La decepción Lampard

Frank Lampard

Frank Lampard es la cara de una de las decepciones más grandes en las dos décadas de vida de la MLS. El inglés, presentado hace menos de seis meses como el estandarte del New York City FC en su temporada inicial en la liga norteamericana, continuará jugando para el Manchester City.

Horas antes de la finalización de 2014 el club Sky Blue lo hizo oficial. “Se ha ampliado el contrato de Frank Lampard hasta el final de temporada, permitiendo que el jugador siga participando tanto en competiciones domésticas como europeas”, dice el breve comunicado.

En pocas semanas el equipo neoyorquino comenzará su primera pretemporada. Y disputará su primer partido oficial en los primeros días de marzo. La hoja de ruta anunciada el pasado verano señalaba que por estas horas Lampard estaría en Estados Unidos, encabezando -seguramente con David Villa– una serie de entrevistas y perfiles que servirían para presentar al NYCFC a la escena deportiva norteamericana.

Pero la ilusión fue corta. Pronto desde la prensa se anunció una “cesión” (en este momento es saludable poner a esa palabra entre comillas) al Manchester City hasta el 31 de diciembre. Luego, la no aparición del salario de Lampard en las listas del Sindicato de Jugadores de la MLS instaló la duda. Rápidamente se comenzó a hablar en Inglaterra de una prórroga del “préstamo”. Y el anuncio del MCFC fue la estocada final.

El rendimiento de Frank Lampard en el Manchester City está por encima de lo esperado. Con 36 años su aporte sobre el terreno de juego está siendo vital para su actual equipo. Uno de los más satisfechos con la prolongación de la estadía del volante es el entrenador Manuel Pellegrini.

“Quizás todos los hinchas en New York, y lo entiendo perfectamente, quieren ver a Frank jugando allí. Espero que (Lampard) esté allí el próximo año, pero creo que en este momento la mejor decisión para él, para el club y para  New York es que se quede aquí con nosotros”, declaró el técnico chileno el jueves.

¿Por qué tanta incertidumbre? ¿Por qué Pellegrini -y cualquiera de las partes involucradas- son incapaces o reacios a dar una fecha concreta para la incorporación de Lampard a la MLS? ¿No está el futbolista vinculado contractualmente a New York City FC? Por increíble que parezca, todo indica que la verdad es muy distinta a la historia que los dos clubes, la liga norteamericana y el jugador han presentado hasta ahora. 

En el primer día de 2015 el periódico The Guardian y el periodista Grant Wahl, entre otros, destaparon la caja de los truenos. Contrariamente a lo que se ha dado a entender durante el último semestre, el dueño del contrato de Frank Lampard no sería el equipo de la Major League Soccer, sino el Manchester City.

David Ornstein, periodista de BBC Sports, brindó más detalles. Lampard “firmó” (otra vez las comillas, para curarnos en salud) con New York City FC en julio pero, como la nueva temporada de la MLS no comienza hasta marzo, se unió a Manchester City -uno de los dueños de New York City– hasta enero. Este no fue un acuerdo de cesión, sino un contrato que Lampard firmó (con Manchester City) como agente libre.

“Se entiende -continúa Ornstein– que el contrato era por toda la temporada, pero incluía una cláusula de ruptura que, de común acuerdo, sería activada en la medianoche del 31 de diciembre. Manchester City necesitaba que esa cláusula de ruptura fuera removida para permitir que Lampard pudiera quedarse en el equipo, algo que ocurrió el pasado miércoles.” Nadie hasta ahora desmintió esta información. 

A esta altura, la pregunta procede. Si Lampard llegó a Manchester como un jugador libre, ¿Qué tipo de vínculo lo une en este momento a New York City FC? ¿Qué valor tuvo la presentación oficial que se llevó a cabo con el skyline de la Gran Manzana de fondo? ¿Fue una simple puesta en escena, pendiente de una confirmación ulterior por el futbolista, el City Football Group o el Manchester City?

La comunicación oficial del NYCFC fue clara en su momento. Lampard se une a David Villa, Jeb Brovsky y Josh Saunders en la lista de jugadores del Club y ha firmado un contrato por un mínimo de dos años. Vestirá el número 8, que previamente ha usado en su condecorada carrera en el fútbol europeo”, publicó la página en español del equipo el pasado 24 de julio.

Todas las contrataciones de jugadores de la Major League Soccer son hechas por la liga. Por ende, no son los clubes de manera individual quienes fichan a los integrantes de sus planteles. Si Frank Lampard es oficialmente jugador de NYFC la operación tiene que haber contado con la aprobación de la MLS. ¿Puede la liga asegurar que el inglés es hoy parte de New York City? El silencio de las autoridades sobre este tema es atroz.

Dejando de lado las publicaciones periodísticas, ninguno de los clubes usó los términos “cesión” o “préstamo” en sus comunicaciones públicas oficiales.

La única excepción oficiosa/oficial fue hecha por Manuel Pellegrini. En una declaración recogida por la web de The Mirror el 25 de diciembre el entrenador dijo: “Esto no es tan sencillo, porque Frank es un jugador del New York City. Él está cedido solamente hasta el 31 de diciembre.”

Tras haber sido sancionado por la UEFA, Manchester City tiene restringida su capacidad de contratar futbolistasEl equipo del Sheikh Mansour fue encontrado culpable de haber violado las reglas del Fair Play Financiero de la confedereación europea. El arribo de Frank Lampard -a través del hasta ahora poco demostrable “préstamo”- solucionó en parte ese problema al club inglés.

Voces como las de Arséne Wenger y José Mourinho cuestionan este proceso. Ambos técnicos se abonan a la sospecha de que esta operación -e incluso la creación de un equipo satélite, como sería Manchester City dentro de la estructura del City Football Group– fue diseñada únicamente para beneficiar al club del Etihad Stadium.

Antes de debutar oficialmente el New York City está demostrando ser todo lo que anunció que no sería. No estamos frente a un club ‘hermano’ del Manchester City dentro de la plataforma empresarial que controla a ambos, como se había prometido. Sino que el CFG nos presenta a un equipo que, como máximo, será la opción #2. Un pieza de marketing. Una cantera de ultramar. Un repositorio de jugadores que no tendrían minutos en la Premier League.

De hecho, NYCFC reaccionó al anuncio hecho por el City inglés como un perfecto subordinado. El club norteamericano simplemente se limitó a confirmar la ausencia de Lampard en el inicio de la temporada 2015 de la MLSY dejó -una vez más- en suspenso la fecha efectiva de llegada del mediocampista a New York. La imagen pública de la nueva franquicia y la de Frank Lampard en el mercado norteamericano quedan dañadas. 

También la de la Major League Soccer. Que dijo en más de una oportunidad que el grupo empresarial detrás del New York City era absolutamente diferente al de Chivas USA, un equipo recientemente liquidado por la liga. Los hechos demuestran que las coincidencias entre ambas directivas son muchas. Ambos privilegian ostensiblemente los intereses del equipo madre sobre las necesidades de la franquicia en la primera división norteamericana.

La MLS no se ha manifestado públicamente frente a una clara devaluación del que podría haber sido su nuevo equipo estrella. El New York City parece estar de acuerdo con que ‘lo mejor’ es que Lampard esté en Inglaterra en este momento. Los propietarios de la franquicia consideran que no es necesario dar más explicaciones. Quizás el jugador tampoco crea necesario expresarse.

A los aficionados les encantaría poder escucharlos. Especialmente a aquellos que, obrando de buena fe, compraron camisetas del NYCFC con el nombre de Frank Lampard impreso en la espalda. O a las más de once mil personas que compraron un abono de temporada en el Yankee Stadium pensando que el futbolista estaría este año en Estados Unidos y no en Inglaterra.

“Muchos de esos aficionados están justificadamente escandalizados por esta decisión, y apoyamos cualquier curso de acción que ellos tomen para expresar su descontento”, dice The Third Rail en su web oficial. El grupo es la primera hinchada independiente del New York City -reconocida por el club- y acaba de repudiar públicamente la decisión tomada por el City Football Group Lampard.

Hay quien habla de estafa. Una cosa es pensarlo, o comentarlo en un ámbito íntimo. Otra cosa muy diferente es que formalmente alguien decida llevar a los tribunales al nuevo club. De lo que no caben dudas es que el sentimiento común entre el núcleo más activo de los aficionados del NYCFC es el de la decepción. El de la estafa moral, si queremos dejar por un rato de lado el tema económico.

“Rechazamos de plano cualquier sugerencia que indique que el New York City FC es en cualquier modo secundario con respecto al Manchester City FC, sin importar la fuente, y nos decepciona que el City Football Group haga ver las cosas de esa manera.” Esa frase del comunicado de The Third Rail sintetiza y define el conflicto al que la liga, el equipo y Frank Lampard deberán afrontar durante un buen tiempo.

La herida es profunda. Hasta ahora ninguna de las partes interesadas se puso el uniforme de enfermero. La búsqueda de una salida elegante y políticamente correcta podría estar dilapidando el bajo nivel de credibilidad que todavía tienen quienes han participado en este negocio. Hacer públicos el o los contratos que involucran a Lampard con la MLS y los equipos del City Football Group sería un buen inicio para el proceso de curación.

Mientras nada de eso ocurre en la órbita oficial, una tienda de venta de ropa deportiva ya acepta cambios o devoluciones por las camisetas del New York City con el dorsal de Lampard. Por algún lado hay que comenzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s