New York City FC y el largo camino hacia ‘la Casa Celeste’

Pratt & Whitney Stadium

Alguna vez tenía que ocurrir. De hecho, tardó más de lo lógico en ocurrir. El 23 de septiembre New York City FC recibirá a Houston Dynamo dentro del marco de la temporada regular de la MLS, pero no lo hará en su casa habitual. El Yankee Stadium -la casa que alquila- NYCFC tiene que ser empleado en esa fecha por los New York Yankees -los dueños de la infraestructura del Bronx-, quienes se vieron forzados a reprogramar un encuentro de la MLB que no se pudo disputar allí en su fecha original por problemas climáticos en ‘la Gran Manzana’.

Las soluciones alternativas que se buscaron pasaron por postergar el partido de los celestes frente a los texanos y jugarlo en una fecha posterior o por programarlo en otro escenario. El cuerpo técnico encabezado por Patrick Vieira puso sobre la mesa dos condiciones: que el choque ante el Dynamo se dispute en la fecha original y que se lleve a cabo en un estadio con césped natural.

Cosmos y New York City con una preocupación compartida

New York City FC está realizando una gran campaña en 2017 -está en la segunda posición de la clasificación general-, pero el plantel de Vieira atraviesa por una racha de lesiones que lo ha dejado literalmente diezmado. Postergar el encuentro de fines de septiembre implicaría aumentar la cantidad de encuentros que NYCFC debería afrontar en la recta final de la temporada regular, en octubre. El entrenador prefiere ajustarse a la programación original del calendario.

Fuera del Yankee Stadium hay pocas opciones de estadio de fútbol que se ajusten a lo que el club de New York necesita. Se podría ‘transplantar’ la cancha de soccer que se instala en el Bronx en el CitiField, el diamante de béisbol de los Mets, aunque el traslado no sería tan inmediato ni sencillo. También se podría jugar en el Red Bull Arena, el estadio del máximo rival del City, New York Red Bulls. El MetLife Stadium en esta época del año únicamente ofrece la posibilidad de jugar sobre una superficie artificial. Todos estos condicionantes convirtieron al Pratt & Whitney Stadium en la única alternativa viable y aceptada por el club del City Football Group.

El Pratt & Whitney Stadium es una instalación con capacidad para más de 40.000 espectadores, con una superficie de juego natural, en la que frecuentemente se presentan las selecciones femenina y masculina de Estados Unidos. El gran problema es que el estadio está en la ciudad de East Hartford, en el estado de Connecticut, a una distancia de más de dos horas de viaje en automóvil desde el Yankee Stadium.

El anuncio de mudanza ‘temporal’ de NYCFC a Connecticut ha levantado un buen número de protesta en los aficionados del equipo, especialmente en los dueños de abonos de temporada.

¿Hay luz al final del túnel?

En los últimos días el ‘Hartfordgate’ -así lo bautizaron algunos medios- ha propiciado que una gran cantidad de rumores comenzaran a rodar. Una de esas versiones indicó que New York City FC estaba muy cerca de presentar una oferta por un lote de tierra en Belmont Park, el mismo sitio en el que hasta no hace demasiado el New York Cosmos buscaba levantar un estadio específico propio.

El lugar -un tanto lejano de la ciudad, con difícil acceso a través del transporte público- a priori no es del gusto de la afición de NYCFC. Ante esta situación y con esas cartas sobre la mesa, el conjunto celeste habría decidido salir a aclarar su postura, o al menos a despejar dudas.

Más competencia para New York Cosmos en Belmont Park

De acuerdo con la web partidaria Hudson River Blue en los últimos días el presidente de New York City FCJon Patricof– se habría reunido en dos ocasiones con abonados de temporada en sendos desayunos de trabajo. En esos encuentros Patricof habría explicado que el club sigue buscando de manera activa un lugar donde levantar un estadio propio, y que el proceso de construcción insumiría unos tres años a partir de la adquisición del terreno.

Además, el presidente dio a entender que el acuerdo de compra del lugar podría estar más cerca de concretarse de lo que la gente pueda suponer, y que existen posibilidades realistas de que el anuncio de la ubicación de la futura casa de NYCFC se pueda anunciar antes del 31 de diciembre de este año. Teniendo en cuenta todos estos datos, el club cree que podría estrenar su sede deportiva propia en cuatro o cinco años.

Siempre de acuerdo con Hudson River Blue el presidente Patricof habría dicho que nadie dentro del City Football Group está interesado en construir en Belmont -fuera de los límites de New York– y que sería poco probable que el club presente una oferta por el lugar. Además, Patricof habría indicado que hay tres terrenos que actualmente están siendo seriamente considerados. Y que si se llega a un acuerdo antes de fin de 2017 se trataría de ubicaciones en Queens o el Bronx, siempre dentro de la ciudad. Desde su creación New York City FC ha dejado claro -por activa y pasiva- que su estadio estará en alguno de los cinco barrios de ‘la Jungla de Concreto’.

Don Garber: «Estamos en desventaja en la Liga de Campeones de CONCACAF»

Hasta que no asegure su propio lugar, New York City FC podría verse obligado a buscar estadios alternativos en el futuro. ¿Alguien pensó qué puede pasar si los hombres de Vieira logran la clasificación a la Liga de Campeones de la CONCACAF, por ejemplo? Mientras esa posibilidad se acerca y cada vez es más tangible, NYCFC parece estar en un camino más certero hacia su propio hogar en la Major League Soccer.

Fotografía: Pratt & Whitney Stadium, en East Hartford, Connecticut.

Más competencia para New York Cosmos en Belmont Park

Stadium-5

El New York Cosmos tiene más rivales en su intento de construir un estadio específico en Belmont Park. Los New York Islanders -una de las tres franquicias de la NHL en el área triestatal– están negociando con funcionarios del estado la posibilidad de construir una nueva arena para la práctica del hockey sobre hielo exactamente en el mismo solar en el que el club de la NASL pretende levantar su futura sede.

Los Islanders -un equipo de la zona de Long Island, como su nombre lo indica- jugó como local hasta muy recientemente en el Nassau Coliseum, una instalación inaugurada en 1972. Ante la falta de un proyecto para la construcción de un nuevo estadio la organización decidió mudarse al modernísimo Barclays Center de Brooklyn -donde ya jugó su primera temporada-, pero el cambio no resultó completamente satisfactorio para los aficionados y los nuevos propietarios del conjunto isleño.

Brooklyn queda bastante lejos del condado de Nassau -donde reside el grueso de la masa de seguidores de los Islanders– y el Barclays Center no ofrece hasta ahora todas las comodidades que el equipo necesita. La franquicia de la NHL pasó de ser ‘dueña de casa’ a alquilar un nuevo lugar que no la tiene como la prioridad número uno. New York Islanders podría poner en acción las cláusulas contractuales que le permitirían salir del complejo en Brooklyn luego de su cuarta temporada sin tener que abonar ningún tipo de resarcimiento al estadio.

Belmont Park está en el condado de Nassau -lo que implicaría una especie de ‘vuelta a casa’ para el equipo de hockey-, y tiene mucho espacio libre para construir. Según Newsday.com los nuevos propietarios de los Islanders -el equipo cambió de manos el 1 de julio- ya han mantenido varias conversaciones con la New York Racing Association, la entidad que administra el hipódromo de ubicado en esa zona verde.

La parcela que New York Islanders pretende usar para su potencial nuevo estadio es la misma que el consorcio público Empire State Development puso a licitación casi cuatro años atrás. Un terreno con amplio espacio para la construcción de plazas de estacionamiento, cercanía con varias autopistas, y acceso al sistema ferroviario.

El Cosmos espera desde hace tiempo un veredicto sobre el uso de esa tierra. El legendario club de fútbol proyecta erigir allí un soccer-specific stadium para 25.000 espectadores (valuado en 400 millones de dólares), un hotel y un paseo de compras con locales comerciales. Además otros tres emprendimientos que combinan el ocio con intereses comerciales pujan por el mismo lugar.

Imagen: New York Cosmos

 

Tres años y medio después, el Cosmos sigue sin estadio propio

Belmont Park

Más de tres años después de haber hecho su propuesta para construir un estadio específico en Belmont Park el equipo de New York Cosmos sigue sin tener respuesta de parte de las autoridades del estado. Una espera que erosiona la opciones a futuro para el equipo de la NASL.

El vigente campeón de la que es considerada como la ‘segunda división’ norteamericana pretende levantar en las inmediaciones del Hipódromo de Belmont un complejo con capacidad para 25.000 espectadores, completamente financiado con fondos privados.

Nota relacionada | El frustrante camino del Cosmos hacia el estadio propio

«Todo este proceso ha sido una vergüenza para todas las partes involucradas», señaló a través de una llamada en conferencia Erik Stover, gerente de operaciones del Cosmos. «Ya pasaron tres años y medio. Si nos hubiéramos mantenido dentro del cronograma original ya estaríamos jugando en Belmont», señaló el ejecutivo con mucha frustración. El club presentó su propuesta en enero de 2013; si el programa de construcción se hubiera cumplido NYC podría haber estrenado su estadio en abril de este año.

El terreno sobre el que se pretende construir el SSS son de propiedad pública. El Cosmos compite con otras propuestas privadas sobre el uso del solar, pero ninguno de los oferentes ha tenido hasta ahora un veredicto final de parte del consorcio Empire State Development Corp..

Nota relacionada | New York Cosmos: Decisión inminente sobre el estadio en Belmont Park

«No hemos recibido ninguna respuesta, más allá de que nos dijeron que estaban satisfechos con nuestros argumentos», explicó Stover. «Por qué la decisión todavía no se hizo pública en los últimos dos o tres meses, no tengo idea.» Luego de que el Cosmos revisara e hiciera algunas modificaciones a su proyecto se estimaba que ESDC tomaría una decisión prácticamente inmediata, algo que todavía no ha ocurrido.

Además de un estadio de fútbol el proyecto que presentó New York Cosmos incluye un centro comercial, un hotel, un centro comunitario e instalaciones deportivas de uso público.

Nota relacionada | NASL: New York Cosmos analiza dejar de jugar en el Shuart Stadium

El hecho de no contar con un estadio propio crea enormes inconvenientes al equipo, que estaría buscando un nuevo hogar temporal para sustituir al Shuart Stadium, una infraestructura que -por ejemplo- no le permitirá jugar partidos de la U.S. Open Cup este año.

En su momento el New York Cosmos indicó que tenía algunas locaciones alternativas donde podría construir su estadio en caso de no ser aprobado el proyecto en Belmont Park. El Condado de Nassau, Brooklyn, Queens, el Condado de Westchester y New Jersey fueron los sitios mencionados, pero no se registraron hasta ahora novedades en ese sentido.

NASL: New York Cosmos analiza dejar de jugar en el Shuart Stadium

Shuart

El Cosmos -sus hinchas y su directiva- está comenzando a hartarse del Shuart Stadium (en la fotografía). La instalación de la Hofstra University parece ser cada vez menos adecuada para los requerimientos de un equipo profesional de fútbol. El club parece estar en la búsqueda de un nuevo hogar provisorio para la temporada 2017 de la NASL, mientras aguarda que las autoridades del estado de New York finalmente den luz verde al proyecto de construir un estadio específico en las cercanías del hipódromo de Belmont.

En diálogo con Inverted Triangle Podcast el director de operaciones de New York Cosmos, Erik Stover, aseguró que la mudanza puede producirse con la llegada del próximo año. «A medida que pasan los días el hecho de regresar al Shuart es cada vez menos probable», manifestó el dirigente. «Programar la temporada regular allí es casi imposible», se quejó Stover. La prioridad número uno para los administradores del estadio es dar cabida a los equipos de universitarios de Hofstra, por lo que el Cosmos siempre es la segunda o tercera opción para el uso de esas instalaciones.

«El año pasado tuvimos que jugar dos partidos en Brooklyn, en un estadio de ligas menores de béisbol», prosiguió Stover. «Para nada un mal estadio, pero Brooklyn no se parece en nada al Condado de Nassau [donde se ubica el Shuart Stadium]. Son lugares muy diferentes.»

«Las investigaciones que hemos hecho y el feedback que nuestros hinchas nos dieron nos indica que a ellos no les gusta estar en el Shuart«, agregó de manera contundente el COO del Cosmos. «No es que el estadio sea mano, pero no es lo que nuestros aficionados imaginaron para nuestro equipo en el largo plazo.»

«Es un reto muy serio», prosiguió Stover. «Nuestro equipo juega un fútbol muy atractivo, que es difícil de practicar en esta cancha. Por eso estamos buscando alternativas.» El mercado inmobiliario de New York (y sus alrededores) y el fútbol profesional no conforman el mejor matrimonio, como queda patente también en el caso de NYCFC. No existen demasiadas opciones viables para que el Cosmos pueda cambiar de sede sin ahuyentar a su masa de fanáticos y sin violar la normativa que la U.S. Soccer establece para los estadios de una competición como la North American Soccer League.

Tal vez el equipo con un pasado casi mítico pueda aprovechar la solución que está empleando el Rayo OKC, uno de los recién llegados a la ‘segunda categoría’ del fútbol profesional norteamericano. El filial del Rayo Vallecano juega como local en el Miller Stadium, una pequeña instalación de una escuela secundaria en las afueras de Oklahoma City. En los días de partido de fútbol la nueva franquicia cubre la superficie del terreno de juego de football americano con un relativamente nuevo sistema fabricado en Canadá que le permite contar con una cancha ‘limpia’ (sin las marcas sobre el terreno de otros deportes) y que al mismo tiempo entrega una solución más realista para la práctica del soccer.

El sistema -llamado Nexxfield– se compone de piezas rectangulares de césped sintético (que se unen entre sí a través de Velcro) y que se disponen sobre la superficie existente. Las canchas hechas con Nexxfield cumplen con todas las normativas establecidas por la FIFA en materia de terrenos de juego sintéticos.

Esta variante técnica abre la puerta para que el Cosmos pueda comenzar a jugar como local en el estadio del Mitchel Athletic Complex (con capacidad para 10.000 espectadores, el lugar donde actualmente entrena, propiedad del Condado de Nassau) o incluso en el Jack Coffey Field, el estadio de football americano de la Fordham University, en el barrio del Bronx y dentro de la ciudad de New York.

New York Cosmos: Decisión inminente sobre el estadio en Belmont Park

Belmont

Ya pasaron más de tres años desde que New York Cosmos hiciera una propuesta para construir un estadio específico con capacidad para 25.000 espectadores en Belmont Park. El complejo propuesto por el equipo de la NASL incluye -además de las instalaciones deportivas- un hotel, comercios, restaurantes y salas de cine. Tras mucho tiempo de silencio las autoridades estatales estarían próximas a tomar una decisión.

Eso es lo que refleja el informe publicado por Long Island Business News, en el que se habla del optimismo de las empresas constructoras con respecto a la resolución que pronto tomará Empire State Development Corp., la agencia del estado de New York con autoridad en la materia.

En diálogo con Cosmos County Podcast el jefe de operaciones del club neoyorquino también explicó en qué situación se encuentran las negociaciones vinculadas al estadio. «Enviamos una vez más nuestra propuesta en noviembre y estamos aguardando una decisión final», manifestó Erik Stover. «Seguimos estando comprometidos para hacer de la zona del hipódromo de Belmont un destino de entretenimiento de clase mundial. Un emprendimiento que creará miles de empleos sin el uso de fondos públicos.»

Empire State Development todavía no ha fijado de manera oficial ningún plazo para dar a conocer su decisión sobre las distintas propuestas privadas para desarrollar zonas de ocio en Belmont Park.

La oferta del Cosmos compite con otros tres proyectos, en general vinculados a la construcción de tiendas y centros comerciales.

«Los rumores corren de manera alocada ahora», explicó Stover a Empire of Soccer. «Lo único que sabemos es que la ESD va a tomar una decisión. Ojalá esa decisión nos beneficie. Esta larga espera sin dudas ha herido a nuestro potencial de crecimiento, pero creemos que este es el mejor terreno y el que tiene más posibilidades de ayudarnos a conseguir nuestras metas.»

Si la propuesta en Belmont Park fallara el Cosmos tiene en mente otros lugares donde podría construir su estadio propio. «Tenemos tres o cuatro terrenos que tienen potencial, pero todos ellos requieren de estudios de inversión y potencial. Pero sigo siendo tan optimista con respecto a Belmont como lo estuve en los últimos tres años.»

Imagen: http://www.cosmosstadium.com