NWSL: La liga femenina que rompe con la historia en Estados Unidos

Carli Lloyd

«Has recorrido un largo camino, muchacha», decía el eslogan de una antigua marca de cigarrillos enfocada al mercado femenino. El camino transitado por la National Women’s Soccer League en Estados Unidos no es tan largo, pero definitivamente es trascendente. En 2016 la NWSL entra en territorio desconocido para el fútbol femenino a nivel profesional en América del Norte.

Esta tarde la liga comienza su cuarta temporada, una meta jamás alcanzada por sus predecesoras. La NWSL intenta afianzarse en medio de la estela de triunfos y títulos de la selección femenina estadounidense, vigente campeona mundial y gran candidata a quedarse con la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de este año.

La liga: Cuenta con diez equipos, y todos ellos juegan este fin de semana en la jugada inaugural. En orden alfabético, estas son las franquicias de la NWSL: Boston Breakers, Chicago Red Stars, Houston Dash (el equipo donde actúa Carli Lloyd -en la fotografía- reconocida por la FIFA como la mejor jugadora del mundo en 2015), FC Kansas City (el vigente campeón de liga), Orlando Pride (probablemente la nueva potencia de la liga, el nuevo equipo de Alex Morgan), Portland Thorns FC, Seattle Reign FC (el cuadro de Hope Solo y Megan Rapinoe), Sky Blue FC, Washington Spirit (donde juegan las delanteras Laura del Río -de España- y Estefanía Banini, de Argentina) y Western New York Flash.

El partido más atractivo de este fin de semana es el Portland Thorns vs. Orlando Pride. Será el primer encuentro después de que la estrella Alex Morgan dejara la franquicia de Portland para sumarse a la franquicia en expansión de Orlando. Se calcula que hasta 15.000 espectadores pueden hacerse presente en el Providence Park esta tarde.

La televisión: La NWSL acaba de anunciar un nuevo acuerdo estratégico con FOX Sports en Estados Unidos para la temporada 2016. La cadena emitirá tres partidos de la temporada regular, además de las dos semifinales y el partido final. FOX Sports es la cadena que emite en Estados Unidos encuentros de la Bundesliga, la Premier League, y la UEFA Champions League y -además- es uno de los medios oficiales de la Major League Soccer. Además, todos los encuentros de la liga estarám disponibles en un canal exclusivo en YouTube.

El ‘break’ olímpico: Durante el mes de agosto la NWSL no tendrá actividad oficial. La liga cuenta con jugadoras en 8 de las 12 selecciones que disputarán el torneo de fútbol femenino en los Juegos Olímpicos de este año en Rio de Janeiro. Además de las futbolistas estadounidenses y canadienses la liga cuenta con otras grandes jugadoras a nivel internacional, como la colombiana Lady Andrade (Western New York Flash), la australiana Kyah Simon (Boston Breakers) y la neocelandesa Abby Erceg (también integrante de Western New York).

¿Una expansión de la mano de la Major League Soccer?: El comisionado Jeff Plush asegura que muchos equipos de la MLS mostraron interés en contar con un equipo femenino, como ya lo hacen Orlando City SC (Orlando Pride), Portland Timbers (Portland Thorns), Houston Dynamo (Houston Dash) y Sporting Kansas City (FC Kansas City).

El dinero: Si bien el año pasado la visibilidad de la liga aumentó tras la Copa del Mundo ganada por la selección estadounidense en Canadá eso todavía no se traduce en grandes acuerdos de patrocinio, ni para la liga, ni para sus equipos. A día de hoy modificar esta situación es la prioridad número uno en las oficinas centrales de la liga.

Junto con el dinero podrían llegar más jugadoras internacionales, y se podrían crear más equipos. Conciente de que todavía está en plena etapa de crecimiento la NWSL se congratula por haber alcanzado su cuarta temporada, y hace planes racionales para su futuro inmediato. El reclamo salarial de algunas jugadoras de la selección estadounidense -de acuerdo con las declaraciones de las propias accionantes- no se interpondrá en el camino de la National Women’s Soccer League este año.

 

 

Jugadoras estadounidenses demandan a la U.S. Soccer por discriminación salarial

USWNT

Las máximas figuras de la selección femenina de Estados Unidos demandan a la federación local por discriminación salarial.

La acción judicial (técnicamente denominada federal complaintQueja federal reclamación federal en español) se basa en que las futbolistas consideran que la selección femenina es una importante fuente de ingresos para la U.S. Soccer. Pese a ello reciben una paga sustancialmente menor a la remuneración de los integrantes de la selección masculina, informó Jeffrey Kessler, abogado patrocinante de las deportistas.

La selección femenina de Estados Unidos es la vigente campeona del mundo y ganadora de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Las futbolistas que impulsan este reclamo ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo son las capitanas del equipo –Carli Lloyd y Becky Sauerbrunn-, la arquera Hope Solo, la centrocampista Megan Rapinoe y la delantera Alex Morgan.

«Hemos sido bastante pacientes durante años a la espera de la que federación hiciera lo correcto y nos pagara de manera justa», explicó a través de un comunicado oficial Lloyd. «Las cifras hablan por sí mismas», agregó Solo en el mismo documento. «Somos las mejores del mundo, tenemos tres Copas Mundiales y cuatro títulos olímpicos. A la federación masculina se le paga mucho más por presentarse en un partido que lo que se nos da a nosotras por ganar campeonatos importantes.»

Las jugadoras aducen que -de acuerdo con el presupuesto presentado por la federación el mes pasado- ellas cobran el 40% de lo que percibe la selección masculina. «Es el más fuerte caso de discriminación hacia las deportistas que yo haya visto», señaló el abogado Kessler, quien también asesora a la NASL en su demanda «antimonopolio» frente a la federación de Estados Unidos.

 De acuerdo con lo publicado por The New York Times la federación estadounidense respondió a través de un comunicado de prensa. «Nos sentimos decepcionados por esta acción. Somos un líder mundial en fútbol femenino y nos sentimos orgullosos del compromiso que hicimos para hacer más fuerte a este deporte en los Estados Unidos durante los últimos 30 años», expresó la U.S. Soccer.

Los cuestionamientos de las jugadoras no se reducen únicamente al tema económico, sino a la calidad de los hoteles, los traslados y la infraestructura puesta a disposición de la selección femenina, que difiere bastante con respecto a su par masculino.

Las integrantes de la selección femenina son empleadas asalariadas de la federación. Las jugadoras más destacadas reciben una remuneración de algo más de 70.000 dólares por año. Una parte importante de la queja legal se fundamenta en las diferencias sobre las bonificaciones que la U.S. Soccer abona a sus futbolistas.

Un jugador de la selección recibe 5.000 dólares por una derrota en un amistoso y hasta casi 18.000 dólares por una victoria frente a un equipo importante. Las internacionales estadounidenses cobran 1.350 por partido amistoso… Solamente si lo ganan. Un empate o una derrota no tiene reconocimiento económico para las chicas dirigidas por Jill Ellis.

La selección femenina es la máxima candidata a quedarse con la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de este verano en Río de Janeiro. La federación estadounidense ya proyecta ganancias por casi 2,5 millones de dólares por la organización de otro Victory Tour, similar al realizado en 2015 tras la obtención de la Copa del Mundo.

Fotografía: U.S. Soccer

La lesión de Megan Rapinoe abre la caja de los truenos en el USWNT

Rapinoe

La selección femenina de Estados Unidos perdió por lesión a la volante Megan Rapinoe. No solamente para el resto del Victory Tour, sino también durante prácticamente toda la temporada 2016 de la National Women’s Soccer League, y -más importante todavía- los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

La rubia futbolista del Seattle Reign FC -campeona del mundo con el USWNT este año- se desgarró el ligamento cruzado de su rodilla derecha durante un entrenamiento del equipo nacional el pasado viernes, horas antes de un encuentro amistoso en Hawai frente a la selección de Trinidad y Tobago.

La federación estadounidense confirmó la lesión a través de una resonancia magnética, y de momento no hay un plazo estimado para la recuperación. Las futbolistas y el cuerpo técnico de la selección acreditan la lesión al mal estado del campo de entrenamiento. Y también cuestionan el estadio de Honolulu en el que el pasado domingo tendría que haberse jugado el amistoso frente al equipo caribeño.

La baja de Megan Rapinoe fue la gota que colmó el vaso de la selección femenina estadounidense. La californiana no se lesionó en un terreno de juego artificial, sino en uno natural, que se encontraba en pésimas condiciones. El partido en Hawai fue suspendido unilateralmente por el conjunto de la entrenadora Jill Ellis porque la cancha del Aloha Stadium no alcanzaba las medidas reglamentarias y los mínimos deseables para un partido de ese nivel. El turf -la alfombra con la que se cubren muchos de los estadios en América del Norte- presentaba agujeros y estaba despegada en varios sectores del estadio.

La U.S. Soccer no había revisado previamente las condiciones del estadio o del lugar de entrenamiento. Una situación que generó una dura reacción de Alex Morgan, nueva estrella del Orlando Pride. «Los campos de entrenamiento que nos dieron y la superficie de juego eran horribles. Esto es duro, porque nadie -salvo nosotras- nos va a proteger. Nos ponen en una situación muy complicada, porque queremos jugar delante de nuestros fans y queremos entrenar antes de nuestros partidos. Las lesiones ocurren cuando no te cuidas o cuando quienes están por encima de nosotros no nos cuidan», señaló la futbolista.

«Este equipo necesita expresarse más», agregó la jugadora más popular de Estados Unidos. «Tenemos que opinar sobre si este tipo de situaciones son buenas para nuestros cuerpos y tenemos que decidir si queremos seguir jugando en lugares donde los equipos masculinos no vendrían a jugar.»

«La federación nos dice que el tamaño y el estado de la cancha son las primeras cosas que miran cuando deciden enviarnos a jugar a un estadio. No entiendo entonces por qué 8 o 9 de nuestros 10 partidos en el Victory Tour fueron programados en canchas de césped artificial. La selección masculina no ha jugado sobre césped artificial este año, no tuvieron ni un sólo partido sobre césped artificial», se quejó Alex Morgan.

El Victory Tour es una gira de diez partidos en diferentes ciudades estadounidenses, para celebrar el campeonato del mundo obtenido este año en Canadá por el equipo femenino. Que la futbolista más importante de la actualidad cuestione de una manera tan directa a la dirección de la federación no es algo que pasa de manera liviana o inadvertida.

«Lo que espero es que juguemos en canchas reglamentarias en términos de tamaño y superficie. Eso es lo que espero de la federación estadounidense», dijo Ellis tras el fiasco de Honolulu. «No entiendo qué proceso sigue la U.S. Soccer. Espero que la calidad del terreno de juego sea el primer criterio a tener en cuenta. Tenemos futbolistas de mucha calidad.»

En términos de títulos el fútbol femenino de Estados Unidos ha producido mucho más, ha ganado mucho más que el que practican los hombres. Pero las condiciones de trabajo de las futbolistas tienen mucho que envidiar a las de sus pares masculinos. Tanto a nivel de selección como en ligas o clubes. No solamente en lo referente al pago, sino también en lo referente a la infraestructura puesta a su disposición.

Rápidamente, la federación de Estados Unidos buscó hacer un control de daños tras la suspensión del encuentro frente a Trinidad y Tobago. En una entrevista concedida al New York Times el presidente admitió que «se cometieron una serie de errores con este partido». Sunil Gulati aseguró que no recordaba que «algo como esto hubiera pasado con anterioridad. Nos equivocamos. No volverá a ocurrir», aseguró el jefe de la U.S. Soccer.

El conflicto escaló alto, hasta llegar al máximo nivel de la política estadounidense. Hillary Clinton, exSecretaria de Estado y actual precandidata a presidente por el Partido Demócrata, se pronunció sobre esta cuestión.

«A diferencia de los equipos masculinos, los equipos profesionales de fútbol de mujeres juegan sobre césped artificial en lugar de hacerlo sobre césped natural», dijo Clinton. «Y en este caso el tema va más allá. Esto se trata de las condiciones de seguridad de la superficie en la que se iba a jugar.»

Para la exsenadora las diferencias entre hombres y mujeres en el fútbol profesional no constituyen un fenómeno nuevo. «Este año, el equipo femenino de Estados Unidos recibió dos millones de dólares por ganar el Mundial, sólo un cuarto de lo que recibió el equipo masculino por llegar a la primera ronda de la Copa del Mundo de 2014.»

Mientras el comisionado de la MLS alienta a que cada una de sus franquicias tengan en el futuro un equipo femenino y la NWSL (que tiene 6 de sus 10 estadios cubiertos con césped artificial) experimenta cierto grado de crecimiento -especialmente desde el anuncio de la llegada del equipo de Orlando Pride– las diferencias entre el fútbol para mujeres y el que los hombres practican están separados por un abismo de distancia.

Orlando Pride: Alex Morgan & Co.

Orlando Pride

Alex Morgan -figura de la selección femenina de Estados Unidos– fue transferida del Portland Thorns al recientemente creado Orlando Pride, en un movimiento que conmocionó a la NWSL.

En retribución por el pase de Morgan y la volante Kaylyn Kyle las Thorns recibieron el primer turno de elección en el draft de expansión de este año, y la primera opción de elección en el draft universitario de 2016 y en los fichajes internacionales de 2016 y 2017.

Morgan -que ganó el título de liga con el equipo de Portland en la temporada 2013- ansiaba con ser enviada a Orlando Pride para poder convivir con su esposo Servando Carrasco, volante de Orlando City SC.

La organización de Orlando entra a la National Women’s Soccer League por todo lo alto, incorporando a una de las futbolistas de mayor calidad y exposición mediática de todo el mundo. Alex Morgan es, además, la primera mujer en aparecer en la portada de la franquica FIFA de EA Sports en América del Norte.

Además -y este no es un valor para nada menor- Morgan (si nada extraño ocurre con su carrera) será durante varios años más la cara visible de la selección femenina de Estados Unidos, equipo que este año consiguió el campeonato mundial.

Alex Morgan ya cuenta con dos compañeras en Orlando Pride: la atacante Sarah Hagen (procedente de FC Kansas City) y la ya mencionada mediocampista canadiense Kaylyn Kyle, su excompañera el Portland Thorns.

Fotografía: Orlando City SC / Orlando Pride

FIFA 16: Compañía femenina para Leo Messi en Norteamérica

Alex Morgan

Ni Michael Bradley, ni David Villa, ni Kaká, ni Steven Gerrard. Tampoco Clint Dempsey o Sebastian Giovinco. Ninguno de ellos será el acompañante de Leo Messi en la portada de las versiones para América del Norte del videojuego FIFA 16 de EA Sports. De hecho, ningún futbolista de la MLS ocupará ese lugar, finalmente asignado a Alex Morgan y Christine Sinclair, jugadoras de las selecciones femeninas de Estados Unidos y Canadá, respectivamente.

Se trata de una edición histórica, en la que por primera vez aparecen mujeres en la tapa de una de las franquicias de videojuegos más populares del mundo. El mismo criterio se usó en la versión para el mercado australiano, en la que la figura de Stephanie Catley aparece junto a la del internacional argentino.

FIFA 16 incluirá la opción de poder jugar con hasta 12 selecciones femeninas, otra situación que nunca antes se había producido.

La franquicia de EA Sports -de enorme aceptación en Estados Unidos– es considerada como uno de los factores importantes para el crecimiento de la masa de adolescentes seguidores del fútbol internacional y de la Major League Soccer en el país.

Con la selección estadounidense Alex Morgan ganó una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2012, el Campeonato del Mundo realizado este año en Canadá, el Mundial Sub-20 de 2008 y el Campeonato de CONCACAF de 2014. También ganó la liga de la WPS (Women’s Professional Soccer) de 2011 con el equipo de Western New York Flash, y el título de la NWSL (National Women’s Soccer League) de 2013 con Portland Thorns FC.

FIFA-16-USA-600x760

Christine Sinclair fue campeona de liga en tres ocasiones (en 2010 con el FC Gold Pride, en 2011 con el Western New York Flash y en 2013 con Portland Thorns FC). Con el equipo nacional de Canadá ganó la Copa Oro femenina de 2010, la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de 2011, y la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2012.

Canada-FIFA16-600x842