Red Bull Brasil se asocia con Bragantino y jugará la Serie B, ¿afecta a RBNY?

Crédito: Red Bull Brasil

Por Juan Mesa

Falta el anuncio oficial, pero todo indica que Red Bull Brasil se “fusionará” con Bragantino y jugará en el Campeonato Brasileiro Serie B que comienza a finales de abril.

La operación tiene implicaciones globales por tratarse del equipo de Red Bull en uno de los grandes semilleros del fútbol mundial. Aquí un repaso a los antecedentes del caso y las posibles repercusiones para New York Red Bulls, el equipo de esa compañía en MLS.

Lo que sabemos de la operación

La información que manejan medios en Brasil indica que Red Bull Brasil y Bragantino serán uno solo a partir de abril. El club se llamaría RB Bragantino, con sede en Bragança Paulista, una ciudad de unos 150,000 habitantes en el interior del estado de Sao Paulo. Durante el primer año se conservarían los colores y escudo del Bragantino, equipo fundado en 1928 y que a comienzo de los 90 fue campeón paulista y subcampeón brasileño de la mano de un joven técnico llamado Wanderlei Luxemburgo.

La dirigencia de Bragantino insiste en que se trata de una alianza y no una venta del club. La Red Bull invertiría cerca de $12 millones de dólares en el primer año y renovaría el estadio Nabi Abi Chedid. Red Bull controlaría por completo el proyecto deportivo.

The Red Bull Futebol Experience

Red Bull Brasil fue fundado en 2007 y comenzó a jugar en la Serie B (cuarta division) del campeonato paulista en 2008. Dos años después ascendió a la Serie A3 (tercera división) y en 2015 llegó la cúspide del fútbol de ese estado al ascender a la Serie A1, el torneo con el cual se accede a la Serie D nacional (clasifican los tres mejores clubes en la tabla de puntos que no participan en ninguno de los torneos nacionales).

El Toro Loko ha podido mantener su lugar en la Serie A1 paulista, pero su intento por escalar la pirámide a nivel nacional ha sido tortuoso. El club fue eliminado en la primera fase de la Serie D en sus dos únicas participaciones (2015 y 2017). Su fracaso en la escala nacional lo ha mantenido al margen de la conversación sobre el proyecto futbolístico de Red Bull a nivel global.

No obstante, el equipo en Brasil es visto como un modelo a seguir por medios y aficionados. Tiene una sede de entrenamientos de primer nivel y sus equipos juveniles suelen tener buenas participaciones en torneos locales e internacionales. Era común que hinchas de equipos en mala situación financiera hicieran bromas sobre alianzas con Red Bull como la que se estaría por anunciar con Bragantino.

El timing

Llama la atención que una operación como la que se avecina no se hubiera dado antes teniendo en cuenta que la Red Bull tuvo pocas vacilaciones en el momento de adquirir a Austria Salzburg o a MetroStars de MLS. Quizá se quería emular lo hecho por RB Leipzig, que trepó toda la pirámide en Alemania en cuestión de siete años, pero la paciencia se agotó.

El club alemán tiene parte de la respuesta. Ascendió a la Bundesliga en 2016 y desde entonces figura en torneos UEFA. Es el equipo más importante para Red Bull, aunque tampoco hay que descartar al Red Bull Salzburg, que domina la Bundesliga austriaca y juega mano a mano contra equipos de ligas de mayor prestigio en las competencias continentales.

Suena obvio que los jerarcas de Red Bull quieran nutrir a sus equipos europeos con talento brasileño, algo que han hecho a cuenta gotas. Bernardo y Andre Ramalho son los únicos jugadores salidos de Red Bull Brasil que han logrado algo de trascendencia en los clubes hermanos de Europa.

Tener un equipo en la Serie B y con posibilidades de llegar a la Serie A estimularía el desarrollo de jugadores. Con más partidos en el año habría más competencia interna y mayor exposición. Me atrevo a pensar que más que cultivar jugadores para Leipzig o Salzburg, la Red Bull quiere tener más protagonismo en el mercado ya que el jugador brasileño es buscado en todo el mundo y las transacciones suelen ser millonarias. (En Brasil es común vender laterales a Europa por $10 millones de dólares).

El otro punto es que el acceso a la Serie A del Campeonato Brasileiro podría ser sencillo en 2019. El torneo de la Serie B de este año no tiene a ninguno de los grandes clubes (sí, allá es normal que desciendan) y Red Bull Brasil hizo la mejor campaña en la primera fase del campeonato paulista de 2019, por lo que luce más que competitivo. De hecho se conoció que Red Bull comenzó a tantear su llegada a la Serie B desde diciembre, lo que deja claro que el plantel actual no fue armado solamente para que el equipo accediera a la Serie D.

La reacción en Brasil

La llegada de Red Bull a la Serie B mediante la fusión con Bragantino es noticia de primera plana y no exhibe la resistencia que se vio en Alemania o Austria. La presencia de corporaciones en la propiedad o administración del fútbol brasileño es casi que nula debido a que la mayoría operan como asociaciones sin ánimo de lucro en lugar de figuras más empresariales como sociedades anónimas o limitadas. Los clubes grandes han sellado contratos millonarios con patrocinadores (alianzas corporativas para muchos) y se han separado del resto en cuestión financiera. La distancia entre un equipo como Palmeiras o Flamengo y el actual Bragantino es de cientos de millones de dólares. Muchos creen que el futuro de los clubes medianos y pequeños de Brasil estaría en manos de compañías como Red Bull, más por la gerencia que por el dinero. Es claro que el romanticismo es escaso en Brasil por estos días.

¿Beneficia a RBNY?

El nacimiento de RB Bragantino despierta inquietudes sobre los efectos que tendría en Red Bull New York. Algunos apuntan a una mayor llegada de jugadores brasileños a Harrison, pero olvidan que el club de MLS está subyugado a las reglas financieras de la liga. El jugador de Brasil es costoso y mientras en MLS exista el tope salarial siempre será más sencillo y lucrativo hacer transferencias con clubes europeos.

En ese orden de ideas tampoco hay que menospreciar el poder económico del fútbol brasileño. El objetivo de RB Bragantino será llegar a la Serie A y quedarse allí -además de buscar participación en la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana- por lo que necesitará de planteles competitivos. La MLS ha crecido como liga, pero todavía está por debajo del torneo brasileño en talento, alcance mediático y en poder económico. Si RB Bragantino tiene éxito es erróneo creer que servirá como mero cultivo de jugadores para Leipzig, Salzburg o RBNY, especialmente este último por las limitaciones mencionadas.

Igual es posible que Red Bull Global decida enviar jugadores a Nueva York como parte de su desarrollo -este año llegó Amarildo de Souza al Red Bulls II de USL- o simplemente para formar la plantilla de RBNY. Tampoco hay que esperar que todos vengan de RB Bragantino; bien pueden venir de otros clubes por recomendación de los scouters en Brasil.

De nuevo, todo depende de que tanto MLS cumpla su promesa de ser una liga top en 2022. La pregunta a Red Bull es que tanto ellos empujan hacia ese objetivo cada vez que se sientan en la mesa que preside Don Garber.

En conclusión, la Red Bull simplemente aumenta su inversión en un mercado importante con el brasileño y es cuestión de esperar por el tipo de sinergia que tendría con el resto de los clubes.

Anuncios

CBA: ¿Qué es y por qué puede convertirse en un dolor de cabeza para la liga?

Logo de la MLS Players UnionEn el mundo de las relaciones laborales, un Collective Bargaining Agreement (Convenio Colectivo de Trabajo, CBA de su sigla en inglés) es un acuerdo que se alcanza entre empleadores y gremios, y que define las condiciones de trabajo, salarios y derechos, entre otras cosas. Los jugadores de la Major League Soccer se encuentran representados por la MLS Players Union, y en breve deberán sentarse a la mesa de negociación con la liga en un tramite que, se prevee, será por demás espinoso.

Un poco de historia

El ultimo CBA entre los jugadores y la liga fue acordado en el año 2010, por un plazo de cinco temporadas. Las negociaciones en esa ocasión encontraron a las partes por demás distanciadas, lo que llevó al primer lockout en la historia del fútbol profesional en los Estados Unidos, que duró 49 días y que obligó a iniciar la temporada más tarde de lo previsto.

Entre los principales pedidos de los jugadores en ese momento era un aumento en el salario mínimo y la posibilidad de instaurar la free-agency, es decir, que los jugadores sean dueños de sus pases una vez finalizados sus contratos.

Si bien en aquella oportunidad se llegó a un acuerdo en el primer punto, aumentando efectivamente el piso salarial, el segundo reclamo no pudo ser resuelto y en su lugar se instalaron una serie de paliativos (Re-Entry Draft, Waiver Draft) que no mejoraron demasiado la situación.

¿Qué se busca ahora?

Para esta oportunidad, el principal punto de conflicto será nuevamente el piso salarial, que actualmente se encuentra en U$S 37.500 al año, una suma que dista mucho de los salarios mínimos de otras ligas norteamericanas como la MLB (U$S 500.000) la NBA (U$S 507.336) o la NFL (U$S 420.000). El número ha ido aumentado progresivamente todos los años como resultado de la última negociación, pero en esta oportunidad se espera un aumento considerable, que incluso doble la cifra actual.

Otro punto que seguramente será discutido es el de aumentar el limite salarial, que actualmente se encuentra en U$S 3.100.000. Aquí parece haber un consenso en la necesidad de elevar esa cifra, para beneficiar no solo a los jugadores con salario más bajo, si no a todos en general. Sin embargo, hay rumores que indican que la contrapropuesta de la liga sería reducir el número de jugadores en cada plantel de 30 a 25, algo que sin dudas será muy disputado.

La libertad de acción, ese viejo anhelo de los jugadores, será nuevamente el punto más difícil de negociar, ya que es muy complejo de concebir sin atacar el sistema de single-entity en el que la liga opera (y que, como quedó demostrado en las ultimas semanas por Bruce Arena, es un pecado incluso criticar). Si es de esperar que la MLS conceda en torno a los mecanismos de retorno de jugadores que militan en el extranjero, esto es, modificando o aboliendo el nefasto Allocation Ranking.

El gremio tendrá varios argumentos para defender sus posiciones. En primer lugar, el evidente e indisimulable crecimiento de la liga desde 2010 hasta la fecha. Si bien Don Garber ya está abriendo el paraguas, declarando que la liga pierde “entre 75 y 100 millones de dolares al año”, lo cierto es que el dinero obtenido por el nuevo contrato de TV más los fees obtenidos en concepto de expansión muestran una liga en una posición estable y que debería poder atender los reclamos de sus empleados.

El momentum. La importancia de alcanzarlo (y, una vez obtenido, de no perderlo) es harto conocida en el mundo de los deportes. La MLS se encuentra atravesando su mejor momento histórico, a la espera de recibir de dos nuevos equipos, y su futuro se ve más brillante que nunca. Es de esperar que esto sea tenido en cuenta al momento de iniciar las negociaciones, dado que sería un desperdicio tirar todo por la borda y tener que enfrentar un nuevo lockout. Los jugadores seguramente son conscientes de esto, aunque no por eso deberán bajar las banderas de sus reclamos. Lo que suceda en las próximas semanas será sin dudas para seguir muy de cerca.

Formato de competición

NYCFC PHIL

En 2016 el formato de competición no sufre alteraciones con respecto a lo ocurrido en 2015.

TEMPORADA REGULAR

Se extiende desde el domingo 6 de marzo al domingo 23 de octubre de 2015.

Un total de 20 franquicias (divididas en dos Conferencias) competirán en la Major League Soccer de este año.

Esta es la conformación de las dos Conferencias en las que se divide la MLS en 2016:

  • Conferencia Este: D.C. United, New England Revolution, Toronto FC, New York Red Bulls, Columbus Crew, Philadelphia Union, Chicago Fire, Orlando City SC, Impact de Montréal y New York City FC.
  • Conferencia Oeste: Seattle Sounders FC, Colorado Rapids, Real Salt Lake, FC Dallas, Vancouver Whitecaps FC, Los Angeles Galaxy, Portland Timbers, Sporting Kansas City, Houston Dynamo y San Jose Earthquakes.                          

Durante la temporada regular cada uno de los 20 equipos participantes jugará un total de 34 encuentros. La Major League Soccer privilegia el enfrentamiento y la competición entre equipos de una misma Conferencia.

Por eso la liga aplica lo que se conoce como un calendario desbalanceado. Cada una de las 20 franquicias jugará 24 de los 34 encuentros de la temporada regular frente a rivales de su propia Conferencia. Los 10 partidos restantes dentro de la temporada regular serán contra equipos de la Conferencia rival. (A modo de ejemplo, New York Red Bulls afrontará en 2016 tres duelos de temporada regular contra D.C. United -el 13 de mayo, el 21 de agosto y el 11 de septiembre- y solamente un juego frente a Los Angeles Galaxy -el 7 de agosto-).

DC vs NYRB

El mejor equipo de la temporada regular 2015 fue New York Red Bulls, que se adjudicó el año pasado el Supporters’ Shield.

PLAYOFFS

En 2015 la Major League Soccer estableció cambios al sistema de disputa de la postemporada. Desde el año pasado son 12 los equipos que clasifican a los playoffs en busca de la MLS Cup -el trofeo del campeón de liga-.

Primera ronda: Una vez establecidos los seis mejores equipos de cada Conferencia se jugarán dos eliminatorias a partido único. El sexto clasificado jugará frente al tercero, y el quinto lo hará frente al cuarto. El primero y el segundo de cada Conferencia clasifican de manera directa a las semifinales.

Semifinales de Conferencia: El primero y el segundo preclasificados de cada Conferencia se enfrentarán a los vencedores de las dos eliminatorias de la primera ronda. Las semifinales de Conferencia se resolverán en partidos de ida y vuelta, donde el club de mejor ranking en la temporada regular será visitante en el primer duelo y definirá la serie en su cancha. Si después de 180 minutos el marcador global se encuentra empatado, se tomarán en cuenta los goles de visitante. Si persiste la igualdad, se jugarán dos tiempos extra de quince minutos cada uno. Las semifinales de conferencia se disputarán a lo largo de dos fines de semana consecutivos.

Final de Conferencia: Los dos clasificados a la final de Conferencia se enfrentarán en una serie con encuentros de ida y vuelta, donde el mejor en la temporada regular definirá la serie en su cancha en el partido de vuelta. Si después de 180 minutos el global se encuentra empatado, se tomarán en cuenta los goles de visitante. Si persiste la igualdad, se jugarán dos tiempos de quince minutos y, si es necesario, se ejecutarán disparos desde el punto penal.

Final por la Copa MLS: Los campeones de cada Conferencia jugarán un único partido para definir al campeón. El equipo mejor clasificado en la temporada regular será el anfitrión de la MLS Cup. Si después de los noventa minutos el marcador está igualado se jugarán dos tiempos adicionales y, si es necesario, se recurrirá a los penales.

El ganador de la MLS Cup 2015 fue Portland Timbers.

Portland campeón

Artículo actualizado el 17 de enero de 2016.

Fotografías: New York Red Bulls, Portland Timbers, New York City FC.

 

¿Qué es un soccer-specific stadium?

BANC OF CALIFORNIA

Lo que en el resto del mundo puede parecer una obviedad, en América del Norte es un dato de excepcionalidad. El término soccer-specific stadium (o estadio específico para el soccer) es propio del deporte en Estados Unidos y Canadá. Un SSS es un escenario construido o remodelado con la idea de albergar de manera primordial y casi exclusiva partidos de fútbol. Son la alternativa a los estadios multiuso, habilitados para la práctica de varias actividades.

A diferencia de muchos de los principales estadios de béisbol y football en ambos países, capaces de albergar a multitudes de entre 50.000 y 100.000 aficionados, los SSS son diseñados para ajustarse a las necesidades y a la realidad del soccer en Norteamérica. En suma, instalaciones que por lo general no tienen más de 30.000 asientos, con amenities adecuadas para esa cantidad de público.

Otro rasgo distintivo de un SSS es que el terreno de juego cumple con las medidas establecidas por FIFA en esa materia. Una cancha de soccer reglamentaria es -con diferencia- más ancha que una de football americano o canadiense.

En su temporada inicial, en el año 1996, la MLS presentaba problemas de infraestructura similares a los que había experimentado la primera versión de la North American Soccer League. Los partidos de las diez franquicias fundadoras se disputaban en estadios exageradamente grandes, con terrenos de juego pequeños o no trazados de acuerdo con la normativa de FIFA, y en la mayoría de los casos tapizados con césped artificial.

Repasemos a la que por ese entonces era la Conferencia Este de la Major League Soccer. El Tampa Bay Mutiny (hoy desaparecido) jugó en el Houlihan’s Stadium, en ese momento la casa de Tampa Bay Bucaneers, de la NFL. Un escenario con capacidad para 74.301 espectadores, que fue demolido el 11 de abril de 1999. Una de las primeras grandes potencias de la liga, el D.C. United, debutó en el RFK Memorial Stadium. Hasta 1996 ese lugar fue la casa de Washington Redskins, otro equipo de la National Football League. El estadio de la capital estadounidense puede albergar hasta 46.000 aficionados.

En las afueras de la Gran Manzana el antiguo Giants Stadium (derruido en 2010, con 80.242 asientos) fue el hogar de alquiler de NY/NJ MetroStars (equipo hoy conocido como New York Red Bulls). Pero los auténticos locales a mediados de los noventa eran New York Giants y New York Jets, franquicias de la NFL.

Columbus Crew debutó en el Ohio Stadium, una antigua y enorme infraestructura, propiedad de la Ohio State University. En 1996 contaba con un aforamiento para 90.000 espectadores, y hoy supera las 102.000 localidades. En el caso de New England Revolution la búsqueda de estadio se resolvió fácilmente. Los Revs se instalaron en el Foxboro Stadium debido a que compartían (y siguen compartiendo) el mismo propietario con New England Patriots, uno de los equipos más potentes del football americano en la actualidad. El estadio fue derribado en 2002, y en la temporada 1996 contaba con una capacidad para 60.292 fanáticos.

Y esta era la realidad de los cinco equipos de la Conferencia Oeste. La primera casa de LA Galaxy no podía ser más grande. El Rose Bowl de la localidad de Pasadena (sede de la final de la Copa del Mundo de 1984), con capacidad para casi 100.000 espectadores, fue el estadio de la franquicia angelina entre 1996 y 2002. Similares dimensiones tiene el Cotton Bowl, la cancha de Dallas Burn (hoy FC Dallas) entre 1996 y 2005, con la excepción de la temporada 2003 en la que actuó en el más pequeño y económico Dragon Stadium.

Durante más de una década el equipo de Kansas City Wiz (ahora conocido como Sporting Kansas City) se presentó como local en el Arrowhead Stadium, de la franquicia de Kansas City Chiefs (NFL), por ese entonces con capacidad para casi 80.000 aficionados. Y entre 2008 y 2010 lo hizo en el CommunityAmerica Ballpark, un modesto campo de béisbol para 10.000 espectadores.

El San Jose Clash (la primera denominación de San Jose Earthquakes) entró en competición en la MLS en el Spartan Stadium (30.000 espectadores), propiedad de la San Jose State University. En 2008 los Quakes se mudaron al Buck Shaw Stadium, un antiguo estadio en el que se jugó football, béisbol y rugby. Con las modificaciones efectuadas tras la mudanza el estadio es capaz de dar cabida a algo más de 10.000 hinchas.

Colorado Rapids es otro de los equipos fundadores de la Major League Soccer que pasó por varios estadios. Entre 1996 y 2001 jugó en el desaparecido Mile High Stadium (76.273 espectadores). Entre 2002 y 2007 el club se mudó al Sports Authority Field at Mile High (por ese entonces llamado Invesco Field at Mile High), hogar de Denver Broncos de la NFL, con 76.125 asientos.

Prácticamente desde el inicio de la MLS parecía claro que las franquicias necesitaban tener casa propia. Actuar en estadios no específicos para el fútbol implicaba (y sigue implicando todavía para algunos) abonar altísimos costos por el alquiler de instalaciones ajenas, jugar en escenarios que parecían vacíos, arriesgar posibles lesiones de futbolistas por el uso de canchas sintéticas y tener que adaptarse a las exigencias de calendario de las empresas o equipos propietarios. El proceso de cambio -clave para la supervivencia y desarrollo de la liga- comenzó en 1999.

Desde ese momento y hasta ahora la Major League Soccer supervisó la construcción de muchos estadios específicos. 

MAPFRE Stadium: inaugurado el 15 de mayo de 1999 con el nombre de Crew Stadium, con una capacidad original para 22.555 espectadores (hoy reducida a 20.145). Es el estadio de Columbus Crew, en el que la selección de Estados Unidos ha jugado en varias ocasiones. De manera alternativa también es usado para albergar encuentros de football americano, lacrosse y rugby. Desde marzo de 2015 lleva el nombre de MAPFRE Stadium, luego de un acuerdo de ‘naming rights’ con la aseguradora con sede en España. El 6 de diciembre de 2015 albergó el partidos final por la MLS Cup entre Columbus Crew y Portland Timbers.

Sobre el final de la temporada 2016 Anthony Precourt -propietario del equipo- expresó que el club se encontraba en “etapas preliminares” para analizar el posible desarrollo de un nuevo estadio específico. La intención de Precourt Sports Ventures es contar en el futuro con una sede para el Crew ubicada en algún lugar del centro de la ciudad de Columbus. En 2017, sin embargo, Precourt anunció que su empresa analiza la posibilidad de mudar al club a la ciudad texana de Austin.

Columbus Crew evalúa construir un nuevo estadio

StubHub Center: antes conocido como The Home Depot Center. Está ubicado en la localidad de Carson, a unos 25 km. al sur del centro de Los Angeles, y cuenta con una capacidad para 27.000 espectadores. Fue inaugurado el 1 de junio de 2003, y es propiedad de AEG (Anschultz Entertainment Group, la empresa que controla a LA Galaxy). Además del estadio de fútbol el complejo del StubHub Center incluye un velódromo, un estadio para la práctica de tenis y una pista de atletismo. Además de haber sido la casa de dos franquicias de la Major League Soccer (el Galaxy y el desaparecido Chivas USA) este escenario alberga partidos internacionales de rugby y encuentros de football universitario.

NFL en el estadio del Galaxy

Toyota Stadiumabierto al público el 6 de agosto de 2005, con capacidad para 20.500 aficionados. Hasta 2013 fue conocido bajo el nombre de Pizza Hut Park. Es el estadio en el que FC Dallas juega como local. Además de ser un escenario de uso frecuente para las giras musicales que visitan el estado de Texas en este SSS ubicado en la ciudad de Frisco se disputan partidos de football entre equipos de colegio secundario. En el futuro albergará las nuevas instalaciones del National Soccer Hall of Fame and Museum.

FC Dallas, cerca de acoger al Salón de la Fama del Soccer

Toyota Park: erigido en la localidad de Bridgeview, en el suburbio suroeste de la ciudad de Chicago (no confundir con el Toyota Stadium reseñado en el párrafo anterior). Inaugurado el 11 de junio de 2006 como el hogar de Chicago Fire. En la actualidad es utilizado como sede de algunos partidos de rugby; con anterioridad allí se disputaron encuentros de lacrosse y de soccer femenino. El Toyota Park también es utilizado como sede de conciertos y de otros espectáculos.

Durante la temporada 2016 surgieron rumores que indicaron que el grupo propietario de Chicago Fire estaría buscando la manera de salir de Bridgeview para construir un nuevo estadio específico en la ciudad de Chicago.

Chicago Fire: la ‘carga’ del Toyota Park y el interés de potenciales compradores

Dick’s Sporting Goods Park: desde el 7 de abril de 2007 es el estadio de Colorado Rapids. Construido en Commerce City, y con capacidad máxima para 19.680 seguidores, fue elegido en varias oportunidades para que allí se jugasen amistosos internacionales, y partidos de clasificación a las Copas del Mundo de 2010 y 2014. También fue utilizado para encuentros de rugby, lacrosse y la celebración de actuaciones musicales.

BMO Field: inaugurado en la ciudad de Toronto el 28 de abril de 2007, antes del Mundial Sub-20 de ese año, del que fue sede. Actualmente con capacidad para 30.991 hinchas (ampliable a más de 36.000 asientos), además de ser el hogar del Toronto FC es considerado el Estadio Nacional de Soccer de Canadá. Una de las curiosidades de este SSS es que fue erigido en el mismo lugar en el que otros cuatro estadios (de football canadiense y de béisbol) existieron con anterioridad. Además de fútbol el estadio se emplea para partidos de lacrosse y de football canadiense; a partir de 2016 es la casa de Toronto Argonauts, un equipo de la CFL. El BMO Field fue el primer estadio en el que se jugó una final de la Major League Soccer fuera de Estados Unidos. Fue en la edición de 2010, en la que Colorado Rapids derrotó por 2-1 a FC Dallas. También fue la sede de la final por la MLS Cup de 2016, que coronó por primera vez a Seattle Sounders como campeón de la liga. y de la MLS Cup de 2017 -en la que finalmente el cuadro escarlata se convirtió en el rey de la liga en esa temporada-. En la final de 2016 se congregaron allí 36.045 aficionados, una cifra récord para el BMO Field.

BMO Field, el ‘estadio específico’ que se supera a sí mismo

Rio Tinto Stadium: ubicado en la ciudad de Sandy, en las afueras de Salt Lake City. El estadio de Real Salt Lake fue inaugurado el 9 de octubre de 2008, y es capaz de contener un máximo de 20.213 espectadores. Además de ser empleado para partidos de la MLS, fue sede de partidos de la selección estadounidense (masculina y femenina) y uno de los escenarios de la Copa Oro 2013. Como muchos otros SSS de última generación en el Rio Tinto Stadium se juegan encuentros de rugby y de football de colegios secundarios. También fue alquilado en muchas oportunidades para distintos conciertos.

Real Salt Lake planea construir el mejor centro de entrenamiento de la MLS

Red Bull Arena: fue inaugurado el 2o de marzo de 2010, y cuenta con 25.000 localidades. Está ubicado en la localidad de Harrison, en New Jersey. Es la casa de New York Red Bulls, y comparte nombre con sus ‘hermanos’ europeos, el Red Bull Arena de Salzburg (hogar del Red Bull Salzburg, de la primera división austríaca) y el estadio homónimo de Lepizig, del RB de esa ciudad alemana, que compite en la Bundesliga. Debido a su cercanía con la ciudad de New York (uno de los mayores mercados para el soccer en América del Norte) es usado muy frecuentemente para amistosos de índole internacional, tanto a nivel de selecciones como de clubes. También fue una de las sedes de la Copa Oro 2013.

Cinco estadios de fútbol norteamericanos entre los 100 mejores del mundo

Talen Energy Stadium: hasta diciembre de 2015 llamado PPL Park. El SSS de Philadelphia Union fue abierto al público el 27 de junio de 2010. Está ubicado en la ciudad de Chester, en las afueras de la Ciudad del Amor Fraternal. Tiene capacidad para 18.500 espectadores, y fue utilizado como escenario de partidos de rugby, lacrosse y football estudiantil. Una de las particularidades de este estadio es que cuenta con un portón de entrada específico para los Sons of Ben, el grupo de supporters organizados del Union.

Philadelphia podría ser la sede de un partido oficial de la Premier League de Escocia

Providence Park: hasta 2014 llamado Jeld-Wen Field. Una nueva encarnación de un terreno que desde 1893 (cuando se llamaba Multnomah Field) es sede de diferentes actividades atléticas y deportivas. El estadio de Portland Timbers vio pasar en su más que centenaria historia encuentros de football entre equipos de escuela secundaria, partidos de béisbol, críquet, y hasta carreras de galgos. A partir de un antiguo estadio multiuso la ciudad de Portland decidió hacer las reformas necesarias para convertirlo en un SSS, capaz de ser usado también por equipos de football. Actualmente el Providence Park tiene capacidad operacional para 21.144 aficionados (ampliable hasta los 22.000 asientos), con el propósito de elevar pronto la capacidad a 24.000 localidades. El estadio, en el que también juega como local el equipo de fútbol femenino de Portland Thorns FC, fue sede del All-Star Game de 2014, fue una de las sedes en las Copas del Mundo femeninas de 1999 y 2003, y en la Copa Oro de 2013. Además, allí se jugó la final de la temporada 1977 en la NASL entre New York Cosmos y Seattle Sounders, en el que fue el último partido oficial del astro brasileño Pelé.

Portland Timbers: Posible ampliación del Providence Park

Children’s Mercy Parkinaugurado como Livestrong Sporting Park el 9 de junio de 2011 (el nombre fue cambiado luego de que el ciclista Lance Armstrong -la cara visible de la Fundación Livestrong– admitió haberse dopado durante su carrera). Posteriormente, y hasta noviembre de 2015, pasó a llamarse Sporting Park. Se trata de uno de los estadios específicos para el soccer más modernos y funcionales de la liga. Allí juega Sporting Kansas City, el campeón de la MLS Cup 2013. Tiene capacidad para 18.467 espectadores, y fue sede de partidos de la Copa Oro 2011, de la clasificación a los Juegos Olímpicos de 2012, y de clasificación a la Copa del Mundo de 2014.

Equipos mutantes: Sporting Kansas City

BBVA Compass Stadium: el nuevo SSS de Houston Dynamo fue inaugurado el 12 de mayo de 2012 y cuenta con algo más de 22.000 localidades. En su corta historia ya puede jactarse de haber sido utilizado para partidos de las selecciones femenina y masculina de Estados Unidos, para amistosos de selecciones internacionales, y también para encuentros de rugby y football. Además del Dynamo allí actúa como local el Houston Dash, de la NWSL.

Clásicos y rivalidades regionales de la MLS

Saputo Stadium: o Stade Saputo, como se lo conoce entre el público francófono de la provincia de Québec. El hogar del Montréal Impact fue abierto el 21 de mayo de 2008, y fue ampliado en la temporada 2012 para ajustarse a los patrones de los SSS de la MLS. Es capaz de albergar a 20.521 personas y fue construido en las inmediaciones del Estadio Olímpico que albergó los principales eventos de los JJ.OO. de 1976.

La liga de los millones: Los dueños de la MLS

Avaya Stadium: el hogar de San Jose Earthquakes fue inaugurado el 22 de marzo de 2015. Ubicado en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de San Jose, y con capacidad para 18.000 espectadores, el Avaya Stadium cuenta con varios detalles que lo diferencian del resto de los SSS de la liga. Es el primer estadio de la MLS con conexión a ‘la nube’, cuenta con el mayor bar al aire libre de América del Norte, y tiene una pantalla de video doble (visible para quienes están en la cancha y quienes se encuentran fuera del edificio). El recinto del equipo californiano fue donde se jugó el All-Star Game de 2016.

Levi’s Stadium: la casa del Super Bowl 50 también es un estadio de fútbol

Orlando City Stadiuma falta de un acuerdo comercial para dar nombre a la casa de los Leones, esta es la denominación oficial de la sede de Orlando City SC. El club del estado de Florida inició la temporada 2017 en esa nueva instalación, con capacidad para 25.500 aficionados, y que estará ubicado en pleno centro de la ciudad de Orlando. El equipo púrpura entró en la Major League Soccer en 2015, y jugó toda esa temporada y el curso 2016 en el Camping World Stadium (conocido hasta hace poco como Florida Citrus Bowl Stadium), una instalación para más de 65.ooo espectadores destinada principalmente a la práctica del football.

Mercedes-Benz Stadiumes una espectacular instalación que Atlanta United comparte en el centro de Atlanta con los Falcons, sus ‘primos’ en la NFL. El estadio cuenta con una capacidad total para 75.000 espectadores, y ha sido una de las claves del éxito del club de las Cinco Bandas en su temporada inaugural en la MLS. El Mercedes-Benz Stadium (que el 22 de octubre de 2017 albergó a 71.874 espectadores en un partido frente a Toronto FC, cifra récord en la historia de la MLS) ha sufrido demoras en su construcción y no estuvo finalizado a tiempo para el inicio de la temporada 2017 de la Major League Soccer. Para solucionar esta situación el club del estado de Georgia decidió alquilar el Bobby Dodd Stadium, donde el conjunto que entrena Gerardo Martino jugó más de la mitad de su curso inaugural.

Audi Field: Desde 1996 y hasta el final de la temporada 2017 el D.C. United jugó sus partidos como local en el vetusto RFK StadiumEl club de la capital de Estados Unidos -tras una larguísima espera- podrá inaugurar a mediados de 2018 el Audi Field, un moderno estadio específico con capacidad para 20.000 espectadores, ubicado en el barrio de Buzzard Point.

Nuevas imágenes del futuro estadio de D.C. United

Banc of California Stadiumel equipo de Los Angeles FC entró en competición en la Major League Soccer en marzo de 2018, pero su estadio específico -cuya construcción comenzó en agosto de 2016- no se inauguró hasta el mes de abril. La instalación -ubicada donde anteriormente se erigía el Los Angeles Memorial Sports Arena, cercana al downtown– cuenta con capacidad para 22.000 espectadores, tuvo un costo final de 350 millones de dólares (el más caro de la MLS) y promete ser una de las referencias de la liga.

LAFC y la MLS plantan bandera en el centro de Los Angeles

¿Qué pasa con los equipos que todavía no cuentan con un soccer-specific stadium?

Allianz Field: será el estadio específico de Minnesota United, cuya construcción ya está en marcha. El complejo -con un diseño futurista- estará ubicado en el barrio de Midway, en la ciudad de St. Paul. La infraestructura tendrá una capacidad final para cerca de 20.000 espectadores y podría estar finalizado antes del comienzo de la temporada 2019. Hasta que llegue ese momento la nueva franquicia de la MLS actuará como local en el TCF Bank Stadium, hasta hace poco al recinto de Minnesota Vikings en la NFL. Entre 2010 y 2016 Minnesota United compitió en la NASL, la liga de segunda división, y actuó en el National Sports Center, con capacidad para 10.000 aficionados.

El Allianz Field, la ‘tierra prometida’ de Minnesota United

Otros dos equipos de la Major League Soccer tienen intenciones de contar con sus respectivos estadios específicos, pero todavía se encuentran en la etapa de búsqueda del lugar de construcción de los mismos o no han recibido las autorizaciones gubernamentales correspondientes.

New York City FC promete contar en próximos años con su propio estadio, pero el proyecto todavía no ha dado con un lugar de construcción ni con una fecha estimada de inauguración. En sus dos primeras temporadas de competición en la MLS el conjunto celeste jugó como local en el Yankee Stadium (con capacidad para 33.444 aficionados para los partidos de soccer, ampliable hasta las 49.642 localidades), la cancha de New York Yankees -propietarios del nuevo equipo de fútbol, en sociedad con Manchester City-.

Todo hace pensar que esa seguirá siendo la realidad del conjunto celeste durante un tiempo, aunque existe la posibilidad de que NYCFC efectúe algún tipo de anuncio sobre esta materia. De cara al aficionado el Yankee Stadium demostró ser un buen escenario para el fútbol, con un promedio de 29.000 espectadores por partido durante 2015.

NYCFC anuncia la construcción de su centro de entrenamiento

New England Revolution juega como local en el Gillette Stadium, un gran escenario de la NFL que reduce su capacidad a 20.000 butacas para los encuentros de soccer. Tras el fracaso de un nuevo intento por instalar al equipo en la ciudad de Boston, los propietarios del club hoy no descartan la posibilidad de hacer un nuevo estadio en la ciudad de Providence.

New England Revolution alienta la posibilidad de instalarse en Providence

Existen equipos que continúan jugando como local en estadios no diseñados originalmente para la práctica de fútbol. Un ejemplo es Seattle Sounders FC, que se presenta como local en el CenturyLink Field, la sede de Seattle Seahawks, con capacidad para 67.000 hinchas. Los Sounders, la franquicia con mayor poder de convocatoria de la MLS en 2015, promedió más de 44.000 aficionados cada vez que jugó en casa.

Sweet Home Seattle

Vancouver Whitecaps FC se mudó al reacondicionado BC Place a finales de 2011. Se trata de un estadio de múltiples usos, diseñado fundamentalmente para la práctica de Canadian Football. Las últimas reformas adaptaron el estadio y el terreno de juego a las normativas de la Major League Soccer y de FIFA. La capacidad para los partidos de fútbol es de 21.000 espectadores. El BC Place -pese a su superficie de juego artificial- es uno de los mejores escenarios de toda la MLS gracias a su techo transparente y a sus gigantescos tableros electrónicos. Recientemente la revista británica FourFourTwo lo eligió como uno de los 100 mejores estadios de fútbol del mundo.

La cuota canadiense en la MLS

Desde 1999 en adelante los SSS se convirtieron en la piedra de toque de la MLS y sus franquicias. La construcción de estos estadios significó para la liga pasar de estar en números rojos a comenzar a generar beneficios económicos importantes. Además de recaudar de manera directa por la venta de abonos y entradas los equipos ingresan ahora el dinero producido a través de naming rights, plazas de estacionamiento, concesiones de venta de bebidas y alimento, venta de merchandising, etc.

Además, la ‘psicología’ de los SSS intenta apelar de una manera directa al modo de ser del hincha de fútbol, a veces no tan acostumbrado a la liturgia de las grandes ligas del deporte norteamericano. Los grandes estadios de la NFL y la MLB están en muchas ocasiones lejos de los centros urbanos. Por regla general, aunque existen excepciones, es necesario para los espectadores trasladarse en coche hasta estas instalaciones. Queda la sensación de que la MLS y sus franquicias quieren exhibir una mayor cercanía con sus aficionados.

Varios SSS (como el Red Bull Arena, el BMO Field, el Providence Park o el Stade Saputo, entre otros) son de fácil acceso a través del transporte público. Por eso los nuevos equipos que llegarán a la liga -en lo inmediato, Atlanta United FC, Minnesota United, Los Angeles FC también cuentan con proyectos de estadios específicos dentro de zonas bien conectadas con el tejido urbano en cada uno de los mercados en cuestión. Sin un SSS es fácil argumentar a día de hoy que no puede existir un nuevo equipo en la MLS… Salvo alguna notable excepción.

La Major League Soccer es un torneo cargado de situaciones distintivas con respecto a las competiciones locales en otros países. Probablemente sea la única liga del planeta que encaminó su consolidación y crecimiento a partir de su infraestructura. Un factor casi tan importante como el talento que corre por sus canchas.

Artículo actualizado el 4 de abril de 2018.

Fotografía: Banc of California Stadium (Facebook / Los Angeles Football Club).

 

Drafts: ¿Qué son? ¿Para qué sirven?

Staff del FC Dallas se prepara para el SuperDraft. Fuente: www.fcdallas.com

Staff del FC Dallas se prepara para el SuperDraft. Fuente: http://www.fcdallas.com

Uno de las tantas diferencias de la Major League Soccer con el resto de las competiciones futbolisticas del resto del mundo, y probablemente de las más significativas, es la existencia de los Drafts como mecanismo de selección y asignación de jugadores.

El draft, para quien no conozca, consiste en un evento en el que se juntan los directivos de los clubes para seleccionar jugadores. ¿Qué jugadores? Depende de que draft estemos hablando. ¿Cómo seleccionan? Por turno, a razón de un jugador por vez, con el orden dictado por los resultados de la temporada inmediatamente anterior. El que peor haya terminado, elige primero. El campeón, ultimo. Esta es otra de las muchas instancias en las que liga intenta mantener tanto como sea posible la paridad entre sus clubes.

Las selecciones, o picks, de los drafts son de gran valor para los clubes, no solo porque permiten la contratación de jugadores, si no también porque son importantes monedas de cambio en las negociaciones. Así, el orden de un draft suele no ser idéntico a la tabla invertida de la temporada que pasó, si no que el resultado de distintas negociaciones, a lo largo del presente año e incluso en años anteriores.

Entendido esto, vamos a repasar cada uno de los drafts que existen. Spoiler alert: son varios.

SuperDraft

¿En que consiste?

El más importante. Se organiza una vez al año, antes del inicio de la temporada. En él participan jugadores jóvenes designados por la liga que provienen principalmente del fútbol universitario y, en menor medida, de colegios secundarios o del extranjero.

El formato de organización varía año a año. En los años que se lleva a cabo un Supplemental Draft (ver más adelante), el Super consta de dos rondas. De no ser así, la extensión puede ser de 3, 4 o hasta 5 rondas.

El evento, que se realiza cada año en una ciudad diferente, cuenta con la presencia de los directivos y técnicos de cada club, y los jugadores. Los clubes, en el orden establecido previamente, realizan sus selecciones y cuentan con time-outs para entablar negociaciones con otros participantes, en las que pueden canjear sus picks y que pueden involucrar dinero, selecciones de draft (del presente u otros futuros) y hasta jugadores de su plantel profesional.

Los jugadores seleccionados en el draft pasan a ser propiedad del club que los elige, aunque eso no quiere decir que tengan asegurado un contrato y un lugar en el plantel. En el caso de que club y jugador no lleguen a un acuerdo, ya sea porque el jugador tiene ofertas del extranjero, o porque el club decida no contratarlo, los derechos de la ficha dentro de la MLS quedarán en manos de este ultimo hasta el 31 de diciembre de ese mismo año.

¿Qué se puede conseguir en él?

Antes del advenimiento de las academias, el principal proveedor de talento joven para la liga era el draft universitario, y si bien el impacto de la regla de jugadores Homegrown es cada vez mayor, los clubes siguen dependiendo en buena medida de esta instancia para conformar sus planteles.

Omar Gonzales es seleccionado por Los Angeles Galaxy. Fuente: www.zimbio.com

Omar Gonzalez es seleccionado por Los Angeles Galaxy. Fuente: http://www.zimbio.com

A lo largo de los años, muchos de los mejores productos de la MLS han sido contratados a través del draft. Podemos nombrar, por ejemplo, a Omar Gonzalez, primera selección del draft de 2009 y hoy uno de los tres Jugadores Franquicia de Los Angeles Galaxy, o a Darlington Nagbe, segunda selección en 2011 y que es una de las joyas de Portland Timbers.

Por regla general, los mejores jugadores son seleccionados en las primeras rondas, aunque hay notables excepciones. Graham Zusi, por caso, fue elegido en la segunda ronda (puesto 23º) en 2009 y hoy es una de las caras más reconocibles del Sporting Kansas City, además de titular en el seleccionado que dirige Jurgen Klinsmann. Geoff Cameron, otro mundialista y actualmente en el Stoke City, fue una selección de tercera ronda y ¡42°! en el global.

Supplemental Draft

¿En que consiste?

Como decíamos anteriormente, el draft suplementario se organiza cuando la liga lo crea necesario. En el participan los jóvenes que no hayan sido seleccionados en el SuperDraft. En general, el mecanismo es idéntico, aunque el evento en si suele tener mucho menos glamour. En el SuperDraft, los managers y entrenadores están en un mismo recinto, y los jugadores suelen tener que dar declaraciones en publico una vez elegidos. En el Supplemental, el procedimiento suele hacerse por teléfono y los resultados suelen ser publicados, con suerte, en los sitios y redes sociales de los clubes.

¿Qué se puede conseguir en él?

Alguna joya que se haya escapado a los ojos de los scouts (y que haya pasado dos rondas sin ser elegido por nadie) aunque la experiencia demuestra que en el mejor de los casos se obtiene jugadores de relleno para el plantel, y que en general los jugadores seleccionados no terminan siendo contratados.

Expansion Draft

¿En que consiste?

Para el espectador imparcial, el más entretenido. Para el hincha, el más traumático. El Expansion Draft, o Draft de Expansión, se realiza cada vez que se agrega un equipo a la liga y le permite a la franquicia que da sus primeros pasos contar con una base de hasta 10 jugadores, que deben ser seleccionados de los planteles de otros equipos.

El resto de la liga puede ‘defenderse’ del saqueo de sus recursos, pero hasta cierto punto: cada club puede proteger hasta 11 jugadores de su plantel. Los juveniles fichados como Homegrown o con un contrato de Generation Adidas están excluidos. Los Jugadores Franquicia tampoco son de la partida, a menos que tengan una clausula que impida su transferencia, en cuyo caso deben ser si o si incluidos en la lista de protegidos.

Cada club puede perder tantos jugadores como clubes estén participando en el draft. En la ultima edición (2011), al haber solo un equipo participando (Montreal Impact), solo 10 clubes fueron afectados, perdiendo un jugador cada uno. En la edición venidera (2014), que antecede al ingreso de Orlando City SC y New York City FC a la competición, cada club podrá perder como máximo dos jugadores.

¿Que se puede conseguir en él?

Algún titular, jugadores complementarios, y algún juvenil que todavía no haya explotado. Salvo honrosas excepciones, el draft de Expansión sirve principalmente para ahorrarle a los clubes de tener que contratar 30 jugadores de un tirón, pero no suele aportar gran valor a un potencial once inicial.

Seba Le Toux, con la camiseta del Seattle Sounders. Fuente: www.soccerbyives.com

Seba Le Toux, con la camiseta del Seattle Sounders. Fuente: http://www.soccerbyives.com

Dado los mecanismos de protección existentes, lo que se encuentra a disposición son jugadores que son suplentes en sus equipos, aunque es cierto que con el flujo de talento que se ha dado en los últimos años, este draft puede tomar cada vez más valor.

Entre las excepciones a la regla podemos mencionar a Sebastian Le Toux, al que Philadelphia Union capturó desde Seattle Sounders en 2009 y que terminaría convirtiéndose en una de sus figuras o, más acá en el tiempo, a Justin Mapp, elegido justamente desde Philadelphia y que hoy es una fija en el once inicial del Montreal Impact.

Re-Entry Draft

¿En que consiste?

El Draft de reingreso es una conquista de la MLS Players Union. luego de las negociaciones del Convenio Colectivo de Trabajo en 2010. Los jugadores pedían por la libertad de acción o free agency, y si bien no tuvieron éxito, consiguieron un mecanismo para permitirle a los jugadores libres conseguir club o, en el peor de los casos, hacerse con sus derechos para fichar libremente con otro franquicia.

Para participar en el draft, los jugadores tienen que cumplir con ciertos requisitos (tener al menos 23 años y 2 de experiencia en MLS; al menos 25 y 4 de experiencia; al menos 30 y 8 de experiencia) y sus clubes no tienen que haber ejercido la opción de su contrato.

Este draft consta de dos etapas. En la primera, si un club elige al jugador, lo toma por la misma suma de salario que tenía en su ultimo club. En la segunda, un club puede elegir a un jugador y negociar por una suma menor. Si un jugador atraviesa las dos etapas sin ser elegido, se hace con sus derechos y quedará a disposición del que quiera ficharlo.

¿Qué se puede conseguir en él?

El draft de reingreso suele estar poblado casi en su totalidad por jugadores veteranos, con vasta experiencia en la liga, y sin ofertas del extranjero. Suelen ser jugadores que quedan ‘libres’ de sus clubes, con altos contratos que no se ajustan con su edad/rendimiento.

La gran particularidad es que, desde su instauración, son muy escasas las contrataciones realizadas en la primera etapa, y la gran mayoría de las operaciones se dieron siempre en el Stage 2 (para beneficio de los clubes), por lo que no son pocos los críticos del sistema y no sería raro que el mismo sea modificado o eliminado en las próximas negociaciones entre la liga y el gremio.