La lejana cercanía entre el ‘Superclásico’ y la MLS

Un fin de semana que no pasa desapercibido en Argentina y buena parte de América Latina. Y un poco más al norte, en el territorio de la MLS, tampoco. River y Boca vuelven a medirse este domingo, en una edición del ‘Superclásico’ que -además de presentar a los dos equipos más populares de la liga regida por AFA en un buen estado de forma- tiene incidencia directa en la lucha por el título del Torneo de Transición.

La distancia geográfica y cultural entre el fútbol argentino y el norteamericano es grande. Y, sin embargo, la Major League Soccer va permeando de a poco la escena local en ciudades como Buenos Aires, Córdoba o Rosario. No solamente por el papel cada vez más importante que tiene la primera división de Canadá y Estados Unidos en el horizonte laboral de los jugadores argentinos. Sino porque en los equipos de la liga de donde en la última década surgieron valores internacionales del calibre de Sergio Agüero, Javier Mascherano o Ángel Di María, entre otros, la huella de la MLS es cada vez más palpable. Y un buen ejemplo de esta situación es el actual entrenador del club millonario.

Marcelo Gallardo, el técnico de River, llegó a la Major League Soccer como figura. Al menos sobre el papel. Tras haber brillado en River -donde debutó como profesional- y en el Monaco, “el Muñeco” llevó su talento al Paris Saint-Germain, club donde jugó solamente durante un año. A inicios de 2008 el enganche fue presentado como el primer Jugador Franquicia en la historia del D.C. United, uno de los equipos más tradicionales de la MLS. En ese momento el ex 10 de la selección argentina era el tercer futbolista mejor remunerado de toda la liga, por detrás de David Beckham y Cuauthémoc Blanco. El volante nacido en la ciudad bonaerense de Merlo llegó a Estados Unidos pocos meses después de que Guillermo Barros Schelotto, símbolo del Boca Juniors que lo ganó absolutamente todo bajo la conducción de Carlos Bianchi, debutara con la camiseta de Columbus Crew. Gallardo pudo participar desde el inicio apenas catorce partidos con el equipo de la ciudad de Washington. Perseguido por las lesiones durante su primera y única temporada en la Major League Soccer el volante consiguió que el United pusiera fin a su contrato en enero de 2009 y así pudo regresar al equipo de toda su vida en Argentina.

Más profundo y vital es el vínculo de Ramiro y Gabriel Funes Mori con la liga norteamericana. Los hermanos -nacidos en la provincia argentina de Mendoza- emigraron en 2001 junto sus padres hacia la ciudad de Dallas. En 2008 los mellizos se inscribieron en la segunda edición de “Sueño MLS”, un reality show que se emite a nivel nacional a través de la cadena Univision, y que busca talento latino para sus franquicias. No solamente los Funes Mori finalizaron entre los cinco mejores postulantes, sino que Gabriel -el delantero- fue el ganador del concurso, que tenía como premio la posibilidad de ingresar a las divisiones inferiores del F.C. Dallas. Si bien no fueron considerados seriamente por el equipo texano, pronto les llegó la posibilidad para probarse en el Chelsea, uno de los gigantes del fútbol europeo. Mientras entrenaban en el Reino Unido, un equipo juvenil de River llegó a Londres para disputar un torneo internacional. De allí en más la historia es conocida; Gabriel y Ramiro se unieron al club porteño, donde debutaron como futbolistas profesionales. El primero -tras casi cuatro años de permanencia en el primer equipo- fue transferido al Benfica, y actualmente juega en calidad de cedido para el Eskiserhispor de Turquía. A principios de 2013 la prensa argentina especuló con la posibilidad de que el atacante fuera convocado por la selección de Estados Unidos. Ramiro -defensa central- tuvo mayores dificultades para acomodarse en el primer equipo entrenado por Marcelo Gallardo. Pero hoy es titular indiscutido en el club que será el dueño de casa en el ‘Superclásico’, y su nombre figura en la lista de opciones del seleccionador Gerardo Martino, aunque no fue incluido en la gira que Argentina hará por Asia durante la doble jornada FIFA de octubre.

¿Debe sorprendernos entonces que dos internacionales juveniles estadounidenses jueguen en las divisiones inferiores de Boca? Probablemente no. Pese a su juventud, Joel Soñora y Ryan Palmbaum dominan ya la noción de defender dos camisetas tan distintas como la azul y oro y la de las barras y estrellas. El primero -volante de creación- integra el equipo Sub-20 de US Soccer. Nació en 1996 en Texas, cuando su padre Diego Chiche Soñora (uno de los pioneros argentinos en la MLS) jugaba para el Dallas Burn. El segundo es protagonista de un caso bastante peculiar. Palmbaum nació en el año 2000 en el norte de California, y -más allá de su mentor y representante Maximiliano Roditis- no tenía ningún vínculo con Argentina. Desde hace algo más de tres años Ryan (enganche, segundo delantero) se mudó con sus padres hacia el sur del continente para jugar en los equipos infantiles y juveniles de Estudiantes de La Plata. Desde enero de este año Palmbaum -habitualmente convocado por la selección Sub-14 de Estados Unidos- es parte del plantel de novena división de Boca Juniors, y espera progresar dentro de la estructura deportiva del club xeneize, pese a haber tenido la posibilidad de sumarse a las academias del Sevilla o el Espanyol.

Aunque hoy parezca algo casi imposible para un equipo argentino, Boca consideró recientemente la posibilidad de tener una franquicia en la Major League Soccer. En 2011 el encargado de marketing del club de la Ribera reconoció que habían existido contactos con la liga para explorar la posibilidad de dar vida a Boca USA, de la mano de inversores o sponsors externos. O mediante la asociación con algún equipo existente. La web oficial de la MLS se interesó por el tema y reprodujo los rumores que hablaban de New York o Miami como posibles sedes del equipo. Después de los sondeos iniciales el tema parece haber quedado perdido en algún cajón de la directiva boquense. Al menos por ahora.

En un momento decisivo para la definición de la clasificación a los playoffs, varios jugadores de la MLS estarán pendientes de lo que ocurra en el barrio de Núñez este domingo. Como -por ejemplo, y entre otros- Fabián Espíndola, que debutó como jugador profesional en Boca en la temporada 2005 y hoy es delantero del D.C. United, líder de la Conferencia Este y con boleto asegurado a la postemporada. O como Federico Higuaín (Columbus Crew), Mauro Díaz (F.C. Dallas) y la Gata Fernández (Portland Timbers), surgidos de las divisiones inferiores de River.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s