MLS Miami: David Beckham consigue un nuevo terreno para su estadio

DB23

David Beckham bajó el martillo justo antes de que la MLS desenchufara el respirador artificial. Poco más de 24 horas antes de que tuviera que presentar un plan de estadio frente a la Junta de Gobernadores el exfutbolista inglés y sus socios consiguieron asegurar un terreno en el barrio de Overtown, en la ciudad de Miami. Del drama del martes al ‘renunciar’ a su proyecto de construir junto al Marlins Park a este acuerdo -que parece de última hora, pero que probablemente no lo sea- para poder asentar a una franquicia de la Major League Soccer en los próximos años.

Si bien en los últimos días el comisionado Don Garber exhibió comprensión y paciencia con el proyecto de Becks -que ya lleva casi dos años de búsqueda de un terreno para su estadio específico– la presión sobre Miami Beckham United para presentar una propuesta concreta el sábado era tangible, especialmente después de que Sacramento Republic diera a conocer las imágenes de su proyectado SSS en caso de que se le adjudicase una franquicia en la MLS.

“Miami Beckham United ha conseguido un solar para la construcción de un estadio en el número 650 Northwest de la calle 8, en el barrio histórico de Overtown en la ciudad de Miami”, explicó la empresa a través de un comunicado oficial. “Intentamos construir sobre unas tierras que son en parte privadas y en parte controladas por el condado de Miami-Dade, que suman en total casi 40.000 metros cuadrados en el sector urbano de Miami, a pasos de múltiples opciones de transporte público y el futuro distrito de Miami River.”

“Las propiedades privadas, que comprenden la mayoría de la tierra en cuestión, están bajo contrato. Buscamos comprar las tierras del condado a un precio justo de mercado, siempre que le Junta de Gobernadores de la MLS apruebe nuestra propuesta”, añadió el comunicado.

Luego del fracaso de los proyectos en Dodge Island, en el frente marítimo de Miami y en Little Havana el grupo Beckham decidió ir por un terreno privado. Una opción que pese a ser más cara que las anteriores le ahorra al grupo inversor la necesidad de tener que negociar y depender de la voluntad política de la administración para poder contar con un estadio. El barrio de Overtown está más cerca del Downtown de Miami que la opción de Pequeña Habana.

La mayor parte de las tierras privadas son un terreno baldío, pero David Beckham y sus colaboradores requieren algunos lotes que son propiedad del departamento de agua corriente y alcantarillas de Miami-Dade. El alcalde de Carlos A. Giménez, anunció esta tarde que existe un principio de acuerdo para vender esas tierras a los inversores.

Como en todas las propuestas anteriores Miami Beckham United aseguró que la construcción del estadio será financiado en su integridad con fondos privados.

MLS Miami: David Beckham retira su tercer proyecto de estadio

Becks

Entramos en la semana en la que la MLS hace algunos de los anuncios más importantes de la temporada. Los siete días previos a la final por la MLS Cup sirven para que la dirección de la liga, los dueños de las distintas franquicias y la Junta de Gobernadores de la Major League Soccer se reúnan cara a cara y debatan sobre el futuro de la competición.

El 5 de diciembre David Beckham y sus socios deberían presentarse en Columbus ante la Junta de Gobernadores para informarles sobre la situación de su proyecto en la ciudad de Miami a fin de obtener de manera oficial la franquicia que les permita comenzar a construir su estadio.

. Cuando Beckham llegó a la MLS para jugar con Los Angeles Galaxy en 2007 su contrato incluyó una cláusula que le permitiría a futuro ser dueño de un equipo en la liga norteamericana.

. El ‘valor llave’ del equipo de Becks fue fijado a precio de ganga. Mientras las últimas franquicias anunciadas en 2015 y 2014 tuvieron que pagar más de un centenar de millones de dólares como ‘cuota de ingreso’ a la liga el inglés únicamente debería abonar 25 millones.

. En febrero de 2014 David Beckham anunció que haría uso de la opción para ser dueño de una franquicia de la MLS en la ciudad de Miami.

. La MLS anunció que la franquicia no sería oficial hasta que el grupo inversor no tuviera asegurado un lugar donde construir un estadio específico. El comisionado Don Garber, además, delimitó físicamente la zona en la que ese estadio debería construirse. “No iremos a Miami a menos que tengamos una locación céntrica para el estadio”, señaló el jefe de la liga hace un año.

. El grupo Miami Beckham United realizó dos propuestas frente a las autoridades locales para levantar su estadio en el puerto de Miami -concretamente, en Dodge Island– y en las cercanías del AmericanAirlines Arena, el hogar de Miami Heat. Ambas peticiones (que requerían la cesión de terrenos públicos) fueron rechazadas el año pasado.

Después de varios meses de silencio de radio, el pasado verano los inversores se mostraron dispuestos a aceptar la única oferta que les hicieron los responsables de la administración local: los terrenos cercanos al Marlins Park, el estadio de Florida Marlins, de la MLB. La opción, en Little Havana, originalmente rechazada por Beckham y la liga fue lo mejor que Miami podía ofrecerles.

Si bien la ciudad y el condado ofrecían a los inversores el terreno libre de cargo, para poder construir el soccer-specific stadium es necesario comprar una determinada cantidad de propiedades privadas. Beckham y sus socios aseguran que ofrecieron valores muy por encima del precio de mercado por esas viviendas, pero aún así, con consiguieron convencer a los dueños de esas casas y edificios.

Anoche Miami Beckham United decidió retirar de la comisión ciudadana la propuesta de construcción del estadio en Pequeña Habana. Eso implica que el proyecto no será incluido en la lista de cuestiones que la ciudadanía de Miami deberá aprobar en marzo a través de un referéndum. En idioma más llano, MLS Miami -dos años después de haber iniciado negociaciones- se queda sin opciones de contar en lo más o menos inmediato con terrenos públicos para construir su estadio.

El mercado inmobiliario de Miami es complejo y caro. Y la política local de la ciudad sureña probablemente sea más complicada y cara todavía. El proyecto del exfutbolista inglés es hoy un rehén de ese ambiente. Tras el escándalo generado por el otorgamiendo de fondos públicos para la construcción del Marlins Park es complicado conseguir de parte de los actores políticos de la ciudad apoyo para un proyecto como el de Beckham. ¿Evaluaron a fondo el grupo inversor y la MLS las dificultades que Miami podría presentar a esta iniciativa?

Miami Beckham United prometió financiar de una manera completamente privada la construcción del estadio. Ahora, además, deberá considerar la compra de un terreno privado si quiere cumplir con su objetivo de llevar a una franquicia de la Major League Soccer al sur de Florida. Las dos opciones que hoy la empresa tiene sobre la mesa son terrenos en la zona de Overland o en las cercanías del aeropuerto de Miami. O llevarse el proyecto a otro mercado, MLS mediante.

¿Conseguirá el grupo empresario cerrar un acuerdo antes del 5 de diciembre? ¿Será ese acuerdo aceptable para la MLS? ¿Seguirá Beckham gozando de la opción de tener un equipo en la liga tras dos años de fracasos en Miami? Se supone que pronto debería generarse alguna respuesta frente a estos interrogantes.

El comisionado Garber dialogó con FOX Soccer el martes para poner paños fríos a la situación. “Hay un nuevo terreno que ellos han estado mirando”, dijo el ejecutivo. “Hemos estado trabajando con Tim Leiweke y el grupo Beckham para asegurarnos de que se trata de una locación que tenga sentido para el club. Tengan paciencia, porque es algo que llegará a una conclusión bastante pronto, aunque no podría darles una fecha exacta.”

“Esto no puede durar toda la vida”, agregó Garber. “No es justo con David. No es justo con la liga. Tenemos que avanzar con nuestros planes de expansión de una u otra manera. Pero todavía no llegamos a ese punto. Seguimos enfocados en tratar de conseguir que esto se haga.”

De momento, este es el comunicado oficial de Miami Beckham United sobre el estado de su proyecto en Miami.

 “Si bien Miami Beckham United todavía mantiene esperanzas de conseguir la compra de las propiedades privadas adyacentes al Marlins Park, nos enfrentamos con el hecho de que algunos de sus dueños no están interesados en vender o pretenden sumas completamente no razonables por las mismas. Afortunadamente hemos recibido interés de un número de propietarios de terrenos en el condado de Miami-Dade y ahora estamos en el proceso de evaluar esas alternativas. David (Beckham), Marcelo (Claure), Simon (Fuller) y Tim (Leiweke) agradecen el apoyo de nuestros aficionados. Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para hacer realidad nuestro sueño de tener un club de la MLS en Miami.”

 

¿Otro revés para David Beckham en Miami?

Beckham

La tercera propuesta de construcción de un estadio específico en Miami está a punto de caerse. Tras el fracaso de los proyectos en el puerto de Miami y las adyacencias del AmericanAirlines Arena -que no contaron con ningún tipo de apoyo administrativo- la idea de levantar un SSS junto al Marlins Park -en este caso sí con algún grado de respaldo estatal- está muy cerca de frustrarse.

El grupo liderado por David Beckham depende de una votación de la junta escolar local, que debería aprobar en primera instancia la posibilidad de quedarse con la propiedad del estadio una vez esté finalizado, libre de cargo. Pocos días antes de que Miami Beckham United se presente frente a la Junta de Gobernadores de la MLS para presentar un proyecto aprobado (o preaprobado al menos) la votación de la junta escolar fue postergada de manera imprevista.

Una demora más que imposibilita de momento que la Major League Soccer conceda de manera oficial una franquicia al emprendimiento del exinternacional inglés. El deseo inicial de la liga era el de contar con un estadio en el frente marítimo de Miami. Frente a la imposibilidad de conseguirlo, bastante a regañadientes la MLS aceptó que la infraestructura se haga en Little Havana, junto al Marlins Park.

La tercera posibilidad no solamente corre riesgo por los problemas con la votación en la junta escolar, sino porque los dueños de propiedades en donde el estadio se tendría que construir no están de acuerdo con los valores que el grupo inversor pretende abonar. Demasiados problemas, que Beckham y sus socios tal vez pretenden sortear con la proposición de un un cuarto lugar donde poder erigir su futuro hogar.

En las últimas horas vuelve a hablarse de Overtown, un barrio no demasiado alejado de la costa y de Pequeña Habana, donde Beckham y sus socios tendrían identificado -y tal vez comprometido- un terreno. Un nuevo capítulo de una saga que parece interminable (comenzó en febrero de 2014), y en la que la Major League Soccer sigue jugando a ser paciente. ¿Comprará la liga una nueva promesa?