarrollo local sin afectar los intereses de la MLS u otras ligas profesionales de Estados Unidos. En más de un sentido es una situación win-win.

¿Puede alguno de los actuales equipos profesionales de Canadá integrarse a la CPL?

La proyectada liga parte desde una situación de modestia. Empleando los estadios de la Canadian Football League (un pariente cercano de la NFL de Estados Unidos) y con el capital de grupos propietarios de equipos de la CFL y de la NHL.

Por cuestiones monetarias y deportivas es impensable que en este momento las franquicias emeleseras de Toronto, Vancouver y Montreal estén interesadas en sumarse a la Premier League local.

Luego de debutar en 2014 el equipo de Ottawa Fury FC tiene un interesante presente en la North American Soccer League. En 2015 llegó a jugar la final de temporada frente a New York Cosmos, promedió unos 5000 aficionados cada vez que jugó como local y recientemente firmó un interesante contrato con Adidas. En términos generales es acertado decir que al club de la capital canadiense las cosas le van relativamente bien. En este caso también parece lógico que la Furia decida quedarse por ahora en la NASL.

El FC Edmonton es, sobre el papel, el único cuadro profesional que podría pensar seriamente en dar el salto hacia la Canadian Premier League. El FCE no tiene éxito en la North American Soccer League. El club necesita completar los 5000 asientos del Clarke Stadium cada vez que juega como local para no perder dinero. Sin embargo, en promedio el conjunto de la Capital Petrolera de Canadá congrega a entre 3500 y 4000 aficionados cada vez que se presenta en casa.

Además, en cinco temporadas de existencia en la NASL los Eddies no consiguieron un sponsor real para su uniforme ni cuentan con un consolidado apoyo de los medios locales. FC Edmonton no cuenta con un rival clásico en la liga de ‘segunda división’ y, en general, le cuesta trascender en su mercado.

Si el equipo decide pasar a la CPL encontraría una rivalidad provincial frente a un más que probable equipo basado en Calgary. Y de la mano de los acuerdos que intenta cerrar la federación canadiense la escuadra de Edmonton podría conseguir una cobertura mediática que hasta ahora le es esquiva. ¿Decidirá el equipo de la provincia de Alberta jugar en la nueva competición? A primer golpe de vista el cambio podría tener bastante sentido para el club.

El Canadian Championship podría ser el primer gran beneficiado por la aparición de la CPL.

El único participante canadiense en la Liga de Campeones de CONCACAF es el vencedor de la Voyageurs Cup, el trofeo que cada año se entrega al ganador del Canadian Championship, la Copa nacional del fútbol canadiense.

Hasta ahora el Campeonato Canadiense es disputado por los tres clubes locales que actúan en la MLS y los dos que lo hacen en la NASL. Una cantidad de participantes que, como mínimo, se duplicaría con el inicio de la Canadian Premier League.

Si bien Toronto FC, el Impact y los Whitecaps seguirán siendo los favoritos para quedarse con la Voyageurs Cup en el plano teórico cualquier representante de la CPL podría dejar en el camino a uno de los tres equipos de la Major League Soccer. El Canadian Championship -entonces- gana de manera automática un interés inédito hasta este momento.

Las estimaciones más racionales hablan de un plazo de 10 años para que quienes inviertan en la CPL comiencen a hacer dinero y para que la liga tenga un nivel que de alguna manera pueda comenzar a compararse primero con el de la actual NASL y más adelante con el de la MLS.

Mientras tanto, nos esperan temporadas de fútbol poco glamoroso, estadios con varios claros en las tribunas y una repercusión limitada, a la sombra del sistema profesional de Estados Unidos. En más de un sentido el fútbol canadiense comenzará a experimentar los dolores de crecimiento y desarrollo. Un padecimiento completamente necesario si el soccer de la hoja de arce desea volver a valerse por sí mismo en el ámbito internacional.

La Canadian Premier League comienza a ver la luz

labour day classic10.JPG

La varias veces anunciada liga de primera división canadiense está cada vez más cerca de ser una realidad. La sede de la futura máxima categoría del Gran Norte Blanco estaría ubicada en Hamilton, la segunda ciudad más importante de la provincia de Ontario, a una hora de distancia de Toronto.

De acuerdo con el periódico The Hamilton Spectator la población portuaria, además de ser el cuartel general de la Canadian Premier League (ese sería su nombre oficial del campeonato), contaría con una de las franquicias fundadoras del torneo, que sería una realidad en 2017 o 2018.

La información salió a la luz luego de que el equipo de Hamilton Tiger-Cats (de la Canadian Football League, la versión local de la NFL) pidiera a las autoridades municipales permiso para instalar una burbuja inflable que cubrirá al estadio Tim Hortons Field (en la fotografía) cada año, entre el 1 de diciembre y el 30 de abril. Bob Young, el propietario de los Tiger-Cats, será también el dueño de la futura franquicia de soccer en Hamilton.

La burbuja que cubrirá al estadio servirá para que el primer equipo y la academia del futuro club puedan entrenar durante el duro invierno canadiense. “La cúpula está estrictamente vinculada a la llegada del fútbol profesional”, señaló al periódico John McGrane, socio de Young y -aparentemente- también involucrado en la formación de la nueva liga, cuya creación será anunciada en unos meses.

Según lo publicado por el Spectator la Canadian Premier League contaría con la aprobación de FIFA y en su primera temporada tendría un máximo de 8 equipos. Los propietarios de esos clubes, en su totalidad, estarían vinculados a actuales franquicias de la National Hockey League y de la Canadian Football League.

Con el apoyo de capitalistas provinientes de esas ligas el soccer profesional canadiense de primera división se asentaría en una primera etapa en mercados como Calgary, Quebec City, Victoria (o Vancouver), Winnipeg, Regina, Toronto y Ottawa, de acuerdo con los sondeos que efectuó la Canadian Soccer Association.

El país norteño no cuenta con un torneo de primera división enteramente local desde hace años. La federación canadiense no oculta su voluntad de albergar lo antes posible una Copa del Mundo y es conciente de que para lograrlo necesita presentarse frente a la comunidad del fútbol internacional con una liga propia.

En la actualidad el fútbol profesional canadiense vive ‘empotrado’ dentro del sistema estadounidense. Existen tres conjuntos canadienses en la MLS (en Montreal, Toronto y Vancouver) que, a la vez, tienen a sus filiales compitiendo en la USL, la ‘tercera división’ norteamericana. Además, la NASL tiene a dos franquicias canadienses -en Edmonton y Ottawa- dentro de su competición.

Esta inserción dentro del fútbol de Estados Unidos, sin embargo, no ha sido completamente útil para los intereses de la federación y las selecciones de Canadá. Por ejemplo, los equipos que compiten en la Major League Soccer (ni siquiera los que tienen sede al norte de la frontera) están obligados a contratar futbolistas canadienses.

La CPL llegará con la intención de solucionar ese tipo de problemas. “Queremos ‘canadizar’ a toda la liga”, dijo McGrane. “Queremos crear toda una nueva cultura de ejecutivos, técnicos y demás. No queremos importarlos.”

Si bien la Canadian Premier League implementará la obligación de alinear una cuota mínima de futbolistas locales, también admitirá la posibilidad de que sus equipos cuenten con jugadores extranjeros. Se estima que la federación canadiense aprobará a la futura liga en una asamblea que se celebrará en marzo.

Poco más se sabe en este momento sobre la CPL. Es un hecho que el torneo será -al menos en sus primeros años- absolutamente dependiente de la infraestructura de estadios del football canadiense.

Por ahora no hay planes de contar con una red de estadios específicos; tampoco parece probable que existan ascensos y descensos (al menos en los primeros años de vida del campeonato). Las franquicias de la futura Premier League (que comenzarían con un presupuesto anual cercano a los 2 millones de dólares) participarán del Canadian Championship, en el que se enfrentarán ante equipos de la NASL y la MLS.

Parece complicado imaginar en lo inmediato una mudanza de equipos de la Major League Soccer como Toronto FC, Montreal Impact o Vancouver Whitecaps a la futura primera división. Pero en el caso de FC Edmonton y Ottawa Fury (clubes de la North American Soccer League) la posibilidad de a futuro dar el salto a la CPL parece más probable, teniendo en cuenta las turbulencias por las que frecuentemente atraviesa la ‘segunda división’ norteamericana.

A propósito de la NASLEn diciembre de 2014 comentamos en esta web la opción de que la categoría de plata de Estados Unidos pudiera crear un capítulo canadiense en sociedad con la Canadian Football League y la federación de Canadá. Una opción que podría haber finalizado siendo una liga de primera división para ese país y que, finalmente, se frustró. Pero que, indudablemente, fue el simiente de la futura Premier League.

 

Camisetas alternativas de la MLS en la temporada 2015

Chicago alternativa

El de las camisetas alternativas es un universo lleno de detractores y adeptos. Y en la MLS -donde los uniformes de todos sus equipos son diseñados y fabricados por una misma empresa- a veces esas posturas se radicalizan bastante.

Pese a que corre el riesgo de repetirse con el uso de algunos patterns que son comunes en varios clubes Adidas ha conseguido poner en el mercado algunos modelos muy atractivos, tanto en las casacas titulares como en las suplentes.

A continuación, todas las camisetas alternativas de la temporada 2015 en la Major League Soccer.

Chicago Fire: La franquicia de la Ciudad del Viento cuenta con dos opciones. La segunda equipación contrasta claramente con el rojo furioso de la camiseta oficial y, además, emplea el blanco, el celeste y el rojo, los colores de la bandera oficial de la ciudad.

Chicago Fire 2

No todos los equipos de la MLS cuentan con tres opciones de camiseta. El Fire (que está cuajando una temporada muy decepcionante) es uno de los pocos afortunados. La tercera opción fue dada a conocer en 2014, y es el fruto del diseño de uno de sus aficionados.

Chicago Fire 3

Colorado Rapids: El club de las Rocky Mountains acertó al no contar con una camisa blanca como uniforme alternativo. La camiseta amarilla no guarda ningún rastro del granate y celeste de la primera opción.

Colorado Rapids 2

 

Columbus Crew: El club del estado de Ohio usó durante muchos años uniformes titulares que combinaban el negro y el amarillo. Este año el negro quedó reservado casi de manera exclusiva para la camiseta suplente.

Columbus Crew 2

 

D.C. United: El rojo y el blanco siempre estuvieron presentes en las camisetas suplentes del club capitalino. El diseño actual, con un toque retro, es uno de los preferidos por los aficionados en general.

DC United 2

 

FC Dallas: Sin grandes alteraciones, desde 2008 el equipo texano usa esta combinación de bastones horizontales azules y blancos en su segunda camisa.

FC Dallas 2

 

Houston Dynamo: Su impactante camiseta titular de color naranja pone las cosas muy difíciles a este modelo alternativo.

Houston Dynamo 2

 

Los Angeles Galaxy: El azul y oro en su máxima expresión en la versión alternativa del uniforme del cinco veces campeón de la MLS.

Galaxy 2

En teoría esta tercera equipación (que incorpora al verde, color oficial del Galaxy hace muchos años) ya no tendría que estar en uso, pero los registros del club todavía la computan como una de las opciones de vestimenta del equipo de Bruce Arena.

Galaxy 3

 

Montreal Impact: A lo largo de los años las opciones de uniforme de equipo del Quebec se destacaron por su buen gusto y su coherencia.

Montreal 2

La tercera opción, en uso desde la temporada pasada, es quizás una de las mejores camisetas alternativas de toda la liga. La combinación negro/azul es usada generalmente en partidos internacionales o del Canadian Championship.

Montreal 3

New England Revolution: New England no es un estado, sino una región integrada por seis estados (Connecticut, Maine, Massachusetts, New Hampshire, Rhode Island y Vermont). Allí, en el noreste de lo que hoy es Estados Unidos, se asentaron algunos de los primeros colonos británicos que llegaron al Nuevo Mundo en el siglo XVII. Si bien New England jamás tuvo una bandera oficial, tradiciones de aquella época y más recientes refieren a los colores rojo, verde y blanco para identificar a esas colonias o al centro de poder que representaban (y siguen representando) la ciudad de Boston y el estado de Massachusetts, donde están afincados los Revs. Esa parte de la historia sirve para justificar el diseño del segundo uniforme del subcampeón en 2014.

NER 2

 

New York City FC: Cuando el club dio a conocer que la camiseta titular sería en gran medida una réplica exacta de la de su ‘padre’, el Manchester City, la decepción del público local fue bastante notable. Las expectativa fue alta antes de la aparición de la camiseta suplente, que tuvo un alto grado de aceptación. Si bien una buena parte de los hinchas esperaban que el second kit tuviera los colores azul, naranja y blanco (al estilo de los New York Knicks o los New York Mets, que emplean los tonos de la bandera de la ciudad), la camiseta negra con vivos celestes y anaranjados se convirtió rápidamente en una de las preferidas dentro del ambiente de la liga.

NYCFC 2

 

New York Red Bulls: Es complicado ser original cuando el nombre del equipo y su camiseta incluyen una marca comercial. Mientras el equipo de New Jersey obedece el diseño común que lucen todos los equipos de Red Bull en el mundo los hinchas piden el lanzamiento de una tercera equipación en el que predominen el rojo y el negro, los tradicionales colores de la franquicia cuando se llamaba MetroStars.

NYRB 2

 

Orlando City SC: Dentro de una competición bastante tradicional en su vestimenta el equipo en expansión aportó originalidad con su camiseta titular de color violeta. La versión suplente es, literalmente, un ‘negativo’ de la primera opción.

Orlando 2

Philadelphia Union: Poca originalidad en la camiseta suplente del equipo de la Ciudad del Amor Fraternal.

Philadelphia 2

Donde sí destaca el cuadro del estado de Pennsylvania es en su tercer uniforme, que recrea el usado por el Bethlehem Steel F.C., uno de los máximos exponentes del fútbol estadounidense a inicios del siglo XX. Philadelphia Union acaba de anunciar la creación de un equipo filial en la USL dentro de la región del Lehigh Valley (en la frontera con el estado de New York). Ese club de tercera división podría recuperar el nombre del desaparecido club y usar los colores que hoy vemos en la tercera opción del Union.

Philadelphia 3

 

Portland Timbers: Los Leñadores cuentan con una de las hinchadas más fervorosas de la MLS. Eso les permite vender muchas camisetas en todo el país y experimentar algo más que casi todos sus rivales. En 2015 la camiseta suplente del cuadro de Oregon presenta al rojo y al negro como sus colores.

Portland 2El tercer uniforme de Portland es otro de los que cotizan alto en esta muestra, con una presentación completamente vintage.

Portland 3

Real Salt Lake: Poca originalidad en la camisa alternativa del equipo del estado de Utah.

 

RSL 2

San Jose Earthquakes: El club californiano presenta una camiseta blanquirroja como alternativa a la titular negriazul.

San Jose 2

 

Seattle Sounders: La franquicia de la Ciudad Esmeralda cuenta con dos uniformes suplentes. La segunda opción es blanca con vivos en color verde.

Seattle 2

La tercera opción ya es tradicional en Seattle. Sus distintas ediciones de camisetas negras son bastante populares en Norteamérica.

Seattle 3

 

Sporting Kansas City: La segunda equipación es totalmente consistente con el uniforme titular celeste.

SKC 2

La tercera camiseta es una auténtica joya. Blanco y plateado para lucir en las canchas de la Major League Soccer.

SKC 3

Toronto FC: Carbón y escarlata en el segundo uniforme de Sebastian Giovinco y compañía.

Toronto 2

 

Vancouver Whitecaps: Impactante combinación de azul marino profundo y acero. La fotografía no hace justicia con la imagen real de esta camiseta sobre un terreno de juego.

Vancouver 2

 

Imágenes: adidas.com, Chicago Fire, mlsstore.com, Los Angeles Galaxy, boutiquemontrealimpact.com, Real Sports Apparel.