Novedades en el fútbol de La La Land

Jonathan dos Santos

Antes de que la MLS entrara de lleno en el frenesí del All-Star Game, la ciudad de Los Angeles fue el epicentro de la información vinculada a la liga. Todo sucedió de manera frenética y prácticamente simultánea.

Sigi Schmid, el Séptimo de Caballería de LA Galaxy

El miércoles de la pasada semana comenzó con el cambio de conductor en LA Galaxy. El hombre de la casa Curt Onalfo -elegido para continuar con la exitosa saga de victorias y títulos tejida por Bruce Arena- fue despedido por el club cinco veces campeón de la MLS. Sin victorias y con poco juego, el Galaxy modelo 2017 en nada se parece al de temporadas pasadas.

Cinco derrotas consecutivas en el marco de la liga terminaron por derrumbar las opciones de Onalfo, que trabajó en ‘la Galaxia’ desde 2011, tanto como ayudante técnico de Bruce Arena y como entrenador de ‘los Dos’, el equipo filial en la USL. Las múltiples lesiones de jugadores destacados y actores de reparto contribuyeron a la debacle. Y el cambio de mando se produjo de manera abrupta. Desde el miércoles por la mañana los entrenamientos del que para muchos es el equipo más grande de la Major League Soccer. El veterano Sigi Schmid es el nuevo entrenador de LA Galaxy.

El recuerdo más inmediato de Schmid nos lleva a un año atrás, cuando estaba al mando de un Seattle Sounders que no hacía pie en la temporada regular. El entrenador nacido en Alemania fue reemplazado en ese momento por Brian Schmetzer -uno de sus asistentes- y la historia tuvo un final grato para el club esmeralda. En diciembre de 2016 los Sounders levantaron su primer trofeo de liga en la MLS.

Los paralelos entre la situación actual del Galaxy y la que doce meses atrás vivían los Sounders son muchos. Con 13 partidos por delante hasta la finalización de la temporada regular el club del sur de California está ahora mismo en la novena posición de la Conferencia Oeste, con 23 puntos. Siete unidades por detrás de Vancouver Whitecaps, el sexto clasificado y -de momento- el último con boleto de acceso a los playoffs.

Sigi Schmid, uno de los entrenadores fundadores de la MLS, ganó una MLS Cup con LA Galaxy en 2002 y otra con Columbus Crew en 2008, en tiempos en los que Guillermo Barros Schelotto era la gran figura del club del estado de Ohio. Junto con Bruce Arena, Schmid es uno de los dos entrenadores más laureados de la liga. No le faltan antecedentes o reconocimiento para conducir a un auténtico tanque como es el conjunto angelino.

¿Es un entrenador temporal o una solución firme, con años para desarrollar un proyecto? Sigi quiere demostrar que no está obsoleto, que es capaz primero de ordenar la casa y luego poner al Galaxy en condiciones de volver a luchar por la liga. Con un plantel menos rico que el que normalmente el club ha puesto en cancha en temporadas recientes, el desafío de Schmid es el de devolver al club a la normalidad. En ojos de sus aficionados eso no significa otra cosa más que lograr la clasificación a la postemporada.

 

El ida y vuelta de Bob Bradley

En 2018 la liga incorporará a un nuevo equipo: Los Angeles FC. A mitad de la semana pasada el club negro y dorado anunció que el primer entrenador en la historia de la franquicia será el exseleccionador estadounidense Bob Bradley.

Hasta hoy LAFC había mostrado grandeza en prácticamente todas sus acciones públicas, comenzando por las personalidades que apoyan al equipo dentro de la sociedad propietaria del club, hasta el avanzado grado de avance que tiene la construcción del Banc of California Stadium, el estadio específico que levanta cerca del centro de la ciudad.

Bradley fue un correcto seleccionador de Estados Unidos. Tras dejar al Team USA en 2011, pasó por el equipo nacional de Egipto, el Stabaek de Noruega, el Le Havre francés y el Swansea City de la Premier League inglesa. Su periplo en el extranjero estuvo lleno de altos y bajos. La experiencia en el conjunto galés -la más reciente- fue demasiado breve y su pronto despido pareció apresurado e injusto.

Antes de tomar el control del Team USA el padre del volante Michael Bradley tuvo una productiva carrera en la MLS. Ayudante técnico de D.C. United, entrenador de Chicago Fire (con el que ganó un título de liga), MetroStars -el antecedente de New York Red Bulls- y Chivas USA -el malogrado transplante de Chivas de Guadalajara en la MLS, en su momento el segundo equipo de la liga en la ciudad de Los Angeles, liquidado a fines de 2014-.

LAFC recupera para el sur de California la franquicia que había perdido con la extinción del Rebaño angelino. De una manera tangencial, lejana y caprichosa, Bradley regresa al lugar que dejó antes de comenzar su etapa internacional como entrenador.

El futuro equipo de la Major League Soccer apuesta a seguro, no toma grandes riesgos con el fichaje de Bob Bradley. La liga entró hace un par de temporadas en una dinámica de modernización y rejuvenecimiento. Dentro y fuera de la cancha. La temporada 2017 fue el escenario ideal para que entrenadores como Veljko Paunovic (Chicago Fire), Gerardo Martino (Atlanta United) y Patrick Vieira (New York City FC) tomaran la liga por asalto. Sus equipos dominan la escena en la Conferencia Este y en la liga en general. Jóvenes técnicos locales como Greg Vanney demuestran estar a la altura de los que los recién llegados proponen. ¿Dónde se ubica Bradley en comparación con ellos? Flota en el ambiente la sensación de que Los Angeles FC buscará con su recién designado director técnico una vía componedora, hasta conservadora, en su primer año de rodaje en la liga.

En otras palabras, el anuncio de la llegada de Bradley no impacta dentro y fuera de la liga como sí lo hizo -por ejemplo- la presentación de ‘Tata’ Martino por parte de Atlanta United un año atrás. No se vive de las sensaciones más epidérmicas; mucho menos en un equipo que comienza a dar sus primeros pasos. Pero -no hay que ocultarlo- LAFC cortó un poco el encanto que había mantenido desde su nacimiento. El coach Bradley tiene que probar ahora que puede estar a la altura de la fase de innovación táctica y de personal que la MLS experimenta desde hace al menos un par de temporadas.

 

Jonathan dos Santos, la tercera espada del Galaxy

El último miércoles también fue la fecha en la que un LA Galaxy todavía conmocionado por el relevo de Curt Onalfo -y su reemplazo por Sigi Schmid- confirmó el viejo rumor que desde hace meses vinculaba al volante mexicano Jonathan dos Santos al club californiano. El jugador -que tenía dos años más de contrato con el Villarreal C.F. de la primera división española- llegó en condición de Jugador Franquicia, y compartirá ese estátus dentro del plantel junto a su hermano Giovani y el atacante francés Romain Alessandrini.

¿Es ‘Jona’ el jugador que el Galaxy necesita para salir de la crisis? Está por verse. Al conjunto cinco veces campeón de la MLS le faltan un montón de cosas este año -entre ellas, un goleador de garantía-. Pero el menor de los Dos Santos está en forma, viene de jugar en un buen equipo en la liga española y podría haber continuado sin demasiados inconvenientes su carrera en Europa. En sus propias palabras, decidió llegar al Galaxy por motivos que no se reducen exclusivamente a una cuestión monetaria. La familia Dos Santos fijó en Los Angeles su centro de operaciones, y pocos días atrás inauguró en la ciudad la primera sede de una academia que tiene a Giovani y Jonathan como caras visibles. En otros términos; su desembarco en California tiene como meta objetivos de más largo alcance que un buen contrato con el Galaxy. Aunque parezca un tema redundante, en el fondo quizás no lo es. Que los hermanos Dos Santos hayan decidido hacer de Los Angeles su base a mediano y largo plazo puede generar una situación de beneficio para el Galaxy en las próximas temporadas.

Fotografía: Facebook | LA Galaxy

 

 

Seattle Sounders: «No podemos expresar en palabras lo que ha pasado»

seattle-sounders

Tanta veces buscando, tan esquivo, tan imposible. Y llegó en la temporada que apuntaba a ser la peor en la historia del club de la región de Cascadia. Seattle Sounders ganó en el BMO Field de la ciudad de Toronto su primer título de liga.

“No puedo expresar en palabras lo que está pasando”, aseguró tras el partido final de la MLS 2016 el entrenador Brian Schmetzer. “Tardaremos en asimilarlo. Los muchachos están muy felices en el vestuario. Estoy feliz por los hinchas que vinieron hasta aquí y por los que se quedaron en casa”, señaló luego de que su equipo derrotara a Toronto FC en una final que no se decantó hasta la agónica definición desde el punto final.

“Estoy feliz y orgulloso por la oportunidad que el club me dio”, agregó el técnico, quien a mitad de temporada pasó de ayudante a jefe de departamento, tras el despido de su predecesor Sigo Schmid. “Quizás tengan que pasar 10 o 15 años para que termine de darme cuenta qué ha ocurrido hoy”.

La puntada final la dio el central panameño Román Torres. Fue dominante en su área durante todo el encuentro, y -para ponerle un broche de oro al asunto- marcó penal final del triunfo de los Sounders. “Mucha gente dice que la defensa gana campeonatos, y hoy Román esfuvo enorme, como todos sus compañeros”, valoró Schmetzer. “Jozy [Altidore] y [Sebastian] Giovinco son peligrosísimos. Román y [el arquero] Stefan Frei tuvieron actuaciones tremendas”.

“El equipo ha sido resiliente durante mucho tiempo. Este año se recuperó de muchos malos momentos”, prosiguió el técnico. “Cuando comenzamos este año sabíamos que teníamos un buen equipo. Que nos nos haya ido bien al comienzo es un tema a analizar”, comentó Schmetzer. “Pero la determinación de estos jugadores nos trajo hasta aquí. Ozzy [Alonso] jugó en menos de una pierna. No había manera de que él no estuviera presente. Él siempre quiere jugar y ganar. Se infiltró antes del partido y luego otra vez durante el descanso”, confesó.

“Nuestros muchachos fueron muy resilientes”, argumentó. “Quizás hoy no tuvimos nuestra mejor actuación ofensiva. Pero nunca me enteré que no habíamos hecho ningún disparo al arco hasta que Clint Dempsey me lo dijo después del partido”, admitió el técnico con una sonrisa.

“Compartir esto con el equipo significa mucho para mí”, añadió Schmetzer con un dejo de emoción. “Cuando me hice cargo del equipo hablé con todos los futbolistas. Los que jugaban y los que no. Este campeonato es mérito de todos ellos”, concluyó.

“Estoy feliz por los aficionados, que verdaderamente lo merecen. Los Seattle Sounders son especiales. La relación que existe entre los hinchas y los jugadores es especial”.

El equipo del noroeste de Estados Unidos frustró al club con el presupuesto más alto de toda la MLS. “Toronto construyó su equipo alrededor de tres muy buenos jugadores, como Giovinco, Altidore y Michael Bradley. Y luego tiene otros futbolistas muy buenos”.

“Nosotros en Seattle también tenemos a nuestros jugadores franquicia, pero sabemos que éste es un deporte de equipo”, señaló el jefe del cuerpo técnico de los Sounders. “Necesitamos a ese tipo de jugadores que ganan una cantidad de dinero interesantes pero que todavía no son estrellas y tienen que trabajar y esforzarse para no perder su lugar”.

“Estamos muy contentos de poder tener a futbolistas como Nico [Lodeiro], Clint [Dempsey] y Ozzy [Alonso], pero nos enorgullece tener a jugadores como Román. Él es un chico muy duro. Dice que de joven era delantero, pero no se si tenemos que hacerle caso”, con una carcajada. Sereno, tomando notas. Brian Schmetzer es campeón de la Major League Soccer con uno de los equipos más populares de la liga. Todavía no se lo termina de creer.

Fotografía: El nuevo campeón de la MLS celebra en las entrañas del BMO Field (Facebook | Seattle Sounders FC)