Expansión

Expansión: La candidatura de Detroit se asocia a la familia Ford y su estadio

Ford Field

¡Sorpresa! La familia Ford -los herederos de Henry Ford, que controlan la Ford Motor Company- quiere entrar a la Major League Soccer y acaba de asociarse a la candidatura que postula a la ciudad de Detroit como sede de una de las futuras franquicias en expansión de la primera división del fútbol estadounidense.

Los propietarios de la automotriz del óvalo se asociaron con Tom Gores y Dan Gilbert, impulsores de la iniciativa, y dueños -además- de Detroit Pistons y Cleveland Cavaliers en la NBA, respectivamente. Hasta allí todo normal. O más o menos normal. Lo que sacude el panorama de la MLS es el hecho de que desde hoy en adelante la candidatura no propone construir un estadio específico para la práctica del fútbol -una exigencia que tienen las 12 sedes que aspiran a ingresar a la liga- sino que postula jugar como local en el Ford Field, el estadio de Detroit Lions en la NFL. Tanto el complejo deportivo como la franquicia de football americano son propiedad de la familia Ford.

“La sociedad con la familia Ford potencia a nuestro grupo y nos facilita una excelente solución en materia de estadio, ubicada en el corazón de la zona de negocios, deporte y entretenimiento de Detroit”, explicó a través de un comunicado Arn Tellem, vicepresidente de los Pistons. “Ningún estadio de la MLS está en una ubicación más céntrica que la que tiene el Ford Field”.

La llegada de los propietarios de Ford, en general, debería ser una noticia bien recibida por la dirección de la liga. Sin embargo, la Major League Soccer reaccionó con excesiva cautela ante el anuncio efectuado por el grupo empresarial que desea llevar la competición de fútbol a Detroit.

“Pese a que la MLS tiene enorme respeto por todos los propietarios involucrados en la candidatura de Detroit, todavía no hemos tenido la oportunidad de evaluar la solicitud corregida [con el propuesto cambio de planes con respecto al estadio] y sería prematuro para la liga realizar comentarios sobre la misma”, expresó la Major League Soccer a través de un comunicado oficial. “La MLS sigue priorizando a los estadios específicos para la práctica del fútbol como criterio de selección en sus mercados de expansión”.

En palabras del alcalde Mike Duggan “Detroit es afortunada por contar con un estadio de última generación como el Ford Field. Tiene sentido usar un estadio en el centro de la ciudad, que este año ha sido renovado tras una inversión de 100 millones de dólares”.

“Esta sociedad nos permite traer a la Major League Soccer a un estadio de primera clase, dentro de nuestro creciente distrito de deportes y entretenimiento, a la vez que elimina un potencial pedido de dinero proveniente de los contribuyentes para construir un nuevo complejo”, concluyó Duggan.

El Ford Field es un estadio cubierto, con capacidad para 65.000 espectadores, inaugurado en agosto de 2002, y recientemente actualizado. Está ubicado en la misma zona en la que se encuentra el Comerica Park de los Detroit Tigers y el estadio donde los Pistons y los Red Wings juegan en condición de equipo local.

Dos equipos de la MLS juegan en estadios cubiertos -Vancouver Whitecaps y Atlanta United-, pero en ambos casos el techo es corredizo, lo que permite jugar a cielo abierto en primavera, verano y otoño. Esa posibilidad no estaría presente en el Ford Field.

Detroit es un mercado que interesa -y mucho- a la liga. La promesa que Gores y Gilbert efectuaron de levantar un estadio específico en el centro de la ciudad con capacidad para 23.000 espectadores sedujo a la MLS de manera inmediata. El cambio de planes -sin embargo- puede convertir a ‘Motor City’ (hasta ahora clara favorita) en una opción de valor alternativo.

El grupo inversor sugiere que el Ford Field podría tener el mismo tipo de éxito y acogida que el Mercedes-Benz Stadium tiene en Atlanta. Pero la gran diferencia entre uno y otro estadio es que la casa del equipo de Gerardo Martino fue concebido desde el inicio como una instalación que regularmente sería empleado como escenario para el soccer. En Detroit el fútbol sería un invitado permanente dentro del Ford Field, pero jamás sería considerado el ‘dueño’ del lugar.

Si David Beckham no puede lanzar todavía a su equipo en Miami porque no ha construido o no ha puesto manos a la obra para levantar un soccer-specific stadium, si New York City FC siente la presión de tener que definir cuanto antes dónde construirá su casa propia en ‘la Gran Manzana’, ¿por qué el caso de Detroit tendría que ser diferente? ¿Quién -además- garantiza que en la ciudad norteña existen decenas de miles de aficionados dispuestos a llenar un estadio tan grande en los fines de semana de fútbol de la MLS?

Imagen: Proyección que representa un partido de la MLS en el Ford Field. (Crédito: Rossetti)

Anuncios

2 replies »

  1. El grupo de empresarios de detroit ¿se uniria al detroit city, equipo aficionado? , en eeuu se dejan muy de lado equipos que en la categorias inferiores a mls generan mucha expectación..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s