Bruce Arena: «La selección no progresó demasiado con Klinsmann»

 

 

 

Bruce Arena

El exinternacional por Estados Unidos Alexi Lalas estrenó su programa en internet. The Mutant Gene Podcast (El Podcast de Gen Mutante) es el nombre de la entrega del hoy comentarista de la cadena FOX Sports. El primer entrevistado de Lalas no fue otro que Bruce Arena, entrenador de Los Angeles Galaxy.

Sin la parafernalia de cámaras, productores y espectadores ocasionales el exdefensor consiguió ir a fondo con el antiguo técnico de D.C. United, New York Red Bulls y la selección de las Barras y las Estrellas.

A lo largo de la conversación Arena reconoció que después del Mundial de 2006 recibió ofertas de equipos de la Premier League inglesa y del Brondby IF danés. «Alguna vez me sondearon equipos de la EPL, pero nada de manera demasiado seria», comentó el técnico varias veces campeón en la Major League Soccer.
Otro punto abordado por Lalas y su entrevistado fue el presente de la selección de Estados Unidos. Arena -entrenador del equipo nacional entre 1998 y 2006- opina que el USMNT no ha mejorado desde que Jürgen Klinsmann tomara el mando en 2011.
Sin postularse de manera directa y frontal para suceder al alemán, Arena fijó su posición. «Seguro, hay cosas que yo haría de manera diferente. Lo único que diré es que creo que el programa de la selección nacional podría estar en una mejor situación de la que hoy tiene», explicó el veterano coach. «Creo que existe mucho potencial y ojalá se pueda mejorar. Pero, honestamente, creo que no hemos tenido un gran progreso», agregó.
«No me estoy postulando para ser seleccionador, no estoy pidiendo públicamente que Jürgen sea despedido del cargo de seleccionador nacional», explicó Bruce Arena. «(Pero) si me pidieran que vuelva a ser el seleccionador, por supuesto estaría muy interesado en hacerlo.»
El contenido completo (y en inglés, por supuesto) de la entrevista está disponible en este enlace.
Fotografía: Los Angeles Galaxy

MLS: Una futura expansión reservada para muy pocos

fc_cincinnati.jpg

La Major League Soccer comienza a ser un torneo cada vez menos accesible para futuros grupos inversores. No solamente por cuestiones económicas y de infraestructura, sino que porque la siguiente ronda de expansión ya puede estar bastante definida.

Aunque no se note demasiado, la liga se está expandiendo en este mismo momento. En 2017 entrará al circuito Atlanta United FC. La franquicia del estado de Georgia jugará en el espectacular Mercedes-Benz Stadium, ya contrató a algunos futbolistas de cara al año próximo, y tendrá una ciudad deportiva de primer nivel en Marietta.

En otras palabras, cualquier equipo que en el futuro acceda a la MLS -salvo alguna notable excepción reciente- está obligado a hacer enormes inversiones antes de comenzar a actuar. La liga espera y promueve que las futuras franquicias desembolsen cifras cada vez más prohibitivas.

Sin entrar en casos particulares, en líneas generales un equipo que entra en la Major League Soccer debe desembolsar un mínimo de 100 millones de dólares como expansion fee, una suerte de cuota de ingreso a la Division 1 estadounidense.

Además, a eso hay que agregar los entre 200 y 300 millones de dólares que implica la construcción de un estadio específico. El costo del centro de entrenamiento fácilmente puede alcanzar los 20 o 30 millones. Todo eso sin incluir la contratación de un equipo profesional, un cuerpo técnico y un grupo de empleados administrativos.

No hay que olvidar que en la actual situación política y económica de Estados Unidos es complicado conseguir rebajas fiscales o el aporte de fondos públicos para la construcción de nuevos estadios. Los casos más recientes demuestran que la MLS tiende a contar con instalaciones nuevas financiadas de manera íntegra con fondos privados.

El esfuerzo económico que está haciendo Atlanta United se replica -en mayor o menor medida- en el resto de los equipos que tienen asegurada su franquicia. Minnesota United (o como se llame el equipo cuando entre en competición en 2017 o 2018), Los Angeles FC y el conjunto de David Beckham en Miami pasan o pasarán por una serie de requerimientos similares.

Sin un estadio específico -o sin un plan para tenerlo- es prácticamente imposible entrar a la Major League Soccer. A día de hoy probablemente sin un centro de entrenamiento apropiado tampoco se pueda aspirar a ser parte del circuito.

Los movimientos recientes de la dirección de la liga apuntan en ese sentido, sin olvidar la excepción a la regla que ha presentado el acceso de New York City FC a la MLS. El conjunto celeste todavía no tiene un proyecto concreto para construir un estadio propio, aunque sí parece estar bien encaminado para pronto poder estrenar su centro de entrenamiento y sede administrativa.

No solamente la Major League Soccer quiere infraestructuras nuevas y propias, también la liga busca que sus equipos estén en mercados grandes o en los que el fútbol sea verdaderamente relevante.

La futura ronda de expansión llevará al máximo circuito del soccer en Estados Unidos y Canadá de 24 a 28 equipos. Algunas de esas nuevas plazas comienzan a tener nombre y apellido.

La ciudad de Sacramento y el equipo del Republic perdieron por poco la franquicia que finalmente quedó en manos de Minnesota. La candidatura parece tenerlo todo: apoyo popular y administrativo, un equipo con importante respaldo de sus hinchas y el dinero y la experiencia gestora de un grupo propietario con experiencia en la escena del deporte en la capital californiana. La inminente visita del comisionado Don Garber parece reafirmar la potencia de Sacramento como futura ciudad MLS.

El segundo gran candidato a quedarse con uno de los futuros cupos de expansión es San Antonio FC, el equipo que de manera vertiginosa entró en la USL esta temporada. SAFC ocupa el estadio que hasta el año pasado tenía el hoy desaparecido San Antonio Scorpions en la NASL.

El nuevo club es propiedad de una de las franquicias más exitosas de la NBA, San Antonio Spurs. La idea de las autoridades locales y del equipo de baloncesto es comprometerse a efectuar la inversión necesaria para obtener un lugar en la Major League Soccer en el mediano plazo. La MLS, una vez más, apuesta por la proposición de una organización deportiva perfectamente asentada y exitosa en un mercado local.

A medida que pasan las semanas suben las acciones de St. Louis, una de las cunas históricas del fútbol en América del Norte. La partida de los Rams de la NFL hacia Los Angeles no solamente deja un espacio vacío, sino que abre la puerta al desembarco de un equipo de la MLS (que bien podría ser el Saint Louis FC, un club de la USL). El vacío deportivo que generó la National Football League parece encaminado a ser ocupado por otra liga o deporte. La Major League Soccer es la primera que apreció esa oportunidad y ya trabaja con inversores y autoridades locales en el análisis de la viabilidad del proyecto.

Las futuras franquicias #25, #26 y #27 ya cuentan con candidatos serios a ser sus adjudicatarios. El equipo #28 es el único sujeto a una lucha abierta entre varias opciones. La MLS ya tiene presencia actual o garantizada a futuro en la gran mayoría de los mercados deportivos de Estados Unidos y Canadá.

En una rápida revisión vemos que la liga no está en San Francisco (donde sí acaba de anunciar su presencia la NASL), pero cuenta con un equipo histórico en las cercanías de la ciudad del Golden Gate, San Jose Earthquakes. Dejando de lado a la ciudad de la Costa Oeste el único mercado deportivamente relevante en el que todavía no ha habido ninguna movida realmente seria vinculada a la Major League Soccer es Phoenix, en el estado de Arizona.

Phoenix (su suburbio, más concretamente) tiene un equipo de fútbol profesional, el Arizona United SC, fundado en marzo de 2014, que milita en la USL. Además, el polo urbano de Phoenix es una de las 13 ciudades estadounidenses con representantes en las cuatro ligas grandes establecidas en América del Norte. Allí están los equipos de Arizona Diamondbacks (MLB), Phoenix Suns (NBA), Arizona Cardinals (NFL) y Arizona Coyotes (NHL). Más de una voz autorizada cree que la MLS puede también tener cabida en la ciudad del Valle del Sol.

¿Puede crecer la Major League Soccer más allá del equipo #28? A excepción de la NFL (que cuenta con 32 equipos participantes) el resto de las major leagues norteamericanas frenaron la admisión al llegar a la franquicia #30. Es lógico pensar que el máximo circuito del fútbol de esta parte del mundo puede aspirar -como máximo- a contar con tres decenas de clubes.

Mientras eso ocurre la lucha por la plaza #28 puede ser encarnizada… y muy cara cuando al beneficiario le toque abonar todas las cuentas. Un equipo de la USL que destaca -y que desde su fundación no oculta su intención de llegar a la MLS– es FC Cincinnati (en la fotografía).

La franquicia de Cincinnati (otro mercado bastante atractivo, que cuenta con representantes en la NFL y en la MLB) irrumpió en la United Soccer League haciendo bastante ruido. El FCC acaba de anunciar que vendió 10.000 entradas para su primer partido como local, que se jugará en unos días. Una cifra que llama mucho la atención, y que no es frecuente en su categoría o en la NASL. No demasiado lejana a las que -en promedio- se ven en algunos estadios de la Major League Soccer.

Con apenas meses de existencia las cosas parecen plantearse de manera favorable para FC Cincinnati. Pero llama la atención cierta falta de voracidad del nuevo equipo. En una reciente entrevista el presidente de la franquicia de la USL reconoció que no existen planes inmediatos para la construcción de un estadio específico o de un centro de entrenamiento. Hasta nuevo aviso FC Cincinnati seguirá jugando en el Nippert Stadium, un estadio universitario en el que habitualmente se practica football americano, sobre superficie artificial.

Como dice Alexi Lalas -hoy comentarista de la cadena Fox Sports– el panorama empresarial de la Major League Soccer en los próximos años se parecerá bastante a la Fiebre del Oro. Las últimas plazas en la MLS -una liga en franco crecimiento en América del Norte– cotizarán probablemente a un precio inaudito, reservado solamente para los grandes actores del fútbol internacional.

 

Revolución 30+ en Los Angeles Galaxy

Lescott 2

Los signos son evidentes. Algo no demasiado usual pasa con la política de fichajes de Los Angeles Galaxy, el equipo más laureado de la MLS. Tras la veloz eliminación en los playoffs de la temporada pasada el técnico Bruce Arena prometió pocas semanas de vacaciones y una reformulación importante de su plantel.

Luego de vender a dos de sus jugadores más importantes a equipos de la Liga MXel central Omar González al Pachuca y el volante Juninho a Xolos de Tijuana– ahora la Galaxia parece estar apuntando a futbolistas estadounidenses y europeos de mucha experiencia.

En el mercado local contrató al volante Jeff Larentowicz (32 años), integrante de la primera horneada de agentes libres de la historia de la MLS, quien pasó las últimas temporadas como integrante del plantel de Chicago Fire. El club californiano también aseguró el regreso del delantero Mike Magee (otro free agent, de 31 años), que entre 2013 y 2015 también fue jugador del Fire -eventualmente cedido al Saint Louis FC de la USL.

LA Galaxy ya tiene ocupadas sus tres plazas para Jugadores Franquicia con el irlandés Robbie Keane (35), el inglés Steven Gerrard (35) y el mexicano Giovani Dos Santos (26). El club no piensa desprenderse de sus tres máximas figuras en 2016. Pero -sin violar las normas de límite salarial vigentes en la MLS– tiene entre sus planes la incorporación de mas futbolistas de renombre, algunos ellos con el calibre suficiente como para aspirar a remuneraciones dignas de designated players.

El primero en llegar podría ser el lateral inglés Ashley Cole (35), bajo contrato con la Roma de la Serie A italiana, pero que no juega un partido oficial con la escuadra giallorossa desde marzo del año pasado. Un par de semanas atrás Bruce Arena reconoció que la firma del contrato con Cole estaba cercana. El ex integrante de los planteles de Chelsea y Arsenal cobraría alrededor de medio millón de dólares por temporada.

Otro que desde hace semanas suena como objetivo del equipo californiano es el volante defensivo holandés Nigel de Jong (31). Actualmente parte del roster del AC Milan, De Jong representa un caso bastante diferente al de Cole -a quien se le termina el contrato con la Roma el próximo verano-. El centrocampista nacido en Amsterdam jugó apenas un puñado de partidos en la presente temporada, y no estaría conforme con su poco protagonismo en el equipo dirigido por Siniša Mihajlović. De acuerdo con el portal estadounidense de Goal.com existen negociaciones entre la franquicia californiana y el club lombardo.

Otro de los futbolistas que el Galaxy estaría sondeando es el central belga Jelle Van Damme (32), del Standard Liège. Desde 2011 integrante del equipo de les Rouches Van Damme ya ha sido comparado por analistas de la Major League Soccer como un central de características similares a las de su compatriota Laurent Ciman, ganador del reconocimiento al mejor defensor de la temporada 2015.

A día de hoy hay que sumar un nombre más a la posible lista de compras del club angelino. El central inglés Joleon Lescott (33 años, en la fotografía) podría interesar al coach Arena, aunque en las últimas horas aparecieron algunos mensajes que señalan lo contrario. 

Una semana atrás ESPN FC explicó que varias fuentes apuntaban a que el Galaxy seguía de cerca la situación de Lescott en el Aston Villa, que ocupa la última posición de la Premier League inglesa. El defensor, un veterano de la liga y de la selección de su país, todavía tiene al menos un año más de contrato con el equipo de la ciudad de Birmingham, pero podría salir del club frente a las posibilidades concretas de descenso que tienen the Villans.

Medios británicos como Sky Sports publicaron ayer que Los Angeles Galaxy hizo una oferta formal al Aston Villa por Joe Lescott, que incluiría un contrato por tres temporadas para el central. Pero, de manera casi inmediata, Alexi Lalas -comentarista de Fox Sports y ex gerente general del Galaxy– dijo que la franquicia ganadora de la MLS Cup 2014 no había acercado ninguna propuesta al club inglés.

¿De qué manera podría Los Angeles Galaxy mantener financieramente a un plantel integrado por estos nombres? Sin lugar a dudas los fondos conocidos como TAM (targeted allocation money, o fondos de asignación especial) se pondrán en uso dentro del equipo californiano. Pero -incluso aplicando ese recurso- el dinero parece no ser suficiente para completar todas las operaciones que aquí esbozamos.

Otro punto -importantísimo- a tener en cuenta es el de la edad de los futbolistas que podrían sumarse al equipo este año. Todos los mencionados en este artículo superan los 30 años. ¿Qué fecha de vencimiento puede tener un Galaxy con tantos veteranos en sus filas? Salvo excepciones, la Major League Soccer es un torneo de alto impacto físico para los jugadores llegados desde Europa.

¿Cuánto hay de riesgo calculado en estas operaciones que podría tener en carpeta el conjunto cinco veces campeón en la MLS? ¿Cuánto de apuesta? El mensaje que quizás LA Galaxy hace llegar al resto de la liga es que podría volver a ganar en diciembre un título más con el que quizás sea uno de los planteles más veteranos de toda la competición.

Fotografía: Aston Villa FC

 

La mano de Caleb

Tissuegate

Portland Timbers consiguió el sábado la primera victoria de la temporada 2015. Una vez que finalizó el 3-1 frente a FC Dallas el entrenador Caleb Porter se acercó al banco del equipo texano para estrechar la mano del técnico rival, Óscar Pareja. Pero en lugar de un saludo caballeroso y deportivo lo que todo el mundo pudo ver fue algo bastante distinto.

En lugar de su mano Pareja ofreció a Porter un tissue, un pequeño pañuelo de papel. Un elemento que el coach de Portland tomó e inmediatamente arrojó al suelo, mientras era claro que existía un fuerte y breve intercambio de palabras entre ambos entrenadores.

«Caminé para darle la mano. Él tenía un ‘tissue’ que se puso sobre la nariz y trató de entregarme. Me pareció muy poco deportivo de su parte», dijo Porter a la prensa tras el encuentro.

Óscar Pareja, en tanto, admitió que buscaba entregar ese pañuelo a su colega para instalar un mensaje válido para todos los entrenadores de la liga. De acuerdo con Alexi Lalas -hoy comentarista de fútbol para la cadena Fox Sports– el colombiano le comentó que llevó a cabo esa acción para pedir a los técnicos de la MLS que dejen de llorar ante cada decisión arbitral. No se descarta que el comité de disciplina de la Major League Soccer extienda pronto una sanción para el responsable táctico del FC Dallas.

Este no fue el primer incidente en la MLS protagonizado por el exjugador de Independiente Medellín y Deportivo Cali. En octubre, tras perder por 2-0 en una visita a Vancouver Whitecaps, Pareja intercambió insultos y empujones con Martyn Pert, técnico auxiliar del club canadiense.

Si al lector le suena el nombre de Caleb Porter seguramente es porque durante el pasado verano Pep Guardiola negó el saludo al entrenador estadounidense tras la última edición del Juego de las Estrellas entre un combinado de la MLS y el Bayern Munich.