Actualidad

Supporters’ Shield vs. MLS Cup, trofeos con distinto significado

Supporters Shield

Las ligas de fútbol más prestigiosas de Europa y algunas de las mejores de Sudamérica se dirimen sin playoffs. Dentro de una temporada regular los equipos participantes enfrentan en dos ocasiones (una como local, otra como visitante) a todos sus rivales. El conjunto que al final de todos esos partidos suma la mayor cantidad de puntos es coronado campeón. La postemporada queda reservada para dirimir todos o algunos de los ascensos y los descensos.

En el deporte profesional norteamericano la temporada regular es meramente la antesala de los playoffs. La postemporada es lo bueno del calendario de ligas de enorme popularidad como la NBA, la MLB y la NFL. Todo lo previo al inicio de las liguillas finales solamente tiene valor estadístico; no existe ninguna copa para la mejor franquicia de la temporada regular (aunque la NBA entrega un reconocimiento económico al mejor equipo de la fase previa).

Las excepciones están en la NHL y la MLS. En el hockey sobre hielo encontramos al Presidents’ Trophy (instaurado en el torneo de 1985-86), que encuentra bajísima repercusión entre los aficionados y la prensa especializada. En la primera división del fútbol de Estados Unidos y Canadá existe el Supporters’ Shield, el máximo premio en todo el deporte norteamericano al mejor equipo de una temporada regular.

El Escudo de los Hinchas garantiza a su poseedor la clasificación a la Liga de Campeones de CONCACAF (en el caso de los equipos estadounidenses únicamente; los cuadros canadienses acceden  mediante el Canadian Championship). Pero no asegura el título de liga. Como suele pasar en otras actividades deportivas ser el mejor en la temporada regular no se traduce de manera automática en un título de liga.

El Supporters’ Shield fue introducido oficialmente en la MLS en 1999, a instancias de varios grupos de aficionados que aportaron dinero para comprar el trofeo. La liga y los hinchas decidieron hacer retroactivo el reconocimiento a los número uno de las temporadas 1996, 1997 y 1998. En los 20 años de historia de la Major League Soccer solamente un puñado de ganadores de la temporada regular consiguieron ser a la vez campeones de liga.

1996 – Supporters’ Shield: Tampa Bay Mutiny / MLS Cup: D.C. United

1997 – Supporters’ Shield: D.C. United / MLS Cup: D.C. United

1998 – Supporters’ Shield: Los Angeles Galaxy / MLS Cup: Chicago Fire

1999 – Supporters’ Shield: D.C. United / MLS Cup: D.C. United

2000 – Supporters’ Shield: Kansas City Wizards / MLS Cup: Kansas City Wizards

2001: Supporters’ Shield: Miami Fusion / MLS Cup: San Jose Earthquakes

2002: Supporters’ Shield: Los Angeles Galaxy / MLS Cup: Los Angeles Galaxy

2003: Supporters’ Shield: Chicago Fire / MLS Cup: San Jose Earthquakes

2004: Supporters’ Shield: Columbus Crew  / MLS Cup: D.C. United

2005: Supporters’ Shield: San Jose Earthquakes / MLS Cup: Los Angeles Galaxy

2006: Supporters’ Shield: D.C. United / MLS Cup: Houston Dynamo

2007: Supporters’ Shield: D.C. United / MLS Cup: Houston Dynamo

2008: Supporters’ Shield: Columbus Crew / MLS Cup: Columbus Crew

2009: Supporters’ Shield: Columbus Crew / MLS Cup: Real Salt Lake

2010: Supporters’ Shield: Los Angeles Galaxy / MLS Cup: Colorado Rapids

2011: Supporters’ Shield: Los Angeles Galaxy / MLS Cup: Los Angeles Galaxy

2012: Supporters’ Shield: San Jose Earthquakes / MLS Cup: Los Angeles Galaxy

2013: Supporters’ Shield: New York Red Bulls / MLS Cup: Sporting Kansas City

2014: Supporters’ Shield: Seattle Sounders FC (en la fotografía) / MLS Cup: Los Angeles Galaxy

Si bien el Supporters’ Shield tiene una importancia considerable para los equipos de la Division 1 norteamericana, solamente la MLS Cup corona al campeón de la liga.

La MLS Cup prevalece sobre el Supporters’ Shield no solamente por una cuestión de jerarquía y de oficialidad, sino también para poner algo de justicia a las disparidades deportivas que existen entre la Conferencia Este y la Conferencia Oeste del torneo. De los últimos seis campeones de liga, cinco de ellos lo hicieron representando al Oeste. El sexto –Sporting Kansas City, ganador en 2013- está en 2015 en la zona occidental de la liga.

La Major League Soccer cuenta actualmente con equipos más competitivos en el Oeste que en el Este. Si bien este año las diferencias entre una y otra franquicia no parecen ser tan profundas como en temporadas recientes las estadísticas siguen marcando una clara superioridad de los equipos de la costa del Pacífico.

En su actual formato la liga emplea lo que se define como un calendario desbalanceado. A fin de reducir los larguísimos desplazamientos que pueden plantearse entre, por ejemplo, ciudades como Vancouver y Orlando, o San Jose y Montreal la MLS decidió favorecer a los enfrentamientos locales.

En suma, todas las franquicias participantes enfrentan durante la temporada regular al menos una vez al resto de sus rivales en la liga, pero juegan más partidos ante clubes de su propia conferencia. Es así como New York Red Bulls de marzo a octubre se mide en tres oportunidades contra D.C. United, pero solamente lo hace en una ocasión frente a Seattle Sounders.

Los playoffs, a los que a partir de 2015 clasifican los seis mejores representantes de cada Conferencia, buscan equilibrar las distorsiones que se puedan producir en la carrera por el Supporters’ Shield. Al partido final por la MLS Cup llegarán el mejor equipo del Oeste y su contraparte del Este. Con essta ‘doble premiación’ la liga satisface en parte a los puristas que creen que el mejor equipo es el que más puntos acumula en la temporada y también cumple con esa ley no escrita del deporte norteamericano que señala que el campeón debe surgir de una liguilla.

Desde su nacimiento la MLS apunta a estar dentro de las grandes competiciones norteamericanas. Su objetivo es ser tan reconocible y popular como lo son la NBA o la Major League Baseball. Para lograrlo debe adaptarse al formato que el escenario exige. La NFL jamás definirá a sus campeones como lo hace la Premier League inglesa; probablemente la Major League Soccer jamás lo haga tampoco.

Eso no significa que alguna otra forma de fútbol profesional en Norteamérica no termine siendo una liga de 20 equipos, con ascensos y descensos, que consagre como campeón al club que más puntos reúna a lo largo de 38 encuentros.  La NASL (hoy considerada por la federación estadounidense como una ‘segunda división’) podría ser la señalada para intentar tener una liga de lo que algunos llaman international soccer dentro de las fronteras de Canadá y Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s