Especiales

Schelotto: “Me seduce la idea de entrenar en la MLS algún día”

Un protagonista directo de la que -hasta que se demuestre lo contrario- fue la la última era dorada de la primera división del fútbol argentino. Nacido en las divisiones inferiores de Gimnasia y Esgrima de La Plata, Guillermo Barros Schelotto se convirtió en leyenda cuando se incorporó a Boca Juniors en 1997. A lo largo de una década el inolvidable número siete fue parte de un plantel que ganó media docena de títulos de liga, dos Copas Sudamericanas, cuatro Copas Libertadores, y dos Copas Intercontinentales.

Barros Schelotto ostenta el exclusivo privilegio de ser idolatrado por los aficionados de los dos equipos para los que jugó en Argentina. Es ciertamente uno de los máximos exponentes (junto a Juan Román Riquelme, Martín Palermo, y futbolistas colombianos como ‘Chicho’ Serna y Jorge Bermúdez) de un equipo de Boca que marcó historia a nivel continental y mundial. Más de sesenta goles y una infinidad de asistencias son el legado más tangible del paso de GBS por la institución azul y oro.

Las temporadas 2005 y 2006 fueron de las más productivas de la historia del club ‘xeneize’. En apenas veinticuatro meses el equipo obtuvo cinco títulos a nivel local e internacional. Pero Guillermo no fue protagonista destacado de esos logros. Y -casi al mismo tiempo- la Major League Soccer se interpuso en su camino. Tal como el mismísimo Barros Schelotto comento a Jugador Franquicia en una entrevista exclusiva.

“En Boca el técnico era (Alfio) Basile y yo no jugaba mucho de titular. Fui a visitar a mi hermano (Gustavo Barros Schelotto) a San Juan de Puerto Rico, porque él estaba jugando en la USL para el equipo de los Islanders. Ahí me crucé con Jorge Alvial, que en ese momento era el técnico, y antes había sido el entrenador asistente de varios equipos de la MLS. Ahora es ‘scout’ para el Chelsea en Sudamérica. Y nos pusimos a hablar de fútbol. Alvial me preguntó si me gustaría ir a la MLS. Le respondí que me gustaba la idea, porque yo ya era grande y Estados Unidos era un país interesante para ir a vivir. Y me dijo que conocía al manager del Columbus Crew, a Mark McCullers. Eso fue en el 2006, y en el 2007 vinieron a Argentina a verme en un partido y a hablar conmigo. Y a los quince días me hicieron el ofrecimiento para que vaya a la liga”.

JF: ¿Qué sabías sobre Columbus y la liga en ese momento?

“Investigué un poco a través de internet acerca de la ciudad, pero tenía familiares directos que habían vivido en Estados Unidos. Supuse que iba a ser algo interesante, que la mudanza iba a ser algo seguro para toda la familia. Y veía que era una liga que estaba creciendo de a poco. Ya el Galaxy había contratado a (David) Beckham, Chicago había contratado a Cuauhtémoc Blanco. Estaban llegando algunos nombres que la hacían más interesante todavía”.

JF: ¿Con qué te encontraste cuando llegaste a Columbus Crew?

“La verdad es que era una organización con una buena base. Porque tenía su estadio, su lugar de entrenamiento, sus oficinas. Era comparable en estructura a Boca, sin duda. Me pareció todo muy organizado, bien americano. Cada cosa en su lugar. La presión con la que se vive en el fútbol argentino -la mala presión y no la buena presión- Estados Unidos no la tiene y eso te permite vivir en un círculo de tranquilidad muy grande. Se notaba eso. Cuando me presentaron estaban el técnico y mis compañeros. Fue una presentación normal, nada raro. Me sentí muy cómodo desde el primer día”.

JF: ¿Seguís en contacto con el club?

“Sí, tengo relación con gente del club. Tengo contacto con ex jugadores. Voy siempre a Columbus cada seis meses y veo a ex compañeros. Estuve con Frankie Hejduk, que está trabajando en Columbus. Me lo crucé en un shopping y estuvimos hablando. Siempre hay contacto. La verdad es que yo la pasé tan bien ahí con toda la familia que sinceramente nos sentimos muy apegados a Columbus y estamos en contacto con mucha gente de la ciudad, gente del club o del barrio donde me tocó vivir. Me encantó la experiencia de haber jugado ahí”.

JF: O sea que estás informado sobre la actualidad de Columbus Crew.

“Sí. Sigo la liga, sigo el crecimiento de la MLS -que cada vez está mejor-, incluso con ex compañeros que ahora están en otros equipos. Los sigo, me fijo cómo les fue el fin de semana. Y aparte la liga me gustó y siempre sigo cada fin de semana cómo van los resultados, los equipos, y todo lo que tiene que ver con la liga. Lamentablemente en Argentina no se puede ver el MLS Live (N. de R.: un sistema de streaming que ofrece la totalidad de los partidos de la liga). Para mí es una lástima porque no me permiten ver en directo el partido que quiera. Pero lo sigo a través de la web de la MLS con los highlights y demás, y se ve que está creciendo no solamente en lo económico y en las franquicias, sino que también en cuanto a los técnicos. Por lo menos desde afuera se ve que las contrataciones de los técnicos se hacen todavía más rigurosas y se les empieza a exigir un poco más de antecedentes que en años anteriores”.

JF: ¿Lo tuviste como técnico a Sigi Schmid?

“El me llevó”.

JF: ¿Qué tipo de entrenador es Schmid?

“Tengo una opinión muy buena de Schmid. No tengo contacto diario con él, pero cada tres o cuatro meses tenemos un diálogo, una charla, un cambio de mails o de llamadas en las que hablamos de jugadores y demás. Conmigo se portó muy bien. Me gustó su forma de entrenar, que es simple. Juega a ganar. A defenderse o a atacar, pero es muy directo. Tiene un juego directo. Lo sigo, por supuesto, a Seattle siempre. Se que ha ganado la Conferencia Oeste dos o tres veces, pero no ha logrado llegar a la final de la liga. A mí me gusta. Me parece un técnico bien alemán”.

JF: La Major League Soccer es hoy un destino apetecible para muchos futbolistas sudamericanos. El estancamiento financiero que algunos equipos y ligas de Europa experimentan en los últimos años ha potenciado el atractivo profesional del fútbol norteamericano. Una situación que no pasa desapercibida para Barros Schelotto.

“En Argentina muchos jugadores no ven mal la posibilidad de ir a la liga de Estados Unidos. Ya es una posibilidad cierta de que muchos futbolistas quieren ir para allá, incluso siendo jóvenes”.

JF: Además, la MLS se ha convertido en un reservóreo para el ‘enganche’ argentino. Una posición considerada por muchos como una especie en peligro de extinción en el fútbol internacional, pero que parece gozar de buena salud al norte de la frontera mexicana. Los ejemplos más recientes son los de Diego Valeri, Ignacio Piatti y Matías Pérez García, que se destacaron en su país en ese sector del terreno de juego.

“El fútbol es dinámico, va cambiando un poco la táctica y el jugador creativo muchas veces cambia de lugar. A veces juega en la posición típica de enganche, como juega (Juan Román) Riquelme, o como juega Javier Morales. En Columbus Crew me tocó jugar retrasado. Como atacante, pero detrás del delantero centro. Creo que (Federico) Higuaín está jugando en esa posición ahora. Estos jugadores terminan siendo importantes en cualquier esquema. Y creo que con el crecimiento de la liga las franquicias tienen la posibilidad no solamente de llevarse como cedidos a jugadores argentinos, sino de comprarlos. Creo que en el caso de Piatti lo que ocurrió es que se le había terminado el contrato con San Lorenzo, a Pérez García lo compraron, a Valeri lo compraron -primero fue un préstamo y después lo compraron-. Entonces me parece que los equipos de la MLS ya tienen un interés mayor. No solamente llevan lo que pueden, sino que están llevando lo que quieren”.

JF: La irrupción de la MLS en el mercado laboral de los futbolistas argentinos convirtió a Guillermo Barros Schelotto en una persona de consulta.

“He hablado con varios. (Diego) Valeri era jugador nuestro en Lanús cuando fue a Portland. Él ya tenía decidido ir para allá, porque era una oferta muy buena y le interesaba mucho. Pero yo hablé con él y le conté mi experiencia. Imagino que como la liga ha crecido él lo debe estar pasando todavía mejor que yo. También hablé en su momento con Federico Higuaín, cuando él se iba para Columbus. Me reuní con él en Buenos Aires. No han aceptado por lo que yo les he comentado, ellos ya tenían decidido ir a la MLS. Simplemente me tocó apoyarlos en la decisión que tomaban y decirles que estaba bien, porque sabía del lugar al que iban a ir y dónde iban a jugar. Y era muy bueno”.

‘El Mellizo’ no fue el primer futbolista argentino en la Major League Soccer, pero sí fue quien consiguió que desde el sur del continente se comenzara a mirar con atención especial a la primera división de Estados Unidos y Canadá. En sus cuatro temporadas en la liga anotó 37 goles y generó 57 asistencias a lo largo de 110 partidos. Y -lo más importante- levantó la copa de campeón en la temporada 2008, luego de que Columbus Crew derrotara en la final a New York Red Bulls por 3-1, además de ganar con su equipo el Supporters Shield de 2008 y 2009. A nivel individual el impacto de Barros Schelotto en su equipo y la MLS también es muy importante. Fue elegido como el jugador más valioso (MVP) de la liga y de la final en 2008, y fue incluido en el equipo ideal del campeonato en 2008 y 2009. Dentro de ese cúmulo de reconocimientos y premios, Guillermo recuerda a los futbolistas que más lo impresionaron mientras defendió la camiseta Black & Gold.

“Me encanta el arquero de Chicago, Sean Johnson. Creo que va a terminar jugando en la Premier League, sin duda. Chicago Fire estuvo por comprar a Silvio Romero, el delantero nuestro en Lanús. Y le dije: “Al único que no le vas a poder hacer goles va a jugar con vos”. Creo que llegué a jugar una vez en contra de Johnson, y me asombró. Me llamó la atención su forma de atajar. Me encanta. Lo vi y me asombró. ¿Hablamos de los americanos que me impresionaron, no? Porque en su momento (David) Beckham, o ahora (Robbie) Keane, o Javier Morales cuando fue campeón con Salt Lake, todos estuvieron muy bien. Te hablo de los americanos porque eran los que no conocía. (Brad) Davies, el de Houston, me gustaba mucho. Brad Evans y Robbie Rogers, que jugaron conmigo en Columbus Crew. Creo que todavía son jóvenes, porque tenían 18, 19 años cuando yo fui, o sea que deben tener 25 o 26 años. Me parecieron notables. Me gustaban mucho. Incluso (Chad) Marshall, que ahora está en Seattle, me parece un central fantástico. Tuvo muchos problemas con contusiones en la cabeza. Yo le veía y le comentaba a Alejandro Moreno que Marshall era un jugador para la Premier League. También había regresado (Brian) McBride a Chicago, que ya estaba en los últimos años de su carrera, pero veías que era un crack, un goleador de raza. Y también había ido (Juan Pablo) Ángel a Nueva York ese año, y me parece que en sus dos primeros años allí lo hizo muy bien”.

JF: O sea que en tu opinión el talento local de la MLS es valioso.

“Sí, incluso cuentan con una ventaja: la parte física. El biotipo del jugador americano es muy fuerte. Y no todos teníamos esta posibilidad. Yo no me consideraba un jugador físicamente potente. Y vos veías que eso te lo aseguraban todos los jugadores americanos. Que eran fuertes y eran potentes. Y rápidos”.

JF: ¿Cuál es el recuerdo más gratificante y cuál el más negativo de tu paso por la MLS?

“Negativo, ninguno. Porque esos cuatro años en los que me tocó estar allí fueron para mí muy buenos. Quizás uno podría nombrar que lo mejor fue cuando ganamos la Copa en Los Angeles, y haber conseguido el objetivo profesional. Pero no viví nada negativo. Y lo bueno fueron los cuatro años que estuve ahí, porque me trataron muy bien”.

JF: ¿Cómo ves la posibilidad de que en el futuro los equipos de la MLS sean invitados a participar de la Copa Libertadores?

“Yo lo veo muy bueno en cuanto a la competitividad, porque eso los acercaría todavía mucho más a las grandes ligas, como pueden ser las de Argentina, Brasil, México. Porque la MLS tiene la ‘Concachampions’ (N. de R.: la Liga de Campeones de la CONCACAF), pero ahí Estados Unidos compite solamente con México. Sería muy bueno. Es muy difícil la programación de los partidos a mitad de semana. Porque si a algún equipo de Buenos Aires le toca jugar contra Seattle son dieciocho horas de vuelo. Pero me parece que sería muy bueno poder encontrarle la vuelta para que compitan porque los va a hacer crecer en la parte deportiva muchísimo. Y también a extender la marca de la MLS, a pesar de que creo que está muy bien instalada”.

JF: ¿Qué le falta a la MLS para convertirse en una liga de referencia a nivel internacional? Muchos todavía la consideran como un retiro dorado para grandes figuras del fútbol europeo.

“Creo que le falta tiempo. El crecimiento de la MLS fue muy sólido en los últimos años. Se tiene que seguir asentando y expandiendo. Y me parece que la política que han tomado de llevar no solamente jugadores para que se retiren sino para que hagan crecer futbolísticamente a la liga es muy bueno. Se que ahora va (Frank) Lampard. Está jugando en un equipo muy importante, y quizás en los últimos años de su carrera, pero me parece que a la MLS no va un jugador que no pueda rendir. Creo que está creciendo bien la liga. No hay muchas cosas para agregar a este crecimiento que está teniendo”.

JF: Nuestra web se llama Jugador Franquicia. Y vos en algún momento fuiste un jugador designado, un jugador franquicia en Columbus. ¿Podrías explicarnos de manera simple qué es un ‘jugador franquicia’?

“Sinceramente, yo nunca me consideré un jugador franquicia, o que era diferente. Recuerdo que un día uno de los asistentes me dijo algo acerca de eso, y terminé el entrenamiento y le pedí que no lo volviera a mencionar delante de otras personas. Para mí no significó nada ser el jugador franquicia. Yo era uno más, me consideraba uno más, y trataba de ayudar desde el lugar en el que me tocaba estar. Fuera un jugador franquicia o no. Yo no quería un trato distinto. Pero se que en la cultura americana es un reconocimiento. Eso sí lo sentí de parte del club cuando se dio la posibilidad. Pero dentro del grupo para mí la verdad no era lindo. No quería sentir nada especial”.

Hoy Barros Schelotto es un entrenador joven y prestigioso. Al mando de Lanús conquistó en 2013 la Copa Sudamericana (una especie de equivalente de la Europa League dentro del territorio de la CONMEBOL). Su equipo es un permanente candidato a ganar la liga argentina. Y su nombre siempre suena cada vez que en Boca se produce una crisis de juego o resultados. A todo esto ahora hay que sumarle la posibilidad de que Guillermo y su hermano Gustavo sean contratados por alguna federación sudamericana para intentar la clasificación de una selección a la Copa del Mundo de 2018. Dentro de ese panorama GBS no descarta ni minimiza la posibilidad de entrenar próximamente en la Major League Soccer.

JF: No hace demasiado tu nombre se mencionó como posible técnico de Columbus Crew. ¿Recibiste alguna oferta en concreto? ¿Ves a la MLS como un paso todavía lejano en tu carrera como entrenador?

“Me llamó en su momento el general manager, para saber cuál era mi situación en Lanús. Bueno, el equipo había cambiado de dueño. Antes estaba la familia Hunt y creo que (Anthony) Precourt había comprado recientemente el club. Yo tenía contrato y no podía irme de Lanús, obviamente. En ningún momento me ofrecieron el cargo, sino que solamente (Mark) McCullers me consultó para ver cuáles eran los tiempos que yo tenía con Lanús. La posibilidad de dirigir en la MLS me gusta mucho y espero poder estar algún día trabajando allí. Yo tengo un contrato hoy con Lanús, pero no veo lo de la Major League Soccer ni lejano ni próximo. En cuanto se de, en cuanto den los tiempos míos y los de algún club, lo haré. No voy a especular con dirigir sobre el final de mi carrera como técnico, sino que tomo a la liga como una posibilidad más, permanentemente en el futuro cercano”.

JF: ¿Columbus Crew tiene la prioridad dentro de la MLS, o estás abierto a una oferta de cualquier otra franquicia?

Obviamente que en Columbus tengo un gran sentimiento de reconocimiento y de agradecimiento por como me han tratado, tanto el club como la ciudad. Pero creo que la liga en general se maneja en los mismos parámetros y la gente que la forma es muy parecida, así que en cualquier equipo estaría bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s